VE-39 FEBRERO 2018

rafasastre

Número 39 - Febrero 2018


© Todos y cada uno de los derechos de las obras literarias, fotografías

o ilustraciones publicadas en esta revista pertenecen en exclusiva a sus

respectivos autores (aunque en algunos casos no se citen los nombres)

Portada: Cartel cortesía de Irene Sastre Martínez

Diseño y edición: Rafa Sastre

Colaboraciones: revistave@hotmail.com

Descarga este número de la revista (formato PDF - 3.99 MB):

http://www.mediafire.com/file/pesle8wri4vdhpo/VE-39+FEBRERO+2018.pdf


Índice

En febrero pero siempre (Rafa Sastre) Pág. 1

III Maratón de Microrrelatos VE Pág. 3

Cuentos de las estaciones Pág. 9

Café prodigioso (Susana Gisbert) Pág. 13

Els meus versos (Marisa Martínez) Pág. 15

Corazón de tiza (PilarAlejos) Pág. 17

Es inútil la ambición (Conxa Gausí) Pág. 19

Aniversario (Vivian Rodríguez) Pág. 21

Oscilaciones (Isabel Sifre) Pág. 23

Carrera de cuadrigas (Inmaculada Sastre) Pág. 25

A un clic de París (Manoli Vicente) Pág. 29

La última sombra (Rafael Blasco) Pág. 31

Acallado sentimiento (Carmen Fabiá) Pág. 33

Un beso bajo el ombú (Lu Hoyos) Pág. 35

A mi hija (Liliana Ebner) Pág. 37

Pañuelo de colores (Manuel Serrano) Pág. 39

El secreto (Mirta Calabrese) Pág. 41

Azar (Susana Gisbert) Pág. 43

Corazón (Esther Moreno) Pág. 45

Olor a desinfectante (Jorge Zarco) Pág. 47

Para no aborrecer la mañana (Aldana Giménez) Pág. 51

Te diré (Malín Simón) Pág. 53

Desear desaparecer (M.Grazia Scelfo) Pág. 55

¿Qué soy? (Rafa Sastre) Pág. 59

Hola, me llamo Alba (Rosi Serrano) Pág. 61


Los nervios (M.Luisa Pérez) Pág. 63

¿¡Destino!? (Alfredo Cot) Pág. 65

II Concurso La Radio en Colectivo/Valencia Escribe Pág. 67

Libros de nuestros/as colaboradores/as Pág. 69

Nuestros libros Pág. 70

Números anteriores de Valencia Escribe Pág. 72

Palabras en la basura Pág. 73

Valencia Escribe en las redes Pág. 74

La foto de Miguel Pág. 76


En febrero pero siempre

«Por febrero, florece el romero». Eso dice un viejo refrán

castellano. Esperemos que, además del romero, florezcan muchas

cosas más. Que florezcan, por ejemplo, la inteligencia, la honestidad y

la comprensión en nuestros gobernantes. Que florezcan la empatía, la

solidaridad, el optimismo y el respeto en los pueblos. Que florezcan,

por encima de todo, la verdad, la justicia y la paz. Y que nadie

marchite nada a la fuerza, porque destruir esperanzas o libertades no

deja de ser aborrecible.

Que florezcan el amor y la amistad. Que os florezca felicidad

cada minuto de vuestras vidas, en febrero pero siempre.

Rafa Sastre

1


2


III Maratón de microrrelatos

Valencia Escribe – Massalfassar

El colectivo literario Valencia Escribe, con objeto de fomentar la

creatividad literaria y con el fin de difundir el género del microrrelato,

convoca por tercer año consecutivo una carrera de fondo para

microrrelatistas, consistente en un concurso de escritura presencial,

abierta a todos los escritores, noveles o expertos, que quieran

participar.

El plazo de preinscripción al maratón de microrrelatos quedará

abierto desde el 01 de enero al 16 de febrero del 2018.

Fecha: Sábado 17 de febrero 2018.

Hora: Registro de participantes 9:15h a 9:45h Comienzo del

concurso a las 10:00h

Lugar: Salón de actos del Centro Cívico de Massalfassar

(Valencia) - Avda. Novelista Vicente Blasco Ibáñez.

Organiza: Valencia Escribe

Colabora: Excel.lentissim Ajuntament de Massalfassar.

La presentación al maratón implica la aceptación de las siguientes

BASES

1.Podrán participar personas mayores de 16 años de cualquier

nacionalidad y residencia. No es necesaria experiencia previa en la

escritura; solo imaginación y ganas de divertirse.

3


2.PREINSCRIPCIONES: El plazo de preinscripciones para participar

en el concurso se abrirá el lunes 01 de enero del 2018 y finalizará el

viernes 16 de febrero del 2018. Las preinscripciones se deben realizar

enviando un correo electrónico a maratonve@gmail.com, en el que

conste el nombre y apellidos, edad del concursante y teléfono de

contacto.

Nota: Los preinscritos tendrán derecho preferente a participar sobre

cualquier persona que prefiera realizar la inscripción directa el mismo

día de la celebración, en el caso de que la organización decida

establecer un número máximo de concursantes. Por lo tanto, la

preinscripción, sin ser indispensable, es aconsejable.

3.PARTICIPANTES: Será necesario un mínimo de 12 preinscripciones

para la celebración del concurso. La organización se reserva el

derecho a cancelar el concurso si no se llegase al mínimo de

participantes preinscritos en la fecha límite.

4.INSCRIPCIONES: Se realizarán de 09:15 a 9:45 h. En la entrada,

cada participante mostrará su identificación personal, preferentemente

con su DNI y, a cambio, cada participante obtendrá un número de

inscripción correlativo según orden de llegada, el cual servirá para

identificar al escritor a lo largo del concurso, no debiendo escribir su

nombre en ningún documento más. La organización del concurso

garantizará el anonimato de los microrrelatos durante todo el proceso

de selección y deliberación del jurado. Para validar la inscripción es

necesario el pago de 2 euros. Primero se procederá a la inscripción de

los preinscritos y después de las personas que decidan inscribirse el

mismo día del concurso, hasta alcanzar el número máximo de

participantes que la organización pudiera establecer.

5.LOGÍSTICA: En cada fase se entregarán dos hojas, una para

borrador y otra para la presentación del microrrelato en una plantilla

donde podrán calcular las palabras escritas. Se recomienda a los

4


participantes que vengan equipados con un soporte rígido tipo carpeta

para poder escribir sus creaciones y bolígrafos de repuesto.

6.TEMA: El tema será libre. Los relatos estarán escritos a mano,

indistintamente en castellano o valenciano y tendrán un mínimo de

50 palabras y un máximo de 150 (sin incluir el título, que será

obligatorio ni las propuestas de la organización).

7.JURADO Y FALLO: Un jurado compuesto por miembros del

colectivo literario Valencia Escribe y del Ajuntament de Massalfassar

será el encargado de valorar los relatos que pasarán de ronda y

decidirá los ganadores. Al finalizar cada fase se leerá un listado de los

seleccionados para la siguiente ronda. El fallo final se hará público

tras la lectura de los seis microrrelatos finalistas.

8.PÚBLICO: El público que quiera presenciar el concurso podrá

hacerlo en la misma sala donde se realice, siempre que mantenga el

silencio necesario para el buen desarrollo del mismo.

9.PUNTUALIDAD: La puntualidad a la hora de empezar el maratón

es fundamental para garantizar el ritmo del mismo; la organización se

reserva el derecho a descalificar a aquellos participantes que no

respeten los horarios de inicio de cada ronda.

10.PREMIOS: Se seguirá un sistema de reparto proporcional de

premios, en función de los participantes y sus aportaciones. El

mecanismo es el siguiente:

Los participantes estarán obligados a validar su participación en cada

ronda con un pago en metálico de 2 euros en cada ronda,

eximiéndose de pago a los finalistas en la última ronda, demostrando

así que confía en sus posibilidades de éxito. La aportación total

recaudada se destinará íntegramente al bote de premios. Así, aquellos

participantes que resistan la marcha hasta el final no aportarán más

que 6 euros y el premio que pueden obtener por dicha inversión puede

5


esultar muy suculento. Los baremos de los premios son los

siguientes:

Primer premio: 65% del bote aportado, 50 euros adicionales,

diploma y el libro “Relatos con banda sonora” publicado por el

Colectivo Valencia Escribe.

Segundo premio: 25% del bote aportado, diploma y el libro

“Relatos con banda sonora” publicado por el Colectivo Valencia

Escribe.

Tercer premio: 10 % del bote aportado, diploma y el libro

“Relatos con banda sonora” publicado por el Colectivo Valencia

Escribe.

El resto de finalistas: Recibirán un diploma y el libro “Relatos

con banda sonora” publicado por el Colectivo Valencia Escribe.

11.PUBLICACIÓN: Los tres microrrelatos premiados aparecerán

publicados en el número de marzo de la revista digital Valencia

Escribe.

12.DESARROLLO DEL CONCURSO:


9:55 h. Primera fase:

Los participantes inscritos dispondrán de 30 minutos para escribir un

microrrelato y pasarlo a limpio en la ficha facilitada por la

organización con las indicaciones que se lean previo inicio de la

ronda. La organización avisará a los participantes del tiempo

consumido. Ningún concursante podrá escribir ni antes del inicio de

la ronda ni después de finalizada la misma en los microrrelatos

presentados. Dicho incumplimiento acarrearía la expulsión. Los

microrrelatos tendrán de un mínimo de 50 palabras y un máximo de

150 (sin incluir el título, que será obligatorio, ni las palabras

propuestas por la organización). Una vez entregados los micro-

6


elatos, el jurado los valorará y elegirá al 75% de participantes que

pasarán a la siguiente ronda.


11: 15 h. Segunda fase:

Los participantes seleccionados escribirán otro microrrelato con las

indicaciones anunciadas antes del inicio de la ronda por la

organización, disponiendo de 30 minutos para escribir un microrrelato

y pasarlo a limpio en la ficha facilitada por la organización. A

los participantes se les avisará del tiempo consumido. Ningún

concursante podrá escribir ni antes del inicio de la ronda ni después

de finalizada la misma en los microrrelatos presentados. Dicho

incumplimiento acarrearía la expulsión. Los microrrelatos tendrán un

mínimo de 50 palabras y un máximo de 150 (sin incluir el título, que

será obligatorio, ni las palabras propuestas por la organización). Una

vez entregados los microrrelatos, el jurado los valorará y elegirá a la

mitad de participantes que pasarán a la siguiente ronda.


12:30 h. Tercera fase:

Los participantes seleccionados escribirán otro microrrelato siguiendo

las indicaciones que anunciarán antes del inicio de la fase la

organización, disponiendo de otros 30 minutos para escribir un

microrrelato y pasarlo a limpio en la ficha facilitada por la

organización. A los participantes se les avisará del tiempo consumido.

Ningún concursante podrá escribir ni antes del inicio de la ronda ni

después de finalizada la misma en los microrrelatos presentados.

Dicho incumplimiento acarrearía la expulsión. Los microrrelatos

tendrán un mínimo de 75 palabras y un máximo de 120 (sin incluir el

título, que será obligatorio, ni las palabras propuestas por la

organización). Una vez entregados los microrrelatos, el jurado los

valorará y elegirá a los seis finalistas que accederán a la gran final.

7


13:15 h. Gran final:

Los seis finalistas escribirán un último microrrelato con las

indicaciones facilitadas por la organización antes del inicio de la

ronda, disponiendo de 30 minutos para escribir un microrrelato y

pasarlo a limpio en la ficha facilitada por la organización. A los

participantes se les avisará del tiempo consumido. Ningún

concursante podrá escribir ni antes del inicio de la ronda ni después

de finalizada la misma en los microrrelatos presentados. Dicho

incumplimiento acarrearía la expulsión. Los microrrelatos para la

gran final tendrán un mínimo de 50 y máximo de 75 palabras (sin

incluir el título, que será obligatorio, ni las palabras propuestas por la

organización).


13.45 h. Lectura pública de los seis microrrelatos finalistas por

parte de sus autores, resolución del jurado y entrega de premios.

El horario de las fases es orientativo, pudiendo sufrir modificaciones

en base al desarrollo del certamen.

13.Si la caligrafía del relato es manifiestamente ilegible, el jurado se

reserva el derecho a descalificarlo.

14.La Organización se reserva el derecho de reducir el número de

rondas según el número de participantes inscritos.

15.Todos los problemas que pudieran surgir a lo largo del concurso

serán solucionados según el criterio de la Organización.

16.La participación en este concurso implica el conocimiento y la

aceptación de las bases, cuya interpretación es responsabilidad de la

Organización del Concurso.

8


Cuentos de las estaciones

Los cuentos elegidos por el jurado para formar parte del libro

«Cuentos de las estaciones» son los siguientes:

Cuentos de primavera

Que cada cosa cruel sea tú que vuelves. Cristina Cifuentes Bayo

Un telegrama al futuro. María José Martí López

Colorines. Magdalena Carrillo Puig

Una lluvia redentora. Mª Luisa Pérez Rodríguez

La guitarra. Susana Gómez Granel

Un dios caprichoso. Xenia Rambla

El milagro de la vida. Ernesto Vicente Salcedo Aparicio

«No volverá a ocurrir». Vicente Carreño

Los topos salen en primavera. Vivian Rodríguez Dorgia

Eterna Primavera. Pilar Alejos Martínez

Tulipanes de primavera. Malín Simón

El ajuar de la soledad. Rosi Serrano Romero

Primavera esquiva. Mirta Esther Calabrese de Luca

El colorido de las flores. Inmaculada Sastre Carpena

Temporal de primavera. Javi Díaz Zafrilla

Cuentos de verano

Tanto cielo por volar. Marisa Alemany López

La Joven. Pernando Gaztelu

Catarsis. Sonsoles Durango Horcajada

Como cada verano. David Rubio Sánchez

9


El perro que vino de Marte. María Tordera Baviera

Ron para Sugar (relato en tres actos). Vicente Carreño

Esmalte de uñas rojo. Susana Gisbert Grifo

Oh, Perseidas. Alex Leimar

Cuando el río suena… Marisa Martínez

Izan y las perseidas. Almudena Villalba Organero

La prima Mariví. Cristina Cifuentes Bayo

Cuento de una noche de verano. Marta Navarro Calleja

Ese ruido. Carmen Cano Soldevila.

Calima en camposanto. Luisa Berbel Torrente

El Mago Milano. Eulalia Rubio Pérez

Cuentos de otoño

Tiempo para amar. María Tordera Baviera

La reina del vodevil. Marisa Martínez Arce

Poemas regalados. Alicia Muñoz Alabau

La chica de las trenzas color de otoño. Ángeles Navarro Peiró

Mirada de pavo real. Almudena Villalba Organero

Otoño en Buenos Aires. Marta Navarro Calleja

Álbum de recuerdos. Susana Gisbert Grifo

La catedral. Lu Hoyos

Como hojas de otoño. David Rubio Sánchez

Momijigari con Shion. Javi Díaz Zafrilla

El cuento encantado. Manuela Vicente Fernández

Clara y yo. Xenia Rambla

Domingo aliñado. Manuel Serrano

Los caminos. Gladys Elizabeth Alonso

En cinco minutos. Amparo Hoyos Sanchis

10


Cuentos de invierno

Putas locuras. Rafa Sastre

Galatea. Ángeles Navarro Peiró

Navidades robadas. Sonsoles Durango Horcajada

El lobo y la niña. Manuela Vicente Fernández

El calientacamas. María José Martí López

La bañera. Lu Hoyos

Un invierno inagotable. Alicia Muñoz Alabau

Frío. E. S. Llavata

Cuento de Navidad. Luisa Berbel Torrente

El frío. Pepe Sanchis

Hibernación. Pilar Alejos Martínez

Un golpe helado. Magdalena Carrillo

Un sábado de febrero. Cristina Grande Carpio

Invierno del 39. Rafael Olivares Seguí

Ángeles bajo la nieve. Rosi Serrano Romero.

