Views
4 months ago

el_diario_de_ana_frank

diario

de una

de una muchacha de mi edad cuando les sorprendo hablando de «cosas para mayores»! Sin embargo, en su opinión, es un método también excelente. ¡Veo a menudo los resultados de ese tipo de crianza! En ese momento los hubiera abofeteado a ambos, por la forma en que me estaban poniendo en ridículo. Me sentía fuera de mí. ¡Ah, si pudiera saber cuándo me veré libre de esta gente! La señora Van Daan, esa gran persona, es quien debería servirme de ejemplo..., de ejemplo para como no se debe ser. Todos están de acuerdo en que es muy indiscreta, egoísta, hipócrita, calculadora, y que está siempre en desacuerdo sobre cualquier cosa. A eso puede añadirse la vanidad y la coquetería. En fin, indudablemente, ¡es insoportable! Podría escribir sobre ella volúmenes enteros, y, ¿quién sabe?, acaso un día me ponga a hacerlo. Todo el mundo es capaz de crearse una aureola. Con los desconocidos, sobre todo con los hombres, la señora es amable, y así engaña de buenas a primeras. Según mamá, es demasiado tonta y no vale la pena atormentarse por ella. Margot la considera insignificante. Pim la encuentra demasiado fea, física y moralmente. Y yo, que al principio no tenía ningún prejuicio, debo admitir, tras muchas vueltas, que tienen razón los tres y estoy lejos de ser demasiado severa. Tiene tantos defectos, que no hay por dónde tomarla. Tuya, ANA P.D. — Te advierto que, al escribir lo que antecede, estoy todavía bajo los efectos del enojo. Martes 3 de agosto de 1943 Querida Kitty: Las noticias políticas son excelentes. En Italia, el partido fascista ha sido proscrito. El pueblo combate a los fascistas en muchos lugares; hasta las fuerzas armadas han intervenido en la batalla. ¿Puede un país en tal situación sostener la guerra contra Gran Bretaña? Acabamos de soportar el tercer ataque aéreo del día; tuve que apretar con fuerza los dientes para infundirme valor. La señora Van Daan, que siempre dice: «Un fin terrible es mejor que desesperar del fin»; se ha vuelto en la actualidad la más cobarde de todos nosotros. Temblaba como una hoja esta mañana y hasta estalló en sollozos. Cuando su marido, con el que acababa de hacer las paces después de una semana de discusiones, la consoló, una podría emocionarse de veras ante tal escena. Mouschi ha demostrado que poseer un gato tiene sus desventajas, así como sus ventajas. Toda la casa está llena de pulgas, y la plaga aumenta día a día. El

señor Koophuis ha desparramado un polvo amarillo en todos los rincones del edificio, pero eso no parece haber afectado mucho a los bichitos. Nos hemos tornado muy nerviosos: constantemente imaginamos escozores en piernas, brazos y distintas partes del cuerpo. Por tal motivo emprendimos nuevamente los ejercicios corporales, para poder mirarnos la espalda o la parte trasera de las piernas mientras estamos parados. Ahora pagamos las consecuencias de nuestra falta de agilidad: estamos tan duros que ni siquiera podemos girar la cabeza apropiadamente porque hemos abandonado la gimnasia diaria. Tuya, ANA Miércoles 4 de agosto de 1943 Querida Kitty: Hace más de un año que te cuento muchas cosas sobre la vida del anexo y, sin embargo, nunca llegaré a darte de él una idea perfecta. Hay tantos detalles, que una se pierde, y existe una diferencia muy grande entre la vida que llevamos y la de las personas corrientes bajo circunstancias normales. Hoy te daré un resumen de nuestra vida diaria. Comenzaré por el final de la jornada. Alrededor de las nueve de la noche, todo el mundo realiza preparativos para dormir provocando un enorme desplazamiento de cosas. Se apartan las sillas y se van a buscar las frazadas, que son desplegadas: todo el mobiliario del día se transforma. Yo duermo en el divancito que no tiene más que 1,50 m. de largo y al que, por tanto, deben agregarse dos sillas como larguero. Un colchón, las sábanas, las almohadas y las frazadas, todo hay que retirarlo del lecho de Dussel, donde estos objetos son colocados durante el día. Más allá — un crujido tremendo—, está el catre de Margot, cuyos travesaños de madera rechinan locamente. Hay que sacar los almohadones y mantas de alguna otra parte. En casa de nuestros vecinos, un estruendo terrible: no es más que la cama de la señora, que es empujada hacia la ventana, para que las naricitas de Su Alteza, vestida de una «mañanita» rosa, puedan gozar del aire vivificante. A las 9. Después de Peter, tomo posesión del «baño» y me entrego a una higiene minuciosa; muchas veces aprovecho de matar alguna pulga. Además, limpiarme los dientes, ponerme los rizadores, revisarme las uñas, y otros pequeños secretos de toilette, y todo ello en menos de media hora. A las 9.30: La bata de baño sobre los hombros y con el jabón en una mano, orinal, horquillas, rizadores y algodón en la otra, salida rápida, seguida a

Diario%20de%20Moscu%20-%20Walter%20Benjamin
diario de Roberto Alfa - Soymenos.net
Descargar (pdf) - iwgia
QUERIDA WENDY - Golem
Diario e ideario de un delincuente - Editorial KLINAMEN
Manual para los hinchas - Index of - Diario Hoy
116798412-MONOGRAFIC-10-ANYS-DE-LA-REVISTA-AULA-25
C A T A R R O D E P E C H O
El duende quiso madrugar. nº 5