Views
6 months ago

Manual de Diplomado en Valores

Material de apoyo para el diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! MÓDULO I.B TEMA 1 LA FELICIDAD Y SENTIDO DE LA VIDA ¿Es la felicidad un derecho, una meta, un sueño o la finalidad de nuestra vida? La pregunta sobre la felicidad es siempre de carácter existencial: no es algo que nos importe en teoría, sino en la práctica. No es algo que tenga interés general, sino para mí: ¿qué tengo que hacer para vivir bien, para ser feliz, para optimizar los logros de mi vida? ¿puedo ser feliz o es una utopía? Si preguntas a tus amigos qué es lo que más desean conseguir en esta vida, te contestarían que quieren ser felices: todos los seres humanos coincidimos en buscar la felicidad. Para unos, la felicidad consiste en triunfar en la vida o en ganar mucho dinero; para otros está en triunfar en el deporte, en el poder, en el sexo o en la diversión. Cuántas veces suponemos que cuando se arregle determinada situación o consigamos algo seremos felices. De pequeños creíamos que la felicidad nos la daría un juguete, en la adolescencia se busca en un novio, luego en un éxito profesional… Lo más curioso, es que, aunque se consigan esas metas, la felicidad no se alcanza con ellas, ya que esas cosas no nos hacen de verdad más felices. El ser humano tiene ansias de una felicidad que no puede colmarse plenamente en la tierra. Sólo un Bien infinito y eterno, del que pueda gozarse para siempre, es capaz de llenar nuestro deseo de felicidad, ya que su esencia radica en el amor. El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace. (Leon Tolstoi ) CUENTO ESCONDIENDO LA FELICIDAD 30

Para tener en cuenta! “Se cuenta que, hace muchísimos años, se reunieron los demonios para confabular contra los hombres. Querían acabar con ellos –por envidia-, pero no sabían cómo pues tenían un magnífico valedor. Al fin, se rindieron y se conformaron con hacerlos desdichados. Empezaron a discutir cómo. Uno de los diablillos más jóvenes y espabilados, puso sobre la mesa una idea: escondámosles la felicidad… Todos aplaudieron entusiasmados y empezaron a dar sus sugerencias: - Pongámosla en la cumbre de la más alta montaña- dijo uno de ellos. Pero dijeron: no, porque el hombre es fuerte y terminará por encontrarla. - Sumerjámosla en los más profundo del mar –sugirió otro. Y le contestaron: no, porque el hombre es curioso y terminará por hallarla. - Llevémosla al más lejano planeta –se le ocurrió a un tercero. Pero le hicieron ver que el hombre es inteligente y terminaría por ingeniarse para viajar hasta allá. Mientras discutían, un demonio de los viejos, callaba y observaba. En un momento de silencio les dijo a los demás: tengo la solución: despedacemos la felicidad y esparzamos los trozos por todos lados, así, cuando un hombre encuentre una parte se imaginará haberla encontrado toda entera. Los otros callaban e intentaban comprender cómo podría eso hacer desdichado al hombre, y uno de ellos preguntó al de la idea dónde esconderían la clave para volver a restablecer la desmembrada felicidad. -En el interior de cada hombre- le contestó. Y añadió: los hombres estarán tan ocupados con su parte de felicidad que jamás se imaginarán que existe una llave para unir los trozos dispersos, e incluso si alguno más listo que los demás lo intuye, están tan poco acostumbrados a ver dentro de sí, que nunca podrán encontrar la clave de unión, ni entender que la felicidad está dentro de ellos y no en lo que miran con sus ojos, desean en su corazón o imaginan con su mente. La idea era brillante y después de acordar el modo de ponerla en práctica se dispersaron por el mundo tomando cada uno un trozo de la felicidad, empeñándose en presentarlo a los hombres como si sólo esa parte fuera el verdadero todo. Y así estamos hasta ahora, engañados y pensando que mi felicidad es la felicidad. Desdichados sin saber cuál es la verdadera dicha”. Aquel que tiene un porqué para vivir, se puede enfrentar a todos los cómos (Nietzsche). ¿Qué es la felicidad? ¿Por qué este deseo es tan grande que el hombre hace cualquier cosa por conseguirla? La felicidad es aquello a lo que todos aspiramos, aún sin saberlo, por el mero hecho de vivir. Aristóteles la describía como el bien máximo y último al que todos aspiramos, y que todos los demás fines, bienes y valores los elegimos por él. Sin embargo, para hacernos cargo de todo su alcance hay que ver las cosas desde dentro de nosotros mismos, de una manera vital, 31

Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia
Dios ha sido bueno - Cuarto día
MI SECRETO - Frente de Afirmación Hispanista
Encuentro con la Palabra - Ciudad Redonda
El Arte de bendecir. Para vivir espiritualmente la vida cotidiana
Revista contemporánea - University of Toronto Libraries
Diosamorquedesciende.. - Editorial Sal Terrae