Enhorabuena a los seleccionados y gracias infinitas a todos y cada

uno de los participantes. Estamos seguros de que pronto habrá nuevas

oportunidades de compartir espacio en otro libro de Valencia Escribe.

11


Coffee – Mihályi Anita (Hungría) https://thubakabra.deviantart.com/

12


Café prodigioso

Cuando entré en su cuarto y vi el desastre que había, estuve a

punto de reñir a mi hija.

Pero algo en la cara de la niña me hizo retroceder, pese a las

manchas de líquido negruzco en su cama, su ropa y su libro de

cuentos.

—Como me dijiste que el café te quitaba el sueño, le di café a

Aurora, justo antes de que se pinchara el dedo.

No pude creer lo que veía. De su ejemplar de «La Bella

Durmiente» habían desparecido las páginas finales

—Así no dormirá cien años ni tendrá que venir ningún príncipe

a salvarla.

Sonreí y la abracé. Y ella me dijo que la princesa Aurora había

venido a darle las gracias en persona y a dejarle un regalo.

La creí. Desde entonces guardo como un tesoro el huso que mi

hija me entregó como prueba.

Relato ganador del mes de diciembre

II Concurso de Microrrelatos «La Radio en Colectivo / Valencia Escribe»

Susana Gisbert Grifo (València)

http://conmitogaymistacones.com/

13


Giant – Stuart Kinlough (Reino Unido)

https://www.hireanillustrator.com/i/portfolio/stuart-kinlough/

14


Els meus versos

Diuen que els meus versos

no rimen.

Però, batega el cor

al mateix ritme

que els sentiments?

No esclata

quan tenim por?

quan fem l’amor?

quan patim?

No es relaxa

quan dormim?

quan estimem?

quan som feliços?

Aleshores la meua poesia

és com la vida,

per això no rima

ni falta que li fa.

Marisa Martínez Arce (València)

15


Foto aportada por la autora

16


Corazón de tiza

Cuando carraspea, todavía recuerda en su garganta aquel sabor a

tiza. Ahora peina canas y tiene la piel arrugada, pero mantiene la

misma ilusión en su corazón.

Sigue viva en su memoria, la mirada de aquellos ojos, de ellas y

ellos, ávidos por aprender y descubrir el porqué de las cosas, viviendo

aquella experiencia juntos, sin segregación. Pensaban que un futuro

distinto era posible, hasta que la barbarie acabó con su sueño.

Ejercieron con el alma, en libertad, pagaron con su vida o fueron

reducidos al ostracismo, por creer en una educación laica, igualitaria

y pública, bajo una bandera tricolor.

Relato finalista en el programa de RNE Wonderland, 11.03.17

Pilar Alejos Martínez (Quart de Poblet, València)

https://versosaflordepiel.blogspot.com.es/

17


Simplicity – Lauren (EUA) https://www.flickr.com/photos/laurenmjs/

18


Es inútil la ambición

Siento la belleza

a través de la humildad

C.G.

Es inútil la ambición, el primer plano.

Si bien lo pienso

desde allá y entonces,

y hasta aquí y ahora,

vengo de vacío.

Me he saciado en el dominio de los otros,

emboscada en la querencia

del intelecto que carezco,

mas he llenado mis arcas insonoras,

sin baile en derredor,

sin el beso que agobia.

Tan solo el paso justo

y la pregunta torpe,

única forma de encontrarse.

Conxa Gausí Caballero (València), 25.10.2014

19


Recreación de Cartagena de Indias (acuarela de la propia autora)

20


Aniversario

Cartagena, La Heroica, comienza a despertar en el vuelo de las

garzas, que por esta época, se refugian del frío norteño. Te quise

regalar el Caribe. Treinta y nueve años. Son muchos, aunque el

tiempo parece no haber rendido todo lo que pensamos cuando

dijimos «sí, quiero».

Tu palabra guiaba mi pensamiento. Tu mano desordenaba mi

pelo.

Cruzabas tus piernas, y no había dios que me quitara de la

cabeza besarte. Tus ojos eran el semáforo que guiaba mis actos. Solo

tú me detenías en medio de una carretera desierta; solo tú dabas luz

verde y yo me desbocaba al ritmo de tu pasión.

Intercambiamos virtudes, defectos y mañas. Tú te has vuelto

más callada, yo más reflexivo, hasta escribo para ordenar estos

pensamientos que quiero regalarte el día después, conmemorada la

noche de bodas, escrita la poesía con los cuerpos, hoy que hacemos

más el amor, y tenemos menos sexo, hoy que nos deseamos menos y

nos queremos más.

Avanzamos, crecimos, sumamos kilos y no te creo cuando ves

el vaso vacío y decís que hemos restado fe y entusiasmo. No seguimos

por inercia, continuamos por amor. ¿Hay algo más esperanzador que

eso?

En el comienzo abundaba el tiempo y todo era velocidad. Ahora

ese tiempo vuela y se va, mientras nosotros tratamos de detener las

agujas.

Nada se pierde, todo se transforma. Mientras el amanecer

avanza y la noche se extingue, contemplándote dormida a mi lado,

acepto tu mano, que en un gesto reflejo, se tiende hacia mi buscando

el punto en común que nos une, ese haz de luz que nos sigue

21


indicando, que la ruta va por donde el otro camina, juntos pero no

pegados, unidos pero no indisolubles, testigos pero no jueces,

amablemente vivos, amorosamente ciertos.

Vivian Rodríguez Dorgia (Montevideo,Uruguay)

https://lapiazzadellaluna.blogspot.com.uy/

22


Oscilaciones

Fotografía de la autora

Inagotable el mar nunca ha sentido

inquietud ni recelo al comprobar

con qué sutil delirio

los péndulos insisten

y su monótono tic tac recuerda

que no hay pausa posible ni regreso,

que el instante no detiene su ritmo

y en vértigo imparable discurrimos

desfiladero abajo.

23


Tortuoso destino de la mente

frente a ese mar que nunca

sintiera tentaciones de pensar

que un segundo se esfuma

apenas mencionarlo

que el ahora es historia

en el breve trayecto de un suspiro.

Vivir un sinvivir

que te roza y se marcha

dejándote un zurcido de pasados.

Polvo de mariposas ensuciando

las yemas de los dedos..

Afortunado mar a quien el viento

no remueve memorias ni futuros,

mar que vive la noche clara o negra

y acoge amaneceres

exentos de peaje.

Isabel Sifre Puig (València)

24


Carrera de cuadrigas

Ilustración aportada por la autora

El circo de Augusta Emérita 1 estaba a rebosar de gente. En las

gradas, los ricos ocupaban los asientos con sombra y con mejores

vistas; los pobres entraban sin pagar, ocupando las zonas orientadas al

sur.

―Apuesto cincuenta sestercios por Diocles 2 ―dijo, alzando la

voz, un hombretón que se sentaba cerca de nosotros.

1 Actualmente ciudad de Mérida.

2 Corredor que venció en más de 1.400 carreras y que se retiró a los 42 años de

2 Corredor que venció en más de 1.400 carreras y que se retiró a los 42 años de

edad, siendo inmensamente rico. Se considera el deportista más rico de la

historia.

25


―Yo apuesto mi libertad por el auriga Fortunato ―sentenció

otro.

―Padre, ¿puede alguien perder su libertad por una apuesta?

―me preguntó mi hijo, que era la primera vez que acudía a una

carrera de cuadrigas.

―Sí, Terencio. Algunos hombres han acabado como esclavos

por apuestas como esas. ¿Ves esa barrera que hay en el centro, donde

hay estatuas y obeliscos? Se llama spina. Y es alrededor de la spina

donde los carros deben dar un total de siete vueltas. El carro que antes

las dé es el ganador.

