Views
1 week ago

EL ACCIDENTE_ por Eva Hernandez Ramos

¿Cuáles son las responsabilidades de las partes en un accidente por mala estiba en camión?. La mayoría de las veces no es sencillo de explicar, pues intervienen actores que se entremezclan y sobre los que intervienen diferentes regulaciones. Este micro relato está basado en un caso leal y su redacción tiene por objeto explicar, de forma amena y comprensible, la legislación aplicable y las responsabilidades en caso de accidente.

El viaje. 23 de febrero.

El viaje. 23 de febrero. 5:50. Bilbao. Iker miró a su madre – Lucía – y esta le espetó una de esas típicas frases que todas las madres del mundo parecieran haber compilado en un manual: - Vamosssss, date prisa ¡¡¡¡que llegamos tarde!!!! Tenemos que aprovechar estas horas en las que no hay tráfico en la Autovía, hijo, sabes que no me gusta adelantar conduciendo. - Pero si yo ya estoy – replicó Iker mientras intentaba apurar los últimos instantes con la PlayStation. - ¡Pero si no te has puesto ni las zapatillas!. Anda, apaga ese trasto y arreando, que es gerundio. Mientras Iker se preguntaba quien sería este tal Gerundio y que qué mal habría hecho para que le pusiesen semejante nombre tan cutre, se puso las zapatillas de luces y salió corriendo junto a su madre para meterse en el coche y salir en menos de un minuto del garaje para ir a ver a su 6 abuela.

Los dos conductores. 23 de febrero. Repsol. 9:52 Gasolinera de David Jiménez llegó puntual, como siempre, y su compañero le estaba esperando ya junto al semirremolque portacontenedores. - ¡Aupaaa! - ¡Aupa! – replicó David, mientras le daba la mano -. Andaluz de pro, pero se había adaptado prácticamente a las costumbres vascas. Le encantaba Euskadi, precisamente se casó con una muchacha de Hondarribi. - Aquí tenemos al bicho, a ver qué tal lo toreamos hoy – dijo con cierta ironía David. - Habrá que hacer una buena faena, ja, ja. - ¿Qué lleva dentro el contenedor? – David, siempre quería hacer un plan de la jugada. Su compañero tardó casi un par de segundos en contestar. Y esto preocupó a David. - Pues, si te digo la verdad no lo sé muy bien. Los tíos estos donde lo cargué eran alemanes y no les entendía ni papa. Me indicaron por señas cómo aparcar y luego apenas me dejaron acercarme a ver la carga. Pero pude ver que era una máquina y unas piezas. David se quedó aún más preocupado. Pero como estaba precintado no pudo ver cómo estaba la carga. Tras conversar un poco más con su compañero puso conducción en el tacógrafo e inició la 7 marcha.