19.02.2018 Views

Sofía y el Lago

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Sofía y

elLago

POR: ANDREA ZUNIGA


Un día caluroso de verano Sofía y sus padres se encontraban en la casa del lago, Sofía

discutía con sus padres porque no la dejaban remar el bote del lago por su propia cuenta.

Muy molesta, Sofía salió corriendo de la casa asía el muelle del lago, se sentó sobre él y

pensó en lo injustos que habían sido sus padres.

De repente un hermoso pez color aqua se acercó al muelle y comenzó a nadar alrededor de

la mano de Sofía. Sofía asombrada dijo en voz alta

– Desearía ser un pez como tú, así podría jugar en el lago lo que quisiera, cuando quisiera. –


En un abrir y cerrar de ojos el pez emergió del lago en un chorro de agua y se convirtió en

una hermosa mujer.

La mujer dijo – ¿Estas segura de lo que deseas? – Sofía, impactada por lo sucedido estaba sin

palabras. La mujer volvió a preguntar – ¿Estas segura de que quieres convertirte en pez? –

Sofía todavía un poco asustada asintió con la cabeza y dijo – S-s-si –

– Perfecto – dijo la mujer con una gran sonrisa – Yo soy la ninfa del lago y puedo concederte

tu deseo, pero hay una condición. –

– ¿Cuál? – contesto Sofía, emocionada ante la posibilidad de poder convertirse en pez.

– Para hacer tu deseo permanente primero debes completar exitosamente dos retos. – Dijo

la ninfa sosteniendo dos dedos en el aire.

– ¡Si, hare lo que sea! – contesto Sofía saltando de la emoción.

– Muy bien. – Dijo la ninfa tomando a Sofía de la mano, y sin decir más la ninfa salto

nuevamente al lago llevando a Sofía consigo.

Al tocar el agua un torbellino de burbujas envolvió a la ninfa y a Sofía, cuando las burbujas se

disiparon ambas de habían convertido en hermosos pececitos de colores.

– ¡Soy un pez! – Exclamo Sofía.


– ¿Lista para tu primer reto? – Pregunto la ninfa

– Claro que si. – Contesto Sofía.

– Sígueme.– le ordeno la ninfa. Después de unos pocos minutos llegaron a un área del lago

donde crecían muchos juncos, cerca de ellos, en el fondo del lago descansaba un caparazón

de tortuga de agua dulce, pero solo se lograba ver el caparazón ya que la tortuga estaba

escondida dentro de él. La ninfa se volteo asía Sofía y le dijo – Tu primer reto será lograr

hacer que Celio salga de su caparazón. –

– Pan comido. – dijo Sofía.


Primero, Sofía intento hacerle cosquillas, pero no funciono, luego intento mover el

caparazón, pero era muy pesado, casi dándose por vencida Sofía le pregunto a la ninfa

– ¿Qué le gusta a Celio?–

– A Celio le encanta la música.– Contesto la ninfa

De repente Sofía recordó una canción que su madre siempre le cantaba para hacerla sentir

mejor. – ¡Ya se!– Exclamo Sofía. Sofía comenzó a cantar la canción de su madre, y poco a

poco Celio fue saliendo de su caparazón.

– Ah que linda canción es esa.– Dijo Celio terminando de salir de su caparazón lentamente.


–Bien hecho Sofía, ahora tu segunda prueba, acompáñame.– Dijo la ninfa muy contenta.

Atravesaron un bosque de lirios y llegaron a la orilla del lago. Sentada en una piedra estaba

una rana.

–Tu siguiente resto es ayudar a Tod a cruzar el lago sin tocar el agua.– dijo la ninfa.

–¿Sin tocar el agua? ¿Porque?– Pregunto Sofía muy extrañada.

– Porque tengo miedo del agua.– Dijo Tod apenado

– Oh, y ¿porque no rodeas el lago?– pregunto Sofía.

– Porque me tomaría todo un día rodearlo y mis padres se enojaran conmigo si llego tarde a

almorzar.– contesto Larry

–Está bien.– dijo Sofía –Móntate en mi espalda y te llevar hasta el otro lado.–

–Soy demasiado pesado, nos hundiremos.– le dijo Tod


– Tienes razón. – concordó Sofía.

Sofía pensó por un momento y recordó algo que su padre le había mencionado cuando

estudiaban juntos para su examen de ciencias naturales.

– ¡A las ranas les gusta saltar en las hojas de lirios! – Dijo Sofía muy contenta.

Sofía nado rápidamente hacia el bosque de lirios que habían pasado previamente y comenzó

a cortar con su boca el ramo de la hoja. Una vez logro cortarlo tomo el ramo y llevo la hoja

hacia el borde del lago donde se encontraba Tod

– Salta sobre la hoja y te llevare al otro lado. – le dijo Sofía a Tod

– ¡Ahí voy! – Dijo Tod muy entusiasmado.

Sofía halo la hoja hasta el otro lado del lago y al llegar Tod se bajó de un salto.

– Gracias Sofía. – dijo Tod


Sofía le sonrió y vio como Tod se reunía con sus padres.

– ¡Muy bien Sofía, ahora puedes quedarte con nosotros para siempre! – exclamo la ninfa

Sofía se quedó pensando por un momento y luego dijo – No ninfa, me he dado cuenta de

que si no fuera por mis padres, no hubiera podido haber superado ninguna de las pruebas, y

ver a Tod con sus padres me ha hecho extrañar a los míos, crees que puedas volver a

transformarme en niña por favor, quiero volver a casa. –

La ninfa sonrió y dijo – Que bueno que hayas aprendido tu lección Sofía. –

De repente Sofía despertó, se había quedado dormida en el muelle. Se levantó del muelle y

corrió asía su casa gritando – ¡Mamá, papá no van a creer el sueño que tuve! –


A-Z Editorial

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!