Views
4 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

en un hermoso

en un hermoso papel de cartas, con algunos adornos en tinta roja, y lo he cosido todo. No queda mal, pero ¿no es demasiado poco para el cumpleaños de papá? No lo sé. Mamá y Margot han compuesto, cada una, una felicitación en verso. Esta tarde, el señor Kraler ha venido con la noticia de que la señora B., que antes trabajaba para ellos haciendo demostraciones, ha expresado el deseo de venir a comer su vianda a la oficina, todos los días, a las dos ¿comprendes? Ninguno de nuestros protectores podrá ya subir a nuestra casa, las patatas ya no podrán sernos entregadas, el almuerzo de Elli quedará suprimido, el W.C nos será prohibido, no podremos movernos, etcétera. Nos hemos devanado los sesos, todos, para encontrar pretextos que la disuadieran de su proyecto. El señor Van Daan ha sugerido que se pusiera en su café un laxante enérgico. — ¡Ah, no!— respondió el señor Koophuis—. Todo menos eso, porque no bajaría nunca del trono. Carcajadas. — ¿Del trono? — preguntó la señora—. ¿Qué significa eso? ¿Puede emplearse siempre esa palabra? — Volvió a inquirir, con toda ingenuidad. — ¡Qué esperanza! — .repuso Elli, riendo—. Si entra usted en una gran tienda y pregunta dónde queda el trono, nadie la comprenderá. Hace buen tiempo, Kitty. Un tiempo espléndido. ¡Ah, si pudiera salir! Tuya, ANA Miércoles 10 de mayo de 1944 Querida Kitty: Anteayer, en el desván, estando con nuestra lección de francés, oí de pronto que caía agua. Iba a Preguntarle a Peter lo que era, cuando él ya había corrido a la buhardilla, donde estaba la causa del desastre. Mouschi, al encontrar la caja donde hace sus necesidades demasiado ocupada, utilizó el espacio adyacente, en tanto que Peter, con mano firme, quería poner al gato en el lugar indicado. Se produjo un estrépito, y el culpable, cuando hubo terminado, huyó por la escalera. Sin embargo, Mouschi había tratado de utilizar en parte su recipiente con aserrín. Sus orines resbalaron de la buhardilla, por una rendija, al techo del

desván y, por desgracia, precisamente encima de las patatas. Y como el techo del desván no está desprovisto de pequeños agujeros, gotas amarillas cayeron sobre un montón de medias y algunos libros que se hallaban sobre la mesa. Yo me moría de risa; a tal punto el incidente resultaba cómico: Mouschi metido debajo de una silla. Peter con el agua con cloro y un trapo, y Van Daan calmando a todo el mundo. El desastre fue rápidamente remediado, pero nadie ignora que los orines de gato exhalan un hedor espantoso. No sólo las papas de ayer nos dieron la prueba flagrante, sino que el aserrín que papá ha quemado lo demostró también. Tuya, ANA P.D. — Ayer y esta noche, nuestra bienamada reina se dirigió a su pueblo por radio. Dijo que se toma vacaciones, con el fin de regresar a Holanda con nuevas fuerzas. Ha hablado de su retorno en un porvenir cercano, de liberación, de valor heroico y de pesadas cargas. Enseguida, un discurso del ministro Gerbrandy. Por último, un sacerdote ha implorado a Dios para que vele por los judíos y por todos cuantos se encuentran en los campos de concentración, en las cárceles y en Alemania. Viernes 12 de Mayo de 1944 Querida Kitty: Te parecerá extraño, pero estoy tan ocupada en este momento que me falta tiempo para terminar el trabajo que se me ha acumulado ¿Quieres saber todo lo que tengo que hacer? Pues bien, mañana tendré que terminar la primera parte de Galileo Galilei, porque hay que devolver el libro a la biblioteca. Hasta ayer no lo empecé, pero conseguiré terminarlo. Para la semana próxima tengo que leer La encrucijada de Palestina y el segundo tomo de Galileo. Ayer terminé la primera parte de la biografía de El emperador Carlos V, y debo ordenar todas las notas y los árboles genealógicos. Tengo, además, las notas de otros libros, en total tres páginas extranjeras que pasar en limpio y que aprenderme de memoria. Está también mi colección de artistas de cine, que se ha vuelto un revoltijo, y me es absolutamente necesario clasificarlas; pero este caos me llevaría algunos días, y me temo que tendrá aún que quedar abandonado a su suerte, por el momento, pues la «doctora» Ana, como ya te dije, se siente desbordada. Tesco, Edipo, Orfeo y Hércules me aguardan; esperan que mi cabeza se ponga en orden, porque sus acciones se han introducido en ella como un tejido de hilos embrollados y multicolores. Mirón y Fidías también tienen necesidad urgente de ser tratados, pues si no corren el riesgo de desaparecer del cuadro. Pasa lo mismo, por ejemplo, con la Guerra de los Siete Años y la de los Nueve

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy
eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El duende quiso madrugar. nº 5
C A T A R R O D E P E C H O
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
Trinchera_Literaria_Primer_Número_Junio_2016