Views
4 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

¿Cómo es posible que,

¿Cómo es posible que, en mi lucha, papá nunca haya logrado ser para mí un apoyo y que, aún tendiéndome una mano de auxilio, no haya acertado? Papá no ha recapacitado bien: siempre me ha tratado como a una niña que pasa por la edad ingrata. Eso parece extraño, porque él es el único que siempre me ha acordado su confianza, y el único también que me ha hecho sentir que soy razonable. Lo que no impide que haya descuidado una cosa: mis luchas por remontar la corriente — eran infinitamente más importantes para mí que todo el resto—, y en eso no pensó. Yo no quería oír hablar de «edad ingrata», de «otras muchachas» y de que «eso pasará»; no quería ser tratada como unamuchacha-igual-que-las-otras, sino única y exclusivamente como Ana-talcual- es. Pim no comprende eso. Por otra parte, yo sería incapaz de confiarme a alguien que no me lo dijese todo de sí mismo, y como sé demasiado poco de Pim, me es imposible aventurarme completamente sola en el camino de la intimidad. Pim se sitúa siempre en el punto de vista del padre, persona de más edad, conocedor de esta clase de inclinaciones porque ya pasó por ellas y juzgándolas, en consecuencia, triviales; de suerte que es incapaz de compartir mi amistad, aun cuando la busque con todas sus fuerzas. Todo eso me ha llevado a la conclusión de no hacer partícipe a nadie, si no es a mi diario, y rara vez a Margot, de mi concepto de la vida y de mis teorías tan meditadas. Todo cuanto me conmovía, se lo he ocultado a papá; nunca compartí con él mis ideales, y me aparté voluntariamente de él. No he podido obrar de otro modo; me he dejado guiar enteramente por mis sentimientos, y he obrado de acuerdo con mi conciencia para encontrar el reposo. Porque he construido mi tranquilidad y mi equilibrio sobre una base inestable, y los perdería por completo si tuviese que soportar críticas sobre esta obra aún inacabada. Por duro que eso pueda parecer, ni a Pim le permitiría inmiscuirse, pues no solamente no le he dejado tomar parte alguna en mi vida interior, sino que a menudo lo enfado con mi irritabilidad, alejándolo de mí todavía más. Eso me hace meditar mucho: ¿cómo es que Pim me fastidia a ese extremo? No aprendo casi nada estudiando con él, y sus caricias me parecen afectadas; querría estar tranquila y querría sobre todo que me dejase un poco en paz..., hasta el día en que vea ante él a una Ana mayor, más segura de sí misma. ¿Es ésa la razón? Porque el recuerdo de su reproche sobre mi terrible carta me sigue doliendo. Es que resulta muy difícil ser verdaderamente fuerte y valeroso desde todos los puntos de vista. Sin embargo, no es ésa mi mayor decepción. No. Peter me preocupa mucho más que papá. Me hago bien cargo de que soy yo quien le ha conquistado, y no viceversa: lo idealicé, viéndole apartado, sensible y amable,

