21.03.2018 Views

Evolucion-del-metodo-en-la-economia-y-una-propuesta-la-teoria-del-valor-conocimiento

Es una obra que trata sobre los diferentes puntos de vista que la historia del pensamiento económico ha registrado acerca de los métodos utilizados en las diferentes épocas. Los principales conceptos que usaremos son: Juicio: Proposición: Enunciado: Axioma: Postulado: Hipótesis: Premisa: Tesis: Argumento: Principio: Teorema: Lema: Corolario: Teoría: Ciencia: Definición: Concepto: Método Metodología, Racionalismo, Empirismo, Teoría del Conocimiento Epistemología, Tipos de generalización La Teoría del Valor Conocimiento (Una Propuesta)

Es una obra que trata sobre los diferentes puntos de vista que la historia del pensamiento económico ha registrado acerca de los métodos utilizados en las diferentes épocas. Los principales conceptos que usaremos son: Juicio: Proposición: Enunciado: Axioma: Postulado: Hipótesis: Premisa: Tesis: Argumento: Principio: Teorema: Lema: Corolario: Teoría: Ciencia: Definición: Concepto: Método Metodología, Racionalismo, Empirismo, Teoría del Conocimiento Epistemología, Tipos de generalización La Teoría del Valor Conocimiento (Una Propuesta)

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

1


Los derechos de autor de <strong>la</strong>s versiones impresa y digital de <strong>la</strong> esta obra están<br />

reservados y protegidos por Ley<br />

2


1<br />

CONCEPTOS PRELIMINARES<br />

El conjunto de métodos aplicados al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia, derivan de <strong>la</strong><br />

Epistemología, que es <strong>una</strong> rama de <strong>la</strong> filosofía<br />

La Epistemología es <strong>la</strong> aplicación de los principios de <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia Económica<br />

Al dar comi<strong>en</strong>zo a esta obra, postulo que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica y, con el<strong>la</strong>, su<br />

método, es <strong>la</strong> más teñida por los intereses ideológicos.<br />

Kant afirma que el ser humano “deforma <strong>la</strong> realidad” por dos razones: por <strong>una</strong><br />

parte, <strong>la</strong> imperfección de los s<strong>en</strong>tidos<br />

Por <strong>la</strong> otra, el ord<strong>en</strong>ami<strong>en</strong>to m<strong>en</strong>tal <strong>en</strong> categorías<br />

Marx advirtió que <strong>la</strong> ideología es <strong>la</strong> gran transformadora de <strong>la</strong> realidad, porque<br />

defi<strong>en</strong>de intereses individuales o colectivos<br />

Particu<strong>la</strong>rm<strong>en</strong>te, postulo que el ser humano deforma <strong>la</strong> percepción que logra de<br />

<strong>la</strong> realidad, no <strong>la</strong> realidad misma.<br />

La realidad objetiva no puede ser cambiada por <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te; sólo por <strong>la</strong> naturaleza<br />

y <strong>la</strong> acción directa <strong>del</strong> hombre.<br />

Vocabu<strong>la</strong>rio<br />

Los principales conceptos que usaremos son:<br />

Juicio:<br />

Afirmación o negación de algo<br />

3


Proposición:<br />

La expresión de lo afirmado o negado <strong>en</strong> el juicio<br />

Enunciado:<br />

Sinónimo de Proposición<br />

Axioma:<br />

Verdad que no necesita evid<strong>en</strong>cia empírica para ser aceptada<br />

Postu<strong>la</strong>do:<br />

Axioma que se limita a <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> particu<strong>la</strong>r<br />

Hipótesis:<br />

Afirmación preliminar de <strong>una</strong> proposición surgida de <strong>una</strong> percepción previa de<br />

<strong>la</strong> realidad y que necesita verificación.<br />

Premisa:<br />

Las proposiciones anteriores a <strong>la</strong> conclusión de un Silogismo<br />

Tesis:<br />

Conjunto de proposiciones afirmadas teóricam<strong>en</strong>te.<br />

Argum<strong>en</strong>to:<br />

Razonami<strong>en</strong>to por el que se defi<strong>en</strong>de o se refuta <strong>una</strong> tesis.<br />

Principio:<br />

Proposición sobre <strong>la</strong>s primeras causas de <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia.<br />

Teorema:<br />

Proposición a ser demostrada d<strong>en</strong>tro de un sistema formal.<br />

Lema:<br />

Proposición que deriva de un teorema.<br />

Coro<strong>la</strong>rio:<br />

Proposición que se deduce por sí so<strong>la</strong> de algo ya demostrado.<br />

4


Teoría: Conjunto de axiomas, principios e hipótesis que pret<strong>en</strong>d<strong>en</strong> explicar <strong>una</strong><br />

realidad estudiada.<br />

Ci<strong>en</strong>cia:<br />

Conjunto de teorías ord<strong>en</strong>adas y conexas <strong>en</strong>tre sí<br />

Definición:<br />

Descripción sintética de <strong>la</strong> es<strong>en</strong>cia de un objeto real o ideal<br />

Concepto:<br />

Idea g<strong>en</strong>eral que se logra por abstracción m<strong>en</strong>tal de los rasgos fundam<strong>en</strong>tales<br />

de <strong>una</strong> serie de <strong>en</strong>tidades, reales o ideales, análogas <strong>en</strong>tre sí<br />

Método<br />

Camino que recorremos para lograr un objetivo<br />

Metodología<br />

Estudio de los métodos<br />

Racionalismo<br />

T<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia <strong>metodo</strong>lógica a otorgar sólo a <strong>la</strong> razón el privilegio de conocer algo,<br />

negando cualquier otro instrum<strong>en</strong>to cognitivo <strong>del</strong> hombre.<br />

Empirismo<br />

T<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia que otorga a <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia <strong>la</strong> condición de ser <strong>la</strong> única fu<strong>en</strong>te <strong>del</strong><br />

conocimi<strong>en</strong>to.<br />

Teoría <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to<br />

Rama de <strong>la</strong> Filosofía; estudia los principios <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Epistemología<br />

Teoría <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to aplicado al conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico.<br />

Tipos de g<strong>en</strong>eralización<br />

Empírica y Ci<strong>en</strong>tífica.<br />

Ejemplo de G<strong>en</strong>eralización Empírica<br />

Supongamos que un investigador registra <strong>la</strong>s salidas diarias <strong>del</strong> sol<br />

5


Establecerá que el sol había salido todos los días <strong>en</strong> todas <strong>la</strong>s épocas. Sobre<br />

esta información, llegará a g<strong>en</strong>eralizar <strong>una</strong> ley empírica:<br />

El sol sale todos los días<br />

Luego v<strong>en</strong>drá un Copérnico, un Kepler, un Galileo y un Newton<br />

Ellos id<strong>en</strong>tificarán <strong>la</strong>s razones por <strong>la</strong>s cuales el sol salió ayer, sale hoy y saldrá<br />

mañana; ésas son g<strong>en</strong>eralizaciones teóricas.<br />

La G<strong>en</strong>eralización Ci<strong>en</strong>tífica incluye <strong>la</strong>s razones concurr<strong>en</strong>tes y <strong>la</strong>s condiciones<br />

de <strong>una</strong> serie de observaciones empíricas<br />

La gran mayoría de los epistemólogos g<strong>en</strong>eralizan esos hal<strong>la</strong>zgos por medio de<br />

“Leyes ci<strong>en</strong>tíficas” de tipo determinista<br />

Esta obra mostrará que los teóricos de <strong>la</strong> Física Moderna han desestimado el<br />

determinismo de <strong>la</strong>s “Leyes ci<strong>en</strong>tíficas”<br />

De esta forma, <strong>en</strong> <strong>la</strong> Física Moderna, <strong>la</strong> “Ley” se convierte <strong>en</strong> <strong>una</strong> “G<strong>en</strong>eralización<br />

Probabilística” que reemp<strong>la</strong>za a <strong>la</strong> Ley Determinista<br />

Ci<strong>en</strong>cia y Filosofía<br />

La Ci<strong>en</strong>cia<br />

Describe lo que es y por qué es así; es experim<strong>en</strong>tal, inductiva, deductiva y racional;<br />

demuestra, explica, pronostica.<br />

La Filosofía<br />

Reflexión metódica de <strong>la</strong>s cuestiones más g<strong>en</strong>erales <strong>del</strong> Universo, <strong>la</strong> Naturaleza,<br />

<strong>la</strong> Sociedad y el P<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to.<br />

