Views
4 months ago

bentham-jeremy-el-panoptico-1791

Una pricion, dice

Una pricion, dice Beniham , debe ser una casa en que vi\,in ~wiitados de su libertad ciertos indihidaos que liaii al~usatlo de ella, para que ellos 110 cometan noevos drlitos y los otros se abstengan de imitarles qor el terror del egemplo; y es al mismo tiernpo una casa de cor. reccion, donde se debe trabajar en reformar las costurnbres cle los presos, para que cuando recobren la libertad rio sea este aconteciniiento una desgracia para la socieclac1 y para ellos niisirios. Esta clcfinicion hice ver que Reiltharil solninente habla de las cárceles en que se encierran personas ya cormdenaclas por sus delitos , y ilo de la chrcel en qne son detenidos liasta ser jilzgados ciertos indik idaos que llar1 dado motivo á que se les sospeche delincuentes y se examine su conducta, de la cárcel que es una pena y no de la qiie es solamente custodia; pero nluclias de las reglas que él aplica á la primera especie de prisiones, pueden aplicarse á la otra. IIay sin embargo una diferencia muy notable entre ellas, y es que las últimas no tienen otro objeto que el de asegiirar y tener siempre á la disposicion de la ley y del magistrado ciertas personas de que hay motivo para recelar la fuga : y de ayui se sigue que en ellas ila debe tratarse al preso coino ciilpado ni hacerle sufrir alguna pena , alguna iiiconiodidad que no sea necesaria 13xa s ~ seguridad i , y para rndntener la observancia Je la disciplina y policía de la prision. La humanidad exige taniLien qtie á presos de esta clase se les procuren to- C ~ los S :ilivios, todos los cons~ielos, y todas las comodidades qiie sean compatibles con sli seguri(1ad: que SP les ~ist,~ con ropas cómodas y lin~pias, aunque groseras: que se les dé un alimento abundante y sano, aunqiie comun y tle poco precio: que sus encierros sean rspaciosos y bien aireados: que tengan una cdrna oseada en que piiednn descarisar : cine se les proporcione afgun egercicio corporal propio para conservar su salud y sus

84 PANGPTICO. fuerzas, y aiin que se les permita divertirse en pasatienpos l-~onestos. Como no sería justo forzar 3. estos presos á trabajar por cuenta de otro, no pueden ser mantenidos por un eiiipresario aplicándole el producto del trabajo y .es preciso que los mantenga el gobierno, ó mas bien la caja de indemnizaciotles , ó de a~eguracion de que he. mos hablado en otra parte. La esperiencia demuestra que no puede fiarse enteramente el trato de los presos i los carceleros , hombres en general duros, y que á ue& de ver padecer y de ser instrumentos de dolor ian perdido toda sensibilidad. En Espalía las ciiceles Un visitadas por los jueces dos ó tres veces al ailo; pe- :o estas visitas son una pura ceremonia que nada remedia. Los jueces se fijan en una sala donde se presrntan los presos que lo piden ; y si no soii niiiy imprudentes se guardarán muy bien de quejarse del carcelero, de quien depende absolutsmenre sil suerte; pues la visita 170 se repetirá hasta despues de pasado niucho tiempo. En lugar de estas visitas pomposas, insignificantes y periódicas , que el carcelero sabe cuando ha de recibir, y á que por consiguiente está preparado, podriail establecerse unas visitas diarias sin llora fija? y estas visitas se harian alternativamente por un individuo del tribunal, donde liubiese un tribunal colegiado, de manera, qile ésta fuese una obligacion inuy sagrada de la magistratura: el juez oiria en secreto á los presos, y hallaria inil medios de remediar sus justas quejas sin compro- meterlos; oiria tailibien al carcelero, y castigaria correccionalmente al preso que alterase la trat~~uilidad y el buen órden en la prision, porque el carcelero no deberia estar autorizado para imponer estos castigos. Si se piensa que estas visiras sesian una ocupacion deniasiado penosa para los jiieces, nada es mas fácil que forw una junta compuesta de cierto núr~iero de per-

bentham-jeremy-el-panoptico-1791
El derecho de gentes : ó Principios de ley natural, aplicados a la ...
Consejos-del-diablo-a-los-jesuitas
Principios para una Sociedad Libre - Jarl Hjalmarson Foundation
Elogio de d. Ventura Rodríguez leido en la Real sociedad de Madrid
CON PATXI GANAMOS TODOS Y TODAS
“Teoría Administrativa del Estado”. - Instituto Nacional de ...
Untitled - Universidad Juárez Autónoma de Tabasco
LECTURA TEOLOGAL DE LA VIDA EN PRISIÓN
Banco Santander - Quién debe a quién?
28198_Una_revolucion_liberal_para_Espanya
arquitectura_biblioteca_cast2
Rock To Rock Magazine N°7
13-principios-para-emprender