Views
2 months ago

REVISTA JUVENTUD

Revista Juventud 8-7 que recopila todas las actividades en el periodo 2016-2017 organizada por la Junta Directiva de la Juventud PRD circuito 8-7 y muestra la opinión de la actualidad panameña vista desde la mirada de una juventud con talento

7 ARTICULO CULTURAL

7 ARTICULO CULTURAL CIRCUITO 8-7 LA CULTURA DEL BARRIO POR: Opal De Ycaza Secretaria Nacional de Cultura En esta época, en donde cada quien posee un pedazo de verdad, así poseen o buscan con avidez poseer algún tipo de identidad. La socialización de nuestros tiempos se ha encargado de hacernos ver, pensar, creer y asimilar que existen “peldaños” en la vida que tienen que superarse y que existen diferencias que nos separan abismalmente dependiendo del “escalón” en que nos encontremos. La palabra cultura tiene muchísimas interpretaciones, algunos lo consideran el “elixir” que permitirá el “desarrollo” en nuestra sociedad, otros como un bien que solo los que están en un “escalón” determinado pueden tener acceso, otros consideran que la falta de esta es la causa o explicación de muchas conductas. Sin embargo, ¿quién realmente puede decir que significado, o más bien, como se lleva a la práctica la palabra cultura? La cultura es el conjunto de saberes, creencias y pautas de conductas de un grupo social, de aquí, partiremos a pensar que no existe tal cosa como “incultura”. Pues todos formamos parte de un grupo social y la única cultura mala o incorrecta es aquella que atenta contra la vida. En el barrio, existen saberes, creencias y pautas de conductas, por ende, existe la cultura. Y aunque muchos la desacrediten, esta es una de las culturas más auténticas y reales, muchas veces imperceptible, pero claramente evidente. No podemos desecharla o querer cambiar la identidad de esta con cosas ajenas a sus raíces. Querer cambiar la cultura del barrio es atentar contra la identidad, el ser. GSPublisherVersion 0.23.100.100

ARTICULO CULTURAL CIRCUITO 8-7 8 La cultura en el barrio surge desde la comida del domingo, las leyendas, la jerga hasta la música que surge en sus calles. El baile, la pintura y toda forma artística llamada “callejera”, surge de la cultura de los barrios. De un trabajo colectivo, sin necesidad de remuneración más allá de la recreación. Creación desde los instintos, desde la realidad. La cultura es como la energía, jamás desaparece, pues si desapareciera todos nos iríamos con ella. No se destruye, solo se transforma. En Panamá y en sus barrios, por nuestra posición geográfica, nuestra historia, somos cultura y culturas, de una surgen muchas y de muchas surge la nuestra. No podemos negarla, imponerla y mucho menos desacreditarla o cercarla. Las altas influencias de las Antillas, de la negritud, de la llamada colonización, el tambor, el movimiento de caderas, la comida con especias y los colores vibrantes, son parte indiscutible de nuestro ser como país, como habitantes y ciudadanos de esta parte del mundo. Las creaciones de manifestaciones culturales se crean a base de las realidades, que hoy en día podemos certificar que no existen dos personas con realidades iguales, similares si, mas no iguales. De esas realidades no escapa, la presión social, la discriminación y los prejuicios, por ese camino surgen las manifestaciones, los llamados críticos y a la conciencia social; de que aquellos que crean los “escalones” son los que buscan la separación de un todo, lo bueno y lo malo depende de quien lo crea, quien lo inventa, quien lo promociona y lo implemente. Por muy trillado que se lea, el barrio tiene su cultura, muchas veces cercada y denigrada pero lo tiene cada día más arraigada y más identificada. Tenemos que promover esta cultura, dejarla fluir, abrir espacios para su creación, guiarla y apoyarla porque el talento nace de la cultura, la cultura del barrio, y el barrio del corazón de Panamá y su historia GSPublisherVersion 0.23.100.100