―¡Mire, padre, ya salen a la arena! Hay doce carros.

―Sí, tres de cada color. Cada color representa una facción.

Aquel de color rojo es de Diocles, y el verde que está a su lado de

Fortunato. Ahora están realizando el sorteo para ver dónde se pone

cada carro. Cuando el emperador tire el pañuelo, empezará la carrera.

Llegó el momento del comienzo. El emperador dio la señal y los

carros, tirados por cuatro caballos cada uno, empezaron a correr,

conducidos por los aurigas. Diocles tomó la delantera. Fortunato, que

no podía permitir que le venciera, flagelaba a sus caballos sin piedad.

En la retaguardia, los demás carros intentaban alcanzarlos. Uno

blanco se cruzó delante de uno de color azul. Los caballos del azul se

levantaron a dos patas, desequilibrando el carro de dos ruedas y

lanzando a su auriga a la arena. Otro carro, que iba detrás, lo

atropelló. Se oyeron los gritos del público.

―¿Qué hacen esos hombres? ¿Por qué salen a la arena? ―me

inquirió mi hijo.

―Es la cuadrilla que retira los restos de carros, animales y

aurigas que se accidentan.

Los hombres, a toda velocidad, acomodaron al auriga en una

camilla y salieron de la arena.

26


Mientras, el espectáculo continuaba y un carro impactó con la

metae 3 , incapacitando a los caballos y al auriga. Fortunato seguía en

segundo lugar. Y, en la quinta vuelta se jugó la vida por ganar a

Diocles. Azotó a los caballos con todas sus fuerzas y se acercó hasta

él casi rozándolo. Metió las cuchillas de los ejes de la rueda de su

carro entre los radios del de Diocles, destrozando su rueda. Diocles

salió por los aires y acabó tumbado en la arena. Hubo gritos de los

espectadores y, a continuación, el silencio invadió el recinto.

«No he muerto. No puedo moverme, pero no he muerto. Los

espectadores se han callado. La carrera no ha terminado, oigo los

caballos. Debí poner a Titán en el interior. Este caballo me habría

respondido para esquivar a Fortunato. Titán en el interior. Todo el

mundo recordará mi nombre».

Inma Sastre (L’Eliana, València)

3 Metae: pilar cónico que estaba colocado en el cada extremo de la spina.

27


Zeppelin passing the Eiffel Tower – Fotografía del Archivo Nacional Holandés

28


A un clic de París

Nostalgia de no haber estado en París,

hojeando volúmenes de poesía en Shakespeare and Company.

Paseando por la Rue l’Odéon viendo las luces encenderse

cuando todo era una fiesta y se brindaba con Hemingway en el Hotel

Ritz,

cuando esquinas azules llamaban a Picasso a gritos

desde Montmartre a Montparnasse.

Nostalgia de acostarme al amanecer

saltando la noche y perpetrando sábados con Gertrude Stein,

bajo el humo y los conciertos de jazz al lado de Fitzgerald

caminando sobre los adoquines con los pies descalzos de Zelda.

Nostalgia de no haber conocido otro París,

virgen de artistas para apropiármelo,

para cabalgar a lomos de un caballo cualquiera

una noche cualquiera de cualquier siglo.

Trascendiendo el impulso de estampar mi firma en un libro

de recorrer sus míticas calles sin haberlas leído.

Nostalgia de no transcender París,

en las noches de luna llena reflejadas sobre el agua del Sena

abriendo canales obscenos de confesiones

vertidas en barras de bares desprovistas de visitantes insignes,

desangrándome interpretada sobre teclas anodinas

a través de unos dedos anónimos sobre el piano.

Nostalgia de sentir las manos heladas

resucitando al calor de una vieja estufa de leña

que ya nunca —ni un solo día más— se encenderá.

Manoli Vicente Fernández (Viana do Bolo, Ourense)

http://www.lascosasqueescribo.wordpress.com

29


Violin - Andrzej Siejeński (Polonia)

https://andrzejsiejenski.deviantart.com/

30


La última sombra

Con tan solo un árbol sobreviviendo bajo los abrasadores rayos

de sol, la tierra se había convertido en un inmenso desierto,

alcanzando muchos días más de cincuenta grados.

Una hormiga abandonó su refugio en busca de alimento, pero la

temperatura infernal le obligó a resguardarse bajo la única hoja que le

quedaba al árbol. Jadeante y sofocada, se dispuso a trepar por el

tronco para arrancar y arrastrar la hoja hasta su morada.

—¿Qué haces? ¿No sabes que si pierdo mi única hoja no podré

respirar y moriré asfixiado? —preguntó el árbol irritado.

La hormiga le respondió con firmeza.

—¿No sabes tú que si no me llevo la hoja toda mi familia y

comunidad fallecerá por falta de alimento?

La angustia flotó en el aire de la mano de la desconfianza,

mirándose ambos con el miedo de saber perdida su lucha, actuaran

como actuaran.

Una oleada de calor hizo arder la hoja y dejó a los dos a

expensas de una muerte tan cercana como certera.

Angustiada, y sabiendo que ya no le daba tiempo a llegar a su

guarida, la hormiga le dijo al árbol sus últimas palabras.

—¡No supimos ver que el enemigo no venía de frente si no de

arriba!

El árbol le respondió con la tristeza de la verdad en el lamento

de su voz.

—Trajo la sequía, la destrucción y la muerte el hombre.

Nosotros perdimos el tiempo y la vida culpándonos y buscando la

solución fácil, intentando arrebatar lo poco que le quedaba al

contrario. No supimos ver más allá de nosotros…

Rafael Blasco López (València)

31


Day and night – Laurens Spruit (Holanda)

https://laurensspruit.deviantart.com/

32


Acallado sentimiento

Silenciada y oculta,

en un secreto rincón

de mi pensamiento,

ahí te tengo guardada.

Ahí está, nuestro amor,

en la noche, despierto,

a mi lado, temeroso

desnudo y descubierto.

Siento oculta tu mirada.

Te llamo

sin respuesta alguna .

Te busco

en la incertidumbre.

Tal vez no seas tú;

tal vez tampoco yo

quien sueña con soñarte,

quien anhela poseerte.

Sin embargo

te siento cerca.

Me acaricias.

Me estremezco.

Te beso.

Imagino que me besas.

Despierto sudoroso, frío.

33


Oigo lejana tu voz

que me suplica:

¡Déjame dormida¡ ¡ahí dentro!

Tienes miedo. Lo sé.

Yo... también.

Pero... ¿por qué no?

Carmen Fabiá Mir (València)

34


Un beso bajo el ombú

Meet me under the ombu tree – Shmily (Emiratos Árabes)

https://s-h-m-i-l-y.deviantart.com/

Sucedió de pronto, sin esperármelo. Nos veíamos todos los días

en el trabajo. Conversábamos a menudo a la hora del café. Me caía

bien ese chico nuevo, Pablo se llamaba. Tenía los ojos de caramelo y

una sonrisa de uvas maduras que decía «cómeme». Yo era una chica

tímida, reservada. El tiempo libre lo pasaba en casa devorando libros

o dando paseos por la ciudad cuando el tiempo era bueno. Llevaba

siempre un cuaderno encima para escribir todo lo que me venía a la

cabeza, era mi forma de no estar sola frente al mundo.

35


Aquel día fui al Jardín Botánico, me senté en un banco y

comencé a escribir su nombre: Pablo, Pablo, Pablo… Lo repetí tres

veces sin saber por qué y me quedé mirando el viejo ombú que me

daba sombra.

—Hola, ¡qué sorpresa! —dijo una voz familiar a mi espalda. Me

volví sobresaltada y allí estaba él, sonriente, con ropa informal y un

libro en la mano.

—Hola —me levanté algo nerviosa y avancé mi cara para besar

sus mejillas.

Él hizo lo mismo pero hubo una descoordinación en los

movimientos y nuestros labios se rozaron levemente. Nos quedamos

callados y sorprendidos, nos miramos a los ojos con timidez. Después

no sé qué pasó. Nos abalanzamos con fuerza y nuestros labios se

acariciaron con suavidad primero; con furia después, hasta quedar

exhaustos.

Han pasado los días, las semanas y los años, cincuenta desde

aquel primer beso. Hoy el ombú sigue regalándonos su sombra y

protegiendo nuestras heladas copas de cava de la mirada de los

extraños…

Lu Hoyos (València)

36


A mi hija

Fotografía de la autora

Te has bebido un rayo de luna

que se arrebujó tiernamente en tu vientre.

Sin darte cuenta, se durmió, allí,

en ese tierno nido

que hace mucho tiempo preparaste con amor.

Y larga fue tu espera y tus lágrimas amargas,

pues al nido no llegaba esa semilla esperada.

Pero hoy ha despertado ese rayito de luna,

y va creciendo y madurando en su lecho,

lleno de amor y ternura,

escuchando el arrullo de tu voz

y la suavidad de tus caricias.

37


Hoy la luna va creciendo y redondeando tu cuerpo,

hoy ese niño esperado, ya aletea en tu vientre

y te hace sentir su incesante movimiento.

Ya hija, serás madre, podrás acunar en tus brazos

ese pequeño anhelado, ese ser de tu sangre.

Yo seré abuela nuevamente

y la felicidad me embarga,

pues los nietos nos dan

fuerza, alegría y esperanza.

Hoy la luna, hija querida, se va agrandando en tu cuerpo

y dentro de pocos meses asomará a este mundo,

para que alumbre, con su tierna sonrisa

ese universo que para él creaste.

Y tendrá tal vez tus ojos, color esmeralda,

o se parecerá al papá, o a aquel viejo tío, o al abuelo.

Todos opinarán, pero se parecerá a él,

será único, para nosotros, el más hermoso.

Pero, lo más importante:

SERÁ TU HIJO, EL QUE TANTO DESEASTE!!

Liliana Ebner (Buenos Aires, Argentina)

38


Pañuelo de colores

Katie – Edson Matthews https://www.flickr.com/photos/edsonmatthews/

Compartía comedor con el resto de clientes durante mis

vacaciones. Seres anónimos que pasaban por aquel salón impersonal.

Sin nada que reseñar, hasta que apareció ella.

La observé durante dos días, el tercero estaba seguro: cada vez

que veía una melena de cabello largo se volvía a mirarla. Clavaba sus

ojos con una mezcla de ternura, nostalgia incluso yo diría, envidia. La

seguía hasta que desaparecía y entonces se atusaba el precioso

pañuelo de colores que cubría su monda cabeza de recién renacida.

Una lágrima terca pretendía escapar de sus ojos en una cara sin

cejas ni pestañas y su acompañante la tomaba de la mano con

ternura.

Manuel Serrano (València)

39


Fotografía de la autora

40


El secreto

Hoy ella tiene la voz más dulce que ayer,

me mira desde sus ojos verdes, apenas sonríe,

es bella, arrogante, desconocida,

nada ni nadie parece perturbarla,

el mar golpea con bravura revolviendo las olas

en el borde del acantilado, se detiene,

un instante, único, irrepetible

su cuerpo frágil se estremece,

el viento agita su cabello de seda.

perlas de cristal ruedan por sus mejillas,

mis manos no la alcanzan, ya no pueden,

cual gaviota blanca y blanda

emprende un vuelo sin retorno ,

la espuma la envuelve, la hace suya

se detiene el tiempo en mi infinita soledad,

el mar celoso, oculta para siempre

el secreto de su nombre...

Mirta Calabrese De Luca (Sant Celoni, Barcelona)

http://deshojandoversos.blogspot.com.es/

41


Well – Leszek Bujnowski (Polonia) https://alshain4.deviantart.com/

42


Azar

Mi lucha por llegar a la ansiada meta fue difícil y llena de

obstáculos.

Apenas pude sacar la cabeza del pozo al que caí sin remedio, me

vi encerrado en la cárcel por un tiempo que se me hizo eterno,

mientras el resto del mundo seguía avanzando sin mí.

Logré salir y, a trompicones, con pasos atrás y adelante,

acercarme al objetivo. Pero entonces vi la muerte de cerca y hube de

desandar lo andado y volver a empezar.

Al fin el azar dejó de jugar conmigo y lo logré.

Sonreía. Mi pareja se acercó y, con un vaso de leche en una

mano y una caricia en la otra, me repitió lo de siempre:

—Si te tomas así las cosas, acabaré tirando por la ventana el

tablero del Juego de la Oca.

Susana Gisbert Grifo (València)

http://conmitogaymistacones.com/

43


De las heridas brotarán semillas II – Mö (València)

https://www.facebook.com/Mo.ilustracion/

44


Corazón

«Somos autocicatrizantes,

como el aloe vera» - Mö

Tenemos un corazón fuerte

lleno de heridas

donde guardamos viejos recuerdos,

sonrisas

y alguna que otra lágrima.

Tenemos un corazón débil

lleno de aventuras

donde guardamos nuevos sentimientos,

amistades

y alguna que otra traición.

Tenemos un corazón que bombea

que se alegra

que se para y asusta

Tenemos corazón para muchas personas

Amor por repartir

Tenemos un corazón que palpita

Lleno de vida

Cortes

Arañazos

Y purpurina.

Esther Moreno Morillas (València)

http://elcascabelalgato.blogspot.com.es/

http://invisiblevoyeur.blogspot.com.es/

https://feminismosmasturbatorios.wordpress.com/

45


Hospital corridor – Matt Bigwood (Reino Unido)

https://www.flickr.com/photos/mattbigwood/

46


Olor a desinfectante

(Sueño que tuve la noche del 7.09.2017)

No es así como ocurrió su fallecimiento, ni esas fueron las

circunstancias, pero así es como me gustaría recordarlo. Aunque sea

solo cada vez que lo lea en este cuento.

Un hospital pequeño de un barrio madrileño. Usera, con toda

probabilidad. Acabo de llegar de Valencia en autocar. En un insufrible

viaje de cinco horas. Papá me recibe intentando soportar su pesar,

pues nunca ha sido de lágrima fácil. Hay un fuerte olor a

desinfectante en el aire. En los pasillos, recorridos por los enfermeros

y asistentes sanitarios que acompañan a los doctores. Papá es

contundente. Va a perder a la que fue su madre y yo perderé a la que

fue mi abuela paterna, que ha superado con dignidad la frontera de

los noventa y tantos años. No todos lo consiguen, y mucho menos

con la cabeza en su sitio y razonando admirablemente.

El abuelo paterno hace años que quedó atrás. En el camino. Le

recuerdas apenas siendo un niño, cruzando la avenida y sorteando los

coches como si la mala suerte no fuera con él. Apenas tenías

recuerdos de él y apenas le viste.

Ni siquiera recuerdas lo que dijiste cuando falleció.

Acabas tu adolescencia y de nada sirve ya rebelarse contra el

mundo; no quieres atarte a nada, pero te sientes frágil, impotente.

Pues te atan los recuerdos como una cuerda ata un barco a puerto.

Las enfermeras y los doctores van de un lugar a otro, veloces en este

pequeño hospital donde han ingresado a la abuela. Los pasillos

huelen a desinfectante. En los pasillos, al lado de las puertas

numeradas, hay botes de alcohol en gel, instalados en la pared para

que la gente se desinfecte las manos por si lo ve oportuno.

47


La familia: tíos, a los que llevabas siglos sin ver, primos de los

que habías olvidado su existencia, te acompañan en la habitación. La

abuela está tranquila, sabiendo qué no la queda mucho tiempo.

Entonces dice:

—Jorge…

—¿Sí?

—¿Puedes acercarte?