como un muchacho que necesitaba cariño y amistad. Había llegado al punto en que me era necesario alguien a quien confiar mis sentimientos, un amigo que me señalase el camino que debía seguir, y, atrayéndole lenta pero seguramente hacia mí, lo conquisté, aunque con dificultad. Por fin, después de haber obtenido su amistad, hemos llegado a una intimidad que, bien pensada, ahora me parece inadmisible. Hemos hablado de las cosas más secretas, pero, hasta aquí, hemos callado en cuanto a lo que colmaba y sigue colmando mi corazón. Continúo sin forjarme una idea exacta de Peter. ¿Es superficial? ¿O lo frena su timidez, incluso conmigo? Pero, abstracción hecha de eso, he cometido un grave error: alejé todas las otras posibilidades de asegurar nuestra amistad al aproximarme a él mediante esas relaciones íntimas. El no desea más que amar, y yo le gusto cada día más; de eso me he dado bien cuenta. En cuanto a él, nuestros encuentros le bastan; mientras que a mí me producen el efecto de un nuevo esfuerzo que obliga a volver a empezar cada vez, sin, a pesar de todo, poder decidirme a abordar los temas que tanto me agradaría poner en claro. He atraído a Peter a la fuerza, mucho más de lo que él pueda sospechar. Ahora bien, él se aferra a mí, y yo aún no he hallado la forma de que él pise con sus propios pies. Después de haberme percatado — bastante rápidamente, desde luego— de que no podía ser el amigo copartícipe de mis pensamientos, no he cesado de aspirar a elevarlo por sobre su horizonte limitado y a magnificarlo en su juventud. «Porque, en el fondo, la juventud es más solidaria que la vejez». Esta frase, leída en ya no recuerdo qué libro, se me ha quedado grabada, porque la encuentro justa. ¿Es posible que nuestra permanencia aquí resulte más difícil a los mayores que a los jóvenes? No. Indudablemente, eso no es verdad. Las personas adultas ya se han formado una opinión sobre todo, y no suelen vacilar ante sus actos en la vida. Nosotros los jóvenes tenemos que hacer doble esfuerzo para mantener nuestras opiniones, en esta época en que todo idealismo ha sido aplastado y destruido, en que los hombres revelan su lado peor, en que la verdad, el derecho y Dios son puestos en duda. Quien pretende que los mayores del anexo afrontan una vida mucho más difícil, no comprende sin duda hasta qué punto nosotros somos asaltados por nuestros problemas... problemas para los cuales acaso somos demasiado jóvenes, pero que no dejan de imponérsenos; hasta que tras largo tiempo, creemos haber hallado la solución, generalmente una solución que no parece resistir a los hechos, pues éstos terminan por destruirla. He ahí la dureza de esta época. Tan pronto como los idealismos, los sueños, las bellas esperanzas han tenido tiempo de germinar en nosotros, son súbitamente atacados y del todo devastados por el espanto de la realidad. Asombra que yo no haya abandonado aún todas mis esperanzas, puesto

  • Page 1 and 2:

    El Diario de Ana Frank Por Ana Fran

  • Page 3 and 4:

    nuevas amigas. Sábado 20 de junio

  • Page 5 and 6:

    heladerías suelen haber amables ca

  • Page 7 and 8:

    ¡Qué calor! Todos nos sentimos so

  • Page 9 and 10:

    allí por última vez el miércoles

  • Page 11 and 12:

    — No te inquietes. Nosotros nos o

  • Page 13 and 14:

    se preocupaba por eso. Margot, con

  • Page 15 and 16:

    canales de Amsterdam son las más a

  • Page 17 and 18:

    prohibido a Margot que tosa de noch

  • Page 19 and 20:

    porque chocábamos ciegamente contr

  • Page 21 and 22:

    era tan palpitante que no prestó a

  • Page 23 and 24:

    Me ha dado un buen susto. En esa p

  • Page 25 and 26:

    — Yo considero que Ana está muy

  • Page 27 and 28:

    por su modestia! A lo que replicó

  • Page 29 and 30:

    azogue sería capaz de quedarse qui

  • Page 31 and 32:

    los judíos. Tuya, ANA Viernes 16 d

  • Page 33 and 34:

    Tuya, ANA Jueves 29 de octubre de 1

  • Page 35 and 36:

    de modo terrible sobre mi corazón.

  • Page 37 and 38:

    Tuya, ANA P.D. La radio acaba de an

  • Page 39 and 40:

    suntuoso pequeño anexo, maravillos

  • Page 41 and 42:

    los alemanes se dedican a eso siste

  • Page 43 and 44:

    pongo a llorar, según mi estado de

  • Page 45 and 46:

    espectáculo! La señora Van Daan l

  • Page 47 and 48:

    terminado sus ejercicios de ablanda

  • Page 49 and 50:

    Soy un caso desesperado, ya lo sé.

  • Page 51 and 52:

    Papá nos regaló un nuevo fichero,

  • Page 53 and 54:

    alemán, al gato del almacén se le

  • Page 55 and 56:

    dos golpes violentos, como si golpe

  • Page 57 and 58:

    Las cosas no están para bromas. Ho

  • Page 59 and 60:

    El señor Vossen está en el hospit

  • Page 61 and 62:

    condenados a trabajos forzados en t

  • Page 63 and 64:

    corazón, volverán tiempos mejores

  • Page 65 and 66:

    sucedido las cosas, y discutí con

  • Page 67 and 68:

    misteriosos visitantes de hace seis

  • Page 69 and 70:

    Las siete. Me desperté sobresaltad

  • Page 71 and 72:

    señor Koophuis ha desparramado un

  • Page 73 and 74:

    señora lo ha parado.... El señor

  • Page 75 and 76:

    frutas. Los Van Daan opinan que se

  • Page 77 and 78:

