Views
9 months ago

Publicación1

Abel Sánchez (1917) y,

Abel Sánchez (1917) y, sobre todo, Tres novelas ejemplares y un prólogo (1920), libro que ha sido considerado por algunos críticos como autobiográfico, si bien no tiene que ver con hechos de su vida, sino con su biografía espiritual y su visión esencial de la realidad: con la afirmación de su identidad individual y la búsqueda de los elementos vinculantes que fundamentan las relaciones humanas. En ese sentido, sus personajes son problemáticos, víctimas del conflicto surgido de las fuertes tensiones entre sus pasiones y los hábitos y costumbres sociales que regulan sus comportamientos y marcan las distancias entre la libertad y el destino, la imaginación y la conciencia. Considerado como el escritor más culto de su generación, Miguel de Unamuno fue sobre todo un intelectual inconformista que hizo de la polémica una forma de búsqueda. Jubilado desde 1934, sus manifiestas antipatías por la República española llevaron dos años más tarde al gobierno rebelde de Burgos a nombrarlo nuevamente rector de la Universidad de Salamanca, pero fue destituido a raíz de su pública ruptura con el fundador de la Legión. Su producción poética comprende títulos como Poesía (1907), Rosario de sonetos líricos (1912), El Cristo de Velázquez (1920), Rimas de dentro (1923) y Romancero del destierro (1927), éste último fruto de su experiencia en la isla de Fuerteventura, adonde fue deportado por su oposición a la dictadura de Miguel Primo de Rivera. También cultivó el teatro: Fedra (1924), Sombras de sueño (1931), El otro (1932) y Medea (1933). Sus poemas y sus obras teatrales abordaron los mismos temas de su narrativa: los dramas íntimos, amorosos, religiosos y políticos a través de personajes conflictivos y sensibles ante las formas evidentes de la realidad. Su obra y su vida estuvieron estrechamente relacionadas, de ahí las contradicciones y paradojas de quien Antonio Machado calificó de "donquijotesco". 16

Escuela, despensa y siete llaves al sepulcro de Durruti Creo en un posible avance en la sociedad española: escuela, despensa y siete llaves al sepulcro de Durruti, este es mi lema. Durante estos últimos años, el anarquismo español ha ignorado por completo algo tan fundamental como lo es la formación de los militantes. No conseguirán una evolución y una continuidad si no imponen una formación seria para los anarquistas españoles. Estos, en este momento, carecen de los conocimientos más rudimentarios sobre la teoría y praxis libertaria. Esto no puede seguir así, cómo es posible que se lean autores de la posmodernidad y sean desconocidos aquellos cuales sus obras son tan importantes. La juventud anarquista está confundiendo, cada vez más, conceptos fundamentales. Esto muestra una capacidad limitada, que no tuvieran si hubiese una previa formación. Considero que se deberían formar aquellos jóvenes anarquistas interesados en la revitalización del anarquismo. Deben corregir el error de sus mayores. El anarquismo debe ser estudiado de nuevo. El trabajo teórico y práctico desarrollado por nuestros predecesores debe ser recuperado para no tener que empezar de cero en cada nueva generación y eso solo lo garantiza el darle una importancia capital a la formación. Todos nosotros necesitamos una organización que asegure nuestra supervivencia, así como una familia tiene una despensa, asegurando los alimentos. Las luchas sociales sirven para que el anarquismo se fortalezca, este tiene que ser capaz de convertirse en un movimiento determinante para el cambio social. No podemos tener un anarquismo desorganizado y reducido al ámbito privado, esto es inofensivo para el Estado y el capitalismo. No podemos quedarnos en lo antiguo, hay que darle paso a lo innovador, a nuevas ideas y formas. Debemos avanzar y desarrollarnos desde la base hacia arriba, como corresponde al movimiento anarquista, no de modo contrario como estamos haciendo ahora. Debemos mantener viva la memoria de nuestro pasado, pues está lleno de grandes lecciones de las que aprender. Pero no hay que quedarnos en él, solo recordarlo y aprender. Solo aceptando que ya no somos lo que fuimos, solo liberándonos de esa carga podremos afrontar el futuro y volver a ser algo. Toda época, toda crisis, todo pasado, deben ser superados para que haya un futuro posible. Yo creo en ello y estoy seguro que vosotras también lo creéis. Los anarquistas debemos defender la muerte de los antiguos mitos para la evolución de nuestro movimiento, luchar por lo que queremos. Con solo seguir estos tres puntos: escuela, despensa y siete llaves al sepulcro de Durruti, nuestro futuro está asegurado. 17

Biblioteca de autores españoles, desde la formacion del lenguaje ...
Bienvenidos al desierto de lo real - Compoliticas
ASV_El Mundo de la Violencia_1998
fe CAl/GRAMA - Biblioteca Digital de les Illes Balears - Universitat ...
Éfcifn j ríénmf - DSpace CEU
uno, dos, mil... muros - Youkali
Revista Armas y Cuerpos nº 123 - Ejército de tierra - Ministerio de ...
JES IDEAS, EL ARTE Y LAS LETRAS - Ateneo de Madrid
1 - Universidad de Sevilla
Revista de Alternativas Naturales y Espirituales ... - Editorial Creacion
56 - Revista de Temas Nicaragüenses
Exposición colectiva de pintura regional - Elesteliano.com
34873964-johnson-paul-tiempos-modernos-la-historia-del-siglo-xx
Publicaciones del Congreso Histórico Internacional de la Guerra de ...