Views
10 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

En mi país, por

En mi país, por ejemplo, hay “hombres superiores” que desprecian a los indígenas, a la “plebe, por ser indígenas Los desprecian por ello, a pesar de que esos indígenas producen lo que los hombres “superiores” comen a dos carrillos Tendremos un encuentro para hablar sobre este asunto, cuando lleguemos al tema sobre la Alienación del Ser Pero no hay que ser gran expedicionario de la sociología para constatar que el “hombre superior”, a diferencia de “la plebe”, no es autosuficiente; es decir, su existir depende, precisamente, de su antípoda social: del que produce lo que el “superior” le arrebata con zarpas de hierro agarfiado: ¡El “hombre superior” necesita del inferior para subsistir! Si no fuera por el hombre excluido, el hombre superior sería un fósil más en el panteón Por el otro lado, el hombre que produce, es autosuficiente, no necesitan de nadie para subsistir, viven plenos en su pobreza ¿Se desprecia al que produce lo que comes? ¿Se llama Superior al parásito? ¡La diferencia está en que los hombres superiores son hombres valientes! ¡Hombres de corazón abierto! Al preguntarme, te pregunto: 86

¿Con quién debería medir fuerzas tu Hombre Superior, dado que no quiere rivales, sólo mendigos, sólo hombres derrotados por el hambre? ¡Guardaos también de los doctos! Os odian: ¡pues ellos son estériles! Tienen ojos fríos y secos, ante ellos todo pájaro yace desplumado. Pero los indígenas de mi país cambiaron de norte a sur, cuando llegaron al poder; cuando lo hicieron, se sintieron Hombres Superiores, Se sintieron tan “superiores” que decidieron que una nación no era suficiente para que cumplieran sus objetivos De este modo, dividieron mi país en 36 “naciones” Ninguno de ellas guarda un lugar para los estratos medios o de ingresos altos en el país; solamente para los incisos indígenas Los escritorios públicos fueron ocupados por indígenas que jamás habían conocido como se gobierna un país; ni siquiera una alcantarilla La ineficiencia se hizo muy grande y se sumó a la corrupción y al racismo al tratar con desdén a los estratos medios 87

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
Cicerón