Views
9 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

Papi no está contento

Papi no está contento de mí, él esperaba que yo, espontáneamente, dejara de subir todas las noches sin excepción al cuarto de Peter. Empieza a juzgar mal nuestras caricias. ¿No fue bastante difícil hablar de eso? ¿Por qué, entonces, empeora las cosas? Pienso discutirlo hoy con él. Margot me ha aconsejado muy bien. He aquí, poco más o menos, lo que me propongo decirle: «Creo, papá, que tú aguardas de mí una explicación, y aquí la tienes: estás decepcionado porque hubieras querido que yo guardase distancias; quieres, sin duda, que a mi edad yo sea una muchacha correcta, tal como tú la has forjado; pero te engañas. Desde que estamos aquí, es decir, desde julio de 1942, y hasta muy recientemente, mi vida no tuvo nada de fácil. Si supieras cuántas lágrimas derramé de noche, qué desgraciada me sentía, completamente sola, comprenderás mejor por qué quiero reunirme con Peter. Eso no se produjo de la noche a la mañana. Llegué a vivir sin el apoyo de mamá o de quienquiera que fuese, a costa de luchas, de muchas luchas y lágrimas; me costó caro llegar a ser tan independiente. Puedes reírte y no creerme, pero eso no me importa. Tengo conciencia de haber crecido sola, y no me siento en lo más íntimo responsable hacia ustedes. Si te digo todo esto es porque no quiero que pienses que me hago la misteriosa; en cuanto a mis actos, me siento responsable conmigo misma. Cuando me debatía completamente sola, todos ustedes, y tú también, cerraron los ojos y se taparon los oídos: nadie me ayudó; al contrario, sólo recibí regaños porque era demasiado revoltosa. Al llamar así la atención, pensaba acallar mi pena, me obsesionaba silenciar esa voz interior. Durante más de un año y medio interpreté la comedia, día tras día, sin quejarme, sin apartarme de mi papel, sin desfallecer. Ahora la lucha ha terminado. He ganado, soy independiente de cuerpo y espíritu; ya no necesito una madre, me he vuelto fuerte a fuerza de luchar. Y ahora que tengo la certidumbre de haber superado las dificultades, quiero proseguir sola mi camino, el camino que me parece bueno. Tú no puedes, no debes considerarme como una niña de catorce años, porque todas estas miserias me han madurado; me propongo obrar según mi conciencia, y no deploraré mis actos. Desde luego, no podrás convencerme de que deje de reunirme con Peter. O me lo prohíbes por la fuerza, o confías en mí en todo y para todo, ¡y me dejas en paz!». Tuya, ANA Sábado 6 de mayo de 1944

Querida Kitty: Ayer, antes de cenar, puse en el bolsillo de papá una carta que contenía lo que ya te he explicado: estuvo agitado toda la noche, según Margot. (Yo estaba lavando los platos, arriba). ¡Pobre Pim! ¡Qué impresión debe de haberle causado su lectura! ¡Es tan sensible! Advertí inmediatamente a Peter para que no le dijera ni le preguntase nada. Pim no ha tratado aún de discutir el incidente conmigo. ¿Lo considera terminado? Todo marcha normalmente. Las noticias de lo que sucede en la calle son increíbles: doscientos cincuenta gramos de té cuestan 350 florines; medio kilo de café, 80 florines; la mantequilla, 35; cada huevo, 1,45: ¡se pagan 14 florines por 100 gramos de tabaco búlgaro! Todo el mundo trafica en el mercado negro. Los chicos que vagan por las calles siempre tienen algo que ofrecer. El muchacho del panadero nos ha conseguido unos hilitos de seda para zurcir al precio de 0,90; el lechero se ocupa de falsas tarjetas de racionamiento, y un empresario de pompas fúnebres negocia con el queso. Todos los días hay un asalto, un asesinato o un robo; los agentes de policía participan en ellos como profesionales, pues todos quieren llenar sus estómagos, de una u otra manera; como está prohibido elevar los salarios, la gente se ve impelida al delito. La policía tiene bastante trabajo en buscar a las niñas perdidas diariamente. Desaparecen muchachas de quince, dieciséis y diecisiete años. Tuya, ANA Domingo en la mañana, 7 de mayo de 1944 Querida Kitty: Gran conversación con papá, ayer en la tarde; yo lloré terriblemente, y él lloró conmigo. ¿Sabes lo que me dijo, Kitty? — He recibido muchas cartas en mi vida, ¡pero ésta es la más hiriente de todas! Tú, Ana, tan querida siempre por tus padres, por unos padres que constantemente han estado dispuestos a defenderte y lo han hecho, ¿tú pretendes no tener ninguna responsabilidad ante nosotros? Pretendes que te abandonamos, que te dejamos sola, que no te hacemos justicia... No, Ana. ¡Eres tú quien comete un gran error al ser así de injusta! Quizá no querrías decir eso. Pero lo has escrito. ¡No, Ana! ¡Nosotros no merecemos semejante reproche! ¡Oh, es horrible cometer tal error! Es la cosa más innoble que haya hecho en mi vida. Para que él me respetase, me empeciné en hablar de mis lágrimas y mi pesar con la presunción de una persona mayor. He tenido una gran pena, desde luego, pero acusar de esa manera al bueno de Pim, él que lo ha hecho todo por mí, y sigue haciéndolo, era más que innoble.