La Filosofía ape<strong>la</strong> a <strong>la</strong> Razón y a <strong>la</strong> Intuición <strong>en</strong> proporciones diversas; indaga<br />

sobre <strong>la</strong>s primeras y últimas causas<br />

La Filosofía actual incluye:<br />

La Ontología<br />

Estudio sobre el Ser <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

6


La Teoría <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to<br />

Estudio <strong>del</strong> proceso cognitivo <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Epistemología<br />

Estudio <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

Lógica<br />

Normas para p<strong>en</strong>sar racionalm<strong>en</strong>te<br />

Ética<br />

Estudio sobre los principios morales de <strong>una</strong> sociedad<br />

Estética<br />

Estudio sobre los principios g<strong>en</strong>erales <strong>del</strong> Arte<br />

La filosofía también brinda conceptos, métodos y categorías a <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia; el<br />

concepto de Materia, v.g, es un concepto filosófico<br />

Los métodos ci<strong>en</strong>tíficos son dados por <strong>la</strong> Filosofía<br />

A su vez, <strong>la</strong> filosofía se basa <strong>en</strong> los avances de <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia<br />

La Epistemología de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia estudia sus fundam<strong>en</strong>tos, objetivos, métodos,<br />

estructura conceptual y <strong>la</strong>s fu<strong>en</strong>tes de su conocimi<strong>en</strong>to<br />

Método ci<strong>en</strong>tífico<br />

Procedimi<strong>en</strong>to para g<strong>en</strong>eralizar probabilísticam<strong>en</strong>te, re<strong>la</strong>ciones de constancia<br />

<strong>en</strong>tre los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os, por medio de <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación de <strong>la</strong>s formas, de los<br />

procesos y de sus conexiones internas y externas<br />

El Método Ci<strong>en</strong>tífico se aplica a todas <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias<br />

El Análisis<br />

Consiste <strong>en</strong> descomponer un “todo” <strong>en</strong> partes simples<br />

De este modo se observa <strong>la</strong>s causas, <strong>la</strong> naturaleza de su conformación formal y<br />

sus conexiones internas<br />

7


El Análisis es <strong>la</strong> observación sistemática de todas y cada <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s partes <strong>en</strong><br />

que se ha desarticu<strong>la</strong>do el todo original<br />

Mediante el uso de <strong>la</strong> abstracción, <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te separa propiedades de los cuerpos y<br />

f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os, para examinar<strong>la</strong>s por separado<br />

No existe <strong>la</strong> posibilidad real de separar <strong>la</strong>s propiedades intrínsecas de un objeto<br />

concreto determinado<br />

Por eso es necesaria <strong>la</strong> abstracción, es decir, <strong>la</strong> capacidad m<strong>en</strong>tal de separar lo<br />

que <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad no puede ser separado<br />

Por ejemplo, si estudiamos <strong>la</strong>s características de <strong>una</strong> mesa, digamos, su color,<br />

esa cualidad no puede separarse de <strong>la</strong> mesa<br />

Abstraemos con <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te <strong>la</strong> cualidad “color” de esa mesa, analizamos sus particu<strong>la</strong>ridades<br />

y luego <strong>la</strong> reintegramos a <strong>la</strong> mesa real<br />

De esta manera, conocidas <strong>la</strong>s formas y <strong>la</strong>s conexiones internas de cada parte<br />

de un todo, se int<strong>en</strong>ta integrar<strong>la</strong>s <strong>en</strong> el original.<br />

Lograda <strong>la</strong> integración, el todo se define como <strong>la</strong> suma de <strong>la</strong>s partes analizadas,<br />

algo que considero un error, como veremos.<br />

La Síntesis<br />

Proceso m<strong>en</strong>tal que pret<strong>en</strong>de volver a todos los elem<strong>en</strong>tos estudiados <strong>en</strong> el análisis;<br />

pero, <strong>en</strong> el proceso se excluye <strong>la</strong> interacción<br />

Se omite el hecho más importante de <strong>la</strong> síntesis real, el reconocimi<strong>en</strong>to de que<br />

el todo es superior a <strong>la</strong> suma de <strong>la</strong>s partes<br />

Es superior, porque además de ser <strong>la</strong> suma de el<strong>la</strong>s, el todo configura el esc<strong>en</strong>ario<br />

<strong>en</strong> el que <strong>la</strong>s partes interactúan <strong>en</strong>tre sí<br />

Esta interacción es <strong>la</strong> que configura el todo, no <strong>la</strong> simple suma de <strong>la</strong>s partes que<br />

lo conforman<br />

8


La Síntesis parte de lo abstracto (<strong>la</strong>s partes separadas por abstracción m<strong>en</strong>tal)<br />

para llegar a lo concreto (el todo original)<br />

Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong> separación <strong>del</strong> “análisis” y <strong>la</strong> “síntesis” como <strong>en</strong>tidades cognitivas<br />

indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes <strong>una</strong> <strong>del</strong> otro, es artificial<br />

Ambas operaciones siempre van unidas <strong>en</strong> los procesos que implica el conocimi<strong>en</strong>to<br />

ci<strong>en</strong>tífico.<br />

La apar<strong>en</strong>te indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> análisis y de <strong>la</strong> síntesis es un medio al que <strong>la</strong><br />

m<strong>en</strong>te recurre para conocer <strong>la</strong>s partes de un todo<br />

Pero, <strong>en</strong> todo proceso cognitivo, <strong>la</strong>s dos siempre van unidas.<br />

El Método Inductivo<br />

El Método Inductivo se asocia originariam<strong>en</strong>te a los trabajos de Francis Bacon<br />

a comi<strong>en</strong>zos <strong>del</strong> siglo XVII<br />

Establece <strong>en</strong>unciados universales a partir de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia de hechos; hay cuatro<br />

etapas <strong>del</strong> proceso de conocimi<strong>en</strong>to inductivo<br />

Primera, <strong>la</strong> observación y el registro de los hechos<br />

Segunda, el análisis de lo observado, estableciéndose definiciones c<strong>la</strong>ras de<br />

cada uno de los conceptos<br />

Tercera, <strong>la</strong> c<strong>la</strong>sificación de los hechos<br />

Cuarta, <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción de proposiciones ci<strong>en</strong>tíficas o <strong>en</strong>unciados universales,<br />

inferidos <strong>del</strong> proceso de investigación<br />

Según los principios de <strong>la</strong> inducción, <strong>una</strong> teoría se conformaría sobre el conjunto<br />

de <strong>en</strong>unciados probados empíricam<strong>en</strong>te<br />

Pero, más allá <strong>del</strong> análisis de los hechos; exige que <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te los organice y deduzca,<br />

<strong>en</strong> síntesis, <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización ci<strong>en</strong>tífica<br />

9


El Proceso de <strong>la</strong> Inducción<br />

Describe el movimi<strong>en</strong>to <strong>del</strong> p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to cuando va <strong>del</strong> análisis de los hechos<br />

particu<strong>la</strong>res, hacia <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización de los hal<strong>la</strong>zgos<br />

G<strong>en</strong>eralizar los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os de constancia que rig<strong>en</strong> <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s cosas y procesos<br />

analizados es convertirlos <strong>en</strong> hipótesis, leyes y teorías<br />

La g<strong>en</strong>eralización ci<strong>en</strong>tífica se ori<strong>en</strong>ta a explicar o pronosticar f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os sobre<br />

<strong>la</strong> base <strong>del</strong> análisis y <strong>la</strong> síntesis de <strong>la</strong>s partes estudiadas<br />

A<strong>del</strong>antaremos que no todas <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias deb<strong>en</strong> explicar y pronosticar, pues alg<strong>una</strong>s<br />

sólo explican y otras sólo pronostican<br />

El problema de <strong>la</strong> Inducción<br />

¿Podrá explicar y pronosticar más allá de los hechos observados?<br />

Hay muchos que pi<strong>en</strong>san que no<br />

Rechaza el conocimi<strong>en</strong>to empírico<br />

El método<br />

Deductivo<br />

Sus det<strong>en</strong>tadores dic<strong>en</strong> que un análisis deductivo proporciona <strong>una</strong> mejor compr<strong>en</strong>sión<br />

de un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o<br />

Los griegos usaron <strong>la</strong> deducción, g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te de tipo especu<strong>la</strong>tivo<br />

Ejemplo, se pasaban horas discuti<strong>en</strong>do si un sapo debía o no t<strong>en</strong>er di<strong>en</strong>tes y nadie<br />

traía un sapo para constar que sí los ti<strong>en</strong>e<br />

Pero Aristóteles nos dejó el silogismo, que es <strong>la</strong> expresión más acabada <strong>del</strong><br />

principio deductivo<br />

Se contrapone al método inductivo, <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de que se sigue un procedimi<strong>en</strong>to<br />

de razonami<strong>en</strong>to inverso<br />

10


El Método Deductivo parte de <strong>en</strong>unciados universales y, utilizando procesos<br />

ci<strong>en</strong>tíficos, se infier<strong>en</strong> de ellos <strong>en</strong>unciados particu<strong>la</strong>res<br />

El Método Axiomático-deductivo<br />

Surge de axiomas evid<strong>en</strong>tes por sí mismos<br />

El método Hipotético Deductivo<br />

Exige que <strong>la</strong>s premisas de partida sean proposiciones que deberán ser contrastadas<br />

con <strong>la</strong> realidad<br />

Por su parte, el Método Axiomático-Matemático es determinista<br />

El Axioma es apriorístico<br />

La Hipótesis surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Las leyes universales son proposiciones <strong>del</strong> tipo “<strong>en</strong> todos los casos <strong>en</strong> los que<br />

se da el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o A, se da también el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o B”<br />

Esa afirmación incluye <strong>la</strong> necesidad de que <strong>la</strong>s condiciones sean <strong>la</strong>s mismas<br />

para que el proceso causa-efecto se lleve a cabo.<br />

El Discurso <strong>del</strong> Método<br />

R. Descartes es considerado el padre <strong>del</strong> Racionalismo, aunque también postu<strong>la</strong><br />

<strong>la</strong> intuición como parte de su método de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Su obra, “El Discurso <strong>del</strong> Método”, incluye reg<strong>la</strong>s <strong>del</strong> bu<strong>en</strong> conocer; <strong>la</strong> principal:<br />

no aceptar como verdadero sino lo que es evid<strong>en</strong>te<br />

Como <strong>una</strong> acción metódica, considera necesario descomponer <strong>la</strong>s ideas complejas<br />

<strong>en</strong> sus partes más simples, para analizar<strong>la</strong>s<br />

El ord<strong>en</strong> de los conocimi<strong>en</strong>tos debe ir de los más s<strong>en</strong>cillos a los más complejos;<br />

revisar metódicam<strong>en</strong>te todo el proceso<br />

La descripción <strong>del</strong> método dada por Descartes es el método analítico al que nos<br />

referimos al comi<strong>en</strong>zo de este capítulo<br />

Pero, <strong>la</strong> cad<strong>en</strong>a de unidades simples ya analizadas puede romperse donde m<strong>en</strong>os<br />

se pi<strong>en</strong>se, anu<strong>la</strong>ndo <strong>la</strong> pret<strong>en</strong>sión de conocer<br />

11


Va un ejemplo sobre el particu<strong>la</strong>r<br />

Hay dos peluquerías, <strong>una</strong> fr<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> otra; <strong>la</strong> primera exhibe un cartel que dice;<br />

“Peluquería El Bu<strong>en</strong> Corte” <strong>la</strong> mejor <strong>del</strong> barrio<br />

La otra retruca con el cartel: “Peluquería el Corte apropiado”, <strong>la</strong> mejor peluquería<br />

de <strong>la</strong> ciudad<br />

La mejor peluquería <strong>del</strong> país<br />

La mejor <strong>del</strong> contin<strong>en</strong>te<br />

La mejor <strong>del</strong> mundo<br />

La mejor <strong>del</strong> universo<br />

La mejor de <strong>la</strong> cuadra<br />

El ejemplo muestra <strong>la</strong> contradicción <strong>del</strong> método cartesiano, pues, se sabe que<br />

“el Universo” conti<strong>en</strong>e a <strong>la</strong> cuadra<br />

Pero, <strong>en</strong> este caso, <strong>la</strong> cuadra también conti<strong>en</strong>e al universo.<br />

La Duda Cartesiana<br />

Para llegar a <strong>la</strong> evid<strong>en</strong>cia de que algo es cierto, Descartes duda de todo; duda<br />

de <strong>la</strong>s apari<strong>en</strong>cias y de lo que lo rodea<br />

Pero no puede dudar de que sí, duda<br />

De allí provi<strong>en</strong>e uno de los lemas más extraños: Cogito ergo sum<br />

Hay dos temas que com<strong>en</strong>tar sobre este punto:<br />

Si Descartes hubiera sido consecu<strong>en</strong>te con su método, el lema habría cambiado<br />

para decir: “Dudo, luego existo”<br />

No llega al cogito directam<strong>en</strong>te, lo hace por <strong>una</strong> s<strong>en</strong>da cognitiva derivada: Si<br />

dudo es porque pi<strong>en</strong>so, <strong>en</strong>tonces “Pi<strong>en</strong>so, luego existo”<br />

Por otro <strong>la</strong>do, cogito, ergo sum, es <strong>una</strong> proposición intuitiva<br />

Dejamos aquí a R<strong>en</strong>ato Descartes.<br />

12


El Empirismo<br />

Inglés<br />

Los filósofos ingleses se decid<strong>en</strong> por el empirismo; lo dijimos ya,<br />

Francis Bacon (1561-1626) es el promotor <strong>del</strong> Empirismo Inglés<br />

Con él v<strong>en</strong>drían luego John Locke y David Hume<br />

Bacon critica el abuso <strong>del</strong> silogismo aristotélico, al que id<strong>en</strong>tifica como <strong>la</strong> principal<br />

causa <strong>del</strong> atraso ci<strong>en</strong>tífico <strong>del</strong> esco<strong>la</strong>sticismo<br />

Es el prime filósofo que propone formalm<strong>en</strong>te el método inductivo, tomando <strong>la</strong><br />

experi<strong>en</strong>cia como fu<strong>en</strong>te de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Las leyes deducidas serán deterministas cuando establezcan que el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o A<br />

necesariam<strong>en</strong>te causará B, dadas <strong>la</strong>s condiciones<br />

La Ley Probabilística<br />

En el pres<strong>en</strong>te, los ci<strong>en</strong>tíficos se inclinan por <strong>la</strong>s leyes probabilísticas<br />

El f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o A será causa de B con cierto grado de probabilidad.<br />

La Tesis de<br />

Simetría<br />

Establece que <strong>una</strong> Ley o <strong>una</strong> G<strong>en</strong>eralización Ci<strong>en</strong>tífica debe t<strong>en</strong>er <strong>la</strong> capacidad<br />

de explicar y pronosticar los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os que estudia<br />

La Explicación ci<strong>en</strong>tífica es un conjunto de proposiciones de <strong>la</strong>s cuales se deduce<br />

el hecho o el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o que se desea explicar<br />

El pronóstico, por su parte, exti<strong>en</strong>de <strong>la</strong> lógica de <strong>la</strong> explicación al futuro; pero,<br />

<strong>la</strong> tesis de simetría no siempre se cumple<br />

La Ley de <strong>la</strong> Evolución de <strong>la</strong>s Especies explica el proceso evolutivo, pero no<br />

puede pronosticar qué especies aparecerán <strong>en</strong> el futuro<br />

En cambio, <strong>la</strong> Ley de <strong>la</strong> Gravedad ti<strong>en</strong>e un nivel elevado de pronóstico, pero<br />

hasta ahora, no puede explicar qué es <strong>la</strong> Gravedad<br />

13


Sin embargo, ambas son consideradas leyes ci<strong>en</strong>tíficas<br />

Al respecto, Mark B<strong>la</strong>ug opina que:<br />

Mi<strong>en</strong>tras para <strong>la</strong> predicción es sufici<strong>en</strong>te con que exista corre<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre<br />

dos variables, para <strong>la</strong> explicación es necesario saber acerca de <strong>la</strong> naturaleza<br />

de <strong>la</strong>s variables y de algo que determine cuál es <strong>la</strong> variable causa y<br />

cuál <strong>la</strong> variable efecto<br />

El problema fundam<strong>en</strong>tal <strong>del</strong> principio deductivo estriba <strong>en</strong> <strong>la</strong> dificultad de<br />

contrastar los axiomas con <strong>la</strong> realidad<br />

Por ello se acude a un mayor grado de abstracción de <strong>la</strong>s teorías, lo que conlleva<br />

<strong>la</strong> construcción de mo<strong>del</strong>os<br />

Mo<strong>del</strong>o<br />

Repres<strong>en</strong>tación simplificada de <strong>la</strong> realidad que sirve de marco para analizar <strong>la</strong>s<br />

principales variables de un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o o de un proceso.<br />

2<br />

SOBRE EL MÉTODO<br />

Inmanuel Kant (1724-1804)<br />

Kant cambió el objeto de estudio de <strong>la</strong> filosofía y los tras<strong>la</strong>dó desde el análisis<br />

<strong>del</strong> objeto al <strong>del</strong> sujeto<br />

Transfer<strong>en</strong>cia que es conocida como <strong>la</strong> Revolución Copernicana, <strong>la</strong> que se expresa<br />

como sigue:<br />

El sujeto no <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra al objeto como algo dado, sino que lo construye por<br />

medio de <strong>la</strong> deformación de los s<strong>en</strong>tidos y <strong>del</strong> <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to… esto significa<br />

que no es el cerebro <strong>del</strong> que conoce el que se amolda a <strong>la</strong> realidad, sino que<br />

es <strong>la</strong> realidad <strong>la</strong> que toma <strong>la</strong> forma que el cerebro le otorga <strong>en</strong> el proceso de<br />

conocer.<br />

14


Postuló que el sujeto que conoce influye sobre el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o y objeto que desea<br />

conocer, n el acto de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Considera que <strong>la</strong> realidad es modificada por <strong>la</strong> acción cognitiva <strong>del</strong> sujeto, el que<br />

no es un sujeto pasivo <strong>en</strong> el proceso<br />

Los últimos hal<strong>la</strong>zgos <strong>en</strong> <strong>la</strong> mecánica cuántica apoyan <strong>la</strong> visión kantiana, pues<br />

<strong>la</strong> observación humana transforma lo que observa<br />

Los físicos modernos no sab<strong>en</strong> a qué atribuir ese f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o<br />

Sin embargo, <strong>en</strong> el mundo cotidiano, <strong>la</strong> observación <strong>del</strong> sujeto cambia <strong>la</strong> percepción<br />

de lo que observa, no <strong>la</strong> realidad observada<br />

El p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to no puede cambiar <strong>la</strong> realidad a no ser que lo haga con <strong>una</strong> acción<br />

directa sobre <strong>la</strong> misma: el trabajo o <strong>la</strong> contaminación<br />

En los juicios emitidos por el ser humano hay <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre sujeto y predicado,<br />

re<strong>la</strong>ción que Kant c<strong>la</strong>sifica <strong>en</strong> Analíticos y Sintéticos.<br />

Juicios Analíticos<br />

En <strong>la</strong> sigui<strong>en</strong>te expresión:<br />

Una mesa ocupa espacio<br />

El predicado “ocupa espacio” ya está implícito <strong>en</strong> el sujeto “mesa”<br />

No podríamos imaginar <strong>una</strong> mesa que no ocupara espacio<br />

Esa proposición es, para Kant, un Juicio Analítico, pues su predicado no añade<br />

nada al cont<strong>en</strong>ido <strong>del</strong> sujeto “mesa”<br />

También es un juicio universal, dado se cumple para todas <strong>la</strong>s mesas <strong>en</strong> cualquier<br />

TiempoEspacio<br />

Por otra parte, los juicios analíticos se comprueban por medio <strong>del</strong> Principio de<br />

<strong>la</strong> Contradicción<br />

De <strong>la</strong> mesa se puede obt<strong>en</strong>er el predicado; si se niega que <strong>la</strong> mesa real ocupa<br />

espacio, se estaría cay<strong>en</strong>do <strong>en</strong> <strong>una</strong> contradicción<br />

15


El Principio de Contradicción es el que permite que el predicado: “ocupa espacio”<br />

pueda ser derivado <strong>del</strong> sujeto: “mesa”<br />

Kant dice que los juicios analíticos son a priori; es decir, que exist<strong>en</strong> indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te<br />

de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Por otra parte, son necesarios; no pued<strong>en</strong> no ser, de ahí su universalidad; de<br />

esta manera, los Juicios Analíticos:<br />

Son los juicios <strong>en</strong> los que el predicado está cont<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> el sujeto. Son explicativos<br />

y su verdad se comprueba por el Principio de Contradicción.<br />

También Son a priori, es decir, exist<strong>en</strong> indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia,<br />

y son universales y necesarios. Así, se puede ext<strong>en</strong>der el ejemplo de <strong>la</strong><br />

mesa, para afirmar que todos los cuerpos ocupan espacio. Los Juicios Analíticos<br />

ti<strong>en</strong><strong>en</strong> su orig<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong> Razón Pura.<br />

Juicios Sintéticos<br />

Sin embargo, si decimos: La mesa es de vidrio, el predicado “de vidrio” añade<br />

<strong>una</strong> cualidad que no es inher<strong>en</strong>te a <strong>la</strong> mesa <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

No todas <strong>la</strong>s mesas son de madera; ese predicado surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia y añade<br />

cont<strong>en</strong>ido al sujeto<br />

Kant divide los Juicios sintéticos <strong>en</strong> dos grupos<br />

La división obedecer al criterio que se usa para ava<strong>la</strong>r su verdad: Juicios Sintéticos<br />

a Posteriori y Juicios Sintéticos a priori.<br />

Juicios Sintéticos a Posteriori<br />

Son los aquéllos cuyo predicado no está incluido <strong>en</strong> el sujeto; además, los conocemos<br />

después de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Aunque pued<strong>en</strong> ser ext<strong>en</strong>didos a otros ejemplos, no ti<strong>en</strong><strong>en</strong> el Principio de Contradicción<br />

como base que los sust<strong>en</strong>te<br />

Son juicios conting<strong>en</strong>tes, es decir, pued<strong>en</strong> ser o no; ejemplo<br />

El agua hierve a los 100 grados.<br />

16


En este ejemplo notamos que el concepto de <strong>la</strong> pa<strong>la</strong>bra “grados” no está cont<strong>en</strong>ido<br />

<strong>en</strong> el sujeto “agua”, es un concepto aj<strong>en</strong>o al sujeto<br />

Por eso es que brinda información un<br />

Será un Juicio Sintético a Posteriori<br />

Juicios Sintéticos a Priori<br />

Al igual que los anteriores, el predicado no está cont<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> el sujeto, pero su<br />

verdad está ava<strong>la</strong>da por el Principio de Contradicción<br />

Por otra parte, son a priori, es decir, universales y necesarios, tal como los juicios<br />

analíticos; observemos el sigui<strong>en</strong>te ejemplo:<br />

La fórmu<strong>la</strong> <strong>del</strong> agua es H2O<br />

H2O es <strong>una</strong> información lograda después de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia, pero también es a<br />

priori, puesto que es universal y necesario<br />

En cualquier lugar <strong>del</strong> mundo, el agua ti<strong>en</strong>e su constitución interna conformada<br />

por dos molécu<strong>la</strong>s de hidróg<strong>en</strong>o y <strong>una</strong> de oxíg<strong>en</strong>o<br />

Además, al igual que los juicios analíticos, su verdad se basa <strong>en</strong> el Principio de<br />

Contradicción<br />

Sería un error negar que <strong>la</strong> estructura molecu<strong>la</strong>r <strong>del</strong> agua se refleje <strong>en</strong> <strong>la</strong> fórmu<strong>la</strong><br />

citada<br />

Pero, el predicado no está implícito <strong>en</strong> el sujeto<br />

Los ejemplos que cita el mismo Kant son los sigui<strong>en</strong>tes:<br />

La cantidad de materia <strong>del</strong> universo se manti<strong>en</strong>e invariable<br />

En todo movimi<strong>en</strong>to, acción y reacción son siempre iguales<br />

4 + 3 = 7<br />

La línea recta es <strong>la</strong> distancia más corta <strong>en</strong>tre dos puntos.<br />

17


Para Kant, este último tipo de juicios brindan el conocimi<strong>en</strong>to de mayor importancia<br />

que cualquier otro<br />

Por eso es que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia se basa sobre ellos.<br />

Las ideas Innatas<br />

En <strong>la</strong> historia de <strong>la</strong> filosofía se debate sobre el orig<strong>en</strong> de <strong>la</strong>s ideas:<br />

¿Surg<strong>en</strong> siempre de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia o es que hay alg<strong>una</strong>s que vi<strong>en</strong><strong>en</strong> ya impresas<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> Razón?<br />

Los primeros niegan <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de ideas innatas, son los empiristas; <strong>en</strong>tre ellos:<br />

Hume, Locke, Aristóteles<br />

Los segundos, por lo g<strong>en</strong>eral son racionalistas:<br />

Descartes, Leibiniz, Spinoza<br />

Kant quiso hacer <strong>una</strong> síntesis: si bi<strong>en</strong> todo conocimi<strong>en</strong>to emerge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia,<br />

no todo conocimi<strong>en</strong>to se justifica <strong>en</strong> el<strong>la</strong><br />

Por su <strong>la</strong>do, Ludwig von Mises, (“The Human Action”) seña<strong>la</strong>:<br />

La m<strong>en</strong>te humana no es <strong>una</strong> tábu<strong>la</strong> rasa sobre <strong>la</strong> que los hechos externos<br />

graban su propia historia. Más bi<strong>en</strong> goza de medios propios para apreh<strong>en</strong>der<br />

<strong>la</strong> realidad. El hombre fraguó esas armas, es decir, p<strong>la</strong>smó <strong>la</strong> estructura lógica<br />

de su propia m<strong>en</strong>te a lo <strong>la</strong>rgo de un di<strong>la</strong>tado desarrollo evolutivo que,<br />

parti<strong>en</strong>do de <strong>la</strong>s amebas, llega hasta <strong>la</strong> pres<strong>en</strong>te condición humana. Ahora<br />

bi<strong>en</strong>, esos instrum<strong>en</strong>tos m<strong>en</strong>tales son lógicam<strong>en</strong>te anteriores a todo conocimi<strong>en</strong>to.<br />

Para t<strong>en</strong>er <strong>una</strong> idea más c<strong>la</strong>ra al respecto, es necesario introducir algunos conceptos<br />

adicionales.<br />

El Significado de “A Priori”<br />

T<strong>en</strong>go <strong>la</strong> impresión de que <strong>la</strong> mayor parte de los analistas de Kant han interpretado<br />

de <strong>una</strong> manera errónea el concepto de “a priori”,<br />

Lo han percibido como algo que existe absolutam<strong>en</strong>te indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia,<br />

confundiéndo<strong>la</strong> con <strong>la</strong> visión de von Mises<br />

18


Así, <strong>la</strong>s expresiones “A priori” e “Idea Innata” serían sinónimas<br />

No creo que haya prueba alg<strong>una</strong> que permita demostrar que el concepto de <strong>la</strong>s<br />

“Ideas Innatas” sea sinónimo <strong>del</strong> concepto de “a priori”<br />

Creo que Kant postu<strong>la</strong> que el conocimi<strong>en</strong>to a priori no necesita <strong>una</strong> contrastación<br />

con el mundo real, <strong>una</strong> vez que se ha universalizado<br />

Pero no queda c<strong>la</strong>ro si <strong>la</strong> universalización surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Veamos: Kant habría postu<strong>la</strong>do que lo a priori es <strong>una</strong> categoría que id<strong>en</strong>tifica el<br />

conocimi<strong>en</strong>to indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Por otro <strong>la</strong>do, sabemos que el ADN humano conti<strong>en</strong>e g<strong>en</strong>es que transmit<strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

capacidad de experim<strong>en</strong>tar s<strong>en</strong>timi<strong>en</strong>tos e instintos<br />

Pero nada se sabe sobre <strong>la</strong> facultad que t<strong>en</strong>dría el hombre de contar <strong>en</strong> sus g<strong>en</strong>es<br />

“ideas innatas”<br />

Podemos realizar un razonami<strong>en</strong>to sobre el concepto de lo a priori simi<strong>la</strong>r a <strong>la</strong>s<br />

antinomias de Kant sobre el Infinito:<br />

Las ideas innatas exist<strong>en</strong>, porque nadie ha demostrado que no exist<strong>en</strong>. Las<br />

ideas innatas no exist<strong>en</strong>, porque nadie ha demostrado que exist<strong>en</strong>.<br />

A pesar de estas soluciones provisionales, queda lo más importante<br />

No hay un proceso lógico que permita afirmar que un axioma es, necesariam<strong>en</strong>te,<br />

<strong>una</strong> “idea innata”<br />

En mi opinión, un Conocimi<strong>en</strong>to a priori surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia repetida y debidam<strong>en</strong>te<br />

contrastado <strong>en</strong> el pasado:<br />

Conocimi<strong>en</strong>to a Priori: Propuesta<br />

Es el conocimi<strong>en</strong>to que, habi<strong>en</strong>do nacido de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> el pasado y<br />

contrastado repetidam<strong>en</strong>te, el ci<strong>en</strong>tífico ha llegado a <strong>la</strong> conclusión de que es<br />

necesario y universal, por lo que no necesita ser contrastado cada vez que se<br />

lo use.<br />

19


Esta definición no niega algún conocimi<strong>en</strong>to “innato”, pero se apega más al tratami<strong>en</strong>to<br />

<strong>del</strong> Axioma como un resultado de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Ludwig von Mises postu<strong>la</strong> que:<br />

El acto de escoger es siempre <strong>una</strong> decisión <strong>en</strong>tre varias oportunidades abiertas.<br />

El hombre nunca escoge <strong>en</strong>tre virtud y vicio, sino <strong>en</strong>tre dos modos de<br />

acción, que sí pued<strong>en</strong> ser virtuosas o viciosas. El hombre nunca escoge <strong>en</strong>tre<br />

oro y hierro <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, sino <strong>en</strong>tre <strong>una</strong> determinada cantidad de oro y de<br />

hierro. La Acción Racional significara que el hombre actúa libre y consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te<br />

por un fin y que dispone de los medios para lograrlo. El santo y el<br />

avaro obran racionalm<strong>en</strong>te, pues ambos elig<strong>en</strong> sus fines y usan sus medios”;<br />

<strong>la</strong> danza <strong>del</strong> brujo para convocar <strong>la</strong> lluvia es tan racional como <strong>la</strong> tarea investigativa<br />

<strong>del</strong> ci<strong>en</strong>tífico <strong>en</strong> su <strong>la</strong>boratorio, pero ambos podrían errar <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

elección de los medios (The Human Action)<br />

Tomemos <strong>la</strong> afirmación de que El acto de escoger es siempre <strong>una</strong> decisión <strong>en</strong>tre<br />

varias oportunidades abiertas<br />

Von Mises afirma que el acto de provi<strong>en</strong>e de <strong>una</strong> Idea Innata<br />

Pero, <strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido g<strong>en</strong>eral, podríamos aducir que no existe certeza pl<strong>en</strong>a sobre <strong>la</strong><br />

forma que este juicio adopta:<br />

¿Es un juicio analítico, sintético a posteriori, sintético a priori?<br />

Pues hay ciertas condiciones que deb<strong>en</strong> tomarse para que el acto de elegir “librem<strong>en</strong>te”<br />

se realice<br />

Así, <strong>en</strong> <strong>una</strong> de mis obras: “Principios de Economía Vital” defino al Hombre obsesivo<br />

como aquél que no ti<strong>en</strong>e opciones para elegir<br />

El Homo obsesivo vive <strong>en</strong> medio de tanta miseria, que ori<strong>en</strong>ta toda su acción a<br />

mitigar<strong>la</strong>, no a escoger opciones, porque no <strong>la</strong>s ti<strong>en</strong>e<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, von Mises seguram<strong>en</strong>te dirá que el Hombre obsesivo, incluso <strong>en</strong> su<br />

miseria, ti<strong>en</strong>e opciones<br />

La opción única, <strong>en</strong> este caso, sería <strong>la</strong> de suicidarse, cuya validez ti<strong>en</strong>e cabida <strong>en</strong><br />

su “Acción Humana”<br />

20


Pero, tomando <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> Hombre Obsesivo <strong>en</strong> todos los países,<br />

modifico <strong>la</strong> afirmación de von Mises para postu<strong>la</strong>r que:<br />

Todos los hombres pued<strong>en</strong> elegir, mi<strong>en</strong>tras t<strong>en</strong>gan <strong>la</strong>s opciones disponibles<br />

y <strong>la</strong> libertad para hacerlo.<br />

Esta proposición es <strong>una</strong> tercera c<strong>la</strong>se de Juicios Sintéticos<br />

A <strong>la</strong>s dos anteriores: a posteriori y a priori, añadiríamos el sigui<strong>en</strong>te<br />

El Juicio Sintético a Priori Condicional<br />

Participa <strong>del</strong> Juicio Sintético a Priori por que se universaliza para todo hombre<br />

que no t<strong>en</strong>ga opciones para elegir<br />

Lo que es común <strong>en</strong> <strong>la</strong> mayor parte de <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción <strong>del</strong> p<strong>la</strong>neta<br />

Sin embargo, a<strong>del</strong>anto <strong>la</strong> afirmación de que <strong>la</strong> <strong>propuesta</strong> sobre el Juicio ético a<br />

Priori Condicional, ti<strong>en</strong>e un error de rango<br />

El Juicio el Juicio Sintético a Priori Condicional no podría ser g<strong>en</strong>eral<br />

Para atestiguarlo, repasaremos tres categorías filosóficas de importancia: lo Universal,<br />

lo Particu<strong>la</strong>r y lo Singu<strong>la</strong>r para rectificar el error<br />

Lo Universal<br />

Es <strong>la</strong> categoría que se usa para hacer refer<strong>en</strong>cia al total y a cada uno de los ev<strong>en</strong>tos<br />

o compon<strong>en</strong>tes de un grupo<br />

Por ejemplo, <strong>la</strong> proposición “Todos los hombres son mortales” es un <strong>en</strong>unciado<br />

que recurre a <strong>la</strong> categoría de lo universal<br />

Lo hace, dado que no sólo se aplica a todas <strong>la</strong>s personas sino también, a cada<br />

<strong>una</strong> de el<strong>la</strong>s, pues no hay ning<strong>una</strong> excepción.<br />

Lo G<strong>en</strong>eral<br />

Categoría que se usa para referirse a un grupo determinado, pero no necesariam<strong>en</strong>te<br />

a cada uno de los miembros que lo conforman<br />

Por ejemplo, si decimos que <strong>la</strong> Orquesta Sinfónica Nacional dará un concierto<br />

de Año Nuevo, estamos citando a <strong>la</strong> orquesta <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

21


Pero no necesariam<strong>en</strong>te a todos y cada uno de los que forman parte de <strong>la</strong> orquesta,<br />

pues es posible que algunos no estén <strong>en</strong> el concierto.<br />

Lo Particu<strong>la</strong>r<br />

Es <strong>la</strong> categoría que se refiere a <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s partes que compon<strong>en</strong> el grupo que<br />

hemos id<strong>en</strong>tificado como g<strong>en</strong>eral<br />

Con re<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong> orquesta, categoría g<strong>en</strong>eral, podemos referirnos a los que conforman<br />

el grupo que tocan instrum<strong>en</strong>tos de vi<strong>en</strong>to<br />

En ese caso, estaríamos apuntando a <strong>una</strong> parte de lo que es g<strong>en</strong>eral.<br />

Lo Singu<strong>la</strong>r<br />

Id<strong>en</strong>tifica al ev<strong>en</strong>to o al individuo único, cuyas características lo difer<strong>en</strong>cian de<br />

los demás ev<strong>en</strong>tos o individuos<br />

Tomemos a uno de los músicos que tocan instrum<strong>en</strong>tos de vi<strong>en</strong>to; ese músico<br />

será un singu<strong>la</strong>r.<br />

Por otra parte, es preciso anotar <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia que existe <strong>en</strong>tre lo que es <strong>una</strong> ley<br />

determinista y <strong>una</strong> concepción fatalista.<br />

Si <strong>la</strong>s tomamos <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta, yo estaría equivocado al proponer <strong>la</strong> definición de un<br />

Juicio Sintético a Priori Condicional G<strong>en</strong>eral<br />

Estaría equivocado porque <strong>en</strong> realidad sería un Juicio a Priori Sintético Particu<strong>la</strong>r,<br />

pues se refiere al Hombre obsesivo<br />

Es decir, <strong>una</strong> parte de <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción g<strong>en</strong>eral que no ti<strong>en</strong>e oportunidades abiertas<br />

para elegir, ni dispone de los medios para lograr<strong>la</strong>s<br />

Por su parte, von Mises también estaría <strong>en</strong> <strong>la</strong> misma condición.<br />

Para continuar con <strong>la</strong> comparación, debemos definir ahora lo que es <strong>una</strong> categoría<br />

filosófica<br />

Categoría<br />

Filosófica<br />

22


Mi <strong>propuesta</strong> sobre esta dim<strong>en</strong>sión <strong>la</strong> define como:<br />

La forma de conci<strong>en</strong>cia con <strong>la</strong> que el ser humano, por medio de <strong>la</strong> IntuRazón,<br />

c<strong>la</strong>sifica los Conceptos Universales que describ<strong>en</strong> <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones Interactivas<br />

<strong>en</strong>tre el Todo y <strong>la</strong>s partes que conforman ese Todo; de <strong>la</strong>s partes <strong>en</strong>tre sí<br />

y <strong>la</strong>s <strong>del</strong> ser humano con el Todo y <strong>la</strong>s partes, incluy<strong>en</strong>do <strong>la</strong> Sociedad, los<br />

Individuos que <strong>la</strong> conforman y <strong>la</strong> que establece el Individuo consigo mismo,<br />

cuando recurre a <strong>la</strong> reflexión, a <strong>la</strong> meditación o al soliloquio.<br />

Ahora me parece oportuno tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong>s categorías filosóficas para establecer<br />

el grado de re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre el Todo y <strong>la</strong>s partes<br />

La Necesidad<br />

La “cosa <strong>en</strong> sí” kantiana no puede ser expresada, por <strong>la</strong> imposibilidad de captar<br />

<strong>la</strong> complejidad de <strong>la</strong> estructura interna de un objeto<br />

Tampoco de un proceso o un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o <strong>en</strong> cuanto a <strong>la</strong> composición atómica interna<br />

o <strong>en</strong> a <strong>la</strong>s infinitas causas que produc<strong>en</strong> un proceso<br />

Tomemos como ejemplo un árbol<br />

Para conocerlo completam<strong>en</strong>te, “<strong>en</strong> sí”, t<strong>en</strong>dríamos que conocer no sólo <strong>la</strong>s características<br />

externas: forma, tamaño y color de sus hojas<br />

Sería necesario conocer el proceso de circu<strong>la</strong>ción de <strong>la</strong> savia <strong>en</strong>tre su constitución<br />

interna, los movimi<strong>en</strong>tos molecu<strong>la</strong>res y atómicos<br />

Las partícu<strong>la</strong>s elem<strong>en</strong>tales de cada hoja…<br />

Sobre todo, el hecho de que ning<strong>una</strong> partícu<strong>la</strong> <strong>del</strong> árbol está <strong>en</strong> reposo, como<br />

para analizar<strong>la</strong>s adecuadam<strong>en</strong>te…<br />

Lo que conocemos de un árbol, es so<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te un símbolo de sí mismo, <strong>en</strong> el que<br />

<strong>la</strong> pa<strong>la</strong>bra “árbol” simboliza sus características<br />

Es decir, el conjunto de interacciones a <strong>la</strong>s que hemos hecho refer<strong>en</strong>cia.<br />

La Necesidad <strong>en</strong> <strong>la</strong>s Ci<strong>en</strong>cias es Universal, es decir, se exti<strong>en</strong>de a todo lo que es<br />

<strong>en</strong> el campo de su rango<br />

23


Por ejemplo, todo ser humano ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> facultad de p<strong>en</strong>sar<br />

No podríamos <strong>en</strong>contrar un ser humano que no pi<strong>en</strong>se, fuera de los que sufr<strong>en</strong><br />

de alg<strong>una</strong> <strong>en</strong>fermedad<br />

No podríamos <strong>en</strong>contrarlo, porque iría <strong>en</strong> contra de su constitución intrínseca<br />

esto es, el hecho de que el Hombre es un ser p<strong>en</strong>sante<br />

Todo juicio analítico es necesario, pero no es sufici<strong>en</strong>te por sí mismo<br />

Sin embargo, a<strong>del</strong>antaremos un concepto sobre <strong>la</strong> dim<strong>en</strong>sión económica, que es<br />

el objeto principal de este libro<br />

La Necesidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia Económica<br />

Categoría filosófica que expresa <strong>la</strong> es<strong>en</strong>cia de un sistema económico dado<br />

<strong>en</strong> TiempoEspacios determinados.<br />

La Necesidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía es propia de un sistema económico; <strong>una</strong> necesidad<br />

<strong>en</strong> el capitalismo no t<strong>en</strong>drá vig<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> el socialismo<br />

La Compet<strong>en</strong>cia es <strong>la</strong> necesidad <strong>en</strong> el sistema capitalista, pues sin el<strong>la</strong>, el sistema<br />

no existiría<br />

Pero <strong>la</strong> Compet<strong>en</strong>cia, tal como <strong>la</strong> conocemos, no es <strong>una</strong> necesidad <strong>en</strong> el sistema<br />

tribal ni <strong>en</strong> <strong>una</strong> sociedad feudal<br />

El mismo sistema de monopolio ti<strong>en</strong>e empresas que produc<strong>en</strong> bi<strong>en</strong>es sustitutos<br />

contra <strong>la</strong>s cuales, el monopolio compite<br />

La Necesidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía (<strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido filosófico) se refiere a <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones<br />

de los grupos humanos que interactúan, no a <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones <strong>en</strong>tre individuos<br />

El Individuo puede obrar como quiera, esto no cambia el comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong><br />

grupo<br />

Como ejemplo, los neoclásicos dic<strong>en</strong> que el Estado no debe interv<strong>en</strong>ir <strong>en</strong> el mercado<br />

24


Sin embargo, <strong>la</strong> interv<strong>en</strong>ción <strong>del</strong> Estado es <strong>una</strong> Necesidad para paliar <strong>la</strong>s deformaciones<br />

<strong>del</strong> mercado<br />

En <strong>la</strong>s crisis capitalistas el gobierno intervi<strong>en</strong>e, debe interv<strong>en</strong>ir<br />

Por lo que <strong>la</strong> no interv<strong>en</strong>ción gubernam<strong>en</strong>tal es <strong>una</strong> categoría de Necesidad, no<br />

de Conting<strong>en</strong>cia.<br />

La Conting<strong>en</strong>cia<br />

Categoría Filosófica que expresa <strong>la</strong> condición no es<strong>en</strong>cial, efímera de un hecho,<br />

un proceso, un estado real o lógico. Es lo que puede ser o no ser, dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do<br />

de <strong>la</strong>s circunstancias externas.<br />

La Conting<strong>en</strong>cia no lleva <strong>en</strong> sí lo intrínseco de lo que repres<strong>en</strong>ta, por lo tanto, es<br />

algo que puede suceder de este modo o de otro difer<strong>en</strong>te<br />

La afirmación de que el agua está cali<strong>en</strong>te, sería <strong>una</strong> conting<strong>en</strong>cia, pues no es<br />

inher<strong>en</strong>te al agua estar necesariam<strong>en</strong>te cali<strong>en</strong>te<br />

Esta conting<strong>en</strong>cia aparece por <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong>s condiciones externas al agua,<br />

<strong>la</strong> temperatura elevada<br />

Pero, pasado un tiempo, el agua volverá a ser fría, <strong>en</strong> cuanto <strong>la</strong> condición externa<br />

haya cesado por un tiempo sufici<strong>en</strong>te<br />

Para comparar <strong>la</strong> Categoría “Conting<strong>en</strong>cia” con <strong>la</strong> Categoría “Necesidad”, tomemos<br />

un triángulo<br />

El triángulo no está sujeto a <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia de <strong>una</strong> causa externa, por lo que su<br />

es<strong>en</strong>cia no cambiará<br />

En cambio, el agua, <strong>en</strong> este caso, sí está sujeta a <strong>una</strong> influ<strong>en</strong>cia externa, <strong>la</strong> que,<br />

al cambiar, también modifica el estado <strong>del</strong> agua<br />

Pero no cambia su particu<strong>la</strong>ridad intrínseca como líquido, vapor o hielo, porque<br />

su estructura molecu<strong>la</strong>r siempre será H2O.<br />

Todo juicio sintético a posteriori, a priori o a priori condicional es fruto de <strong>la</strong><br />

Conting<strong>en</strong>cia.<br />

25


El Mo<strong>del</strong>o<br />

Hipotético-Deductivo<br />

El mo<strong>del</strong>o hipotético-deductivo desp<strong>la</strong>za al axiomático<br />

Los hechos que respaldan <strong>una</strong> verdad ci<strong>en</strong>tífica deb<strong>en</strong> estructurar <strong>una</strong> ley universal<br />

y <strong>una</strong> dec<strong>la</strong>ración de <strong>la</strong>s condiciones iniciales<br />

Estos anteced<strong>en</strong>tes se conoc<strong>en</strong> como el exp<strong>la</strong>nans o premisas, de <strong>la</strong>s que se surge<br />

un exp<strong>la</strong>nandum<br />

Es decir, <strong>una</strong> explicación que se deduce por <strong>la</strong> lógica deductiva<br />

Ley Universal<br />

Se supone que habrá <strong>una</strong> ley universal cuando ev<strong>en</strong>tos id<strong>en</strong>tificados como A<br />

produc<strong>en</strong> acontecimi<strong>en</strong>tos id<strong>en</strong>tificados como B<br />

Serán deterministas si se refier<strong>en</strong> a ev<strong>en</strong>tos individuales, como A y B. Serán de<br />

tipo estadístico, si hac<strong>en</strong> refer<strong>en</strong>cia a grupos de ev<strong>en</strong>tos<br />

En l<strong>en</strong>guaje estadístico diremos: <strong>la</strong> Probabilidad de que “A” sea causa de B está<br />

determinada por <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

También por el grado de error que se acepte<br />

Esa probabilidad de error está repres<strong>en</strong>tada por p, donde 0


En <strong>la</strong> explicación se trata de <strong>en</strong>contrar al m<strong>en</strong>os <strong>una</strong> ley universal que <strong>la</strong> respalde,<br />

más un conjunto de condiciones iniciales<br />

En el caso de <strong>la</strong> predicción, por el contrario, empezamos con <strong>una</strong> ley universal<br />

ya conocida, más un conjunto inicial de condiciones<br />

De ello se deduce <strong>una</strong> afirmación sobre un hecho desconocido<br />

La predicción permitiría cerciorarse si <strong>la</strong> ley universal es confirmada<br />

La explicación es simplem<strong>en</strong>te "<strong>una</strong> predicción escrita al revés."<br />

La simetría lógica <strong>en</strong>tre <strong>la</strong> naturaleza de <strong>la</strong> explicación y <strong>la</strong> naturaleza de <strong>la</strong> predicción<br />

se d<strong>en</strong>omina “La Tesis de Simetría”<br />

Constituye el núcleo c<strong>en</strong>tral <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o hipotético-deductivo de explicación<br />

ci<strong>en</strong>tífica<br />

En el método Hipotético-Deductivo, <strong>la</strong>s leyes universales incluidas <strong>en</strong> <strong>la</strong>s explicaciones<br />

no son logradas por g<strong>en</strong>eralización inductiva<br />

Más bi<strong>en</strong> son conjeturas que pued<strong>en</strong> ser probadas por <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia, con el objeto<br />

de hacer predicciones sobre sucesos particu<strong>la</strong>res.<br />

La Concepción Fatalista<br />

Considera que algo sucederá fatalm<strong>en</strong>te, no importa el TiempoEspacio ni <strong>la</strong>s<br />

circunstancias que rodearán al f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o<br />

Afirmar que cuando el precio de un bi<strong>en</strong> se reduce, <strong>la</strong> demanda de ese bi<strong>en</strong> siempre<br />

aum<strong>en</strong>tará, es un ejemplo de fatalismo<br />

Pues no toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de bi<strong>en</strong>es inferiores para los que <strong>la</strong> l<strong>la</strong>mada<br />

“Ley de <strong>la</strong> Demanda” no ti<strong>en</strong>e efecto alguno.<br />

La Concepción Determinista: Propuesta<br />

La interacción mutua <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s partes que conforman un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o, proceso<br />

o cosa, puede ocasionar <strong>la</strong> aparición de algo nuevo, si es que se dan <strong>la</strong>s condiciones<br />

necesarias…<br />

27


Esto es algo que <strong>la</strong> gran mayoría de los epistemólogos no toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta: confund<strong>en</strong>,<br />

<strong>en</strong> uno solo, el fatalismo y el determinismo<br />

Y dejan de <strong>la</strong>do <strong>la</strong> interacción para tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta sólo <strong>la</strong> suma de los elem<strong>en</strong>tos<br />

constitutivos de un todo<br />

El Monocausalismo<br />

Otro de los puntos frágiles de <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a parte de los epistemólogos es creer que<br />

un efecto resulta sólo de <strong>una</strong> causa<br />

Así, dejan de <strong>la</strong>do <strong>la</strong> interacción de varios f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os, como el verdadero orig<strong>en</strong><br />

de un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o-resultado<br />

A lo <strong>la</strong>rgo de <strong>la</strong> pres<strong>en</strong>te obra, no perderemos de vista éstas y otras concepciones<br />

referidas a <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación de los conceptos<br />

