Views
9 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

Era la voz

Era la voz de Koophuis. Peter vuelve suspirando, y cerramos la puerta— armario. A la una y media, Kraler aparece por casa, exclamando: — ¡Caramba! Por donde paso no veo más que fresas: fresas para el desayuno, Henk come fresas, ¡huelo fresas en cualquier sitio! Vengo aquí para librarme de esos granos rojos, ¡y ustedes los están lavando! El resto de las fresas se puso en conserva. Esa misma noche, las tapas de dos vasijas habían saltado; papá hizo enseguida mermelada de su contenido. En la mañana siguiente, otras dos vasijas abiertas, y por la tarde, cuatro, pues Van Daan no las había esterilizado convenientemente. Y papá hace mermelada todas las noches. Comemos la avena con fresas, el yogur con fresas, el pan con fresas; fresas de postre, fresas con azúcar y fresas con arena. Durante dos días, es el vals de las fresas. Enseguida se acabó la reserva, salvo la de los tarros puesto bajo llave. — Ven a ver, Ana — me llamó Margot—. El verdulero de la esquina nos ha enviado guisantes frescos. Nueve kilos. — ¡Qué amable ha sido! — respondí. Muy amable, sí, pero la tarea de desgranarlos... ¡Puah! — Todo el mundo a la tarea mañana por la mañana, para desgranar los guisantes — anunció mamá. En efecto, a la mañana siguiente la gran cacerola de hierro enlozado apareció sobre la mesa después del desayuno, para no tardar en llenarse de guisantes hasta el borde. Desvainarlos es una tarea fastidiosa, y es más bien un arte desprender la piel interior de la vaina; pocas personas conocen las delicias de la vaina de los guisantes una vez desprovista de su piel. El sabor no lo es todo; la enorme ventaja es que se obtiene un volumen mayor. Quitar esta piel interior es un trabajito muy preciso y minucioso, indicado quizá para los dentistas pedantes y los burócratas meticulosos; para una impaciente como yo, es un suplicio. Comenzamos a las nueve y media; a las diez y media, me levanto; a las once y media, vuelvo a sentarme. Me zumban los oídos: quebrar las puntas, sacar los hilos, quitar la piel y separarla de la vaina, etc. La cabeza me da vueltas. Verdor, verdor, gusanito, hilito, vaina, vaina podrida, vaina verde, verde, verde. Se transforma en una obsesión. Hay que hacer algo. Y me pongo a hablar aturdidamente de todas las tonterías imaginables, hago reír a todo el mundo, o los aburro enormemente. Con cada hilo que quito más me convenzo de que no quiero ser tan solo una simple ama de casa. A mediodía almorzamos por fin, pero después a reanudar la tarea, hasta la una y cuarto. Al terminar, tengo una especie de mareo; los otros también, poco

más o menos. Dormí hasta las cuatro, y me siento todavía embrutecida por esos detestables guisantes. Tuya, ANA Sábado 15 de julio de 1944 Querida Kitty: Hemos leído un libro de la biblioteca con el título provocativo. ¿Qué piensa usted de la muchacha moderna? Me gustaría hablarte del tema. La autora (porque es una mujer) critica a fondo a la «juventud de hoy», aunque sin desaprobarla por completo, pues no dice, por ejemplo, que no sirve para nada. Al contrario, es más bien de la opinión de que, si la juventud quisiera, podría ayudar a construir un mundo mejor y más bello, puesto que dispone de los medios; sin embargo, prefiere ocuparse de cosas superficiales, sin mirar lo que es esencialmente hermoso. Ciertos párrafos me dan la fuerte impresión de que soy atacada personalmente por la autora, y por eso quiero defenderme, abriéndome a ti. El rasgo más acusado de mi carácter — así lo admitirán quienes mejor me conocen— es el conocimiento de mí misma. Puedo mirar todos mis actos como los de una extraña. Me encuentro, delante de esta Ana de todos los días, sin ánimo preconcebido y sin querer disculparla de ninguna manera, con el fin de observar si lo que ella hace está bien o mal. Esta «conciencia de mí misma» no me abandona nunca; no puedo pronunciar nada sin que acuda a mi espíritu: «Hubiera debido decir esto otro» o: «Eso es, está bien». Me acuso de cosas innumerables, y, de más en más, estoy convencida de la verdad de esta frase de papá: «Todo niño debe educarse a sí mismo». Los padres sólo pueden aconsejarnos e indicarnos el camino a seguir, pero la formación esencial de nuestro carácter se halla en nuestras propias manos. Añade a eso que enfrento con extraordinario valor mi vida, me siento siempre muy fuerte, muy dispuesta a enfrentar lo que sea, ¡y me siento muy libre y muy joven! Cuando me percaté de esto por primera vez, me sentí gozosa, porque me parece que no me doblegaré fácilmente bajo los golpes de los que, nadie, desde luego, escapa. Pero de esas cosas ya te he hablado varias veces. Preferiría detenerme en el capítulo «Papá y mamá no me comprenden». Mis padres me han mimado siempre, me han tratado con mucha amabilidad, siempre han tomado mi defensa y han hecho cuanto estaba en sus manos por ser buenos. Sin embargo, me he sentido terriblemente sola durante mucho tiempo; sola, excluida, abandonada e incomprendida. Papá ha hecho todo lo posible por atemperar mi rebeldía., pero ello no ha servido de nada; me he curado yo misma, reconociendo mis errores y sacando de ellos una enseñanza.

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
LA CASA NÚMERO SEIS (Capítulo 1) - Accitanos de la Estación