Views
1 week ago

Manual Diplomado en Valores

Material de apoyo para el desarrollo del diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! simpatía, vitalidad, capacidad de trabajo, capacidad de decisión, etc. Sin embargo, permanecer en el plano del "ideal" sin descender al plano de lo "real", es una posibilidad muy peligrosa. En el sentido de que no es lo mismo amar una "idea" que amar a una "persona". Si uno se cree que ama a una persona, pero lo que ama es una idea de persona, la frustración puede ser tremenda. La solución consiste en tratar a la otra persona, llegando a la realidad: conocerse, descubrir si su “idea” coincide con la realidad, aprender a querer al otro con sus virtudes y sus defectos, sino no hay amor sino egoísmo. En la mayor parte de los casos, por cierto, las personas somos distintas de como hemos sido imaginados. El matrimonio no es un invento social, ni un fenómeno cultural: nace de la naturaleza humana y la perfecciona. ¿AMA Y HAZ LO QUE QUIERAS? Para que esta afirmación sea cierta hay que entender lo que es el amor y distinguir las clases o niveles que existen, ya que muchas veces podríamos oír aquel “si lo hizo por amor hizo bien”, como si dijeran: “tuvo relaciones más no fue por dinero, ni por capricho, ni por el qué dirán. Se amaban y basta , sin convencionalismos sociales o religiosos”, confundiendo amor con egoísmo, con afán de posesión, con pasión o con aberraciones sexuales. Hay una educación para el amor que hemos de aprender y cultivar, de lo contrario, si no ordenamos los afectos, podemos acabar amando las cosas y utilizando a las personas y no al revés. ¿Se puede clasificar el amor? Si hay diferentes tipos de amor con sus correspondientes afectos y resonancias. Podríamos agruparlos en cuatro categorías: Amor sensible complacencia, belleza física Apetencia belleza de carácter Amor útil conveniencia, utilidad, compañía Beneficencia debilidad del otro, concurrencia objetivos comunes Amor de benevolencia amistad desear el bien del otro Amor de trascendencia cáritas unión por algo superior El amor sensible es ese “me gusta, me atrae. ¡Es guapísima!” (apetencia). O “Me cae bien, es muy simpático. ¡Buena onda! “(complacencia). El amor útil es ese que lleva, por ejemplo, a querer demostrar que se tiene seguridad (conveniencia). O a afirmar: “Me encanta platicar con él. Tenemos los mismos gustos” (convivencia). Lleva a decir: “me necesita. Por mí va a dejar el alcohol, o el cigarro, o la droga” (beneficencia). Cuando el amor lleva a querer lo mejor para el otro, aunque comporte sacrificios; y a aceptarse mutuamente, queriéndose con sus defectos, estando dispuestos a ayudarse para ser mejores, al igual que a dejarse ayudar, el amor 48

Para tener en cuenta! es de benevolencia. “Encontrarnos y enamorarnos no fue casualidad, sino providencial. Estamos seguros de nuestra vocación matrimonial y casarnos, forma parte de los planes de Dios para nosotros. Juntos tenemos una misión en común: nuestra familia”, a esto podemos llamar amor de trascendencia. El amor de los esposos es un acto de donación: ofrecerse uno mismo al otro con total gratuidad. No es sólo el placer, ni sólo el afecto; se trata de dar lo que el otro desea y necesita: “dar hasta que duela” (Madre Teresa de Calcuta). Esto requiere que las personas que se casan sepan que el amor no tiene nada que ver con el sentimentalismo barato de las revistas del corazón. El verdadero amor conlleva hacer cosas ordinarias con un amor extraordinario: es salir de sí mismo para vivir para el otro. La alegría profunda y duradera, efecto del amor en su sentido más elevado, nace de este donarse gratuito, para siempre. El gran obstáculo para el matrimonio y para un noviazgo limpio y recto es el egoísmo, que lleva a centrarse en uno mismo. Hemos de esforzarnos por no caer en la civilización del placer, donde con mentalidad egoísta y utilitaria, se acostumbra a «usar y tirar», dándole importancia a las cosas y no a las personas; es más, donde las personas se usan como si fueran cosas. “En ella la mujer puede llegar a ser un objeto para el hombre, los hijos un obstáculo para los padres, la familia una institución que dificulta la libertad de sus miembros” (Juan Pablo II). Por el contrario, si queremos que el noviazgo y luego el matrimonio nos haga mejores personas y nos lleve a la felicidad, hemos de llevar a plenitud ese amor: ir al matrimonio con la disposición de “me caso para siempre” y no pensando “me caso y ya veremos qué es lo que ocurre” La felicidad de cualquier matrimonio esté unida a la recíproca entrega de quienes lo componen. El noviazgo es pues escuela de amor, de comprensión, respeto y delicadeza, ocasión de profundizar en el afecto y en el conocimiento mutuo entre el hombre y la mujer, permitiendo a ambos reflexionar sobre la decisión de unirse para siempre. Para casarse es fundamental optar por una persona con la que se pueda conversar toda la vida 49

Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Obras escogidas en prosa y en verso, publicadas é inéditas ..
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia
Dios ha sido bueno - Cuarto día
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Abrir - El club de los que deciden vivir