Views
9 months ago

Contralínea 453

Contralínea, Periodismo de investigación, reportajes, crónica, ensayo, análisis, opinión, investigación de corrupción, rendición de cuentas, seguridad nacional, sociedad de capitales, línea global, cultura, contragolpe, contraluz, ocho columnas, análisis petrolero, análisis energético, análisis económico, análisis cultural, análisis ambiental, análisis educativo, análisis internacional, análisis social, análisis arqueológico, delincuencia organizada, delitos de cuello blanco, crímenes contra la sociedad, tráfico de personas, contrabando de especies en peligro de extinción, despojos de territorio a comuneros y campesinos, conflictos armados, delitos sexuales, abusos de autoridad

INVESTIGACIÓN PORTADA

INVESTIGACIÓN PORTADA Estados Unidos tuvieron que tener esto en consideración a propósito de la fuga. Por su parte, el documento del Congreso estadunidense señala que el escape ocurrido el pasado 11 de julio representa un enorme retroceso (“a huge stepback”) para el gobierno de Peña Nieto, de por sí “ya asediado por acusaciones de corrupción y bajos índices de aprobación”. Todo lo que hubiera logrado la administración de Peña Nieto en materia de combate al narcotráfico quedó rebasado. Los golpes a los cárteles que nunca hizo la administración de Felipe Calderón y de los que presumía el gobierno actual fueron eclipsados. El documento cita la propia captura de Guzmán Loera en febrero de 2014; la detención de los más altos líderes de Los Zetas en 2013 y marzo de 2015, y los arrestos de Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes. También se podría mencionar la captura de Servando Gómez, la Tuta, y el abatimiento, en marzo de 2014, de Nazario Moreno, el Más Loco, ambos de los Caballeros Templarios. El último, dado por “muerto” en 2010 por el gobierno de Felipe Calderón y por quien fuera su titular de Seguridad Pública, Genaro García Luna. El propio documento señala que de un total de 122 líderes del narcotráfico, el gobierno de Peña Nieto había arrestado o neutralizado 93. Pero la fuga de Guzmán “contradice” la aseveración de que se combate frontalmente a la delincuencia, asienta el estudio del Congreso estadunidense. Para Guillermo Garduño, el desprestigio es un costo que el gobierno federal tuvo que aceptar: “el Estado mexicano no puede ya revertir la situación. Ya no aguanta más la presión. Las unidades militares están copadas. Hay suicidios entre la tropa y oficiales, mientras los narcos en plena batalla están atacados de risa, es decir, las fuerzas morales que debe tener toda organización militar están abatidas. El país se está descapitalizando, pues no hay capital que soporte esta inseguridad. No hay garantías para El Chapo es el único capaz de coagular los intereses de toda la mafi a o someterla en un mando único quien quiera invertir. Había que parar esta situación”. —Si es así, ¿por qué se escoge al Chapo y no a otro personaje? –se le cuestiona. —El Chapo es el único capaz de coagular los intereses de toda la mafia o someterla en un mando único. No hay ningún otro actor así de los que están afuera. Pero no se trata sólo de que exista un “mando” de la mafia con el cual tratar. A decir de Garduño Valero, de lo que se trata es de transformar un negocio que cada vez es más violento, tiene más actores y genera menos ganancias, tal y como está estructurado. Para reorganizarlo podría resultar útil otro capo nacido, igual que el Chapo, en el municipio sinaloense de Badiraguato y puesto en libertad en 2013. “En este mismo sentido se inscribe la libertad de [Rafael] Caro Quintero. La mariguana ya no es negocio: se ha legalizado en varios estados de Estados Unidos y su uso ha sido sustituido por otras drogas. Cada vez genera menos dividendos.” Garduño explica que con menos ganancias y más actores, la mayoría de los cárteles han diversificado sus negocios: secuestro, extorsión, robo. Sólo el Cártel de Sinaloa mantiene como principal trabajo el trasiego de drogas. El negocio del narcotráfico en México pasó de ser “mariguanero” a uno que produce opio, heroína, morfina y que procesa la hoja de coca. Y aunque tienen más capacidad de fuego, los cárteles siguen, organizativamente, como los de 1980. “El que puede dar fin a este modelo de narcotráfico y dar paso a uno moderno es Caro Quintero”, explica. Rafael Caro Quintero fue liberado por resolución de un tribunal colegiado el 9 de agosto de 2013, 8 meses después de que Enrique Peña Nieto asumiera la Presidencia de la República. El 16 de enero de este año se emitió una nueva orden aprehensión en su contra y, como en 26 7 de septiembre de 2015

PORTADA INVESTIGACIÓN CECILIA MARTÍNEZ Y 123RF el caso del Chapo, las autoridades mexicanas y estadunidenses de manera formal lo buscan intensamente. Caro Quintero, el Narco de Narcos, fundó a finales de la década de 1970 el Cártel de Sinaloa (también conocido entonces como el Cártel de Guadalajara por haber trasladado a la ciudad capital de Jalisco sus principales operaciones administrativas). Sus otros socios fundadores, Miguel Ángel Félix Gallardo, el primer Jefe de Jefes o el Padrino, y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, permanecen en prisión. Luego de la fuga de Joaquín Guzmán, en México el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Eugenio Ímaz Gíspert, permanecen en sus cargos. El comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, fue sustituido el pasado jueves 27 de agosto por Renato Sales Heredia. Sólo fue destituido el director del penal y tres custodios se encuentran presos. En una de sus primeras declaraciones, Sales Heredia se refirió al Chapo. El que en 2001 estuviera a cargo de la investigación de la muerte de la defensora de derechos humanos Digna Ochoa y que concluyó que la activista se había suicidado, prometió que capturará al capo. Lo cierto es que Joaquín Guzmán Loera tiene más garantías: las autoridades mexicanas le han expedido un amparo para que, en caso de que nuevamente sea detenido, no sea extraditado a Estados Unidos. El pasado 31 de julio, el Juzgado Quinto de Distrito concedió a Guzmán Loera un amparo promovido por sus abogados contra todo intento de, una vez capturado, ser enviado al vecino país del Norte. Y las informaciones a las que tuvo acceso el Servicio de Investigación del Congreso estadunidense “hacen suponer” que el Chapo “no será aprehendido en 1 par de semanas”, como cuando se fugó la primera vez y duró 13 años fugitivo. www.contralinea.com.mx 27

Contralínea 455
Contralínea 456
Contralínea 451
Contralínea 454
Contralínea 452
Contralínea 457
Contralínea 450
revista online issn 2256-3172 vol. 2 edición nº. 11 agosto ... - Cedice
descargar la versión pdf - Buzos
Observatorio de Guatemala, Nº10, Primavera Sur 2011 - CAEI
La Calle Espacio Libre de la Sociedad - legislativo tv
Los Estados Unidos y Colombia: Una sociedad ambigua - IRI