Views
5 months ago

La mujer habitada

Gioconda Belli (1988)

La

La Mujer Habitada Gioconda Belli Pensó, mientras se alejaba, que algo había registrado su mente al pasar. Trató de proyectar una imagen visual del lugar, buscando aquel registro casi imperceptible. No fue sino hasta que venía ya sobre la avenida, a la hora precisa: cuando divisó a la mujer recostada en el árbol, mordisqueando almendros como hacía Sebastián, que se dio cuenta de haber percibido un aire extrañamente familiar en la figura que minutos antes, al doblar la esquina, había visto andando por la calle, caminando hacia el lugar donde ahora la esperaba. Era Flor. Lavinia la vio sonreír, entrar al automóvil. Sintió su mano extendida con la pequeña almendra madura y rosada. — Te traje un regalito — dijo Flor, mientras ella, aún incrédula, lagrimeando de pronto, tomaba la pequeña fruta de sus manos, sintiendo aquellas ganas desbocadas de llorar. Se abrazaron y Lavinia gimió un sollozo entrecortado. Flor la apartó suavemente. — No llores, muchachita. No podemos detenernos aquí — dijo Flor — , vamos, arranca el carro. Necesito que me lleves al camino de los espadillos. Dale un mordisco a la almendra. Vas a ver que lo ácido te reanima... Obediente, Lavinia, se metió la almendra entre los dientes, mientras maniobraba para reiniciar la marcha. El gesto sencillo, la fruta callejera, amorosamente entregada, la presencia inesperada de Flor, habían detonado la carga de fortaleza de los últimos días. No podía evitar que las lágrimas gruesas siguieran fluyendo. Se secó las mejillas con el anverso de la mano, chupó la almendra y respiró hondo porque ya el tráfico, los semáforos, los vehículos atrás y adelante, demandaban su atención, cerrando otra vez el mecanismo de compuertas a punto de rebasarse. — Perdóname — dijo — . Pero es que estos días han sido muy agitados. He andado tensa y verte no sé qué me produjo... — No te preocupes — dijo Flor — . En días como éstos, cuando uno anda con tantas cosas retenidas, el más pequeño gesto puede desatar el diluvio... ¡Qué alegría más grande verte! — añadió, palmeteándole cariñosamente la mano. — ¡Nunca me imaginé que ésta fuera la sorpresa! — dijo Lavinia, exhalando el aire de los pulmones— desbordó mis especulaciones. Increíble Sebastián... es un mago haciendo trucos. —¿Y no tuviste problema en reconocerme, verdad? ¿Ahora que soy pelo corto, castaño? —No. Te reconocí inmediatamente. Ya te había visto, ¿sabes? Hace como tres meses, te vi en la Avenida Central. Ibas en un carro con un señor. Fue desconcertante tenerte tan cerca y no poder alertarte, sonar el claxon, gritar, nada... —Yo no te vi. Cuando voy en carro, trato de no ver hacia afuera. —¿Y cómo te ha ido? —dijo Lavinia. —Bien. Muy bien. Mucho trabajo. Compañeros extraordinarios: andar de aquí para allá... Y vos, ¿qué tal? —Yo también con mucho trabajo. La casa del general Vela ya está casi terminada... —¿Y cómo te fue en aquella primera entrevista? —Excelente. Logré "conquistar" al general Vela, esmerándome en el diseño de su estudio privado; un cuarto donde, además, estará su colección de armas en exhibición. Copié el mecanismo de una pared giratoria de la casa de un millonario californiano. ¡Quedó encantado! —¿Y qué es eso de una pared giratoria? —La pared, aparentemente estática, estará compuesta de paneles de madera con pivotes. Eso permitirá que él pueda decidir si tener las armas en exhibición o no. Es como las paredes "secretas" que se ven en las películas. Fue mi carta para ganarme a Vela. Sólo Julián, yo y ahora vos, lo sabemos... —¿O sea que si no se ven armas sobre la pared, significa que estarán colocadas al otro lado? —Sí. Exactamente. —¿Y cómo se activa el mecanismo? —Es muy fácil. Simplemente se levanta un cierre en el extremo de la pared, que estará oculto por un apagador. —Ingenioso —dijo Flor—. Ya veo porqué te fue tan bien en la entrevista... Se quedaron calladas. La distancia esgrimía su presencia entre las dos. La noche comenzaba a espesarse borrando las formas de los árboles a los lados de la carretera. Lavinia manejaba despacio, 146

