Views
7 months ago

LA OTREDAD (1)

estado que los

estado que los patrioteros dicen que es el derecho de Colombia, se tenía que eliminar a quien lo amenazaba según lo que decía el partido. Si un colectivismo tenía tendencia a las cazas de brujas, al combinarse ambos, que estaban férreamente arraigados en la inteligencia colectiva, era la receta del desastre que resulto en La Violencia y luego al conflicto armado En la actualidad ya no es liberal contra conservador si no ve que es algo más diverso y global. Sin embargo, Aún se vive el mundo dicotomizado que crea una visión simplista de la realidad. En Colombia, la política ya no se basa en biología sino es votar por personas específicas. Se tiene como consecuencia el santismo, vargas-llerismo, mockusismo y uribismo. Se convierten en cultos a la personalidad que rayan en lo religioso. De un lado, se critica a Santos por acciones que fueron propias Uribe. No se trata de juzgar las acciones en sí mismas sino de hacer lo que dice Uribe de manera incuestionable Del lado santista se vive una paranoia. Aquellos feligreses tienden a llamar uribistas a cualquiera que ose a mostrar reservas hacia Juan Manuel y sus decisiones. No solo crea un ambiente de hostilidad que ya es business as usual en redes sociales, si no de que peligra la ya deplorable democracia colombiana. Por qué si el nepotismo es un obstaculo para la democracia, el caudillismo que estos cultos representan es la kriptonita. Cuando no se le cuestiona a la autoridad, sino que se rinde adoración y pleitesía religiosa se pierde la redención de cuentas. Como consecuencia, todos los pesos y contrapesos que mantienen el balance y funcionalidad de una democracia decente se vuelven letra muerta y con ello crece la corrupción en general y de aquellos lideres o caudillos que se les rinde el culto. Saben que siempre estarán sus seguidores que los van a defender sin importar lo malo que sea o que carezca de coherencia interna consigo mismo. Colombia en sí es altamente chovinista. Nadie ose a criticar el país, decirle sus verdades, porque ya salen a decir de por qué no se va si no le gusta como un intento de formar un mecanismo de defensa. En el plano global cuando el país queda en posiciones desfavorables, sin importar contextos ni nada de eso, a los cinco minutos ya emerge la indignación colectiva. La gente actúa como si les estuviera atacando personalmente por las situaciones que sufre el país. Se vive en una burbuja conspiranoica donde todo el mundo está en contra de Colombia. Tres casos lo señalan. Primero fue el infame fallo de La Haya a favor de Nicaragua en 2012. En el momento que la corte estaba analizando el caso el gobierno decidió no presentarse, no una sino dos veces, y su actitud fue como un infante al que le dijeron que no a sus caprichos. Dejaba el mensaje de que solo aceptarían las decisiones de la corte si son las decisiones que ellos quieren. Pese al resultado que era evidente y obvio que pasaría tras esas declaraciones, todo el mundo le estaba echando a la culpa a la corte por su decisión, incluso miembros del gobierno, en vez de abrir opciones de dialogo como debió ser en primer lugar. Si se miraba de manera objetiva saldría a relucir de que la disputa se dio por que ambos países nunca dejaron claro la división exacta del territorio marítimo. El segundo y el tercero van de la mano. En el mundial de Brasil, Nicolette Van Dam de Unicef recibió fuertes críticos sobre el consumo de cocaína y Colombia. Esto al colectivo no le hizo

gracia y respondieron irónicamente como lo hubiera hecho Pablo Escobar, tratando de quitarle la libertad a Nicolette pidiendo que se le quitara su cargo en Unicef y haciendo amenazas de muerte contra su persona. El episodio de Miss Universo 2015 fue la consecuencia lógica de seguir tolerando estos comportamientos. El presentador del evento Steve Harvey se equivocó a nombrar a Ariadna Gutiérrez, representando a Colombia, como ganadora del evento y al día siguiente todos querían la cabeza de Steve. Gritaban que hubo Fraude, alegando que fue conspiración de Trump que al parecer tenía tiempo libre suficiente para planear algo así y hacía comentarios racistas hacia Steve (Que mientras no fueran hostigamientos serían tan validos como el chiste de Nicolette). No hubo un momento para reflexionar si el fin justifica los medios (no), ni de preguntar por qué razón sucedieron los acontecimientos o qué solución se les pudo haber dado que genera una satisfacción general. Es un intento de reivindicar el país que termina dejándolo peor parado. fenómeno funesto que los científicos políticos denominan resentimiento: la convicción de que la nación de uno tiene un derecho histórico a la grandeza pese a su estatus modesto." En Colombia siempre se busca un enemigo a quien atribuir la culpa de todas las penas: Nicolette, Steve, el árbitro que anulo el gol de Yepes, Trump, los magistrados de La Haya, los productores de la serie "Narcos", y muchos llegan a culpar a todo Estados Unidos completo. Nunca puede ser que de repente la culpa sea propia, de Colombia o sus ciudadanos, o que se hagan decisiones sin intenciones maliciosas. Esto no implica que exista y que existieran ocasiones que el país fuera perjudicado desde el interior y el exterior, pero eso no justifica la paranoia y el odio. Ni ese resentimiento ni el arribismo que intentan levantar con semejantes espectáculos traerán el país añorado. El cambio empieza desde el interior. Es hora dejar ir las cazas de brujas a un colectivismo más humano como el que desarrollaron los países nórdicos o Canadá que si bien no son lugares perfectos, ciertamente no genera estos problemas. Como explica Pinker unas páginas después de exponer el tribalismo: "Si combinamos el narcicismo y el nacionalismo tenemos un Bibliografía Pinker, S (2011) "The Better Angels of our Nature". New York, NY: Viking Silva, R (2012) Ricardo Silva le explica por qué Colombia es patriotera y chovinista. El Tiempo. Tomado el 30 de septiembre de: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/C MS-119546760 de: http://www.scielo.org.co/pdf/hiso/n27/n27a02.pd f Anónimo (2017) Nacionalismo Inútil. Pensador Sereno. Tomado el 1 de octubre de: http://elpensadorsereno.blogspot.com/p/nacional ismo-inutil.html Rehm, L (s.f) La construcción de las subculturas políticas en Colombia: los partidos tradicionales como antípodas políticas durante La Violencia, 1946-1964*. Scielo. Tomado el 29 de septiembre

Revista mensual gratuita TENDENCIAS 2010 ... - Fabulosa Revista
Antología Ideas Fuerza - Fundación Rafael Preciado
LA TRAMPA DEL GÉNERO
Manual para el uso no sexista del lenguaje (PDF) - CONAVIM
-1-
Resultados-Encuesta_20161212
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
pub95752_Trabajadora,_n._46_(mayo_de_2013)
Presentación
Jóvenes por la paz
Libro_Indicadores_VcM_Final