Views
3 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

azón. Hay que

azón. Hay que ceder mil veces en la vida y aceptar muchas cosas como píldora amarga, y todo por la paz. El año transcurrido, no lo has disipado; con tus estudios, tareas y lecturas nunca pareces aburrirte. Y ahora hablemos de tu ropa pues oigo que preguntas: «¿Y qué puedo ponerme? Todo me queda corto. Mi camisa es un trapo y mi pobre calzado no me sirve sino para sufrir. ¡Ah, cuántas calamidades me atormentan! He suprimido también otro pasaje referente a la comida, que Margot no ha logrado poner en verso. ¿No te parece lindo este poema? Además, he sido muy obsequiada: tres bonitos regalos, entre ellos un grueso libro sobre mi tema preferido: Mitología de Grecia y Roma. A propósito de golosinas, tampoco tengo que quejarme; como benjamín, pienso que cada habitante de nuestro escondite me ha sacrificado un poco de sus últimas reservas. En realidad me han honrado demasiado, dadas las circunstancias, y he recibido más de lo que merecía. Tuya, ANA Martes 15 de junio de 1943 Querida Kitty: Siempre tengo muchas cosas que contarte, pero a menudo las paso por alto, por no juzgarlas suficientemente interesantes y, asimismo, por miedo de aburrirte con demasiadas cartas. He aquí las últimas novedades. Seré breve. No han operado la úlcera del señor Voseen. En la mesa de operaciones el cirujano comprobó que había un cáncer demasiado avanzado para extirparlo. Volvió a cerrar y lo mantuvo en el hospital durante tres semanas, alimentándole bien, antes de mandarlo a su casa. Lo compadezco profundamente y, si pudiera salir, no habría dejado de ir a verlo a menudo, para distraerlo. ¡Cómo extrañamos al bueno de Vossen, que nos tenía tan al corriente de todo cuanto sucede y se dice en el depósito, prestándonos ayuda y alentándonos! ¡Pobre amigo! ¡Qué desgracia! El mes próximo habrá que ceder el aparato de radio. Los alemanes los requisan todos. El señor Koophuis está obligado a entregar el suyo a las autoridades. Pero nuestro protector ha comprado en el mercado negro un aparato Baby, que reemplazará al gran receptor Philips. Es una lástima tener que desprenderse de una radio tan buena, pero una casa que sirve de escondite no puede permitirse atraer la atención de las autoridades con una irregularidad. Vamos a colocar aquí el receptor Baby; un receptor clandestino, en casa de judíos clandestinos que compran en el mercado negro con dinero clandestino. Todo el mundo se esfuerza por conseguir un viejo receptor para entregar a las autoridades en lugar del que ellos reclaman. Cuanto peores son las noticias, más la voz maravillosa de las transmisiones de ultramar significa para todos ese alentador «¡Animo, arriba el

corazón, volverán tiempos mejores!» del cual no podemos prescindir. Tuya, ANA Domingo 11 de julio de 1943 Querida Kitty: Volviendo al problema de la educación, puedo asegurarte que me esfuerzo mucho por hacerme útil, por ser amable y cariñosa; en una palabra, por cambiar el clima y atenuar la lluvia de observaciones. ¡Qué estupidez pretender ser ejemplar con quienes no congeniamos! Pero, en verdad, comprendo que con un poco de hipocresía tengo mucho más que ganar que con mis opiniones sinceras, que nadie ha pedido ni estimado nunca. A veces me olvido de interpretar la comedia y no puedo contener mi rabia ante una injusticia, de manera que necesito soportar durante cuatro semanas o más las alusiones a «la chiquilla más insolente del mundo». ¿No piensas que a veces me quejo con razón? Afortunadamente, no soy rezongona, pues me agriaría cada vez más y perdería para siempre mi buen humor. He decidido dejar un poco la taquigrafía, después de todo el tiempo que le he dedicado... Primero, para poder consagrarme mejor a mis otras asignaturas, y, luego, por mis ojos. ¡Otra calamidad! Cada día me vuelvo más miope, y hace tiempo que hubiera debido usar lentes — que me harán parecerme a una lechuza—, pero imaginarás que nosotros, para salir... Ayer, en toda la casa no se ha hablado más que de los ojos de Ana, porque mamá ha sugerido que fuera al consultorio del oculista acompañada de la señora Koophuis. Ante esta sola perspectiva, creí desmayarme. Salir... no es una tontería. ¿Puedes imaginártelo? ¡Salir a la calle! ¡Estar en la calle! Sería increíble. Al principio, sólo de pensarlo, me asustó mucho; luego, me sentí encantada. Pero no es tan sencillo como parece. Esta decisión concierne a todo el mundo, y como cada uno de los interesados tiene algo que decir, no han podido ponerse de acuerdo inmediatamente. Todas las dificultades, todos los riesgos han sido pesados y sopesados, aun cuando Miep se haya ofrecido enseguida para acompañarme. Mientras, saqué del armario mi abrigo gris, pero me queda tan chico, que parece de mi hermana menor. Siento verdadera curiosidad por ver qué resulta del proyecto, aunque pienso que será abandonado porque, entretanto, los ingleses han desembarcado en Sicilia, y papá está una vez más persuadido de «un final próximo y rápido». Elli nos confía, a Margot y a mí, una gran parte de su trabajo de oficina; eso le ayuda enormemente y a nosotras nos hace sentirnos útiles e importantes. Se trata de clasificar la correspondencia y de inscribir las ventas; todo el

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
eduardo-galeano-bocas-del-tiempo
El Principe-Nicolás_Maquiavelo[1]-libro
El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
Impresiones y recuerdos; artículos publicados en el Diario de Cádiz
LA CASA NÚMERO SEIS (Capítulo 1) - Accitanos de la Estación
Voces de Mujeres: Historias de vida en primera persona
En mis zapatos. Relatos y testimonios desde la cárcel de Coronel.
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Lee el primer capítulo - Maeva
Largartijas de colores - Publicatuslibros.com