Views
1 week ago

el_diario_de_ana_frank

diario

intrascendentes, pero a veces tengo mis aprensiones: «Nosotros, que nos adaptamos actualmente a nuestras cosas requeteusadas, desde mis calzones hasta la brocha de afeitar de papá, ¿volveremos a llevar un día el tren de vida de antes de la guerra? Esta noche, los aviones han bombardeado en tal forma, que cuatro veces empaqueté todas mis cosas. Hoy, hasta he preparado una maletita con lo estrictamente necesario en caso de huida. Mamá me ha preguntado, y con razón: — ¿A dónde quieres huir? Toda Holanda es castigada por las huelgas que paralizaron diversos puntos del país. Ha sido declarada en estado de sitio, y a todo el mundo se le ha suprimido un cupón de mantequilla. ¡Así se castiga a los niños malos! Por la tarde lavé el pelo a mamá. No es nada de fácil con el pegajoso jabón que ahora se consigue. Mamá tampoco puede ya peinar su gruesa cabellera con el único peine gastado, al que sólo le quedan diez dientes. Tuya, ANA Martes 18 de mayo de 1943 Querida Kitty: He sido espectadora de una terrible batalla entre aviones ingleses y alemanes. Desgraciadamente, los tripulantes de dos máquinas inglesas fueron obligados a abandonar sus aparatos en medio de las llamas, y a saltar en paracaídas. Nuestro lechero, que vive cerca de la ciudad, vio a cuatro canadienses sentados en la cuneta del camino, uno de ellos, que hablaba fluidamente el holandés, le pidió fuego y le contó que formaba parte de un equipo de seis hombres. El piloto había muerto carbonizado, y el quinto se había ocultado no sabían dónde. La policía alemana los aprehendió en perfecto estado de salud. ¿Cómo es posible conservar tal presencia de espíritu después de un salto tan formidable? A pesar del calor primaveral, nos vemos obligados a encender la estufa todos los días para quemar restos de hortalizas y otros residuos. Como debemos tener en cuenta al muchacho del depósito no podemos utilizar los tachos de basura. La menor imprudencia bastaría para delatarnos. Todos los estudiantes que hayan terminado o piensen proseguir sus estudios este año han sido invitados a firmar una declaración en la que afirman simpatizar con los alemanes y con el nuevo orden. El 80 por ciento se ha negado resueltamente a renegar de su conciencia y de sus convicciones, y han tenido que sufrir las consecuencias. Todos los estudiantes que no firmaron serán enviados a un campo de trabajo en Alemania. Si todos los jóvenes son

condenados a trabajos forzados en tierra de nazis, ¿qué va a quedar de la juventud holandesa? La noche pasada, yo estaba en la cama de papá, y mamá había cerrado la ventana, para amortiguar el ruido del bombardeo. De pronto oí que uno de nuestros vecinos saltaba de la cama como picado por una tarántula (no muy ligero, era la señora), e inmediatamente después, la detonación inmediata de una bomba. Grité: «¡Luz, luz!» Pim encendió. Yo esperaba ver la habitación devorada por las llamas de un momento a otro. No sucedió nada. Subimos rápidamente a ver qué era lo que los había alarmado. El señor y la señora Van Daan habían visto una luz rosada en el cielo. El creyó que había fuego no lejos de nosotros, y ella, que las llamas se habían apoderado de nuestra casa. La detonación de la bomba la hizo saltar sobre sus piernas temblorosas. Pero como aquí no había sucedido nada, volvimos a meternos todos en la cama. Los disparos se reanudaron apenas un cuarto de hora más tarde. Inmediatamente la señora Van Daan se levantó y bajó a la habitación del señor Dussel, buscando allí la calma que inútilmente procuraba encontrar al lado de su marido. Dussel la recibió con estas palabras: — ¡Ven a mi cama, hijita! Lo que provocó en todo el mundo una loca risa histérica, que bastó para ahuyentar el miedo y hacer olvidar el estruendo de los cañones. Tuya, ANA Domingo 13 de junio de 1943 Querida Kitty: Para mi cumpleaños papá me ha escrito una poesía, demasiado buena como para dejar de transcribirla aquí. Pim no puede componer poemas sino en alemán. Y Margot se encargó de, la traducción. Según el fragmento que cito, podrás juzgar si Margot se ha desempeñado bien en su cometido. Suprimo el comienzo, que no es más que un resumen de los acontecimientos del año transcurrido. Aunque eres la más joven, ya no eres una niña, mas la vida no es fácil pues todos quieren enseñarte, no siempre para bien: «Tenemos experiencia, aprende de nosotros». «Ya todo lo hemos hecho muchas veces y sabemos mejor lo que hay que hacer». Y así siguen diciendo todo el día. Las propias faltas tienen poco peso, por eso pesan tanto las faltas de los otros. Tus padres tratamos de ser justos contigo; muchas cosas sin duda te molestan mas no siempre podemos darte la

eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
LA CASA NÚMERO SEIS (Capítulo 1) - Accitanos de la Estación
Largartijas de colores - Publicatuslibros.com
Lee el primer capítulo - Maeva
Voces de Mujeres: Historias de vida en primera persona
En mis zapatos. Relatos y testimonios desde la cárcel de Coronel.
Eduardo Galeano - Bocas Del Tiempo