Views
9 months ago

Edición 13 de febrero de 2018

Opinión 14 Martes

Opinión 14 Martes 13 de febrero de 2018 Diario Co Latino OCURRENCIAS RECARGADAS 2018 El pueblo con refranes… aconseja Publicación de la Cooperativa de Empleados de Diario Co Latino de R. L. 23 Avenida Sur No. 225 San Salvador www.diariocolatino.com facebook.com/diariocolatinoderl @DiarioColatino Director: Jefe de Prensa: Coordinadora de Redacción: Nelson López* ocurrencias@diariocolatino.com En boca cerrada... no entran moscas Yo eso le digo al señor Presidente, que lo mejor es que nunca conteste a todas las bayuncadas que le sacan ese montón de derechistas que cada vez que hace cosas buenas para la gente comienzan a burlarse de cómo habla. Pero mire aquí en este paisito todos hablamos mal, desde la gente letrada hasta la iletrada y qué. Si aquí hablamos entre castellano y náhuat. Así que le aconsejo que jamás les vaya a contestar a esos enfermos mentales que se la llevan de que son los grandes oradores. Árbol que nace torcido nunca su tronco endereza En El Salvador hay gente retorcida y no les importa que la delincuencia haya tenido siempre como protectores a los mismos de la derecha y lo peor es que no solamente han protegido el ladronismo, el contrabando, el narcotráfico, el lavado de dólares, sino que también son parte de esas estructuras. Si no mire todas las alcaldías de la derecha que están con el montón de mareros adentro y con narcotraficantes que hasta en la USA los tienen agarrados. Así que le aconsejo que no se desvele jamás por esos pobres retorcidos. El que anda entre la miel... algo se le pega ¡Cierto! Lo mejor es que siempre se mantenga al margen de tanta estupidez de la derecha y siga trabajando como lo hace siempre, que se dedique a sus programas que todos los salvadoreños pobres disfrutamos desde que era el vice. Y lo más importante es que la derecha sufre cuando ve que nuestros hijos tienen computadoras y ya las pueden usar. La derecha quisiera que solo los niños de colegios caros tuvieran y supieran ocuparlas pero se jodieron porque ahora son miles de niños que tienen acceso a una lempita y eso sí que les ha dolido. Dan darán dicen las campanas… si das te darán… si no… nada te darán Señor Presidente, esto es lo que nunca entendió la derecha y siguen de tacaños con todo el pobrerío y eso es lo que les pasó factura porque los muy corruptos solo se dedicaron a robar y nunca compartieron nada, sin imaginarse que un día íbamos a darnos cuenta que nos tenían a puro engaño de que cuando fueran se llenaran y estuvieran rebalsando nos darían todas las sobras y hasta ahora todavía siguiéramos esperando si ellos estuvieran en el Gobierno. ¡Gracias señor Presidente! por pensar en la gente. Francisco Elías Valencia Nelson López Patricia Meza Teléfonos: 2222-1009, 2271-0671, 2271,0971 Fax: 2271-0822 127 AÑOS INFORMÁNDOTE CON CREDIBILIDAD Ética y Política La flaqueza del entendimiento José M. Tojeira El diputado Gallegos sigue insistiendo en la pena de muerte. Es difícil saber si es una estrategia exclusivamente para ganar votos ante la indignación y cansancio de la gente por el auge de la violencia y la criminalidad, o si es que realmente piensa que la pena de muerte puede resolver el problema de la violencia en El Salvador. Lo cierto es que este señor, mientras la mayoría de los países del mundo han abolido la pena de muerte, él quiere regresar a ella. Hace 40 años solamente había 16 países que no aceptaban en su legislación la pena de muerte. Hoy la han abolido ya 141. Parece que para Gallegos dar marcha atrás en la historia es un excelente mecanismo de progreso. Marcha atrás que no parece asustar mucho a algunos de los miembros de ARENA, dado que el todavía diputado Muyshondt ha recomendado el voto cruzado en favor de GANA y su propio partido. Desde un punto de vista político, hacer campaña en favor de la pena de muerte en El Salvador no solo es una barrabasada ética sino también un problema de relaciones internacionales. En efecto, El Salvador es firmante de la Convención Americana de Derechos Humanos. En ella se prohíbe restablecer la pena de muerte a todos los países firmantes. Si El Salvador quisiera restablecerla tendría que denunciar la Convención, y solo tras dos años podría cambiar el Código Penal y establecer la pena capital, solo aplicable a partir de ese momento. El descrédito que implicaría eso a nivel internacional, tanto latinoamericano como dentro del Sistema de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sería monumental. Y si en ese momento tenemos una Sala de lo Constitucional independiente no sería nada extraño, además, que declarara inconstitucional la pena de muerte aplicada a delitos comunes, dados los compromisos internacionales de El Salvador derivados de tratados internacionales de Derechos Humanos. De hecho, ya se han declarado inconstitucionalidades a partir del