Views
1 week ago

Manual de Diplomado en Valores

Material de apoyo para el diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! Puede servirnos a modo de ejemplo el siguiente cuento, para hacer un alto en el camino y ver si vamos en la dirección correcta en la realización de nuestro proyecto de vida. ” Érase un hombrecillo alegre y jovial, conocido por ser trabajador sin descanso y con una gran capacidad de disfrutar de la vida. Acababa de pasar su cumpleaños y se encuentra alicaído y pensativo En su ir y venir, haciendo lo que le apetecía, pero sin detenerse a pensar en su proyecto de vida, se había ido encadenando, haciendo de sus días una comedia: apariencia de éxito y alegrías, como un títere, manejado por el propio capricho...pero en el fondo un gran vacío. Hoy se ha detenido, dejando ese activismo loco para verse ante el espejo de la vida. Allí lo encontramos, frente a frente. Apenas si se reconoce a si mismo. Es como si de pronto veinte años pesaran en un minuto, y resaltara un nuevo autorretrato. No había caído en la cuenta que los años han ido pasando y han dejado su huella inexorable. En ese espejo intimo empieza a percibir el mundo interior de un modo nuevo. Hablando consigo mismo comenta: “me creía dueño de mi, pero ahora ese yo que creía conocer me resulta casi un desconocido ¿A qué horas me salieron tantas canas? ¿quién tiño de tristezas mis alegrías?”. ¡Cuántas oscuridades y luces dejan su huella al pasar! Lo vivido marca su interior con líneas profundas difíciles de explicar, pero que son reflejo de la lucha por entender el sentido de la vida y su resistencia a tomar decisiones que lo comprometiesen demasiado. Deja de ver su pelo y ahora pone su atención en los ojos, que ahora parecen cansados pero no por eso menos expresivos. Dicen que una mirada vale a veces más que cien palabras, pues ahora ni cien palabras le servirían para llenar el vacío que lleva en esta mirada. Pone atención en sus manos… se le han resecado y parecen ser testigos mudos de cada suceso vivido. Sus pliegues marcan los minutos pasados, los saludos que con ella ha dado, los billetes que ha contado, el pan que ha partido. ¿Y el corazón? Lleno de heridas y cicatrices, quizá huellas de tantos amores vanos. En lugar de corazón –piensa para si mismo- necesitaba un potrero, para domesticar los sentimientos. Es que frente a este espejo nuestro hombrecillo tiene que reconocer que ha amado al revés: se ha amado egoístamente, poniendo en sí mismo –en sus gustos, sus caprichos, sus necesidades- el objeto de sus amores y está aquí, ahora, frustrado. Amar recuerda es entregarse al otro, y él ha sido esclavo de su propio yo. La voluntad es difícil de meter en un traje… de joven sabía lo que quería y peleó tercamente por conseguirlo. “Yo –se decía a si mismo- que me creía tan dueño de mis actos, que soñé con ser feliz a mi manera… ¡Cuantas horas de soledad! Nunca imagine soportarlas, y mucho menos estando acompañado. No sabría decir que es peor si la soledad solitaria o la soledad acompañada… y es que había sufrido 40

Para tener en cuenta! mucho en ese ir y venir, acompañado por todos y a la vez por nadie. Aún no había descubierto lo que es vivir bajo la mirada de Dios. Cuantas veces dio gato por liebre en sus palabras y buenos propósitos, maquillando la verdad para salirse con la suya… ahora el make up ha desaparecido. Que palidez en sus palabras al no ir respaldadas por las obras ¡Charlatán! –se dijo a si mismo-, no eres mas que un charlatán. No has sido coherente con tus ideales. Soñabas con llegar lejos, con hacer, con dejar huella, pero sin moverte –sin esfuerzo- tumbado en una hamaca. Eres como aquellos aficionados al football, que se preparan para el mundial, arreglando el televisor, buscando ropa que vaya con los colores del equipo y preparándose un buen bocadillo para gozar del partido. Desde la butaca que fácil es gritar al que juega que es un lento, asegurar que el arbitro está comprado, o que aquel penalti es partido ganado…que diferente es la realidad en el campo del juego. Has querido cambiar todo a tu alrededor, apoltronado en la butaca de tu egoísmo, olvidando que el que tenia que cambiar primero eras tu mismo”. He hecho lo que me ha dado la gana, he vivido mi vida “a mi manera”, entonces ¿soy libre? El hacer lo que nos viene en gana o nos apetece es característica de ser libre, pero no se puede reducir la libertad a mera capacidad de elección. Por el contrario, quien utiliza esta capacidad decidiendo tomar el camino de no negarse nada y actuar de acuerdo a caprichos, va en camino de perderse y perder su libertad. La libertad es el poder dado por Dios al hombre de obrar o no, de hacer esto o aquello, de ejecutar de este modo por si mismo acciones deliberadas. Es libre interiormente el que se puede guiar por la luz de su conciencia. Cuánto más se hace el bien, más libre se va haciendo también el hombre. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios. “No es que dejemos de intentar ciertas cosas porque son imposibles, sino que son imposibles porque no las intentamos” (San Agustín) 41

Evely. Eternizar la vida
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
01 - 10
el valor de educar(1)
Alegraos nº 5
ParaSalvarte56
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
sufrimiento a la paz
Alegraos nº 2
Treinta años de mi vida
Excodra XXVIII: La amistad
Voces Libres 24.pdf
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Manual de Experiencias Seniors 2016
Abrir - El club de los que deciden vivir
La España moderna
Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
ética y pscioanálisis – fromm
finkler, pedro - cua.. - 10
Ensayos literarios y criticos;
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia
Dios ha sido bueno - Cuarto día