Views
1 week ago

Manual Diplomado en Valores

Material de apoyo para el desarrollo del diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! gritos silenciosos de ayuda, de personas necesitadas de respeto y de cariño. Saludar mirando a los ojos, sonreír no cuestan nada, no implican inversión de tiempo, pero son detalles de cortesía que abren la puerta a la cordialidad y a la solidaridad en el vivir diario. Las prisas impiden amar, porque impiden mirar y escuchar. Es preciso que cada día hagamos muchos altos en el camino para recoger “las cerezas”: amar y dejarse amar. Cumplir con los deberes de ciudadano – servir y ayudar- en detalles nimios pero que si todos los viviéramos el ambiente que nos rodea cambiaria: dar paso al carro de al lado cuando está pidiendo que le deje cruzar, no tirar ese chicle en un pasillo porque detrás vienen personas que si se distraen se pueden topar con él y estropear la ropa o los zapatos; terminar a tiempo un reporte porque de mi trabajo depende el de otros y no los quiero retrasar. Detenerme si alguien se ha dado un tropiezo y necesita ayuda y no pasar de largo intentando aparentar que no le vi. Si el clima ha cambiado y viene una ola de frío inusual, pensar en los indigentes y más necesitados, y ver si no hay algo en mi armario que pueda servir a otros. Si no soy solidario en la convivencia diaria no lo seré en circunstancias extraordinarias, como un incendio, terremotos o plantearme participar en una fundación de ayuda sin fines de lucro. En definitiva, se trata de reflexionar sobre el valor de la SOLIDARIDAD, proponiéndonos metas que nos hagan crecer y mejorar en esta virtud, haciéndonos mejores personas y contribuyendo al bien común. MIRANDO HACIA ADENTRO ¿Me siento responsable por la suerte de los demás? ¿Detecto –y me duele- cualquier injusticia que se cometa con una persona? ¿Tengo la determinación firme de trabajar por el bien común, cumpliendo con los deberes de padre-madre, esposo (a), ciudadano o colaborador en la empresa? ¿Evito pasar de largo frente a alguien que necesita mi ayuda? ¿Dedico parte de mi tiempo libre a alguna obra de solidaridad? Hago el propósito de identificar una persona –familia, colega del trabajo, vecino- que necesita mi ayuda y concretaré alguna acción solidaria. ¿Trato a los demás como me gustaría que los deseas me tratasen? ¿permito que los demás cuenten conmigo? ¿Estoy presente cuando me necesitan? ¿Se me adelantar a las necesidades de los que me rodean? Usted si vive este valor cuando… Usted no vive este valor cuando… Se ofrece y ayuda con gusto ayuda pero pone condiciones Se puede contar con su ayuda Siempre está ocupado en sí mismo Ayuda a quien lo necesita sin Pone sus intereses por encima de importar quien sea los otros, ayudando dependiendo quien sea el necesitado. 110

Dedica tiempo y energía a causas de beneficio común Ayuda sin esperar nada a cambio Para tener en cuenta! Ayuda sólo por el reconocimiento en una emergencia, observa en vez de ayudar. El hombre está diseñado para convivir, y dentro de sur ser hombre se encuentra la dimensión social de su vida. El otro es otro yo, estas cinco palabras constituyen el fundamento de la solidaridad. Hay algo esencial que nos une a todos los hombres: la condición de persona, y tomarse en serio a los otros significa, caer en la cuenta de la dignidad y respeto que cada ser humano merece por ese denominador común de ser persona. Luego saltaran a la vista muchas diferencias –de raza, credo, nación, profesión, gustos, ideologías- pero por debajo de ellas existe el denominador común (ya que no hay personas que sean menos personas): lo que el otro es, sin hacer pesar nuestra relación con los hombres por lo que tienen o dejan de tener. “Al pie de un árbol sin fruto, me puse a considerar, qué poco amigo tiene, el que no tiene qué dar” Repasando unas fotos de un proyecto de solidaridad en los Andes peruanos, una de ellas recogía la imagen de una niña, apenas entrada en la adolescencia, con un niño a sus espaldas. Para describir el lugar, el motivo, los personajes, las circunstancias de la fotografía alguien había escrito: “caminando por un sendero pedregoso, me encontré con una niña que llevaba a cuestas a su hermanito. Le pregunté: ¿cómo puedes llevar una carga tan pesada? Ella, mirándome sorprendida respondió: ¡no es una carga, señor, es mi hermano! Me quedé desconcertado –sigue el pie de la foto- Las palabras de aquella niña quedaron grabadas como un reto en mi corazón. Y cuando me siento abrumado por las necesidades y requerimientos de los demás, me digo: ¡no es una carga, es mi hermano!” (fragmento tomado de A la luz de su mirada, de Juan Ramón García M.) 111

Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Evely. Eternizar la vida
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
Alegraos nº 5
01 - 10
el valor de educar(1)
ParaSalvarte56
Alegraos nº 2
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Obras escogidas en prosa y en verso, publicadas é inéditas ..
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
finkler, pedro - cua.. - 10
desarrollo - Covide-Amve
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Dios ha sido bueno - Cuarto día
sufrimiento a la paz
ética y pscioanálisis – fromm
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia
1o5Spd4
La España moderna
Excodra XVII-XVIII: El capital de La infancia
Encuentro con la Palabra - Ciudad Redonda
Revista de artes y letras
Revista quid 49
Treinta años de mi vida
Excodra XXVIII: La amistad
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena