Views
10 months ago

Contralínea 453

Contralínea, Periodismo de investigación, reportajes, crónica, ensayo, análisis, opinión, investigación de corrupción, rendición de cuentas, seguridad nacional, sociedad de capitales, línea global, cultura, contragolpe, contraluz, ocho columnas, análisis petrolero, análisis energético, análisis económico, análisis cultural, análisis ambiental, análisis educativo, análisis internacional, análisis social, análisis arqueológico, delincuencia organizada, delitos de cuello blanco, crímenes contra la sociedad, tráfico de personas, contrabando de especies en peligro de extinción, despojos de territorio a comuneros y campesinos, conflictos armados, delitos sexuales, abusos de autoridad

INVESTIGACIÓN CAPITALES

INVESTIGACIÓN CAPITALES Las autoridades hacendarias y judiciales buscan también pague el “crédito fiscal” de 1 millón 130 mil pesos, que involucra a una empresa de la que fue socio, Max Olivares Arquitectos, SA de CV, y del que sus dueños y socios mayoritarios ya fueron absueltos. Álvarez Rodríguez no cubriría la exigencia del crédito fiscal ni en 10 años de trabajo continuo, con la aportación de la mitad de su salario mensual. De origen humilde, habitante de una de las demarcaciones más populares en el Estado de México, José Eduardo no fue tan afortunado como la empresa Sabritas (propiedad de la trasnacional refresquera PepsiCo), a la cual el gobierno mexicano le condonó más de 929 millones de pesos en 2013, cifra 900 veces mayor a la exigida al ingeniero. Tampoco como los 1 mil 694 millones 170 mil 700 pesos en créditos fiscales, condonados en el Estado de México, la entidad federativa donde más beneficiados hubo en el país. La secrecía del sistema hacendario ha permitido que servidores públicos condonen créditos fiscales a grandes empresas, que podrían significar un daño a la hacienda por más de 1 mil millones de pesos, entre ellas Sabritas, Gamesa (subsidiarias de la trasnacional PepsiCo), ProLogis, Scotiabank Inverlat. El crédito exigido por Hacienda El ingeniero civil entró a trabajar a una empresa denominada Max Olivares Arquitectos, SA de CV, en 1999. Tres años más tarde se convirtió en socio de la empresa, invitado por el director que llevara el mismo nombre de la razón social. Su participación accionaria fue del 30 por ciento 34 7 de septiembre de 2015

CAPITALES INVESTIGACIÓN en la toma de decisiones, beneficios y responsabilidades en la compañía. Un 40 por ciento de la empresa estaba en manos del dueño y el 30 por ciento restante, en las de su esposa, Martha Solano Cumplido. La administración era llevada por ellos mismos y dos familiares más. Parecía que la prosperidad llegaría a la familia de Álvarez Godínez, cuando el negocio tenía números favorables se reflejaba en el bienestar de los suyos. Él ignoraba que había un crédito fiscal y que en un principio ascendía a más de 5 millones 641 mil 674 pesos, como se asienta en la causa penal 42/2007-V. Salió de la empresa de 2003 y fue hasta 2007 que se enteró de que había un proceso penal en su contra. Mientras caminaba por una de las calles de su colonia, fue aprehendido por oficiales de la entonces Agencia Federal de Investigación, dependiente de la Procuraduría General de la República, que le notificaron la comisión del delito de “defraudación fiscal equiparada”. Sin más, fue llevado al Reclusorio Norte, donde permaneció 2 días en el encierro. “Sobreviví con 10 pesos, porque ahí hay que pagar por todo”, recuerda. Recuperó la libertad tras el pago de una fianza de 50 mil pesos, dinero recaudado con el apoyo de su familia, relata con tono temeroso. Es lo más que ha podido pagar, no imagina cómo podría cubrir más de 1 millón de pesos que le exige el Poder Judicial. “Todo el proceso me ha significado deudas. En los trabajos me han despedido porque no puedo estar pidiendo permisos para ir a los juzgados a solucionar este problema. Para mi familia también ha sido muy difícil, ya hablé con ellos y con mi actual patrón para decirles que voy a purgar la pena, porque ya no sé qué hacer, y no tengo el dinero suficiente para cubrir el monto que me exigen. “El reclusorio es otro mundo: yo estuve con los de nuevo ingreso en el patio, después nos llevaron a dormir, sin cobijas ni nada... Yo sé que es difícil estar ahí, pero 1 millón 130 mil pesos no los tengo”, dice. Vía crucis hacendario La sentencia de la causa penal 42/2007 es “absurda”, dice en entrevista Manuel Garay, abogado que sigue el caso. Y es que de acuerdo con el expediente, con sello del Poder Judicial de la Federación, el 2 de julio de 2012, Graciela Malja Aguirre, jueza segunda de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal –asistida por Rodrigo Jesús Vega Madrid, secretario de juzgado adscrito al El reclusorio es otro mundo: estuve con los de nuevo ingreso en el patio, después nos llevaron a dormir, sin cobijas ni nada... Sé que es difícil estar ahí, pero no tengo 1 millón de pesos Segundo Distrito de Procedimientos Penales Federales en el Distrito Federal–, dictó sentencia condenatoria contra Álvarez Godínez. En tanto, su socio mayoritario y dueño de la empresa, Máximo Cándido Olivares y Larraguivel fue absuelto de todo delito. Álvarez Rodríguez dejó la empresa en 2003, ya comenzaba a presentar su contabilidad en números rojos y ya no era sostenible económicamente. No obstante, la persecución fiscal y luego judicial llegó a su domicilio. “Cuando me dieron la primer sentencia sentí que me moría; primero, me dijeron que eran 6 años, porque en un principio eran 5 millones 440 [mil pesos], y luego, con las pruebas presentadas, bajó a 1millón 130 [mil pesos] pero en esos 5 años, la juez segundo me condenó a 3 años de prisión sin ningún beneficio. Luego, el magistrado del Sexto Tribunal revisó mi caso y me dictó una pena de 3 meses y con beneficios, siempre y cuando cubra el millón 130 [mil pesos]. www.contralinea.com.mx 35

Contralínea 455
Contralínea 456
Contralínea 451
Contralínea 454
Contralínea 452
Contralínea 457
Contralínea 450
descargar la versión pdf - Buzos
revista online issn 2256-3172 vol. 2 edición nº. 11 agosto ... - Cedice
Observatorio de Guatemala, Nº10, Primavera Sur 2011 - CAEI
La Calle Espacio Libre de la Sociedad - legislativo tv
Los Estados Unidos y Colombia: Una sociedad ambigua - IRI