Views
9 months ago

Cartas a las Iglesias - M. L. Andreasen

adúlteros,

adúlteros, engañadores, entre otros. Él tuvo los mismos ancestrales que todos nosotros hemos tenido. “Él vino con esa herencia para compartir nuestras penas y tentaciones”.[14] “Jesús aceptó la humanidad cuando la raza había sido debilitada por cuatro mil años de pecado”.[15] En vista de esto y de muchas otras declaraciones, ¿cómo puede alguien decir que Cristo estuvo exento? Lejos de estar exento o sometido de mala gana a estas condiciones, Él las aceptó. Dos veces aparece esta cita. Él aceptó los resultados de la obra de la gran ley de la herencia, y con “tal herencia, vino para compartir nuestras penas y tentaciones”. La elección del Adventista fiel está por lo tanto entre Questions on Doctrine y el Deseado de Todas las Gentes, entre la falsedad y la verdad. “Dios permitió que su Hijo viniera como un bebé indefenso, sujeto a las debilidades de la humanidad. Permitió que enfrentase los peligros comunes a todo ser humano, para pelear la batalla como cada hijo de la humanidad tiene que pelearla, 172

con el riesgo de fallar y de pérdida eterna”.[16] “Cristo sabía que el enemigo vendría a cada ser humano, para sacar ventaja de las debilidades heredadas ... y pisando el terreno que el hombre tendría que pasar, nuestro Señor preparó el camino para que nosotros venciésemos”.[17] “Sobre Él que había dejado a un lado su gloria, y había aceptado las debilidades de la humanidad, debe descansar la redención del mundo”.[18] Pocos, aún entre nuestros ministros, saben alguna cosa sobre lo que lahermana White llama la gran ley de la herencia. Y sin embargo esta es la ley que hace efectiva la encarnación y hace de Cristo un hombre real, como uno de nosotros en todas las cosas. Que Cristo tuviese que ser como uno de nosotros en todas las cosas, Pablo lo considera una necesidad moral por parte de Dios, y lo declara así. Dice: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo Sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 173

La Educación Cristiana (1975) - Iglesia Adventista del Séptimo Día ...
Consejos para la Iglesia (1991) - Iglesia Adventista del Séptimo Día ...
Escuela Sabática - Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento ...
Libro-Oraciones que Sustentan - Iglesia Adventista Agape
El Masterplan para destruir la Iglesia
Descarga el Catecismo de la Iglesia Católica al completo
Cristo Viene y la iglesia duerme - Iglesia Biblica Bautista de ...
Revista Adventist World - Jóvenes Adventistas de Nicaragua
Cartas a Jóvenes Enamorados (1987) - Iglesia Adventista Agape
Tomo 3 (PDF) - For My People Ministry
En Esto Creemos - Iglesia Cuadrangular
Formato Acrobat - Iglesia Biblica Bautista de Aguadilla, Puerto Rico
Unidad 5 - Iglesia Biblica Bautista de Aguadilla, Puerto Rico
Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia
Descargar - The Philadelphia Church of God
Semana Santa 2011 - Unión Ecuatoriana de la Iglesia Adventista ...
Las manifestaciones de Dios.pdf - IGLESIA DE CRISTO - Ministerios ...
Dobraczynski. Cartas de Nicodemo