Views
3 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

que parecen absurdas e

que parecen absurdas e irrealizables. Sin embargo, me aferro a ellas, a pesar de todo, porque sigo creyendo en la bondad innata del hombre. Me es absolutamente imposible construirlo todo sobre una base de muerte, miseria y confusión. Veo el mundo progresivamente transformado en desierto; oigo, cada vez más fuerte, el fragor del trueno que se acerca, y que anuncia tal vez nuestra muerte; me compadezco del dolor de millones de personas; y, sin embargo, cuando miro el cielo, pienso que todo eso cambiará y que todo volverá a ser bueno, que hasta estos días despiadados tendrán fin, y que el mundo conocerá de nuevo el orden, el reposo y la paz. Mientras lo espero, pongo mis pensamientos al abrigo y velo por ellos, para el caso de que, en los tiempos venideros, puedan todavía realizarse. Tuya, ANA Viernes 21 de julio de 1944 Querida Kitty: Hay cada vez más razones para confiar. Esto marcha. ¡Sí, verdaderamente, marcha muy bien! ¡Noticias increíbles! Tentativa de asesinato contra Hitler, no por judíos comunistas o por capitalistas ingleses, sino por un general de la nobleza germánica, un conde, y joven, por añadidura. La «Divina Providencia» ha salvado la vida del Führer, que sólo ha tenido que sufrir, y es una lástima, algunos rasguños y quemaduras. Varios oficiales y generales de su séquito han muerto o quedado heridos. El culpable principal ha sido ejecutado. Una buena prueba, ¿eh?, de que muchos oficiales y generales están cansados de la guerra y verían con alegría y voluptuosidad a Hitler descender a los abismos más profundos. Tras la muerte de Hitler, los alemanes aspirarían a establecer una dictadura militar, un medio, según ellos, de concluir la paz con los aliados, y que les permitiría rearmarse y recomenzar la guerra veinte años después. Quizá la Providencia haya ex profeso retardado un poco la muerte de Hitler, pues será mucho más fácil para los aliados, y más ventajoso también, si los germanos puros, y sin tacha se encargan ellos mismos de matarse entre sí; menos trabajo para los rusos y los ingleses, que podrán proceder con mayor rapidez a la reconstrucción de sus propias ciudades. Pero aún no hemos llegado a eso. ¡Cuidado con anticiparse! Sin embargo, lo que arriesgo, ¿no es una realidad tangible? Por excepción, no estoy en vena de divagar a propósito de idealismos imposibles. Hitler tuvo nuevamente la amabilidad de hablar a su pueblo fiel y abnegado, diciéndole que a partir de hoy todos los militares deberán obedecer a la Gestapo; además todo soldado que sepa que uno de sus superiores tuvo algo que ver con este atentado

degradante y cobarde, tiene el derecho de meterle una bala en el cuerpo sin otra forma de proceso. Va a resultar muy lindo. A Hans le duelen los pies tras una marcha demasiado larga, y su oficial lo reprende. Hans agarra su fusil y grita: «¡Eres tú quien ha querido asesinar al Führer! ¡Cochino! ¡Toma tu recompensa!». ¡Pum! Y el orgulloso jefe que tuvo la audacia de reconvenir al pequeño Hans ha desaparecido para siempre en la vida eterna (o en la muerte eterna). ¿De qué manera quieres que esto termine? Los señores oficiales van a cagarse en sus calzoncillos de miedo cada vez que encuentren a un soldado o tomen un comando, y que sus presuntos inferiores tengan la audacia de gritar más fuerte que ellos. ¿Me entiendes, o es que yo he perdido el seso? No puedo remediarlo. Me siento demasiado alegre para ser lógica, demasiado contenta con la expectativa de poder sentarme de nuevo, en octubre, en los bancos de la escuela. ¡Oh, oh! ¿No he dicho hace un instante que no hay que anticiparse nunca? ¡Perdón, perdón! No por nada me llaman «un amasijo de contradicciones». Tuya, ANA Martes 10 de agosto de 1944 Querida Kitty: «Un amasijo de contradicciones» son las últimas palabras de mi carta precedente y las primeras de ésta. «Amasijo de contradicciones». ¿Puedes explicarme lo que es exactamente? ¿Qué significa contradicción? Como tantas otras palabras tiene dos sentidos: contradicción exterior y contradicción interior. El primero es fácil de explicar: no plegarse a las opiniones ajenas, saber, mejor que el otro, decir la última palabra, en fin, todas las características desagradables por las cuales se me conoce muy bien. Pero en lo que concierne al segundo, casi nadie me conoce, y ése es mi secreto. Ya te he dicho que mi alma está, por así decir, dividida en dos. La primera parte alberga mi hilaridad, mis burlas, con cualquier motivo, mi alegría de vivir y, sobre todo, mi tendencia a tomarlo todo a la ligera. Por eso no me fastidian los flirteos, un beso, un abrazo o un chiste inconveniente. Esta primera parte está siempre en acecho, rechazando a la otra, que es más hermosa, más pura y más profunda. La parte hermosa de la pequeña Ana nadie la conoce, ¿verdad? Por eso son tan pocos los que me quieren de veras. Desde luego, puedo ser un payaso divertido durante una tarde, tras lo cual todo el mundo me ha visto lo suficiente para un mes por lo menos. Por ejemplo, una película de amor representa exactamente lo mismo para las personas profundas, una simple distracción de una velada, que se olvida bien

