Views
9 months ago

REVISTA-DIGITAL-EQUIPO-8-G23

iqueza, pero lo que no

iqueza, pero lo que no nos dijeron, o no querían decírnoslo, es que este modelo no es sustentable en el tiempo. Como ya lo mencionamos el consumo irresponsable altera los procesos naturales, que de cierta forma, ha cambiado las conductas que se llevaban a cabo originalmente. Webster (1975) define el consumo responsable como el "acto realizado por un consumidor en el que se tiene en cuenta las consecuencias públicas de su consumo privado y quien intenta hacer uso de su poder de compra para cambios sociales" entonces se entiende que el hombre debe de tomar decisiones a la hora de comprar, pensando en que es lo que realmente necesita, dejando a un lado los deseos; además teniendo buenos hábitos de consumo que se adapten a sus necesidades reales. El consumo responsable se origina como una respuesta a un mundo consumista, en el cual el desperdicio de recursos y el consumo de bienes y servicios se hacen de una manera desmesurada y descuidada; las compras compulsivas e innecesarias se vuelven el pan de cada día, siendo estas compras provocadas principalmente por la publicidad que nos agobia promocionando, en la mayoría de los casos, productos de alto impacto ecológico por sus elevados efectos contaminantes. En las sociedades "desarrolladas" y los grupos poderosos de cualquier comunidad surge el hiperconsumo, que es el consumo exagerado de los recursos naturales de nuestro planeta, en el cual el consumidor juega un papel muy importante, pues es la pieza clave para que las empresas evolucionen; sus comportamientos y hábitos de compra del individuo y/o colectividad influyen en el éxito o fracaso de un producto o servicio. 4

La globalización es uno de los principales factores que originan el hiperconsumo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) lo define como "una interdependencia económica creciente del conjunto de países del mundo, provocada por el aumento del volumen y la variedad de las transacciones transfronterizas de bienes y servicios, así como de los flujos internacionales de capitales, al tiempo que la difusión acelerada de generalizada de tecnología". Ante la eliminación de barreras comerciales se crea un mercado global, que ha generado un incremento importante del consumo de recursos. Dado que la demanda de consumidores ahora es mayor, puesto que el ámbito de comercialización de productos es internacional, los países más pobres deben sobreexplotar sus recursos (bosques, recursos agrarios o pesqueros etc.). Dando a entender que la globalización genera una sobreexplotación de recursos para poder cubrir la demanda producida. Por otro lado se ha venido instaurando un nuevo mecanismo para impulsar el consumismo y este es la Obsolescencia Programada de los diversos artículos que se producen, esta consiste en darle un lapso de vida útil a los bienes con el fin de que el consumidor se vea obligado a comprar nuevamente el mismo producto o alguno similar. A través de la historia se han visto casos donde las grandes empresas hacen lo posible por reducir la vida útil de sus productos, como lo fue con el caso de Phoebus, un monopolio de empresas que se aliaron para reducir la calidad de las bombillas, las cuales llegaron a durar 2.500 horas y terminaron produciendo unas con una vida útil más reducida, de 1.000 horas; esto dio el primer paso para que las empresas dejarán de producir productos de alta calidad y durabilidad y empezaran a producir bienes más frágiles que dejaran de funcionar a corto y mediano plazo. La Obsolescencia Programada sigue vigente hoy en día, y es que las corporaciones con fines de no estancar sus ventas, producen bienes que tienen un “reloj” que determina en qué momento deja de funcionar para que el consumidor se vea obligado a hacer una nueva compra. La Obsolescencia Programada junto con la publicidad y la alta producción de bienes de diversos tipos, colores y 5

REVISTA DALIA VERDE OCTUBRE2017
articles-11148_doc_pdf
Revista digital proyecto integrador