Views
4 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

LA VOLUNTAD DE PODER Te

LA VOLUNTAD DE PODER Te convoco, maestro Heidegger, porque tu interpretación de algunas de las obras más importantes de Nietzsche es muy útil Empiezo de inmediato: ¿Qué debemos entender por Voluntad de poder? En sentido general, se considera Voluntad como un querer, un un aspirar a algo. En esa misma dimensión, Poder sería el ejercicio de la fuerza. La mayoría entiende como Voluntad de poder un tender a la posibilidad de ejercer la fuerza, un tender a la posesión de poder. Pero esta voluntad de poder, en cuanto pulsión de tomar el poder es, al mismo tiempo, el puro afán de violencia. Este tipo de interpretaciones de la «voluntad de poder», deforman el sentido de la expresión fundamental de la meta-física de Nietzsche; en efecto, cuando éste dice «voluntad de poder», piensa algo diferente. ¿La interpretación aproximada sería…? Nietzsche la define como «la esencia más íntima del ser» lo que significaría que la voluntad de poder sería el carácter fundamental del ente en cuanto tal. La voluntad de poder es nombrada, en la segunda parte de “Así habló Zaratustra”. En palabras del personaje: 94

“Allí donde encontré algo viviente, allí encontré voluntad de poder; y hasta en la voluntad del que sirve encontré la voluntad de ser señor. De acuerdo con ello, la voluntad de poder es el carácter fundamental de la vida. Voluntad de Poder y dominación En éste, como en todos los casos, el “feudal”, será la representación de todos los parásitos que viven a costa de los demás Al parecer, Nietzsche, tal como lo muestra Zaratustra considera que la “vida” tendría la Voluntad de Poder como su esencia Querer es querer ser señor. Esta voluntad está incluso en la voluntad del que sirve, no en cuanto que aspire a liberarse del papel de siervo, sino en la medida en que es siervo y servidor y, en cuanto tal, aún tiene siempre debajo de sí el objeto de su trabajo, al que «ordena». Y en la medida en que el servidor, en cuanto tal, se hace imprescindible para el señor y de ese modo lo constriñe y lo hace depender de él (del siervo) el siervo domina sobre el señor. Ser servidor es también una especie de la voluntad de poder. En este punto debo poner énfasis en mi percepción sobre los estilos de dominación de Nietzsche. Yo opino que mostrar al siervo como alguien que “domina” a su señor, en razón de su voluntad de ordenar su trabajo”, es cualitativamente diferente de la facultad de ordenar a las per- 95

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Cicerón