Views
5 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

gente

gente de afuera que va y viene. Desde la semana última, mi cuarto de baño dede agradarme, y me puse, pues, a buscar una instalación más cómoda. Peter me dio una buena idea: colocar la tina en el espacioso W.C. de la oficina. Allí puedo sentarme, hasta encender la luz, cerrar la puerta con llave, hacer correr el agua sucia sin ayuda de terceros, y estoy al abrigo de miradas indiscretas. El domingo utilicé por primera vez mi nuevo cuarto de baño y, resulta cómico decirlo, lo juzgo el más práctico de todos. La semana pasada, los plomeros trabajaron en el piso de abajo en la conexión de agua que debía ser llevada del W.C. de las oficinas al corredor. Esta transformación está destinada a impedir que se forme hielo en las cañerías, para el caso de que tengamos un invierno riguroso. Esta visita de los plomeros nos resultaba muy desagradable. No sólo no había que tocar los grifos del agua durante el día, sino que tampoco podíamos usar los W.C. Quizá no sea muy delicado contarte lo que hicimos, pero no soy tan remilgada como para no hacerlo. Desde que nos mudamos al anexo, papá y yo nos procuramos un orinal improvisado, a falta de uno verdadero, sacrificando para ello dos grandes frascos de conserva de vidrio. Durante los trabajos, pusimos y utilizamos los recipientes en la alcoba. Con todo, eso se me antojaba menos horrible que permanecer encerrada en una habitación, inmóvil en una silla, sin poder hablar durante todo el día. No puedes imaginar el suplicio de la señorita Cua- cuá. Ya durante las horas de trabajo no hacemos más que cuchichear; pero no hablar en absoluto y no moverse es cien veces más horrible. Después de tres días de este régimen, me sentía entumecida y tenía el trasero duro y dolorido. Afortunadamente, unos ejercicios físicos antes de acostarme me procuraron un cierto alivio. Tuya, ANA Jueves 10 de octubre de 1942 Querida Kitty: Ayer tuve un miedo terrible. A las ocho sonó el timbre con persistencia. Sólo se me ocurrió una cosa: que eran ellos. Pero todo el mundo afirmó que sólo se trataba de mendigos o del cartero, y me tranquilicé. Los días se vuelven muy tranquilos. Lewin, un joven químico y farmacéutico judío, trabaja en la cocina de las oficinas para el señor Kraler. Conoce bien el edificio, por eso tememos que un día se le ocurra subir para ver el antiguo laboratorio. Permanecemos inmóviles y silenciosos como ratas en su escondrijo. ¿Quién habría podido sospechar, hace tres meses, que Ana

azogue sería capaz de quedarse quieta en una silla durante horas y horas, sin moverse? El 29 fue el cumpleaños de la señora Van Daan. Aunque no haya podido festejárselo en gran forma, se la agasajó con flores, regalitos y comida extra. Los claveles rojos de su marido parecen ser una tradición familiar. Hablando de ella, te diré que su constante coqueteo con papá me fastidia sobremanera. Le acaricia la mejilla y los cabellos, se levanta la falda por sobre la rodilla, se hace la chistosa... todo para atraer la atención de Pim. Por suerte, él no la juzga bonita ni ocurrente, y no se presta a ese juego. Por si no lo sabes, soy bastante celosa por naturaleza, y eso me resulta insoportable. Mamá no intenta conquistar al señor Van Daan, y yo no he vacilado en decírselo a su mujer. Peter, es capaz de hacer reír de vez en cuando. Ambos sentimos predilección por los disfraces y eso el otro día fue causa de una gran hilaridad general. El apareció con un ajustado vestido de cola perteneciente a su mamá, y yo, con su traje; él, con un sombrero de mujer, y yo con una gorra. Los mayores rieron hasta saltárseles las lágrimas. Nosotros también. Nos divertimos de veras. Elli compró en la tienda de Bijenkorf faldas para Margot y para mí. Son de pacotilla, de la peor clase, verdaderas bolsas de yute y costaron, respectivamente 24 y 7,5 florines. ¡Qué diferencia con las de antes de la guerra! Te anuncio nuestra última diversión. Elli se las ha arreglado para hacernos llegar, a Margot, a Peter y a mí, lecciones de taquigrafía por correspondencia. El año que viene, ya verás, esperamos ser expertos taquígrafos. De cualquier modo, yo me siento muy importante pensando que estoy aprendiendo seriamente esa especie de código secreto. Tuya, ANA Sábado 3 de octubre de 1942 Querida Kitty: Ayer tuvimos otro alboroto. Mamá provocó una escena terrible y le dijo a papá todo lo que pensaba de mí. Luego se echó a llorar, yo también, y eso me dio un dolor de cabeza espantoso. Terminé, por decirle a papá que lo quería a él mucho más que a mamá; él me contestó que eso pasaría, pero no lo creo. Es necesario que me esfuerce por permanecer tranquila con mamá; Papá querría verme solícita cuando mamá tiene dolor de cabeza o no se siente bien. Por ejemplo, debería llevarle algo sin hacerme rogar. Pero yo no lo hago nunca. Dedico bastante tiempo al estudio del francés, y estoy leyendo La Belle Nivernaise. Tuya, ANA

116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
LA CASA NÚMERO SEIS (Capítulo 1) - Accitanos de la Estación
En mis zapatos. Relatos y testimonios desde la cárcel de Coronel.
Voces de Mujeres: Historias de vida en primera persona
28300_1_Primer_capitulo_T_La_noche_soniada
mollete-literario-18
CÓMO NO TROPEZAR DOS VECES CON LA MISMA PIEDRA
Universo Mínimo, Antología del Mar - Bornoy, Pepe
septiembre - octubre # 82 Director: Ricardo ... - servercronos.net
Descargar adjunto: revista_ineditos.pdf - Fundación Mario Benedetti
Libro Teletica.com "Escribamos Juntos"