Views
5 months ago

La mujer habitada

Gioconda Belli (1988)

La

La Mujer Habitada Gioconda Belli — Pensalo y me avisas —dijo Julián— mañana voy a convocar a la reunión con los ingenieros. Déjame los planos y no te pongas así. Vos sabés que yo confío en tu capacidad profesional. No es por vos. Es por los constructores... Salió de la oficina de Julián con el disgusto escrito en la cara. Era tan fácil, pensó, ¡echarles la culpa a los constructores! El jueves vio a Sebastián. Lo llevó al camino de los espadillos entrada la noche. Hablaron de la visita de ella a la casa del general. — Así que en diciembre la quiere inaugurar... —dijo Sebastián, mirando distraídamente la carretera. —Sí —dijo Lavinia— y Julián está dispuesto a darle gusto. No pude lograr que me asignara la supervisión de la construcción, pero me nombró su asistente. Continuaron en silencio un buen rato. Un acompañamiento de grillos afirmaba sólidamente la calma circundante. A esa hora había poco tráfico, sólo grandes camiones de carga de vez en cuando, obligaban aminorar la marcha. — ¿Y cómo está Flor? —preguntó Lavinia. —Muy bien, trabajando mucho, Flor es una excelente compañera. —Me hace falta —dijo ella. —Se hicieron buenas amigas ustedes... —dijo— a mí también me hace falta. —Tenés razón —dijo Lavinia— pero es que ciertas cosas no me parecen tan secretas. —Por cosas aparentemente irrelevantes se pueden delatar asuntos de más importancia. —¿Pero a quién se lo voy a decir? —No es desconfianza. Pero nosotros nunca podemos descartar la posibilidad de que nos capturen. Y en las torturas pueden decirse cosas. Antes éramos inflexibles. Considerábamos traidor a quien diera cualquier información a la seguridad social del dictador. Ahora, a medida que los métodos de tortura son más crueles y refinados, sólo pedimos a los compañeros que resistan durante una semana para dar tiempo a que se movilicen los que pueden ser implicados... Después de una semana, se puede decir lo mínimo para evitar un mayor ensañamiento. Lavinia sintió la piel estremecerse en un escalofrío. Trataba de no pensar en esa posibilidad. —Debe ser horrible la tortura —dijo. —Sí —dijo Sebastián— yo prefiero morir a que me agarren vivo esos hijos de puta... —Cuando estaba almorzando en la casa del general, me quedaba viendo sus manos, pensando lo que haría con ellas... —Últimamente ya no lo hace personalmente. Sólo dirige. Pero hay un compañero en la montaña, a quien él torturó personalmente. Lo enterró en un lugar a pleno sol durante una semana, dejándole sólo la cabeza fuera de la tierra. Vela llegaba con un balde de agua y se lo echaba en la cabeza. El compañero sólo podía beber el poquito de agua que se le derramaba sobre los labios. Es un milagro que esté vivo. Logró escapar en un traslado y lo tuvimos que mandar a la montaña porque estaba totalmente claustrofóbico... Tenés que trabajar duro —agregó después de un corto silencio— para ver qué información podés sacarle y tener la casa lista en diciembre... —¿No crees que sería mejor hacer que se le retrasara?... ese era mi plan, por eso pedí que me dejaran supervisarla... —Lavinia —dijo Sebastián, muy serio— debes aprender que en este asunto, no te corresponde hacer los planes, sólo los planos —sonrió apenas—. Tus ideas son bienvenidas, pero tienen que ser aprobadas por los mandos. "Estás acostumbrada a actuar sola en la vida y tenés que empezar a aprender a actuar en conjunto y a ser disciplinada. No quiero cortarte la iniciativa, pero en el Movimiento no podemos lanzarnos cada uno a hacer lo que se nos ocurra, aunque lo creamos positivo. Uno es parte de un engranaje y hay que pensar en las otras piezas. Por eso hay que consultar las cosas con los responsables que tienen un conocimiento más global de la situación... En cuanto a lo de retrasar la construcción, no se te ocurra. A nosotros nos interesa que el general te tenga gran confianza, así que tenés que ser muy eficiente en el trabajo y tenerle la casa lista para diciembre. —Está bien —dijo Lavinia, sintiéndose mal, incómoda. —Por cierto —dijo Sebastián—. Flor te habló de un entrenamiento militar, ¿verdad? —ella asintió con la cabeza—. Lo haremos este fin de semana. 118

La Mujer Habitada Gioconda Belli "Felipe está encargado de llevarte al punto. Llegaba ya al sitio donde debía quedarse Sebastián. Lavinia se detuvo con el motor en marcha. Un fuerte viento frío soplaba en la noche, moviendo el agudo perfil de los espadillos. Antes de salir, Sebastián se volvió hacia ella. En la penumbra, su rostro delgado y sereno lucía preocupado. —Tenemos grandes planes para vos, Lavinia —dijo—. El Movimiento está entrando en una fase muy importante. Pero vos tenés que poner de tu parte. Ninguno de nosotros es perfecto. Esto es todo un aprendizaje, y sabemos que no es fácil. A todos nos toca. Nuestra obligación es ayudar a que te formes, enseñarte lo que hemos aprendido... Para eso tiene que haber humildad y confianza de tu parte; comprensión y firmeza de la nuestra... Nos vemos pronto... Antes de que Lavinia pudiera responder, se alejó por el camino angosto caminando de prisa, recto y delgado en medio del ventarrón. El viento aullaba en la carretera a través de la ventanilla entrecerrada del automóvil. No sabía cómo calificar el peso desmadejándola en el asiento del conductor. Sebastián le inspiraba profundo respeto y su llamada de atención le incomodaba, le traía de nuevo la conciencia de lejos que se encontraba aún de llegar a ser como él, como Flor, incluso como Felipe. Las distancias quizás eran insalvables. ¿Cuándo dejaba una de actuar como si el mundo le perteneciera? ¿Cuándo aprendería lo que ellos parecían saber desde siempre? ¡Cómo echaba de menos a Flor! Últimamente sentía estar en rebeldía contra el mundo. No sólo por su incorporación al Movimiento, sino porque la conciencia más sólida de su propio ser, la enfrentaba a otras realidades más sutiles; discusiones con Felipe, con Julián, la mirada burlona de Adrián, el general, la llamada de atención de Sebastián... el mundo de los hombres... "No confundas lo de Sebastián con eso" —se dijo débilmente. 119

Mujeres animales
Ficción
Ficción
archivo_final_web
Aquí hay dragones
Y01ng
Revista