Views
7 months ago

La sirena varada: Año 1, Anual

El especial del primer año de La sirena varada: Revista literaria

La sirena varada: Año 1,

  • Page 2: · NOIR · CIENCIA FICCIÓN · TERR
  • Page 5 and 6: 88 TE PERDONO, OCTAVIO PAZ 104 LAS
  • Page 7 and 8: Todo parecía sencillo desde la pri
  • Page 9 and 10: —Ok, pero no será tan fácil, si
  • Page 11 and 12: Trapaga se encontraba a punto de se
  • Page 13 and 14: ealidad en prácticamente todos sus
  • Page 15 and 16: Quién no ha oído acerca de los re
  • Page 17 and 18: nó y apareció muerta. Yo renové
  • Page 19 and 20: preguntaran personalmente. Brutal p
  • Page 21 and 22: Las lecturas que ayudan a la reflex
  • Page 23 and 24: José Carlos Reyes Oropeza se encon
  • Page 25 and 26: a #ACERTIJO Un hombre esta al princ
  • Page 27 and 28: Me senté en el sillón de mando y
  • Page 29 and 30: Tomé un descanso de una hora. El t
  • Page 31 and 32: George vivía en un conjunto de edi
  • Page 33 and 34: 33
  • Page 35 and 36: Se hizo común escuchar a las perso
  • Page 37 and 38: La lectura es una herramienta para
  • Page 39 and 40: Es la mañana más fría de mi exis
  • Page 41 and 42: 41
  • Page 43 and 44: La bruma era tan densa que nadie po
  • Page 45 and 46: a #ACERTIJO Tenemos doce monedas ap
  • Page 47 and 48: El oficial de fusileros hizo una pa
  • Page 49 and 50: vez las cobijas y de un impulso aba
  • Page 51 and 52: Uno de los principales actores de e
  • Page 53 and 54:

    ecursos suficientes para hacer todo

  • Page 55 and 56:

    eso es lo que yo pienso. Pero no lo

  • Page 57 and 58:

    Porque, como editores, nosotros les

  • Page 59 and 60:

    4:28 a.m. ¿Cuánto había dormido

  • Page 61 and 62:

    61

  • Page 63 and 64:

    Se ha sentado en un taburete junto

  • Page 65 and 66:

    ver el Volkswagen del cabrón de Pr

  • Page 67 and 68:

    La oscuridad es abrumadora; el sile

  • Page 69 and 70:

    del espejo, pero de soslayo me doy

  • Page 71 and 72:

    ca absolutamente nada si el públic

  • Page 73 and 74:

    oportunidad de ser gente que gane t

  • Page 75 and 76:

    Henchido de orgullo y con las alfor

  • Page 77 and 78:

    77

  • Page 79 and 80:

    Llevaba casi cuatro horas caminando

  • Page 81 and 82:

    la cabeza, recordé nuevamente aqu

  • Page 83 and 84:

    George Dalton extendió la mano, bu

  • Page 85 and 86:

    fábrica. Los bomberos especulaban

  • Page 87 and 88:

    a #ACERTIJO Un prisionero esta ence

  • Page 89 and 90:

    que fue proscrita. Laura Bozzo chil

  • Page 91 and 92:

    91

  • Page 93 and 94:

    Adosado a un callejón entenebrecid

  • Page 95 and 96:

    lenta erosión de oxígeno. Sobre e

  • Page 97 and 98:

    Solano abrió la puerta sin esfuerz

  • Page 99 and 100:

    deuda así como así… levantó mi

  • Page 101 and 102:

    Hacía más de tres días que Jazm

  • Page 103 and 104:

    a #ACERTIJO A un joyero le dan cuat

  • Page 105 and 106:

    argumentos de sus conspiraciones gl

  • Page 107 and 108:

    mente, desde aquí hasta aquí, en

  • Page 109 and 110:

    epresentan o exponen detalladamente

  • Page 111 and 112:

    Anja temía introducirse en el mar.

  • Page 113 and 114:

    113

  • Page 115 and 116:

    Cuando desperté todos estaban muer

  • Page 117 and 118:

    a #ACERTIJO Tenemos una garrafa con

  • Page 119 and 120:

    El colegio es un lugar maravilloso,

  • Page 121 and 122:

    jornada, entonces me dedico a lo us

  • Page 123 and 124:

    Claro está que más de una vez hub

  • Page 125 and 126:

    TODOS NUESTROS LIBROS SON Y SERÁN

  • Page 127 and 128:

    Rodeado de casuchas que tejen redes

  • Page 129 and 130:

    mas caen al piso. El sacerdote lo s

  • Page 131 and 132:

    Marlene, te envío una tarjeta post

  • Page 133 and 134:

    133

  • Page 135 and 136:

    Keivón aprendió el arte de contro

  • Page 137 and 138:

    137

  • Page 139 and 140:

    Me había puesto un vestido horribl

  • Page 141 and 142:

    as hermanas y, de cierto modo, pode

  • Page 143 and 144:

    no sólo lastimó a su hermana al h

  • Page 145 and 146:

    Miró a su alrededor, el bar estaba

  • Page 147 and 148:

    vez fijó su mirada en el dibujante

  • Page 149 and 150:

    Desde niño, Yusuf había admirado

  • Page 151 and 152:

    tón muy respetado en toda la regi

  • Page 153 and 154:

    Son las nueve. Ana tendría que est

  • Page 155 and 156:

    155

  • Page 157 and 158:

    La lluvia resonaba al chocar con lo

  • Page 159 and 160:

    —Ya cállate, animal. Y mejor vá

  • Page 161 and 162:

    —No es necesario, tengo todo aqu

  • Page 163 and 164:

    163

  • Page 165 and 166:

    Estoy dispuesto a apostar que nunca

  • Page 167 and 168:

    esperanza, su última memoria. Lo d

  • Page 169 and 170:

    Él o eso ha estado conmigo desde q

  • Page 171 and 172:

    171

  • Page 173 and 174:

    MICRO CUENTOS 173

  • Page 175 and 176:

    La nieve cae inundando la ciudad de

  • Page 177 and 178:

    El traquido del metal es sordo, per

  • Page 179 and 180:

    Solo el humo de un cigarrillo a med

  • Page 181 and 182:

    —Usted —decía el juez—, fue

  • Page 183 and 184:

    Despertó de madrugada, o así lo c

  • Page 185 and 186:

    CONOCE A LOS AUTORES QUE COMPONEN E

  • Page 187 and 188:

    David Saade Mi actual existencia vi

  • Page 189 and 190:

    Gabriel Bevilaqua Argentina. Narrad

  • Page 191 and 192:

    Tania Angélica Jáquez Arzaga Lice

  • Page 193 and 194:

    Cristina Valero Cristina Valero nac

  • Page 195 and 196:

    195

La sirena varada: Año II, Número 9
La Sirena Varada: Año II, Número 8
La Sirena Varada: Año II, Número 7
La Sirena Varada: Año II, Número 6
La sirena varada: Año 1, Número 5
La sirena varada: Año 1, Número 4
La sirena varada: Año 1, Número 3
La sirena varada: Año 1, Número 2
La sirena varada: Año 1, Número 1