  • Page 1 and 2:

    El Diario de Ana Frank Por Ana Fran

  • Page 3 and 4:

    nuevas amigas. Sábado 20 de junio

  • Page 5 and 6:

    heladerías suelen haber amables ca

  • Page 7 and 8:

    ¡Qué calor! Todos nos sentimos so

  • Page 9 and 10:

    allí por última vez el miércoles

  • Page 11 and 12:

    — No te inquietes. Nosotros nos o

  • Page 13 and 14:

    se preocupaba por eso. Margot, con

  • Page 15 and 16:

    canales de Amsterdam son las más a

  • Page 17 and 18:

    prohibido a Margot que tosa de noch

  • Page 19 and 20:

    porque chocábamos ciegamente contr

  • Page 21 and 22:

    era tan palpitante que no prestó a

  • Page 23 and 24:

    Me ha dado un buen susto. En esa p

  • Page 25 and 26:

    — Yo considero que Ana está muy

  • Page 27 and 28:

    por su modestia! A lo que replicó

  • Page 29 and 30:

    azogue sería capaz de quedarse qui

  • Page 31 and 32:

    los judíos. Tuya, ANA Viernes 16 d

  • Page 33 and 34:

    Tuya, ANA Jueves 29 de octubre de 1

  • Page 35 and 36:

    de modo terrible sobre mi corazón.

  • Page 37 and 38:

    Tuya, ANA P.D. La radio acaba de an

  • Page 39 and 40:

    suntuoso pequeño anexo, maravillos

  • Page 41 and 42:

    los alemanes se dedican a eso siste

  • Page 43 and 44:

    pongo a llorar, según mi estado de

  • Page 45 and 46:

    espectáculo! La señora Van Daan l

  • Page 47 and 48:

    terminado sus ejercicios de ablanda

  • Page 49 and 50:

    Soy un caso desesperado, ya lo sé.

  • Page 51 and 52:

    Papá nos regaló un nuevo fichero,

  • Page 53 and 54:

    alemán, al gato del almacén se le

  • Page 55 and 56:

    dos golpes violentos, como si golpe

  • Page 57 and 58:

    Las cosas no están para bromas. Ho

  • Page 59 and 60:

    El señor Vossen está en el hospit

  • Page 61 and 62:

    condenados a trabajos forzados en t

  • Page 63 and 64:

    corazón, volverán tiempos mejores

  • Page 65 and 66:

    sucedido las cosas, y discutí con

  • Page 67 and 68:

    misteriosos visitantes de hace seis

  • Page 69 and 70:

    Las siete. Me desperté sobresaltad

  • Page 71 and 72:

    señor Koophuis ha desparramado un

  • Page 73 and 74:

    señora lo ha parado.... El señor

  • Page 75 and 76:

    frutas. Los Van Daan opinan que se

  • Page 77 and 78:

    Naturalmente, a mí, me importa un

  • Page 79 and 80:

    puertecita por la cual Mouschi acec

  • Page 81 and 82:

    capitulado sin condiciones! A las o

  • Page 83 and 84:

    Domingo 17 de octubre de 1943 Queri

  • Page 85 and 86:

    Lunes a la noche, 8 de noviembre de

  • Page 87 and 88:

    papá y Dussel buscaron también. E

  • Page 89 and 90:

    Que así sea. Porque no veo soluci

  • Page 91 and 92:

    En mi caso, eso cobra proporciones

  • Page 93 and 94:

    Yo podía hacer cualquier cosa, ser

  • Page 95 and 96:

    que se burla de mí cuando lloro, n

  • Page 97 and 98:

    siete, recordé enseguida lo que ha

  • Page 99 and 100:

    contra la mía... ¡Peter, Peter!

  • Page 101 and 102:

    sus menores detalles. Para ser brev

  • Page 103 and 104:

    posible o trataba de obtener inform

  • Page 105 and 106:

    mucho tiempo mamá decía que yo no

  • Page 107 and 108:

    estuvieras aquí, serías como yo:

  • Page 109 and 110:

    (Per pedes apostolorum, como dice s

  • Page 111 and 112:

    contestó con su tonillo desdeñoso

  • Page 113 and 114:

    Le pregunté también si no quería

  • Page 115 and 116:

    hombro para sentirme menos desesper

  • Page 117 and 118:

    Lunes 28 de febrero de 1944 Muy que

  • Page 119 and 120:

    Naturalmente, se jactan de ser ultr

  • Page 121 and 122:

    cuenta de hasta qué punto le agrad

  • Page 123 and 124:

    Cuando recuerdo mi vida durante el

  • Page 125 and 126:

    He ahí la gran diferencia entre ma

  • Page 127 and 128:

    por rotación. Además, no tiene na

  • Page 129 and 130:

    los que se presentan por el menor m

  • Page 131 and 132:

    impresión de ser absolutamente ind

  • Page 133 and 134:

    Esta mañana Peter me ha preguntado

  • Page 135 and 136:

    menor. Quizá tendamos nuestras ant

  • Page 137 and 138:

    uscarme, y a pesar de todas sus bue

  • Page 139 and 140:

    astante limitada, salvo algunas exc

  • Page 141 and 142: volvieron hacia mí; mi diario pare
  • Page 143 and 144: necesaria y, con un poco de pacienc
  • Page 145 and 146: todo: mis pensamientos, mi idealism
  • Page 147 and 148: si alcancé a tomar un batón antes
  • Page 149 and 150: trataríamos de comprar. — Hay qu
  • Page 151 and 152: ver a Kraler el martes para contarl
  • Page 153 and 154: y alegría. Tuya, ANA Viernes 14 de
  • Page 155 and 156: levantamos. Me quedé mirando cómo
  • Page 157 and 158: Aquí estamos teniendo un contratie
  • Page 159 and 160: que la otra resbalaba a lo largo de
  • Page 161 and 162: más moderada. En la vida normal, c
  • Page 163 and 164: desayuno sólo consta de una taza d
  • Page 165 and 166: Querida Kitty: Ayer, antes de cenar
  • Page 167 and 168: eharemos después de la guerra. A d
  • Page 169 and 170: desván y, por desgracia, precisame
  • Page 171 and 172: Mi muy querida Kitty: Para variar u
  • Page 173 and 174: Acudí enseguida para ver, pero lam
  • Page 175 and 176: Jueves 25 de mayo de 1944 Querida K
  • Page 177 and 178: Querida Kitty: Hizo un calor tan es
  • Page 179 and 180: esperanza nos hace renacer, nos dev
  • Page 181 and 182: peonías de Peter. ¡Pobre muchacho
  • Page 183 and 184: El día de Pentecostés, por ejempl
  • Page 185 and 186: Tuya, ANA Viernes 30 de junio de 19
  • Page 187 and 188: Sábado 8 de julio de 1944 Querida
  • Page 189 and 190: más o menos. Dormí hasta las cuat
  • Page 191: como un muchacho que necesitaba car
  • Page 195: criticar mi mal humor. Ya no puedo
Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy
C A T A R R O D E P E C H O
El duende quiso madrugar. nº 5
Eduardo Galeano - Bocas Del Tiempo
Trinchera_Literaria_Primer_Número_Junio_2016
diaz_salvador_TECMERIN_2012