—Por supuesto.

—¿Te acuerdas cuando robabas la nata cuajada que siempre

quedaba de la leche que hervía del puchero y que había dentro de la

nevera?

—Por supuesto.

—¿Acaso pensabas qué no iba a enterarme nunca?

—Ni siquiera se me pasaba por la cabeza.

Toda la familia se congrega junto a mí, es ley de vida. Nadie

escapa a la señora guadaña. Todos, tarde o temprano, nos vamos con

ella. Y la verdad es menos poética de lo que aquí describo.

Nunca asistí al fallecimiento de mi abuela Carmen; nunca fui a

Madrid, nunca salí de Valencia.

Ni siquiera asistí a su entierro. Lo que he narrado es solo un

sueño que acabo de tener anoche y que me he levantado veloz a

escribir e imprimir sin la menor duda. Quizá esto es solo una hermosa

fantasía que soñé por casualidad, pero me gusta así, tal como la he

contado.

De niño, sentía curiosidad solo por saber de qué materia estaba

hecho el belén de la abuela. ¿Era mazapán endurecido al horno, quizá

barro cocido, o simplemente plástico? La verdad, qué importa a estas

alturas. Aquellas figuras toscas siempre me llamaron la atención por

la ternura que desprendían, por lo menos en mi infante persona de

48


pocos años allá en los años setenta, como las cintas de radiocasete con

villancicos que tenía mi tía en una bandeja de su cuarto de estar, entre

mazapán y polvorones.

La abuela salía a hacer la compra todos los días. Y las semanas

que pasó mamá en Madrid, asistiendo a la operación del abuelo

paterno, las pasé en casa de la abuela, leyendo una y otra vez un

comic de la Marvel Hulk contra el hombre rinoceronte. En realidad el

personaje se llamaba La Abominación, pero aquellos eran otros años.

Me retorcía por las noches en un sofá acondicionado como cama, no

muy cómodo precisamente; y cuando mamá me llevaba al hospital,

recordaba el cartel del ilustrador: San Julián, de Conan el Bárbaro, que

decoraba los túneles del metro, y cuyos tebeos también adoraba. Eran

otros tiempos. El abuelo materno se recuperó, y el comic de Hulk se

quedó en casa de la abuela paterna y se perdió para siempre.

Cosas que pasan.

Un puchero de metal con leche recién ordeñada dentro, a la que

hay que hervir para desinfectarla todos los días. Una vez metida en la

nevera para enfriarla, pasan las horas y un niño de menos de diez

años aguarda a que se enfríe para robar con sus pequeños dedos la

fina capa de nata que se crea al cuajarse la leche. La abuela, de vez en

cuando, le mete la nata entre dos galletas, pero el niño prefiere la nata

a solas, casi tanto como las propinas que la abuela y su tía, la

hermana pequeña de su padre, le tienen reservadas en forma de

pequeños aguinaldos a lo largo de todo el año.

Son los llamados años felices, ya vendrán otras experiencias.

Porque salvo la ilusión acerca de mi presencia en la muerte de

mi abuela, todo lo demás es rigurosamente cierto.

Jorge Zarco Rodríguez (València), 7.09.2017

49


Ilustración de Pietro Tenuta (Italia), aportada por la autora

https://www.instagram.com/maniacodamore/

50


Para no aborrecer la mañana (Avena)

Son las flores silvestres

en el medio de la nada

que he puesto en mi frente

para no aborrecer la mañana.

Son las melodías de siempre

en momentos espontáneos,

tengo una frase entre dientes

que guardo por miedo al fracaso.

Cada vez que vuelvo a comenzar

tengo algo menos para dar.

¿Son campanas entre montañas?

Allá sí nos reímos a carcajadas.

Son las noches de primavera

con sabor a hierbas del desierto.

Mitad hombre, mitad copos de avena,

replanteando mis sentimientos.

Aldana Michelle Giménez (Mendoza, Argentina)

51


The wait 64 – José Luis Benítez https://www.flickr.com/photos/skizo39/

52


Te diré

Cuando te encuentre, te diré: no te vi ayer en Berlín. Ni tampoco

anteayer. Te busqué en el centro comercial de Mitte, adonde habías

bajado a comprar sal para hornear. No te encontré. No la he visto, le

dije al policía, desde hace cuarenta y ocho horas, cuando salió a

comprar, cuando saliste, amor, a comprar.

Desde que te fuiste, colecciono momentos como mapas

congelados en el tiempo, trozos de asfalto negro que guardo para

cuando te vea, díganselo, le dije al policía.

¿Hablamos de una mujer? me preguntó, y con educación, le

contesté que sí, que por supuesto se trataba de una mujer, pero no de

una mujer cualquiera, eras, eres tú, mi amor, mi dulce guerrera, no

pude, no puedo evitar describirte así.

¿En Berlín? preguntó al otro lado de la línea un gendarme desde

París, y te imaginé deshaciendo nudos de autopistas cruzadas por

carteles en un idioma desconocido, tan remoto como el lenguaje

incomprensible que desde hace tanto nos sustenta.

¿Con quién hablamos? Soy su marido, el marido de la mujer

desaparecida en Berlín, esa que ahora me dicen que han encontrado

en París, sí en París, no recuerda su nombre, ni de dónde viene, ni

porqué está aquí, lo ha olvidado todo, me repite el gendarme, todo no

puede ser, amor, estoy aquí esperándote hace ya dos días, con los

zapatos mojados desde que salí a buscarte, nada me habías dicho de

ese mapa enloquecido que intentabas descifrar en los lazos de las

autopistas como si quisieras perderte en ellas para encontrarte, para

encontrarnos, y no pudiste, te perdiste entre los árboles desconchados

de la memoria, su orientación le falló, les dije a las autoridades de

tantos países que atravesaste en dos días.

53


¿Cómo su orientación? Su esposa ha perdido la memoria, pero

yo no les creo, amor, no quería creerlos hasta que hoy me han

mandado una foto por Internet: estás sentada, mirando a la luz

blanca, algo despeinada, con tu chaqueta marrón y un paquete de sal

en el regazo, y ahora sé, amor, que te he perdido.

Malín Simón (València)

http://zumopalabra.blogspot.com.es/

54


Desear desaparecer

Please come back – Paula Bonet (Vila-real, Castelló)

https://www.paulabonet.com/

Helena salió sin rumbo fijo, quería pensar en lo que tenía que

hacer. Ya no podía soportar el acoso moral de su marido. Ernesto

había empezado a humillarla y a reprocharle todo, a menudo

gritando. Tenía miedo porque intuía que su caracter podía ir a peor.

Mientras paseaba, reflexionó sobre su vida y se preguntó cómo

habían podido llegar a este punto. Se habían casado hacía diez años

55


muy enamorados; él parecía el mejor novio del mundo, siempre muy

cariñoso y atento a todos sus deseos. Sabía que tenía mal carácter y

que se enfadaba fácilmente porque lo había oído gritar con sus

amigos, pero nunca había ocurrido con ella.

Poco a poco iba enterándose de lo que durante tanto tiempo

había intentado ignorar. Unas señales que eran la clave para

comprenderlo. Se enfadaba por tonterías o por algunas palabras que

salían en sus conversaciones; a veces hablaba en voz alta, repitiendo

varias veces las mismas cosas, parecía tener manía persecutoria.

Helena le propuso un viaje a Filipinas, deseando que todo fuese

como antes y se ilusionó mucho con unos días de vacaciones. Pero no

fue así.

Al llegar a Manila, al hotel que ella había reservado —a pesar

de ser tan caro—, se encontraron que estaba en las afueras y además

habían cucarachas en la habitación. Helena habló indignada con el

director, pero ni le devolvieron el dinero ni consiguieron cambiar de

hotel. Esta vez Ernesto, por primera vez gritando, le propinó un

montón de insultos.