nexo de fondo de nuestra Constitución con la doctrina y tratados de los derechos humanos. Y quienes trabajamos en el campo de dichos derechos seríamos además los primeros en presentar peticiones de inconstitucionalidad para propuestas como las que persigue el diputado Gallegos. La pena de muerte, por otra parte, tiene muy poco que ver con la disuasión del homicidio. Los países que tienen menos homicidios no tienen pena de muerte. No solo porque no la necesitan sino porque están convencidos que no disuade a la hora de cometer crímenes. Como tampoco disuaden las penas más largas de cárcel cuando la impunidad continúa siendo una realidad. Los pocos países que continúan con la pena de muerte tienen abundantes detractores internos por razones muy sencillas. Se ha demostrado que la pena de muerte ha ejecutado inocentes. Y no han bajado los homicidios. Entre nosotros, además, con la costumbre de acudir a testigos “criteriados” ya podemos imaginar el testimonio que daría un condenado a muerte para que le sustituyeran la pena a cambio de denunciar a cualquier otro. Para luchar contra el crimen lo primero que debemos tener es eficacia en nuestro sistema judicial y de persecución del delito. Aumentar las penas y mantener un sistema judicial ineficiente y en algunos aspectos corrupto es simplemente hacer gala de un pensamiento jurídico cerebralmente deficiente. Desde un punto de vista ético el valor de la vida se considera tan fundamental que no se puede continuar la escalada de vida por vida, especialmente en esta etapa de la historia en que vivimos, en que hay formas de frenar las posibilidades de homicidio sin necesidad de matar a los delincuentes. La pena de muerte ni es jurídicamente viable ni tiene eficacia en la lucha contra el crimen. Ha sido además históricamente causa de injusticias y de crímenes vergonzosamente ejecutados desde el Estado y no tiene razón de ser desde la ética en la época en que vivimos. Apoyar la pena de muerte es atizar el afán de venganza de la gente, generando una mayor cultura de violencia. Si se promueve solo por ganar votos muestra un muy bajo nivel ético. Si se cree en ella demuestra un muy bajo nivel político, jurídico, intelectual y humano. Parece que para Gallegos dar marcha atrás en la historia es un excelente mecanismo de progreso. Marcha atrás que no parece asustar mucho a algunos de los miembros de ARENA, dado que el todavía diputado Muyshondt ha recomendado el voto cruzado en favor de GANA y su propio partido.

Diario Co Latino Opinión Martes 13 de febrero de 2018 15 Moneda de cambio Omar Serrano* El que quiera ver en las medidas contra los migrantes por parte del gobierno de Donald Trump otra cosa que no sea su ADN antinmigrante todavía no ha entendido nada o lo hace por una maliciosa manipulación electorera. La verdad es que el presidente Trump ha demostrado hasta la saciedad lo que los migrantes de los países pobres significan para él y para sus seguidores que comparten con él su perfil racista, clasista, xenófobo y sexista. Su bandera de campaña fue precisamente “hacer de nuevo grande a Estados Unidos” y eso pasa por librarse de la amenaza de los migrantes para dar cabida a sus ideas nativistas, es decir, para beneficiar a los auténticos dueños del país del norte que son los blancos anglosajones. ¿Qué significan los migrantes para Donald Trump? Trump se ha referido a los migrantes con un repertorio de insultos tan prolijo que transparenta que los migrantes son los culpables de todas las cosas malas que suceden en Estados Unidos. Según el New York Times, Trump, en una conversación privada, afirmó que los haitianos refugiados en Estados Unidos llevaban el SIDA y que los nigerianos “jamás volverían a sus chozas una vez tocaran América”. De los mexicanos –y para Trump todos los latinoamericanos somos como los mexicanos- dijo que llevaban drogas, crimen y que eran violadores. De algunos países beneficiados con el TPS como El Salvador, Haití y países africanos dijo que éramos “hoyos de mierda”. El hecho de que un guatemalteco indocumentado esté acusado de atropellar al jugador de fútbol americano del equipo de los Colts Edwin Jackson ha sido utilizado por Trump para decir que los migrantes son los culpables de este tipo de cosas. Y, más recientemente, dijo que los países del triángulo norte de Centroamérica no “éramos sus amigos” porque dejábamos pasar la droga por nuestro territorio. Es decir, para Trump los migrantes de países pobres no significan nada, o peor, son portadores de SIDA o de ese ejemplo que utilizó para referirse a los acogidos al TPS. A lo sumo los migrantes pueden ser para Trump útiles para un intercambio. Para conseguir los fondos para hacer realidad una de sus principales promesas de campaña –la construcción de un muro fronterizo con México- En el libro “El peligroso caso de Donald Trump”, 27 siquiatras estadounidenses lo