Views
6 days ago

Manual de Diplomado en Valores

Material de apoyo para el diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! Era el mes de diciembre, mes conocido por todos los que estamos habituados a trabajar en el comercio, como un mes de mucho ajetreo y ventas. Todos los equipos de trabajo en los diferentes departamentos estamos acostumbrados a los imprevistos y carreras que conllevan los buenos resultados numéricos de las ventas navideñas. En el departamento de juguetes todos los clientes esperaban con impaciencia la llegada de uno que estaba haciendo furor en el mercado. Todo el equipo de trabajo empezando por el comprador tenia un deseo abrumador de tener éxito. Este deseo era manifestado por un trabajo arduo, laborioso y orientando a todos hacia la labor del piso de ventas. Juan es conocido por ser excelente vendedor, tiene clientes que le buscan con frecuencia y da seguimiento a la venta hasta que el cliente se encuentra plenamente satisfecho. En esta ocasión él recibe la orden de recibir el pedido de juguetes y colocarlo en piso de ventas. Al hacerlo se da cuenta que solo cuentan con 100 unidades del juguete que todos esperan y hay mas de 120 clientes en lista de espera, por lo que decide esconder 20 unidades para venderlas él y aprovechar esta ventaja para llegar a sus metas de venta. En un día la mercancía esta vendida, al día siguiente llegan clientes que han sido avisados de la llegada del producto y se encuentran con que ya no hay. ¡Ha sido un éxito total! Y el siguiente pedido llegará después de Navidad…Juan aún tiene guardadas algunas existencias, pero no quiere decirlo pues el cliente que solicita el juguete está siendo atendido por otro vendedor…. Le entran objeciones de conciencia, pero las acalla pensando: no estoy robando, ya las venderé luego. Además, el proveedor representante de la marca de juguetes se ha presentado en el piso de ventas y ha ofrecido a los vendedores una bonificación al que venda más unidades, Juan sabe que si el vende las que tiene guardadas llegará a la meta como el primero. ¿Hace bien Juan al guardar la mercancía? ¿Es lícito que un proveedor ofrezca premios por venta? ¿si? ¿no? ¿porqué? Para Juan es importante mantener su prestigio de buen vendedor: ¿el fin justifica los medios para lograrlo? “Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar por la mentira” (Gandhi) MIRANDO HACIA ADENTRO ¿Me permito a veces pequeños engaños o fraudes? ¿Hago trampas? ¿Cumplo con exactitud mis deberes? ¿Hablo en todo momento con sinceridad? ¿Digo siempre la verdad? ¿Pienso y actúo por convicción y principios, aunque ello me pueda resultar difícil o pueda traer contratiempos? 102

Para tener en cuenta! ¿Soy transparente, me muestro tal como soy? ¿o por el contrario hay en mi actitud falsedad, simulación en las acciones o palabras con intenciones torcidas? Mi actitud hacia mi jefe laboral ¿es diferente según se halle o no presente? ¿Cumplo mi palabra? ¿Evito enjuiciar a los demás? ¿Evito hablar mal de alguien, menos aún si está ausente? ¿Evito las exageraciones y cualquier tipo de mentira? El hombre pretende el honor, la fama, ser conocido y estimado. La tendencia al honor verdadero es virtuosa si el hombre no se conforma con ningún honor viciado, es decir alcanzado a base de apariencias, políticas de imagen, adulaciones disimulos o hipocresía. ¿Cómo se sabe si un acto es bueno o malo? Hay que mirar a su objeto, a las circunstancias y a la finalidad. . El objeto es aquella realidad perseguida por el acto. Por ejemplo ¿Cuál es el objeto del robo? Hacerse con lo ajeno en contra de la voluntad de su dueño. Se ve claramente en este caso que el objeto es malo por lo tanto el acto será malo. . Las circunstancias son esos diversos factores o modificaciones que afectan al acto humano: quien lo hace, dónde, por qué, con qué medios, cómo, cuándo. Las circunstancias agravan o atenúan un acto y a veces lo modifican; por ejemplo, insultar a alguien, es siempre malo, pero insultar a una persona mayor o enferma es más grave aún. . La finalidad es la intención que nos mueve a realizar un acto. Muchas veces coincide con el objeto, pero puede que no. Por ejemplo, no es lícito robar con la buena intención –o finalidad- de repartir el dinero a una familia muy pobre. El fin no justifica los medios. Para que un acto sea bueno han de ser buenos el objeto, las circunstancias y el fin. Si falta uno de los tres elementos el acto deja de ser bueno. La honestidad e integridad nos llevará a aplicar la regla de oro de toda actuación “no hagas a otro lo que no quisieras que te hiciesen a ti”. 103

Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Obras escogidas en prosa y en verso, publicadas é inéditas ..
Abrir - El club de los que deciden vivir
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Poesias completas: Iras santos, En la aldea, Azahares; Selva virgen ...
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Los mexicanos pintados por si mismos, tipos y costumbres nacionales
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia