Views
4 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

Nunca terminan las

Nunca terminan las discusiones en el anexo. Kraler nos ha reprochado nuestra imprudencia. Asimismo, Henk opinaba que, en casos semejantes, ninguno de nosotros debía aparecer en los pisos inferiores. Nos han refrescado la memoria sobre nuestra condición de «clandestinos», nuestra categoría de judíos, enclaustrados entre cuatro paredes, sin ningún derecho y con mil obligaciones. Nosotros, judíos, no tenemos el derecho de hacer valer nuestro sentimiento; sólo nos resta ser fuertes y valerosos, aceptar todos los inconvenientes sin pestañear, conformarnos con lo que podemos tener, confiando en Dios. Un día terminará esta terrible guerra, un día seremos personas como los demás y no solamente judíos. ¿Quién nos ha marcado así? ¿Quién ha resuelto la exclusión del pueblo judío de todos los otros pueblos? ¿Quién nos ha hecho sufrir tanto hasta aquí? Es Dios quien nos ha hecho así, pero también será Dios quien nos elevará. Sí. A pesar de esta carga que soportamos, muchos de nosotros siguen sobreviviendo; hay que creer que, como proscritos, los judíos se transformarán un día en ejemplo. ¡Quién sabe! Acaso llegue el día en que nuestra religión enseñe el bien al mundo, es decir, a todos los pueblos... y que en eso radique la única razón de nuestro sufrimiento. Jamás llegaremos a ser los representantes de un país, sea el que fuere, nunca seremos holandeses o ingleses, simplemente; siempre seremos judíos, por añadidura. Pero deseamos seguir siéndolo. ¡Valor! tengamos conciencia de nuestra misión sin quejarnos, y estemos seguros de nuestra salvación. Dios no ha dejado nunca caer a nuestro pueblo. En el correr de los siglos, nos vimos obligados a sufrir, y, en el correr de los siglos, también nos hemos fortalecido. Los débiles caen, pero los fuertes sobrevivirán y no caerán jamás. La otra noche intuía íntimamente que iba a morir. Aguardaba a la policía. Estaba preparada. Presta, como el soldado en el campo de batalla. lba, de buen grado, a sacrificarme por la patria. Ahora que me he salvado, me percato de cuál es mi primer deseo para la posguerra: ser holandesa. Amo a los holandeses. Amo a nuestro país. Amo su idioma. Y querría trabajar aquí. Dispuesta a escribir yo misma a la reina, no cejaré antes de haber logrado ese objeto. Me siento de más en más apartada de mis padres, progresivamente independiente. Por joven que sea, enfrento la vida con mayor valor, soy más justa, más íntegra que mamá. Sé lo que quiero, tengo un norte en la vida, una opinión, mi religión y mi amor. Soy consciente de ser mujer, una mujer con una fuerza moral y mucho valor. Si Dios me deja vivir, iré mucho más lejos que mamá. No me mantendré en la insignificancia, tendré un lugar en el mundo y trabajaré para mis semejantes. Comprendo en este momento que por sobre todas las cosas necesitaré valor

y alegría. Tuya, ANA Viernes 14 de abril de 1944 Querida Kitty: La atmósfera sigue tensa. Pim tiene los nervios a flor de piel. La señora Van Daan está resfriada, en cama, y su nariz es una verdadera trompeta. El señor está verde: no tiene un sólo cigarrillo para fumar. Dussel, como ha tenido que renunciar a muchas comodidades desde el incidente de la otra noche, rabia y se agota con sus objeciones, etc. Por lo demás, en este momento no tenemos demasiada suerte. Hay un escape de agua en el W.C., pues el caucho del robinete se ha gastado; pero, gracias a nuestras numerosas relaciones, pronto quedará arreglado. A veces soy sentimental, ya lo sé; en ocasiones tengo también una razón de serlo. Cuando, en medio de un estruendo insensato, no importa dónde, me encuentro muy cerca de Peter, sobre un duro cajón, su brazo alrededor de mi cintura, mi brazo alrededor de la suya, y él juega con un mechón de mi pelo; cuando afuera los pájaros hacen vibrar sus cantos, cuando se ve reverdecer a los árboles, cuando el sol nos llama, cuando el cielo está demasiado azul, ¡oh, entonces, entonces mis deseos ya no cuentan! Sólo veo rostros descontentos y sombríos. No oigo más que suspiros y quejas reprimidas. Se diría que, bruscamente, todo anda mal entre nosotros. En el anexo, cada uno pelea con sus propios nervios, sin llegar jamás a una conclusión. Todos los días oímos. «¡Si esto tan sólo terminara!». Mis estudios, mis esperanzas, mi amor, mi valor, todo eso me hace mantener la cabeza alta y ser juiciosa. Estoy persuadida, Kitty, de que hoy me hallo un poco descentrada, ignoro verdaderamente por qué. Todas las cosas se confunden, no llego a encadenar, y dudo muy seriamente que, más tarde, alguien pueda alguna vez interesarse por las tonterías que vuelco en estas páginas. Confidencias del Patito Feo. Tal será el título de mis papelotes. Los señores Bolkestein y Gerbrandy no hallarán gran interés en mi diario. Tuya, ANA Sábado 15 de abril de 1944 Querida Kitty: Sobresalto tras sobresalto. ¿Se terminarán algún día? En verdad, nadie mejor que nosotros para formular esta pregunta. ¿Adivina cuál fue el último que sufrimos? Peter se olvidó de descorrer el cerrojo de la puerta de calle (la

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy
eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
El duende quiso madrugar. nº 5
C A T A R R O D E P E C H O