Views
3 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

vuelto

vuelto contra los judíos. Hemos oído decir que el antisemitismo se ha apoderado de ciertos círculos, donde antes, jamás se hubiera pensado en eso. Los ocho nos sentimos profundamente conmovidos por la noticia. La causa de este odio contra los judíos es plausible, a veces hasta humana, pero inadmisible. Los cristianos reprochan a los judíos que, ante los alemanes, tengan la lengua demasiado larga, traicionando a sus protectores y haciendo sufrir a los cristianos, por culpa de ellos, la suerte trágica y la tortura horrible de tantos de nosotros. Todo eso es verdad, pero hay que ver el reverso de la medalla, como en cualquier otro caso. ¿Los cristianos, en nuestro lugar, obrarían de manera diferente? ¿Un hombre, sea judío o cristiano, puede callarse ante los medios de que se sirven los alemanes? Todo el mundo sabe que eso es casi imposible. ¿Por qué, entonces, exigir lo imposible a los judíos? En los grupos de la Resistencia corre un rumor vinculado a los judíos alemanes otrora emigrados en Holanda, y actualmente en los campos de concentración de Polonia: éstos no podrían, después de la derrota de Hitler, regresar a Holanda, donde tenían el derecho de asilo; se les obligaría a volver a Alemania. Oyendo eso, ¿no es lógico que nos preguntemos por qué se sostiene esta guerra larga y penosa? ¡Se nos ha repetido siempre que nosotros combatimos juntos por la libertad, la verdad y el derecho! Si ya se declara la división en pleno combate, ¿el judío saldrá de él inferior a algún otro, una vez más? ¡Oh! Es triste tener que admitir el viejo aforismo: «De la mala acción de un cristiano, es este mismo responsable; la mala acción de un judío recae sobre todos los judíos». Francamente, no puedo concebir que los holandeses hagan semejante cosa, ese pueblo bueno, honrado y leal que, al juzgarlos así, juzga al pueblo más oprimido, al más desgraciado y quizás al más digno de compasión del mundo entero. Sólo me resta confiar en que esta ola de odio contra los judíos sea pasajera, que los holandeses se mostrarán bien pronto tales como son, guardando intacto su sentimiento de justicia y su integridad. Porque el antisemitismo es injusto. Y si este horror tuviera verdaderamente que suceder, el pobre puñado de judíos que queda en Holanda terminaría por dejarla. También nosotros aprontaríamos las valijas y reanudaríamos la marcha, abandonando a este hermoso país que tan cordialmente nos recibió y que sin embargo, nos vuelve la espalda. Amo a Holanda. Hasta había confiado en que me serviría de patria, a mí, apátrida, y sigo esperándolo. Tuya, ANA

Jueves 25 de mayo de 1944 Querida Kitty: Todos los días ocurre algo. Esta mañana, nuestro proveedor de hortalizas ha sido arrestado: tenía dos judíos en su casa. Es un golpe terrible para nosotros, no sólo porque dos pobres judíos más se hallen al borde del abismo, sino porque el proveedor se encuentra también en el mismo trance. El mundo está trastornado; las personas decentes son enviadas a los campos de concentración, a las prisiones, o todavía tiemblan en las células solitarias, en tanto que la gentuza que se queda aquí gobierna a jóvenes y viejos, a ricos y pobres. Uno se deja atrapar por el mercado negro, otro por haber albergado a judíos o a rebeldes; quienes no están en contacto con los nazis no pueden saber lo que pasará mañana. ¡Cómo vamos a extrañar a nuestro proveedor de hortalizas! Miep y Elli no podrán encargarse de semejantes bolsas de patatas sin llamar la atención; lo único que nos queda por hacer es comer menos. Te cuento, pues, cómo vamos a arreglarnos; no será divertido. Mamá ha propuesto que suprimamos el desayuno, comer la avena en el almuerzo y papas saltadas por la noche, y una o dos veces por semana, como máximo, verduras o ensalada. Eso significa el hambre, pero todas estas privaciones no son nada comparadas con el horror de ser descubiertos. Tuya, ANA Viernes 26 de mayo de 1944 Querida Kitty: Por fin un poco de tregua para escribirte tranquilamente sentada a mi mesita, ante una ventana apenas entreabierta. ¡Me siento tan desgraciada! Esto no me ocurría desde hace meses; ni siquiera después del robo llegué a estar tan deprimida. Por una parte, el proveedor de hortalizas, el problema de los judíos — del que todo el mundo habla sin cesar—, la invasión que se hace esperar, la mala alimentación, los nervios, la atmósfera deprimente, mi decepción con respecto a Peter; y, por otra parte, historias como para soñar: el noviazgo de Elli, recepción el día de Pentecostés, flores, etc.; luego, el cumpleaños de Kraler, dulces, salidas a los cabarets, cine y conciertos. ¡Esta diferencia, este enorme contraste!.. Un día nos reímos del lado cómico de lo que estamos viviendo; otro — es decir, la mayor parte del tiempo temblamos de miedo; la ansiedad, la espera y la desesperación son visibles en cada rostro. Miep y Kraler son los que cargan el mayor peso en la ayuda que se nos presta. Miep interrumpida en su trabajo, y Kraler anonadado a la larga por la

Impresiones y recuerdos; artículos publicados en el Diario de Cádiz
Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
Lee el primer capítulo - Maeva
Largartijas de colores - Publicatuslibros.com
LA CASA NÚMERO SEIS (Capítulo 1) - Accitanos de la Estación
Voces de Mujeres: Historias de vida en primera persona
En mis zapatos. Relatos y testimonios desde la cárcel de Coronel.