Por la noche, al regresar de un restaurante, se encontraron

metidos en un tiroteo entre la policía y unos camellos. No les ocurrió

nada, pero su marido le reprochó de mala manera haber elegido

aquellas islas donde habrían podido morir y además eran de una

pobreza inimaginable. Estaba tan enojado que no conseguía gozar de

lo maravilloso de la naturaleza, del paisaje, de las playas... Un viaje

fatal.

Regresaron a Madrid y a la rutina del trabajo. Su relación siguió

empeorando hasta llegar a un punto, donde Helena comprendió que

ya era sin retorno.

Ya cansada le pidió el divorcio, pero Ernesto se negó y la

abofeteó.

56


Recordaba todo esto con amargura, añorando a la joven risueña

que fue y tomó una drástica decisión.

Se puso en contacto con una ONG y sin decirle nada a su

marido, se unió a ellos como voluntaria. Lo dejó todo y volvió a

Filipinas para ayudar a los numerosos pobres que vivían allí en un

estado de indigencia. Si no lo hubiera visto, nunca habría podido

imaginarlo.

El viaje, al final, la ayudó en algo positivo y dio sentido a su

vida.

María Gracia Scelfo (Roma, Italia)

http://mgscelfo.blogspot.com.es/

57


+

Simple Equation – Simon Annable (Reino Unido)

https://500px.com/simonannable

58


¿Qué soy?

Soy la suma

de docenas de yoes

orates y zombis

Soy el producto

de lo superfluo

por lo inhábil

Soy el cociente

de cuatro certezas

y un millón de incertidumbres

Soy el resultado

de restar a mi autoestima

todas mis cobardías

Ahora que alguien

calcule y compruebe

que me reduzco

a lo poquito que valgo

Que soy el roto

y el descosido

La confusión

la indefinición

lo improbable

y el desorden

Que yo soy yo

y vuestras circunstancias

Rafa Sastre (València)

http://rafasastre.blogspot.com

59


Laying down the law – Bob Langley (Reino Unido)

https://500px.com/rlan344306

60


Hola, me llamo Alba

¡Hola, me llamo Alba, tengo ocho años y me he perdido! Con

estas palabras me presenté ante el policía que estaba dentro de un

coche patrulla. Mi hermano Alberto de cinco años fue el primero que

los vio y dijo.

—¡Policía, Policía!

El joven policía no daba crédito a nuestras palabras. Estábamos

allí, en el centro de la Plaza Mayor y nos habíamos perdido. Bueno,

la verdad es que intenté maquillar la realidad de nuestra historia.

Habíamos ido a la Plaza como muchos domingos nos llevaba

mamá para ver las marionetas que tanto nos gustaban. Estábamos tan

absortos en la escena que representaban esos muñecos de colores, que

no nos dimos cuenta de que habíamos quedado solos, hasta que los

niños fueron desapareciendo uno a uno en compañía de sus padres.

Tan solo era una niña, pero aquello no era la primera vez y no

mostré desconcierto en mi mirada para no asustar a mi hermano.

—¿Dónde está mamá? —preguntó cuando nos quedamos solos.

Me quedé quieta como los quietistas que estaban a nuestro

alrededor. Mamá siempre repetía que deberíamos quedarnos dónde

estábamos.

No era la primera vez que lo hacía, desaparecía de nuestro lado,

unos minutos, unas horas y hasta unos días.

Después regresaba siempre... con el color de su rostro ceniciento,

con los ojos tan abiertos como un escaparate un lunes. A veces

regresaba acompañada y nos los presentaba como un amigo. Otras

veces regresaba sola y llorando...

61


Pero esta vez, esperamos y esperamos… hacía mucho frío,

teníamos hambre… y cuando el policía realizó una llamada, vi como

su cara palidecía mientras nos miraba. Supe que esta vez mamá no

regresaría.

Quise ser fuerte, afrontar la realidad y apreté la mano de mi

hermano.

Él dijo que siguiéramos esperando a mamá. El policía nos miró

y con su mirada nos invitó a subir al coche patrulla.

No sé cómo será de largo el camino que hemos comenzado mi

hermano y yo, pero me encantará andarlo de su mano…

Rosi Serrano Romero (Móstoles, Madrid)

62


Los nervios

Cabaret III – zixon (Eslovenia) https://zixon.deviantart.com/

—Hola, ¿me permite? Estoy un poco nerviosa y necesito hablar.

—Pues adelante, yo estoy aquí para escucharla. No tengo nada

más importante que hacer esta tarde.

—Me va a perdonar. Debería haber empezado por presentarme.

Me llamo Mila, pero como ya le he dicho, los nervios me pueden.

—La entiendo perfectamente —le respondió Pelayo con una

amplia sonrisa—. Al ponerse uno a hablar, parece que le se olvidan

los nervios, las preocupaciones y desde luego, el lugar donde estamos.

63


«No sabía cómo arreglármelas para entablar conversación con

este monumento y ha sido ella la que me ha hablado», pensó

inmediatamente Pelayo. Estaba encantando de tener tan cerca a una

mujer sumamente atractiva, cuyo perfume le estaba trastornando y

con esa mirada, entre burlona y asustada, que no se apartaba de él.

Llevaba Mila una falda muy estrecha —excesivamente

estrecha— y una blusa blanca abotonada lo suficiente para dejar al

descubierto un hermoso escote bronceado y prominente de senos. Al

sentarse, no encontraba la manera de que sus piernas quedaran

cubiertas por la dichosa falda; centro de atención de todos los que en

la sala se encontraban.

—No te preocupes tanto por la falda —le sugirió el subalterno de

turno desde detrás de la mesa—, al fin y al cabo en el barrio se

conocen todos tus encantos, y estos son de la zona.

—En principio, usted no tiene por qué tutearla, ni aconsejarle lo

que debe o no debe hacer —le dijo Pelayo—, y además del barrio lo

será usted. Yo es la primera vez que vengo por aquí y la papelina que

me han encontrado encima, no tengo ni idea de dónde ha salido,

porque mía no es.

Así transcurrió más o menos la tarde, hasta la llegada del

Comisario, tres horas después. Cuando ya los nervios de todos se

habían calmado y a la voz de «que pase el primero para el

interrogatorio», se acabó la conversación.

María Luisa Pérez Rodríguez (València)

http://marialuisaperezr.blogspot.com.es/

64


¿¡Destino!?

Sad man and the rain – George Hodan (Reino Unido)

https://www.facebook.com/hodanpictures

«¿Qué es el destino?». Se preguntaba el poeta mientras sentía el

peso de una metafísica gravedad sobre su pecho.

Hasta hace unos días, no creía en él. Era poeta. Poeta

existencialista. Poeta de reivindicar. Poeta de contestar. Poeta de anti

todo.

«¿Qué es el destino?». Seguía preguntándose en medio de aquella

nueva oscuridad.

65


Hasta hace unos días, se respondía a sí mismo repitiéndose que,

el destino, no es ni más ni menos que el «tino», sin «des», con el que

se hacen las cosas.

En su caso, la excepción confirmaba la regla. ¿Qué era, si no, esa

circunstancia que padecía o disfrutaba casi a diario, sin excepción,

irremediablemente, da lo mismo la hora o el lugar; hasta el punto de

replantearse creencias y fabulaciones respecto a por qué sucede todo,

generándole dudas existenciales que minan sus más torcidas

convicciones?

A estas alturas, estaréis preguntándoos qué era eso tan

trascendente que cada día, sin excepción, tambaleaba su fe en lo

puramente circunstancial. ¿Era eso el destino, el azar, un error, un

acierto? ¿O tal vez una mano negra, que alteraba la vida retrasando o

adelantado su recorrido?

Cada día, durante un mes, desde que empezó aquella obra, al

llegar al andamio protector lo sorteaba bajándose de la acera hasta

superar la zona de peligrosidad. No era de pasar por debajo de

andamios ni escaleras. Hasta que aquella mañana desafió a su suerte,

y quiso ser rebelde consigo mismo. Qué tontería ese comportamiento

tan convencional. Se enfrentaría a ese destino en el que no creía,

vencería la adversidad y, convencido una vez más, seguiría su

camino.