    Naturalmente, a mí, me importa un

  • Page 79 and 80:

    puertecita por la cual Mouschi acec

  • Page 81 and 82:

    capitulado sin condiciones! A las o

  • Page 83 and 84:

    Domingo 17 de octubre de 1943 Queri

  • Page 85 and 86:

    Lunes a la noche, 8 de noviembre de

  • Page 87 and 88:

    papá y Dussel buscaron también. E

  • Page 89 and 90:

    Que así sea. Porque no veo soluci

  • Page 91 and 92:

    En mi caso, eso cobra proporciones

  • Page 93 and 94:

    Yo podía hacer cualquier cosa, ser

  • Page 95 and 96:

    que se burla de mí cuando lloro, n

  • Page 97 and 98:

    siete, recordé enseguida lo que ha

  • Page 99 and 100:

    contra la mía... ¡Peter, Peter!

  • Page 101 and 102:

    sus menores detalles. Para ser brev

  • Page 103 and 104:

    posible o trataba de obtener inform

  • Page 105 and 106:

    mucho tiempo mamá decía que yo no

  • Page 107 and 108:

    estuvieras aquí, serías como yo:

  • Page 109 and 110:

    (Per pedes apostolorum, como dice s

  • Page 111 and 112:

    contestó con su tonillo desdeñoso

  • Page 113 and 114:

    Le pregunté también si no quería

  • Page 115 and 116:

    hombro para sentirme menos desesper

  • Page 117 and 118:

    Lunes 28 de febrero de 1944 Muy que

  • Page 119 and 120:

    Naturalmente, se jactan de ser ultr

  • Page 121 and 122:

    cuenta de hasta qué punto le agrad

  • Page 123 and 124:

    Cuando recuerdo mi vida durante el

  • Page 125 and 126:

    He ahí la gran diferencia entre ma

  • Page 127 and 128:

    por rotación. Además, no tiene na

  • Page 129 and 130:

    los que se presentan por el menor m

  • Page 131 and 132:

    impresión de ser absolutamente ind

  • Page 133 and 134:

    Esta mañana Peter me ha preguntado

  • Page 135 and 136:

    menor. Quizá tendamos nuestras ant

  • Page 137 and 138:

    uscarme, y a pesar de todas sus bue

  • Page 139 and 140: astante limitada, salvo algunas exc
  • Page 141 and 142: volvieron hacia mí; mi diario pare
  • Page 143 and 144: necesaria y, con un poco de pacienc
  • Page 145 and 146: todo: mis pensamientos, mi idealism
  • Page 147 and 148: si alcancé a tomar un batón antes
  • Page 149 and 150: trataríamos de comprar. — Hay qu
  • Page 151 and 152: ver a Kraler el martes para contarl
  • Page 153 and 154: y alegría. Tuya, ANA Viernes 14 de
  • Page 155 and 156: levantamos. Me quedé mirando cómo
  • Page 157 and 158: Aquí estamos teniendo un contratie
  • Page 159 and 160: que la otra resbalaba a lo largo de
  • Page 161 and 162: más moderada. En la vida normal, c
  • Page 163 and 164: desayuno sólo consta de una taza d
  • Page 165 and 166: Querida Kitty: Ayer, antes de cenar
  • Page 167 and 168: eharemos después de la guerra. A d
  • Page 169 and 170: desván y, por desgracia, precisame
  • Page 171 and 172: Mi muy querida Kitty: Para variar u
  • Page 173 and 174: Acudí enseguida para ver, pero lam
  • Page 175 and 176: Jueves 25 de mayo de 1944 Querida K
  • Page 177 and 178: Querida Kitty: Hizo un calor tan es
  • Page 179 and 180: esperanza nos hace renacer, nos dev
  • Page 181 and 182: peonías de Peter. ¡Pobre muchacho
  • Page 183 and 184: El día de Pentecostés, por ejempl
  • Page 185 and 186: Tuya, ANA Viernes 30 de junio de 19
  • Page 187 and 188: Sábado 8 de julio de 1944 Querida
  • Page 189: más o menos. Dormí hasta las cuat
  • Page 193 and 194: degradante y cobarde, tiene el dere
  • Page 195: criticar mi mal humor. Ya no puedo
Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy
El duende quiso madrugar. nº 5
C A T A R R O D E P E C H O
Trinchera_Literaria_Primer_Número_Junio_2016
diaz_salvador_TECMERIN_2012
Cuando nos muerde el dolor olvidamos toda la ... - Gabriel Zelaya
Rosario viaja con perros - Ebel Barat