Views
4 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

La relación sería como

La relación sería como la que existe entre el día y la noche; ambas, causa y efecto uno del otro Esa afirmación también podría interpretarse en el siguiente sentido: la esencia del poder sería la pulsión de poner en ejecución la voluntad de imponerse sobre los siervos, mientras que la esencia de la voluntad sería la posesión de capacidad para realizar esos actos de dominación, es decir, la Voluntad de Poder. Por otra parte, el poder es poder sólo cuando siga siendo acrecentamiento de poder y se ordene a sí mismo más poder. Ya el mero detener el acrecentamiento de poder, el mantenerse en un nivel de poder, marca el comienzo de la impotencia. El sobre-potenciarse a sí mismo forma parte de la esencia del poder. De este modo, el poder está constantemente en camino «de» sí mismo, no sólo de un siguiente nivel de poder, sino del apoderamiento de su pura esencia. El significado de sobrepotenciarse es muy lógico: el esfuerzo de aumentar el poder para aumentar el dominio a los dominados Pero el aumento de ese poder no sería necesario si no existiera un deseo creciente de ansias de libertad de los dominados Ellos aumentan su voluntad de resistir la dominación de los que tienen, además de Voluntad de Poder, el poder sobre ellos 98

Así, si el grado de poder que tiene el que domina se mantiene en el mismo nivel, su capacidad de dominio será menor Eso sí tiene lógica; pero aún queda una pregunta al respecto: ¿El Poder y la Voluntad son uno sólo? La Síntesis El poder y la voluntad son lo mismo en el sentido de copertenencia esencial a la unidad de una esencia. No son lo mismo en el sentido de unidad de dos esencias por lo demás separadas. No hay una voluntad por sí como no hay un poder por sí. Sólo la voluntad de voluntad es voluntad, o sea, voluntad de poder en el sentido de poder de poder. Podríamos decir entonces que, ambos, la voluntad y el poder, conforman una unidad conceptual, pero no una identidad Es decir, estructuran una síntesis en la que ambos coexisten y no pueden ser separados una del otro, porque ninguno de los dos tiene vida fuera de los límites de la síntesis de ambos. La “voluntad de poder” es la esencia del poder. Es esta esencia del poder, y no sólo un quantum de poder, lo que constituye la meta de la voluntad Diríamos que la esencia y el quantum de poder, de acuerdo con nuestra interpretación, es la síntesis que se convierte en la meta de la voluntad, independientemente del “aporte” propor- 99

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Cicerón