Views
4 days ago

Manual Diplomado en Valores

Material de apoyo para el desarrollo del diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! MÓDULO II.A TEMA 5 EL VALOR DE LA FAMILIA La familia es la comunidad humana fundamental, célula de la vida social, que tiene como base el matrimonio -esa alianza por la que un hombre y una mujer, constituyen entre sí un consorcio para toda la vida – dando origen a un entero grupo sanguíneo. La familia se constituye en una comunidad de vida, conformada por un conjunto de vínculos -el nupcial, el de paternidad-maternidad, el de filiación, fraternidad- que tienen su origen en el vínculo conyugal. La experiencia enseña que la felicidad de una persona depende de los vínculos que establece con los demás –de respeto y amor- y de sus relaciones con Dios. La criatura humana nace muy desvalida, necesitada de todo: en lo físico necesita ser alimentada, protegida de las inclemencias del tiempo, y resguardada de toda posible agresión. Luego hay que enseñarle desde como caminar, comer, hablar hasta leer y escribir. La familia al ser el primer ámbito de enseñanza marca la vida de toda persona. Aquí se crean, vínculos muy fuertes con cada uno del grupo familiar – padres y hermanos de manera principal- y el ambiente –comidas, costumbres, lugares- son vivencias que marcan al hombre y forman parte de su historia. La convivencia se da en todos lados –dónde hay dos o más personas el hombre está llamado por su naturaleza social a relacionarse con los demás- pero es sin duda la familia el lugar de la convivencia por excelencia: encontramos la felicidad y el ambiente preciso para nuestro perfeccionamiento como personas, del que depende todo lo demás. Es comprensible que al convivir en familia –que es vivir nuestra propia vida y la de los demás- nos encontremos con roces y dificultades, que van puliendo el carácter propio y ajeno, a la vez que nos exige negaciones e ir muchas veces contra lo que nos apetece o nos gusta. Por el hecho de haber dado la vida a sus hijos, los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educarlos; por ésta razón ellos han de ser reconocidos como los primeros y principales educadores. Tienen el derecho de elegir libremente las escuelas u otros medios para educar a sus hijos según sus conciencias. Además tienen el derecho de obtener que sus hijos no sean obligados a seguir cursos que no están de acuerdo con sus convicciones morales y religiosas. La familia tiene el derecho de esperar que los medios de comunicación social sean elementos positivos para la construcción de la sociedad, de manera que fortalezcan los valores fundamentales de la familia. 54

Para tener en cuenta! La familia es el ámbito principal de los amores humanos. Ya que es una realidad que se construye precisamente a base de amor. La funda el amor de los esposos, la hace crecer el amor y la fidelidad que estos se guardan, la realizan el amor que vierten hacia los hijos que tienen, y se completa cuando los hijos son educados en el amor, cuando aprenden a querer a sus padres, a quererse entre sí y a querer a todos los hombres… Al hablar del amor en la familia, no hay que pensar en situaciones idílicas, que solo pueden existir en la imaginación o en las películas más o menos cursis de otra época. Se trata del amor real que crece en las circunstancias más ordinarias de la vida: entre las pequeñas dificultades, los trabajos de todos los días, las incomodidades, las cosas que salen bien y las que salen mal, los problemas de salud, los apuros económicos, los cansancios, los enfados pasajeros, etc … Amar significa siempre entrega, perder algo de lo propio en beneficio del otro. (Juan Luis Lorda, en Moral el arte de vivir) Antes que un niño haya podido desarrollar su personalidad, ha recibido de sus padres mucho de lo que lo caracterizará como persona, como miembro de una familia y de una comunidad. Con la educación se reciben modos de razonar y de actuar. Hábitos, costumbres, modos sociales, que dan raíces al hombre. Es en la familia donde se reciben por primera vez tradiciones, gustos, sensibilidad, intereses, una lengua. Igual que heredamos una enorme carga física de nuestros padres –color de ojos, gestos, estatura, forma de andar, etc.- heredamos de ellos una fisonomía espiritual y psíquica: costumbres, modos de pensar, visión positiva o negativa, hábitos de trabajo, respeto y responsabilidad. Piedad, cultura, hábitos de acogida y cordialidad. En la familia se adquieren ese conjunto de riquezas. Es importante que pensemos que todo nuestro actuar, querer, decir o callar influye en el ambiente familiar. Podemos y debemos enriquecer el ambiente familiar con nuestra fe, nuestra visión positiva y nuestro obrar. Conocer a cada uno de los de nuestra familia, saber por que circunstancias esta pasando, meter cabeza y corazón para vivir pendiente de todos y cada uno, es requisito indispensable de los padres. Recordando que el haber nacido y vivido en un lugar, con determinadas personas y determinados hábitos marcan para siempre. Los padres son punto de referencia para sus hijos. Si la infancia de un niño se desarrolla con normalidad, lo aquí aprendido será base segura para toda su vida. En los momentos de crisis y dificultad, los hábitos y enseñanzas serán como lumbre en medio de la oscuridad. Por el contrario, un niño sin cuidados, arrancado de un ámbito humano estable, será sujeto fácil de complejos e inadaptaciones. Un grupo de psicólogos, especializados en conflictos matrimoniales y familiares redactaron diez reglas de oro como resumen de su experiencia. Estas son: 1. Nunca se irriten los dos al mismo tiempo 2. Nunca se griten el uno al otro, a menos que la casa esté en llamas. 3. Si uno de los dos tiene que vencer en la discusión, deja que sea tu cónyuge. 55

Dios ha sido bueno - Cuarto día
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Encuentro con la Palabra - Ciudad Redonda
El Arte de bendecir. Para vivir espiritualmente la vida cotidiana
Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
c. pozo 208.grafo - Editorial Sal Terrae
Psicoanálisis y religión
Nº 11 (1958) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Nº 11 (1958) - Publicaciones Periódicas del Uruguay