Views
4 months ago

Contralínea 453

Contralínea, Periodismo de investigación, reportajes, crónica, ensayo, análisis, opinión, investigación de corrupción, rendición de cuentas, seguridad nacional, sociedad de capitales, línea global, cultura, contragolpe, contraluz, ocho columnas, análisis petrolero, análisis energético, análisis económico, análisis cultural, análisis ambiental, análisis educativo, análisis internacional, análisis social, análisis arqueológico, delincuencia organizada, delitos de cuello blanco, crímenes contra la sociedad, tráfico de personas, contrabando de especies en peligro de extinción, despojos de territorio a comuneros y campesinos, conflictos armados, delitos sexuales, abusos de autoridad

ANÁLISIS AMBIENTAL En

ANÁLISIS AMBIENTAL En Baja California Sur, sólo 3 mil 863 personas trabajan en la minería. ¿Adicionar 150 empleos justifica los riesgos? en los que se basaron para el planteamiento del mismo (http://defi endelasierra.org/ wp-content/uploads/2015/07/opinion-tecnica_proy-minero_los-cardones_maeda1.pdf.). A diferencia de Valente Loya, el presidente del Consejo Coordinador de Los Cabos (CCC), Julio Castillo Gómez, considera que el sector turístico-empresarial es el de mayor relevancia para el desarrollo económico del estado, y que la megaminería lo pondría en riesgo (Ángel Mora y Lizbeth Jaimes, “Expresa CCC preocupación por actuación del Cabildo de La Paz por el caso Los Cardones”, La Tribuna de Los Cabos, 5 de agosto de 2015). Y datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía lo avalan, pues de acuerdo con el Censo 2014, la población del estado ocupada en la minería era el 2.51 por ciento, y el porcentaje ocupado en el sector turístico era del 22.7 por ciento, al menos en hoteles y restaurantes. Además, falta considerar a todos aquellos que dependen del turismo en otras actividades. En números gruesos, de las 156 mil 985 personas que laboran en el estado, sólo 3 mil 863 trabajan en la minería (http://www.inegi.org. mx/est/contenidos/proyectos/ce/ce2014/default. aspx). Entonces me pregunto, y la sociedad debe preguntar a las “autoridades”, si adicionar 100 o 150 empleos más al sector minero por un periodo temporal –no más de 10 años– justifica poner en riesgo las actividades económicas fundamentales del estado… Así como hay un sector grande de la población que está luchando en contra del establecimiento de Los Cardones, agrupados en el Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida (Freciudav), del que destacan organizaciones como Medio Ambiente y Sociedad, AC; de La Paz; y SOS No Minería Tóxica en Baja California Sur, de Los Cabos, también existe un sector de la población, muy reducido, que dice apoyar la minería a tajo abierto e incluso se han manifestado al respecto públicamente y bajo el amparo del denominado Frente Pro Desarrollo Sustentable (FPDS), recientemente formado en el fragor del conflicto minero, en cuyo Consejo se encuentra David de la Paz (www.bcsnoticias.mx/frente-pro-desarrollo-sustentable-pide-no-satanizar-la-mineria-y-desarrollo-inmobiliario/ y El Mexicano, www.oem.com.mx/ elmexicano/notas/n3580664.htm). Frente que congrega algunas decenas de personas en su mayoría de los ejidos de San Antonio y El Triunfo, del municipio de La Paz, lugares estratégicos para la instalación y operación de la mina. El mencionado frente, por lo que dice de sí mismo, es una organización con nobles fines, pero me parece que camina por rutas equivocadas para generar el desarrollo que dice buscar. No es en el sector minero, eso es cosa del pasado, de un pasado destructivo... El desarrollo está en otros ámbitos, que las mentes anquilosadas y los bolsillos hambrientos no dejan ver. Está en el turismo, en la pesca, en la agricultura, en la ganadería, actividades que, es cierto, necesitan renovarse, ser impulsadas y apoyadas por el gobierno. Pero eso es responsabilidad del gobierno en todos sus órdenes, y en esa línea de acción es donde debería focalizar sus esfuerzos del FPDS. Pero parece que alguien les vendió cuentas de vidrio, y ellos, ilusos, las compraron. Porque de otra manera no me explico el gran riesgo en que están poniendo a cientos de miles de surcalifornianos, de mexicanos y de extranjeros radicados en esa tierra. Ellos deberían velar por los intereses de sus seguidores, convencidos o comprados, y generar el desarrollo prometido, pero no en la megaminería a tajo abierto y menos cuando ésta se pretende establecer sobre la principal fuente de agua de la región Sur del estado, eso es un crimen. La escalada de este conflicto social con las autoridades en las últimas semanas, así como la guerra de declaraciones entre sectores empresariales y la confrontación de diversos grupos sociales en torno a la megaminería, incluso en la explanada del 60 7 de septiembre de 2015

AMBIENTAL ANÁLISIS ROBERTO GALINDO Cabildo de La Paz, han vuelto al conflicto minero de Los Cardones un asunto muy delicado, y justo cuando sus promoventes esperan la aprobación del cambio de uso de suelo de ciertos predios en la Sierra de La Laguna para iniciar actividades, por parte del Cabildo de La Paz, antes que termine su actual periodo de gobierno (Carlos Ibarra, “Minera Los Cardones vs Insurrección Ciudadana”, El Organismo, https://elorganismo.wordpress.com). Todo lo anterior se ha visto enmarcado por un escándalo de supuesta corrupción entre los integrantes del mismo Cabildo y los promoventes del proyecto Los Cardones (Gerardo Zúñiga Pacheco, “Minera transa con regidores”, Semanario Zeta, 11 de agosto de 2105, http://zetatijuana.com/noticias/ reportajez-bcs/24038/minera-transa-con-regidores). La megaminería a tajo abierto es un crimen contra el medio ambiente y la humanidad, crimen que una firma en un documento del gobierno puede detonar, crimen que una conciencia comprada puede avalar, crimen que afectará a todos los grupos de la sociedad: a los de derecha y los de izquierda, a los anulistas, a los pobres y adinerados, a gente del campo y las ciudades, a cristianos y ateos, a los de cualquier religión, a hombres, mujeres y niños. Sí, a todos, también a sus familias –las de los promineras–, a toda su gente. Por eso creo que es la ignorancia lo que los hace apoyar la megaminería. Pues de otra manera no lo entiendo, porque ni siquiera todo el oro o dinero del mundo justifica eso. Ése es un crimen del que se darán cuenta que cometieron, si es que no son conscientes de ello, cuando los lixiviados tóxicos los alcancen. “No existe la minería responsable: no hay protocolos de prevención de riesgos infalibles” www.contralinea.com.mx 61

Contralínea 456
Contralínea 455
Contralínea 451
Contralínea 454
Contralínea 452
Contralínea 457
Contralínea 450
revista online issn 2256-3172 vol. 2 edición nº. 11 agosto ... - Cedice
descargar la versión pdf - Buzos
Observatorio de Guatemala, Nº10, Primavera Sur 2011 - CAEI
La Calle Espacio Libre de la Sociedad - legislativo tv
Los Estados Unidos y Colombia: Una sociedad ambigua - IRI