Views
5 months ago

Manual Diplomado en Valores

Material de apoyo para el desarrollo del diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! MÓDULO II.A TEMA 2 EL MATRIMONIO COMO VOCACIÓN “No está bien que el hombre esté solo, hagámosle una compañera semejante a él” y añade la Biblia “por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y vendrán a ser los dos una sola carne” Así se narra el primer matrimonio que luego se ha repetido en todas las generaciones por todos los tiempos, siendo éste una institución natural, designado por el Creador para la humanidad. El derecho al matrimonio es un derecho fundamental de la persona –todo hombre tiene derecho a contraer matrimonio y a elegir libremente al propio cónyuge-, este derecho esta limitado por impedimentos de ley natural o eclesiástica y por la coacción. ¿Qué es el Matrimonio? Parece una pregunta evidente, pero vale la pena detenerse a pensar en ello, ya que además de ser libres los contrayentes deben conocer qué es casarse y quererlo libremente. El matrimonio es la unión indisoluble de un hombre y una mujer, para amarse uno al otro, procrear –participando del poder creador de Dios- y educar a los hijos. Tiene su origen en el amor y exige una entrega generosa para hacer amable el camino de la vida conyugal. Hombre y mujer pasan a formar una unidad, El matrimonio se constituye por el consentimiento de los cónyuges para constituir un vínculo contractual para toda la vida, aceptando la naturaleza, los fines, las propiedades del matrimonio, de lo contrario el matrimonio no sería válido. El consentimiento tiene que ser libre, es decir otorgado sin presiones, ni coacciones externas graves. Puede parecer difícil atarse toda la vida a una persona. “El miedo a un compromiso permanente –señala Juan Pablo II- puede cambiar el amor mutuo entre marido y mujer en dos amores de sí mismos, dos amores que existen el uno al lado del otro, hasta que terminan en separación”. Si no fuera “para siempre” la entrega no sería total. Propiedades esenciales del matrimonio, son pues la unidad y la indisolubilidad –para toda la vida-, hasta la muerte de uno de los cónyuges. Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona. (M McLaughlin) 50

Para tener en cuenta! CARACTERÍSTICAS DEL CONSENTIMIENTO MATRIMONIAL: Legítimamente manifestado: es decir, ha de ser dado a conocer externamente el consentimiento, con palabras o signos equivalentes, de acuerdo a las disposiciones establecidas por la legítima autoridad Verdadero: que exista conformidad entre lo que se dice y se manifiesta externamente y la voluntad interna de los contrayentes. A esto se opone la simulación. Libre y deliberado: sin violencia o temor externo grave. Es querer contraer matrimonio, con esa persona precisamente. Recíproco: con unidad de tiempo y lugar, manifestado por ambos contrayentes. Absoluto: (o no condicionado) El matrimonio es una escuela constante en la que el hombre y la mujer aprenden a quererse y a comprenderse, incluso con sus defectos, siempre que procuren superarlos (A. Ducay) PROPIEDADES DEL MATRIMONIO Unidad: Indica que un hombre sólo puede tener una esposa, y una mujer un esposo –una con uno- hace relación a la monogamia, oponiéndose a ésta: la poligamia (varias esposas) y la poliandria (varios maridos). Esta” unidad de los dos” es la integridad de lo masculino y lo femenino en la humanidad, no solo junto al otro sino el uno para el otro, ambos llamados a la comunión interpersonal en el amor. Indisolubilidad: quiere decir que es una unión permanente. “Lo que Dios unió que no lo separe el hombre” (Mt 19, 6). Las leyes civiles podrán permitir el divorcio y un nuevo matrimonio civil, pero tanto el uno como el otro no cuentan en absoluto para Dios. La persona divorciada que se casa otra vez vive en adulterio. Un adulterio legalizado si se quiere llamar así, pero adulterio, al fin y al cabo. Aunque los momentos que atraviesan sean difíciles y vivan inmersos en una aparente rutina o mediocridad, sin entusiasmos sensibles, los esposos deben ser conscientes que han recibido un don y con él la fuerza de Dios para transformar su existencia en un camino de amor y fidelidad. El amor entre esposos no es fenómeno químico-afectivo de corta duración; sino entrega que exige compromiso y sacrificio mantenidos. Quien quiere felicidad sin sufrimiento, encontrará pequeños placeres pero acabará frustrado y encerrado en la orbita del propio yo. Refiriéndose a las parejas injustamente afectadas por la infidelidad del cónyuge, dice Juan Pablo II, “es obligado también reconocer el valor del testimonio de aquellos cónyuges, que, habiendo sido abandonados por el otro cónyuge, con la fuerza de la fe y de la esperanza cristiana no han pasado a una nueva unión: también estos dan testimonio de fidelidad, de la que hoy el mundo tiene gran necesidad. Por ello deben ser animados y ayudados” “Amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso, es una decisión, es un juicio, es una promesa. Si el amor no fuera más que un sentimiento no existirían las 51

revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Obras escogidas en prosa y en verso, publicadas é inéditas ..
Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Dios ha sido bueno - Cuarto día
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Encuentro con la Palabra - Ciudad Redonda
El Arte de bendecir. Para vivir espiritualmente la vida cotidiana