Views
3 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

sentido y eso me

sentido y eso me regocija. Al menos, el objeto de mi amistad se encuentra siempre en casa, es fácil, y no necesito temer a ninguna rival, excepto Margot. No creo estar enamorada, no; pero algo me dice que el sentimiento que ha surgido entre Peter y yo puede llegar a ser muy bello: una amistad que aumentará con la confianza. Todos mis momentos de ocio los paso en su cuarto; cuando llego, ya no es como antes, cuando él no sabía exactamente qué actitud adoptar; ahora, ocurre todo lo contrario y, al irme, estoy ya junto a la puerta, y él no ha cesado todavía de hablar. Mamá no ve con buenos ojos mis idas y venidas; dice que no hago más que molestar a Peter, y que hay que dejarlo en paz. ¿Es que no comprenderá nunca que poseo sentimientos? Cuando subo al cuarto de él, mamá me mira siempre con expresión curiosa. Cuando bajo, me pregunta dónde he estado. Eso me parece insoportable. Tuya, ANA Sábado 19 de febrero de 1944 Querida Kitty: Un sábado más. Ya sabes lo que eso significa. Silencio relativo por la mañana. He ayudado un poco en la cocina, en casa de nuestros vecinos; en cuanto a «él», sólo ha cambiado conmigo unas pocas palabras furtivas. A las dos y media, cuando cada uno se mete en su habitación para leer o dormir, me instalé en la oficina privada, provista de frazadas, con el fin de trabajar tranquilamente. Pero no duró largo rato, pues no podía más; dejé caer la cabeza sobre el brazo, y estalle en sollozos. Dando libre curso a una ola de lágrimas, me sentía profundamente desdichada. ¡Ah, si tan siquiera «él» viniera a consolarme! Subí de nuevo a mi casa a las cuatro, preparándome para ir a buscar patatas. Mi corazón latió de esperanza ante la idea de un encuentro, y entré en el cuarto de baño para arreglarme el pelo. En ese instante, lo oí bajar al depósito para jugar con Muffi. De repente, sentí que las lágrimas me subían a los ojos y entré a toda prisa en W.C., llevándome conmigo el espejo. Linda cosa estar instalada allí, completamente vestida, mientras las lágrimas dibujaban manchas oscuras sobre mi delantal rojo. Me sentía terriblemente desgraciada. Pensaba, poco más o menos, así: «¡Oh Peter, quiere decir que nunca te conquistaré! ¡Quién sabe! Es probable que no me encuentres ningún atractivo y que no sientas ninguna necesidad de confiarte. Puede ser que pienses en mí, pero superficialmente. Sólo me resta proseguir sin compañía mi camino, sin confidente, sin Peter. De nuevo días sin esperanzas, sin consuelo y sin alegría: eso es lo que me espera. ¡Oh, si tan siquiera pudiera apoyar la cabeza en tu

hombro para sentirme menos desesperadamente sola y menos abandonada! Quizá no sientas ningún afecto por mí y mires a los demás con ojos igualmente tiernos. ¿Por qué, pues, imaginé que todo eso era sólo para mí? ¡Oh Peter, si pudieras verme y oírme! Es posible que la verdad sea desoladora: en tal caso, no podría soportarla». Pero poco después he sentido renacer mis esperanzas, volver mi alegría, en tanto que mis lágrimas resbalaban aún sobre mis mejillas. Tuya, ANA Miércoles 23 de febrero de 1944 Querida Kitty: Desde ayer hace buen tiempo, y me siento completamente cambiada. Cada mañana voy al desván donde trabaja Peter y donde el aire de afuera refresca mis pulmones saturados de moho. Desde mi sitio preferido, en el suelo, miro el cielo azul, el castaño aún desnudo, en cuyas ramas brillan las gotitas de lluvia, las gaviotas que cortan el aire con su vuelo rápido. Él había apoyado la cabeza contra la gruesa viga. Yo estaba sentada. Respirábamos juntos el aire fresco, mirábamos afuera, y entre nosotros había algo que no debía ser interrumpido con palabras. Por largo rato, nos quedamos mirando el cielo, los dos; y cuando tuvo que dejarme para ir a cortar leña, sentí que Peter era un muchacho extraordinario. Subió la escalera, seguido de mí, y durante el cuarto de hora que cortó la leña no cambiamos una palabra. Yo permanecía de pie, para mirarlo: él se aplicaba en cortar bien la leña, para demostrarme su fuerza. También miré por la ventana abierta, tras la cual se divisaba una gran parte de Amsterdam; y por sobre los tejados, hasta la línea del horizonte, de un azul tan límpido, que ya no se distingue la línea divisoria. Me dije: «Mientras esto exista y yo pueda disfrutarlo — este sol radiante, este cielo sin nubes—, no puedo estar triste». Para quien tenga miedo, se sienta triste o desdichado, el mejor remedio, es salir al aire libre, y buscar un lugar donde esté solo con el cielo, la naturaleza y Dios. Únicamente entonces se siente que todo está bien así, y que Dios quiere ver a los hombres felices en la naturaleza simple pero bella. Mientras esto exista, e indudablemente será siempre así, estoy segura de que todo pesar hallará su consuelo, fueran cuales fueren las circunstancias. Quizá no tenga que esperar mucho tiempo para compartir este arrobador sentimiento de felicidad con alguien que experimente cosas semejantes. Pensamientos: Tuya, ANA

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Eduardo Galeano - Bocas Del Tiempo
Descargar (pdf) - iwgia
Frankel, Laurie - Tú, hoy y siempre.pdf
QUERIDA WENDY - Golem
Los días del Albaicín, tradiciones, leyendas y cuentos granadinos
Impresiones y recuerdos; artículos publicados en el Diario de Cádiz
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Lawrence Ferlinghetti PDF - Arquitrave
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy