Views
4 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

Por lo visto, tu hombre

Por lo visto, tu hombre superior se considera superior con relación a los harapos de los más humildes No en comparación con los hombres libres del hambre Por otra parte, identificas muy bien a los ambiguos, aunque los confundes con los humildes; al respecto dices: Hoy las gentes pequeñas se han convertido en los señores: predican resignación y modestia y cordura y laboriosidad y el largo etcétera de las pequeñas virtudes. Estas “gentes pequeñas” son los ambiguos, los que tienen la astucia como noble virtud y la doble moral como su práctica cotidiana Predican resignación y laboriosidad, pero no como comportamiento propio sino como una imposición a los harapos, a los débiles Dicen lo que no hacen; no dicen lo que hacen ¡Para mí no sufrís aún bastante! Pues sufrís por vosotros, no habéis sufrido aún por el hombre. Pero los humildes, los pobres, a los que tú desprecias tanto, sufren de pobreza, de hambre y de exclusión; sufren por el 84

hombre En la lógica disposición que la ley del más fuerte establece, los que producen no comen; los que comen no producen La pobreza y el hambre es el dueto fatídico convertido en el gran dolor colectivo, el más penoso de todos los dolores ¿Qué clase de hombre superior es el que desea rodearse de mendigos para ser admirado por ellos? Ése es un despropósito absurdo No queráis nada por encima de vuestra capacidad: hay una falsedad perversa en quienes quieren por encima de su capacidad. ¡Especialmente cuando quieren cosas grandes! Pues despiertan desconfianza contra las cosas grandes, esos refinados falsarios y comediantes ¿Quiere decir esto que los débiles y enfermos no deben encarar la tarea de rebelarse, de tratar de subir escalones empinados? La plebe no sabe lo que es grande, ni lo que es pequeño; no distingue entre lo que es recto y honesto: ¡ella es inocentemente torcida, ella miente siempre! Pero hay algo que es francamente contradictorio 85

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Cicerón