Views
3 weeks ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

Se apropian de lo que

Se apropian de lo que les pertenece legítimamente como corresponde a todos los vencedores ¿Y qué sería Hegel, lo que “legítimamente” les correspondería en su calidad de vencederos de una batalla “heroica”? Lo que encuentren a su disposición: las posesiones de los vencidos, sus familias y ellos mismos, como esclavos; eso es lo que ganan Eso suena como un acto de pillaje vandálico bajo la forma de heroísmo. El vencedor tiene derecho a ser ladrón; ésa sería la verdadera esencia del heroísmo de los “grandes señores”. Por otra parte, dices que el vencedor es la Conciencia, el “Ser para sí”, algo que sólo el Señorío feudal tendría. Con ello nos proporcionas conceptos que necesitan ser definidas. ¿Qué son el “Ser en sí” y el “Ser para sí”, según tu visión del “señor”, Hegel? El que vence tiene derecho a todo, pero la nueva condición es dada al Ser por medio del trabajo; no de otra manera, os lo aseguro, sin duda alguna. ¿Hemos oído bien? ¿Hegel: dijiste que la condición del “Ser para sí” es dada sólo por el trabajo? Lo confirmo y lo reconfirmo: sólo el trabajo es el que transforma el Ser en sí en el Ser para sí 36

También dijiste que los únicos que trabajan son los siervos ¿Serían por eso, los únicos Seres para sí? No; porque el siervo ha enajenado su trabajo y el producto creado, al no morir por su libertad En otra de tus obras, tan conocidas, dijiste que el siervo cede el producto de su trabajo Así es, rechaza el producto de su trabajo por me-dio de la abstinencia y la mortificación ¿Es decir, el siervo, al igual que los monjes, ayuna voluntariamente y, además, se mortifica por placer? Avallar tu afirmación es llevar la apología del parasitismo a dimensiones pocas veces igualadas. Por otra parte, te contradices, pues el siervo se basta a sí mismo para garantizar su existencia, en realidad no necesita de nadie para existir: produce lo que le permite vivir, es autosuficiente, lo que el feudal no es. El rango de Señor es un eufemismo para identificar a los parásitos de todos los tiempos Para eso están las guerras: adueñarse de siervos que lo mantengan, trabajando para él. De lo cual deducimos que el Señor en un ladrón, un saqueador, un extorsionista y un verdugo con impunidad. La Alienación 37

nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
Risa y jovialidad - Nietzsche
Federico Nietzsche (1844-1900) - Hecho Histórico
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
LA METAFÍSICA DE NIETZSCHE MARTIN HEIDEGGER
Nietzsche, Heidegger y La Gaya Ciencia. Santiago Lario Ladrón
HEIDEGGER Y EL HOLOCAUSTO. Heidegger y el nazismo ...
NIETZSCHE Y LA TRAGEDIA
nietzsche-y-el-cristianismo
LA SENTENCIA DE ANAXIMANDRO MARTIN HEIDEGGER ...
Apuntes para la comprensión de la hermenéutica en Heidegger
El problema de la verdad en Heidegger
Obras de Martin Heidegger
HEIDEGGER: la decapitación de la fenomenología y el ... - Eikasia
Farias Victor, Heidegger y el nazismo
Heidegger en castellano - Ser y Tiempo