Views
6 months ago

Manual Diplomado en Valores

Material de apoyo para el desarrollo del diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! MÓDULO I.B TEMA 3. ¿QUÉ ES LA LIBERTAD? La libertad es propia del ser humano –es un ejercicio de la voluntad por la que el hombre decide sus actos-, los animales en cambio se mueven -comen, duermen, atacan- por instinto. El hombre dentro de su limitación –con una determinada naturaleza y fin- puede decidir realizar o no una acción, según lo elija su voluntad. La inteligencia le presenta la verdad de las cosas, y la voluntad, siguiendo el dictado de la conciencia decide aceptar esa verdad y amarla. Estos son los elementos que componen el acto libre: inteligencia, voluntad, conciencia. Si alguno falla no se puede hablar de acto libre. EL HOMBRE Y EL PEZ Dino Buzzati recoge la historia de un hombre, que cuando era niño, su padre – marino- le invita a dar el primer paseo por el mar en barco. Acomodado en la popa, mira ensimismado la estela blanca que el barco traza en el agua. De repente descubre a lo lejos, un enorme pez, de aspecto terrible, que los va siguiendo. Se lo comunica a su padre, pero su padre no ve nada; cree que son figuraciones de su hijo. En un segundo viaje, vuelve a ocurrir lo mismo; pero esta vez el padre entiende todo, asustado le explica a su hijo: “Ahora temo por ti. Eso que has visto asomar de las aguas y que nos sigue es un colombre: el pez que los marineros temen más que a ningún otro. Es un animal terrible y misterioso, más astuto que el hombre. Por motivos que nunca nadie sabrá, escoge a su víctima, la sigue años y años, la vida entera, hasta que consigue devorarla. Lo más curioso es que nadie puede verlo sino es la propia víctima”. - “¿Y no es una leyenda?”, pregunta el hijo. - “¡No! -le dice el padre-. Lo he oído describir muchas veces: ese hocico fiero, esa boca que se abre sin cesar, esos dientes espantosos... Hijo mío, no hay duda, el colombre te ha elegido, y mientras andes por el mar no te dará tregua. Vamos a volver ahora mismo y nunca más te harás a la mar por ningún motivo. Tienes que resignarte… en tierra podrás hacer fortuna”. Le pide que renuncie, a una vida 38

Para tener en cuenta! valiosa y audaz en el mar -símbolo de esa vida de amplios horizontes, que sabe de peligros y mil emociones-. en pro de la seguridad El resto del relato habla del éxito que este hijo consigue en la vida. A los ojos de todos, es un triunfador, pero él, en el fondo de su alma tiene una herida abierta: la renuncia a lo que era su proyecto de vida, lo que le habría hecho feliz. Un día, ya viejo y cansado, sintiendo cerca la muerte, decide enfrentarse al peligro y hacer por fin algo valioso. Había visto a aquel terrible animal muchas veces: cada vez que se acercaba a la orilla del mar, estaba allí esperándole, visible siempre sólo para él. Una noche, cogió el arpón, montó en un pequeño bote de remos y se internó solo en el mar. Al poco tiempo, aquel horrible hocico asomó de las aguas, al lado de la barca... - “Aquí me tienes por fin -dijo el hombre. Ahora es cosa de nosotros dos”. Y reuniendo todas sus fuerzas, levantó el arpón para lanzarlo. Entonces el pez, que ni siquiera había reparado en el gesto amenazador del anciano, comenzó a hablar, quejándose en voz suplicante: - “¡Ah, qué largo camino hasta encontrarte! Estoy destrozado por la fatiga. Cuánto me has hecho nadar. Tú huías y huías… nunca has comprendido nada”. - “¿A qué te refieres?”, dijo el hombre picado en su orgullo. - “No te he seguido por todo el mundo para devorarte, como tú pensabas. El único encargo que me dio el rey del mar fue entregarte esto”. Y el gran pez sacó la lengua, sobre la que brillaba una perla de tamaño desmesurado. El anciano reconoció en ella la famosa Perla del Mar, que procura a quien la posee fortuna, poder, amor y paz… Ahora ya era demasiado tarde. - “¡Ay de mí! -dijo el hombre tristemente y entendiéndolo todo. - ¡Qué horrible malentendido! ¿Cómo ha podido ocurrir? He conseguido desperdiciar mi existencia; y he arruinado también la tuya”. - “Adiós, hombre infeliz”, respondió el pez, sumergiéndose en las aguas. A pesar de su aspecto fantástico, el relato es una parábola acerca de la vida humana. ¿Cuántas veces hemos huido de nuestro proyecto de vida, porque su apariencia es de esfuerzo y sacrificio? ¿No habremos cambiado seguridad por felicidad? ¿No estaremos renunciando al regalo de la perla preciosa, cuando buscamos la satisfacción inmediata, cuando renunciamos a planteamientos audaces porque comportan entrega? Hay que decidir en qué vamos a gastar nuestra vida, y luego ser coherentes y responsables. El hombre se perfecciona cuando va desarrollando todas sus potencialidades, con una libertad conquistada sobre sí mismo y sobre el ambiente. ANTE EL ESPEJO DE LA VIDA Nuestra vida es una historia hasta ahora nunca contada, un ser alguien que hasta ahora nunca ha sido. La libertad hace referencia directa y necesaria a la realización de un proyecto personal. Una libertad sin proyecto es una libertad frustrada y pobre. 39

Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
DIALOGOS EN LA MORGUE
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Dios ha sido bueno - Cuarto día
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Encuentro con la Palabra - Ciudad Redonda
El Arte de bendecir. Para vivir espiritualmente la vida cotidiana
Revista contemporánea - University of Toronto Libraries
Diosamorquedesciende.. - Editorial Sal Terrae