Ahora, en el fondo de su tumba se pregunta de dónde salió aquel

ladrillo que le impactó en la cabeza, resolviendo todas sus dudas para

siempre.

Alfredo Cot González (València)

http://alfredo-laplazadeldiamante.blogspot.com.es/

66


II Concurso de microrrelatos

«La Radio En Colectivo/Valencia Escribe»

El programa La Radio En Colectivo, de Mislata Radio, con la

colaboración de Valencia Escribe, y el fin de fomentar la creatividad

literaria y difundir el género del microrrelato, convocan el II Concurso

de Microrrelatos.

La presentación a este certamen implica la aceptación de las siguientes

bases:

1. El concurso se desarrollará desde mayo de 2017 hasta mayo del

2018. Cada mes se seleccionará un microrrelato ganador y entre todos

los ganadores mensuales se escogerá el ganador del premio final. Se

podrán enviar solo dos microrrelatos por persona al mes.

Los participantes deberán tener los 14 años cumplidos.

2. El microrrelato debe ser original e inédito (por inédito se entiende

que no haya ganado ningún premio ni se haya difundido en ningún

medio), escrito en castellano, y que no exceda las 150 palabras, título

incluido. La temática será libre.

3. Las obras se enviarán por correo electrónico, con el asunto «II

Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo», a la siguiente

dirección: valenciaescribe@hotmail.com

El texto, que debe llevar título, debe incluirse en el cuerpo del mensaje

(no como un documento adjunto) y al final deben constar los datos

personales (nombre y apellidos, dirección postal, localidad y un

teléfono de contacto).

Se podrán firmar las obras con pseudónimo sin menoscabo de la

inclusión de los datos personales para el conocimiento de éstos por la

organización del concurso.

67


Los microrrelatos se pueden presentar a cada convocatoria mensual

desde el día 1 desde las 00.00h hasta el día 28, 30 o 31 (según el mes)

a las 23.59h, en GTM+1.

4. Los textos ganadores mensuales se publicarán en las páginas de

Facebook: La Radio en Colectivo, y Valencia Escribe. Por este motivo

La Radio En Colectivo se reserva el derecho de reproducción y

difusión de todos los microrrelatos enviados, incluso los no seleccionados.

5. El jurado que seleccionará los microrrelatos finalistas de cada

convocatoria mensual estará formado por el equipo de La Radio En

Colectivo y de Valencia Escribe, pudiendo incluir en sucesivas convocatorias

a nuevos miembros del jurado.

El veredicto de cada mes se hará público el último jueves (no festivo)

del mes siguiente a cada convocatoria mensual en las página de

Facebook La RADIO en colectivo y Valencia Escribe y se leerá en el

programa de radio.

El veredicto final se hará público el último jueves de mayo de 2018

en las mencionadas páginas de Facebook y en la emisión de esa

semana del programa de radio.

Los autores ganadores y finalistas deberán estar dispuestos a darse a

conocer públicamente.

6. Los finalistas de cada mes optarán a un diploma y, además, está

prevista una sorpresa final para el ganador.

7. El jurado puede declarar desierto el premio mensual así como el

final si considera que ninguna de las obras presentadas tienen

suficiente calidad para ser publicadas.

8. La Radio En Colectivo y se reserva la posibilidad de modificar las

bases del concurso por causas justificadas.

68


Libros de nuestras/os colaboradores

Tempus fugit – Carmen Fabiá Mir

(Editorial Neopàtria)

Tempus fugit es una recopilación de 26 relatos breves marcados por la

memoria personal de la autora y sus experiencias a través del tiempo

y el espacio. Un inventario de momentos, situaciones, emociones,

recuerdos, experiencias de vida propias y ajenas. En todos los relatos

hay fragmentos de anécdotas y personajes que se entrecruzan,

alusiones temporales constantes a través de objetos y elementos que

asociamos con el devenir de la vida tales como los relojes, las horas,

los viajes. Momentos de vida y de muerte, de ilusiones y decepciones,

de esperanzas y tristezas...

69


Nuestros libros

Nuestra última colección de relatos

sigue estando disponible en Amazon

¡Hazte con ella si aún no la tienes!

70


Y recordad que su hermanos,

«Buffet Libre» (2015) y «El tiempo y la vida» (2016),

otras dos antologías de relatos y microrrelatos

con la participación de escritores habituales

de la revista VALENCIA ESCRIBE,

siguen de oferta en AMAZON (versiones papel y digital)

¡Los precios no pueden ser más baratos!

71


Números anteriores de Valencia Escribe

Número 31 (Marzo 2017)

http://www.yumpu.com/es/document/view/57120791/ve-31-marzo

Número 32 (Abril 2017)

http://www.yumpu.com/es/document/view/58071760/ve-32-abril

Número 33 (Mayo 2017)

https://www.yumpu.com/es/document/view/58321161/ve-33-mayo

Número 34 (Junio 2017)

https://www.yumpu.com/es/document/view/58598263/ve-34-junio

Número 35 (Octubre 2017)

https://www.yumpu.com/es/document/view/59450052/ve-35-octubre

Número 36 (Noviembre 2017)

https://www.yumpu.com/es/document/view/59501837/ve-36-noviembre-2017

Número 37 (Diciembre 2017)

https://www.yumpu.com/es/document/view/59579031/ve-37-diciembre-2017

Número 38 (Enero 2018)

https://www.yumpu.com/es/document/view/59669075/ve-38-enero-2018

NOTA: Enlaces de descarga en el interior de cada revista

72


Palabras en la basura

Alberto Basterrechea, «Neorrabioso»

http://neorrabioso.blogspot.com.es/

73


Valencia Escribe en las redes

Os recordamos que en nuestro muro de Facebook Valencia

Escribe, además de otras cosas, seguimos colgando convocatorias de

concursos literarios que os podrían interesar

https://www.facebook.com/pages/Valencia-Escribe/134450789952020

Si tienes un blog y quieres hacernos partícipes de su existencia o

mantenernos al tanto de las entradas que publiques, no olvides que

también tenemos el grupo Valencia Escribe Blogs

https://www.facebook.com/groups/1571068066474683/

Para los aficionados al Haiku, también tenemos un espacio, que

para ser originales nos dio por bautizar como Valencia Escribe

Haiku. Podéis dejar allí vuestros poemas pero intentad cumplir las

reglas…

https://www.facebook.com/Valencia-Escribe-Haiku-746524675464504/

¿Queréis compartir o ser informados sobre los eventos culturales

más interesantes a celebrar en Valencia y alrededores? Exposiciones,

conferencias, presentaciones de libros, talleres, teatro, conciertos…

todo eso y más en Agenda Cultural VE

https://www.facebook.com/Agenda-Cultural-Valencia-Escribe-

1806573156332152/

Valencia Escribe (y mucho) es un grupo creado para compartir

vuestros poemas, microrrelatos y entradas de cualesquiera blogs

literarios mantenidos por los amigos que integran esta familia que

cada vez se hace más y más y más grande.

https://www.facebook.com/groups/393565884345726/

74


¿Te gusta leer? ¿Te apetecería comentar con nosotros tus

lecturas? ¿Dar/pedir opiniones o recomendaciones sobre libros,

decirnos lo que estás leyendo, vas a leer o desearías leer? ¿Compartir

noticias o artículos sobre literatura? Únete al grupo de Facebook

Club de Lectura Valencia Escribe

https://www.facebook.com/groups/432549686885240/

Si eres aficionado al cine, también tenemos nuestro propio club.

Inserta reseñas, aconseja películas o series, comparte artículos, fotos,

opiniones y debátelas en el grupo de Facebook Cine Club VE

https://www.facebook.com/cineclubve

75


La foto de Miguel

Medinaceli - Miguel García Rodríguez (València)

76

More magazines by this user
Similar magazines