han considerado como “el hombre más peligroso del mundo” y califican al mandatario de narcisista, sociópata, hedonista, impulsivo, inmaduro e incompetente, entre otros atributos. Con estas características se hace más fácil entender las medidas que el presidente Trump ha implementado para afectar a los migrantes. el impulsivo presidente norteamericano ha ofrecido legalizar a los “soñadores” acogidos al Programa de Acción Diferida para los llegados en la infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Es decir, a lo sumo los migrantes de países pobres son para Trump, moneda de cambio, nada más. En el libro “El peligroso caso de Donald Trump”, 27 siquiatras estadounidenses lo han considerado como “el hombre más peligroso del mundo” y califican al mandatario de narcisista, sociópata, hedonista, impulsivo, inmaduro e incompetente, entre otros atributos. Con estas características se hace más fácil entender las medidas que el presidente Trump ha implementado para afectar a los migrantes. Desde su llegada a la Casa Blanca ha priorizado las deportaciones de inmigrantes acusados de delitos sin que se les haya comprobado su culpabilidad, recuperó las comunidades seguras que permiten a los agentes de seguridad actuar como oficiales de migración, ha puesto fin a las ciudades santuarios que protegían a los migrantes, ha desatado la detención de indocumentados, ha abierto nuevos centros de detención, ha suspendido TPS a varios países, suspendió el DACA y está próxima la construcción del famoso muro con México. En el fondo, lo que el discurso y las medidas de Trump en materia de migración están haciendo es construir un nuevo prototipo de migrantes. La imagen de ser gente trabajadora, que se sacrifica por sus seres queridos para ayudarles económicamente, que contribuyen con su trabajo y sus impuestos a la economía estadounidense, se quiere cambiar por otra imagen negativa y degradante. El migrante es el que quita el trabajo a los blancos nativos, es el que lleva el crimen, las drogas, la violencia a los Estados Unidos. Quien por sumisión o conveniencia no se atreve a cuestionar esta visión distorsionada y falsa de los migrantes se vuelve cómplice de ella y traiciona a quienes mantienen a flote la economía resquebrajada de nuestros países. * Vicerrector de Proyección Social de la UCA. Recuperar lo robado @arpassv Comunidades y organizaciones sociales exigieron hoy que ARENA devuelva 10 millones de dólares donados por el gobierno de Taiwán. Los manifestantes de concentraron frente a las instalaciones del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA) para demandar que el partido oligárquico “devuelva lo robado”. La actividad se realizó en el marco del 17 aniversario del terremoto del 13 de febrero de 2001 y es parte de la campaña “ARENA, devolvé lo robado”. Los 10 millones eran para ayudar a los afectados por los terremotos, pero fueron robados por el partido oligárquico y utilizados en la campaña presidencial de 2004. Esto fue en una operación de lavado de dinero, a través del Centro de Estudios Políticos “Antonio Rodríguez Porth”. Así lo determinó una comisión especial de la Asamblea Legislativa, la Fiscalía y el Juzgado Séptimo de Instrucción que procesó al expresidente arenero Francisco Flores. El cometimiento de dicho robo, incluso, fue admitido por altos personeros de ARENA, entre estos el expresidente de la República Alfredo Cristiani y el expresidente del COENA Jorge Velado, quienes públicamente admitieron que el dinero terminó en las arcas areneras y utilizado para la campaña electoral. A pesar de esto, la Fiscalía no enjuicia a los “destinatarios” de dichos fondos y no aplica la Ley de Extinción de Dominio a ARENA para que el Estado recupere el dinero robado. El fiscal Douglas Meléndez se hace del ojo pacho ante varias demandas presentadas por organizaciones sociales. ASGOJU cuestiona la impunidad de la corrupción arenera y critica que -en la actual campaña electorallos candidatos del partido oligárquico ofrecen “más transparencia”. También señala que personeros de la derecha empresarial, oenegera y mediática se presentan cínicamente como paladines de la anticorrupción. Varios de estos personajes recibieron sobresueldos pagados con la partida secreta de Casa Presidencial durante los gobiernos de ARENA. Sobre esto ASGOJU también ha presentado sendas demandas ante Fiscalía y el pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Las organizaciones llaman a todos los sectores decentes y población honrada a sumarse a la exigencia de que “ARENA devuelva lo robado”: miles de millones de dólares robados o malversados que debieron invertirse en salud, educación, productividad, infraestructura, saneamiento, etc. ¡DEMOCRATIZANDO LA PALABRA! Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador www.arpas.org.sv info@arpas.org.sv teléfono: 2260-4427; 2260-4428, Fax: 2299-3880