Views
10 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

También cabe suponer

También cabe suponer que la filosofía como doctrina y como figura de la cultura desaparecerá porque, en la medida en que ha sido auténtica, ya ha nombrado la realidad de lo real, es decir el ser desde el cual todo ente es llamado a ser lo que es y cómo es Ésa sí es una suposición heroica, demasiado heroica, pues la filosofía no ha concluido su tarea sobre las indagaciones acerca de la naturaleza, el hombre, la historia y el pensamiento. Cualquier suposición en sentido contrario sería una gran arbitrariedad. Las «doctrinas filosóficas fundamentales» aluden a la esencia de la metafísica que llega a su acabamiento y sustenta la historia occidental, bajo la forma europeo-moderna y la destina a la “dominación del mundo”. De ahí la necesidad imperiosa, el cumplimiento imperativo, de hacer que nuestros débiles devengan fuertes para que las batallas del futuro se realicen entre voluntades de contextura diferente, pero de igual intensidad. En ese postulado se basa La Voluntad de Ser. Por último cabe añadir que lo que se expresa en el pensamiento puede imputarse historiográficamente a la esencia nacional del pensador, pero no puede hacerse pasar jamás por una peculiaridad nacional. El pensamiento de Descartes, la metafísica de Leibniz, la filosofía de Hume, son, en cada caso, europeos, 82

y por ello planetarios. Del mismo modo, la metafísica de Nietzsche no es jamás, en su núcleo, una filosofía específicamente alemana; al contrario, es una metafísica europeoplanetaria. No; hay una filosofía, la única, que puede ser considerada como planetaria: la Voluntad de Ser. Muchas gracias Martin Heidegger por tus valiosos aportes a la estructuración de esta obra, sin los cuales nuestra tarea habría sido mucho más difícil y mucho más extensa. De todo lo dicho es posible establecer que en Nietzsche hay cinco paradigmas muy importantes 1 EL HOMBRE SUPERIOR Nietzsche, hasta nosotros llega la airada voz de tu Zaratustra, dirigiéndose a los “Hombres Superiores”: “Vosotros hombres superiores, aprended esto de mí: en el mercado nadie cree en hombres superiores. Y si queréis hablar allí, ¡bien! Pero la plebe dirá parpadeando “todos somos iguales”. 83

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
Cicerón
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
REVISTA - Universidad Industrial de Santander