La Mujer Habitada Gioconda Belli tratando de prolongar la compañía de Flor. El camino lucía tranquilo y rutinario. Ningún vehículo sospechoso por el espejo retrovisor. —Veo que te has vuelto más precavida —dijo Flor, sonriendo, notando las constantes miradas de Lavinia. —En estos últimos días, sobre todo. Hay tensión en el ambiente. Lo cierto es que la vigilancia ha aumentado. —Se han incrementado las acciones en la montaña y la guardia quiere dar impresión de fuerza. Su teoría, sin embargo, es que ya estamos destruidos; una vez terminen con los "focos de resistencia", como los llaman ellos, en el norte, piensan que nos habrán aniquilado totalmente. Ni se imaginan que tengamos capacidad para montar algo en la ciudad. Nos subestiman. —El general Vela no se cansa de repetir que "la subversión en el país, es mínima". Lo dijo hace poco en una conferencia de prensa. —Está por verse. Haces bien en incrementar la cautela —dijo Flor, asintiendo con la cabeza. —Felipe se movió de mi casa —dijo Lavinia—. Parece que es arriesgado que lo detecten en alguna actividad sospechosa y le sigan la pista hasta mi casa. —Así es. —Yo lo había pensado. Pero como no quería que sucediera, no lo planteé antes. Siempre me parece que todos saben qué hacer; yo sólo tengo que esperar que me lo digan. —Estás padeciendo la excesiva "ceremonia" de los comienzos. A muchos nos sucede, sobre todo cuando ingresamos al Movimiento sintiendo que no somos nadie. Y la verdad es que toma su tiempo ganarse la confianza, la autoridad para decir y opinar. Sobre lo de Felipe, nosotros no lo pensamos necesario sino hasta ahora. La verdad es que, en este país, cuando perteneces a determinada clase, sos prácticamente una persona fuera de toda sospecha. Ni a los líderes de la oposición tradicional controlan mucho. Tienen una visión muy clasista de la represión y la conspiración... acertada, hasta cierto punto. Seguramente, en el futuro, eso cambiará, pero aún no sucede. Por eso no nos preocupamos tanto. "¡No sólo desventajas tiene tu origen! Por otra parte, Felipe no está tan "quemado". Tuvo alguna visibilidad cuando dio clases en la universidad, pero eso no lo toman muy en cuenta. Consideran que todos los jóvenes universitarios son "escandalosos, encendidos". Lo cierto es que su sistema de seguridad parte de premisas que fueron válidas por mucho tiempo, pero que están cambiando a un ritmo más rápido que sus propias posibilidades de adaptación. Sin embargo, no conviene subestimarlos. No nos podemos arriesgar... ahora menos que nunca. Entraban al camino de tierra que se separaba de la carretera principal. Pronto tendría que dejar a Flor. —Pero —dijo Lavinia— casi sólo de mí hemos hablado. ¿Qué pasó con las dudas que tenías? —Fue más o menos como yo esperaba —dijo Flor—. He tenido que actuar con fortaleza, un poco "como hombre", si querés, pero la clandestinidad es un espacio de encuentro e intimidad. A veces tenés que pasar días encerrada en una casa con otros compañeros y compañeras. Se llega a conocer uno muy bien, se bajan las defensas personales. La gente habla de sus sueños e interrogantes... Se trabaja en silencio. La mayoría de las conversaciones tienen que ver con el futuro... Ha sido una experiencia enriquecedora. Tengo más esperanzas que antes. —¿Y el miedo, se te quitó? —Lo administro mejor —dijo Flor, sonriendo plácidamente—. El miedo nunca se quita totalmente, cuando se ama la vida y hay que arriesgarla, pero uno aprende a dominarlo, a mantenerlo sosegado, a usarlo cuando es necesario. El problema no es tener miedo, pienso yo, el problema es a qué tenerle miedo. No darle cabida al miedo irracional. Habían llegado al camino de los espadillos. Lavinia detuvo el automóvil en el lugar acostumbrado. —Seguí un poco más adelante —dijo Flor. Continuaron en silencio por unos metros más, hasta llegar a una vereda que conducía a una casona señorial que se vislumbraba al fondo, difusa en la oscuridad. —Ahora sí —dijo Flor—. Aquí me quedo. Te traje hasta este lugar —añadió— porque debes conocerlo. Si en los próximos días, surgiera algún problema serio. Muy serio. Por ejemplo, si te persiguen o intentan capturarte y podes evadirte... debes hacer lo posible, sin que te detecten, de 147

Cuando Olía a Vainilla.- - Ánimo de Mujer
Radiografía de la mujer española /17 Lanzarote (Canarias) - El Mundo
06-Oscar_Collazos_Cuentos_escogidos
Mujeres animales
Mariana Flores Melo - Grandes mujeres de la historia moderna
Edición digital, lectura o descarga - Juan Luis Dammert
A LA ESCUCHA DE LA MUJER DE HOY - Teléfono de la Esperanza
la Mujer - Universidad de Extremadura
Grabado en piedra. Las mujeres de Sendero Luminoso - Biblioteca ...
El nacimiento de Elisandra Mujer El nacimiento ... - Generaccion.com
Cuadernos de la Mujer – nº 20 (pdf) - Madrid Woman´s Week
Mariana Flores Melo - Las 5 primeras mujeres en ganar el Premio Nobel de la Paz
Ficción
el-cuaderno-dorado_dorislessing
Aquí hay dragones
Revista