La Tesis de <strong>la</strong> Simetría<br />

La mayoría de los críticos no está de acuerdo con <strong>la</strong> tesis; dic<strong>en</strong> que <strong>la</strong> predicción<br />

no ti<strong>en</strong>e por qué implicar <strong>una</strong> explicación<br />

Otros van más lejos, al afirmar que <strong>la</strong> explicación no implica necesariam<strong>en</strong>te que<br />

<strong>una</strong> ley t<strong>en</strong>ga <strong>la</strong> capacidad de predecir<br />

Para ava<strong>la</strong>r sus opiniones dic<strong>en</strong> que <strong>la</strong> regresión lineal, por ejemplo, es un instrum<strong>en</strong>to<br />

que sirve para el pronóstico<br />

No sería necesario <strong>una</strong> teoría que respalde <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s variables, por lo<br />

que sería posible predecir bi<strong>en</strong> sin explicar nada<br />

La Econometría<br />

En mi opinión, esas opiniones no ti<strong>en</strong><strong>en</strong> asideros teórico/prácticos<br />

Cuando se formu<strong>la</strong> un mo<strong>del</strong>o de pronóstico por medio de <strong>la</strong> Regresión, el teórico<br />

que <strong>la</strong> propone ti<strong>en</strong>e razones para formu<strong>la</strong>r<strong>la</strong><br />

Tomó <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones que le permit<strong>en</strong> id<strong>en</strong>tificar <strong>la</strong> variable dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te<br />

y distinguir<strong>la</strong> de <strong>la</strong>s indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes<br />

28


Ningún econometrista de valía determinará al azar estas re<strong>la</strong>ciones<br />

Por ejemplo, su intuición le dirá que cuando aum<strong>en</strong>ta el ingreso aum<strong>en</strong>tará <strong>la</strong><br />

demanda de un bi<strong>en</strong> normal<br />

Recurri<strong>en</strong>do al método hipotético-deductivo, establecerá que <strong>la</strong> demanda <strong>del</strong><br />

bi<strong>en</strong> aum<strong>en</strong>tará si el ingreso de <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción aum<strong>en</strong>ta<br />

Y si <strong>la</strong>s condiciones tales como el gusto, por ejemplo, se manti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

Para pronosticar <strong>la</strong> cuantía <strong>del</strong> increm<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> cantidad demandada, acudirá a<br />

los instrum<strong>en</strong>tos que <strong>la</strong> Econometría le ofrece<br />

Los mo<strong>del</strong>os de regresión pronostican <strong>una</strong> hipótesis lograda de <strong>la</strong> realidad, d<strong>en</strong>tro<br />

de un rango pre establecido<br />

So<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te algún teórico con <strong>la</strong> cabeza a un costado podría formu<strong>la</strong>r mo<strong>del</strong>os<br />

econométricos sin fundam<strong>en</strong>to.<br />

Por ejemplo, establecer <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción significativa <strong>en</strong>tre el número de fallecidos<br />

por diabetes <strong>en</strong> Uganda con el precio <strong>del</strong> pan <strong>en</strong> otro país<br />

Difer<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre Corre<strong>la</strong>ción y Regresión.<br />

Es preciso que t<strong>en</strong>gamos pres<strong>en</strong>te esa difer<strong>en</strong>cia para <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der los métodos estadísticos<br />

y los que exigidos por <strong>la</strong> Econometría<br />

La Corre<strong>la</strong>ción lineal mide el grado de re<strong>la</strong>ción que existe <strong>en</strong>tre dos variables de<br />

un mo<strong>del</strong>o de regresión lineal<br />

No establece difer<strong>en</strong>cia alg<strong>una</strong> <strong>en</strong>tre variable dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te y <strong>la</strong> variable indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te<br />

Un ejemplo de corre<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre dos variables puede darse <strong>en</strong>tre <strong>la</strong> variación de<br />

<strong>la</strong>s exportaciones y el increm<strong>en</strong>to <strong>del</strong> PIB <strong>en</strong> un país<br />

En este caso, no sería posible determinar cuál es <strong>la</strong> variable dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te y cual<br />

<strong>la</strong> variable indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te<br />

29


La Corre<strong>la</strong>ción nos proporcionará <strong>una</strong> información <strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido de que <strong>la</strong> variación<br />

de <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s variables ocasionará <strong>la</strong> variación de <strong>la</strong> otra<br />

La re<strong>la</strong>ción puede ser negativa o positiva<br />

En cambio, <strong>la</strong> Regresión definirá los tipos de variables como dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te e indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes<br />

y pronosticará <strong>la</strong>s variaciones de <strong>la</strong> primera<br />

Lo hará, <strong>en</strong> re<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong>s variaciones de <strong>la</strong>s segundas<br />

Esta difer<strong>en</strong>cia con el concepto de Corre<strong>la</strong>ción no debe ser omitida.<br />

Pronóstico<br />

sin Explicación<br />

Pero los críticos ti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a trinchera de def<strong>en</strong>sa cuando citan el ejemplo<br />

de <strong>la</strong> gravitación de Newton<br />

La teoría newtoniana no explica el por qué los cuerpos se atra<strong>en</strong> <strong>en</strong> re<strong>la</strong>ción directa<br />

de sus masas y <strong>en</strong> re<strong>la</strong>ción inversa de sus distancias<br />

Sin embargo, pronostica con rigor ci<strong>en</strong>tífico los movimi<strong>en</strong>tos de los cuerpos <strong>en</strong><br />

el espacio<br />

Mach y Poincaré dijeron que todas <strong>la</strong>s teorías e hipótesis ci<strong>en</strong>tíficas no son ni<br />

verdaderas ni falsas <strong>en</strong> sí mismas<br />

Todas surgirían de <strong>la</strong>s conv<strong>en</strong>ciones de los ci<strong>en</strong>tíficos<br />

Por lo tanto, se acepta <strong>la</strong> idea de que puede haber pronóstico sin <strong>una</strong> explicación<br />

rigurosa <strong>del</strong> porqué<br />

La inversa parece también cierta <strong>en</strong> algunos casos <strong>en</strong> los que se puede explicar<br />

un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o sin <strong>la</strong> posibilidad de pronosticar<br />

La Teoría de <strong>la</strong> Evolución de Darwin, explica cómo se desarrol<strong>la</strong>n <strong>la</strong>s formas<br />

biológicas por un proceso de selección natural<br />

Pero no pronostica <strong>la</strong>s formas que surgirán <strong>en</strong> el futuro.<br />

30


En este s<strong>en</strong>tido, dice B<strong>la</strong>ug, Darwin fue un def<strong>en</strong>sor <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o hipotético-deductivo<br />

de explicación ci<strong>en</strong>tífica<br />

Con lo que dio pie al paradigma de <strong>la</strong> explicación, pero no de predicción que<br />

defi<strong>en</strong>d<strong>en</strong> varios ci<strong>en</strong>tíficos<br />

La tesis de <strong>la</strong> simetría no calza <strong>en</strong> <strong>la</strong> Teoría de <strong>la</strong> Evolución de Darwin<br />

Pero <strong>la</strong> pregunta flota <strong>en</strong> el aire:<br />

¿La falta de explicación se debe a que no se ha podido t<strong>en</strong>er <strong>la</strong> información de<br />

<strong>la</strong>s condiciones iniciales?<br />

¿Tal vez porque <strong>la</strong> explicación no ti<strong>en</strong>e como aval <strong>una</strong> ley, que los ci<strong>en</strong>tíficos<br />

l<strong>la</strong>man “universal?”<br />

Rudolf Carnap (1891-1970) y Otto Neurath (1882-1945)<br />

Son dos repres<strong>en</strong>tantes distinguidos <strong>del</strong> Círculo de Vi<strong>en</strong>a<br />

Reaccionaron contra <strong>la</strong> crítica a <strong>la</strong> Tesis de Simetría y desarrol<strong>la</strong>ron <strong>una</strong> versión<br />

moderna a <strong>la</strong> que d<strong>en</strong>ominaron “El Empirismo Lógico”<br />

Dec<strong>la</strong>raron que habría dos tipos de prueba: <strong>la</strong> negativa, que puede llevar a rep<strong>la</strong>ntear<br />

el mundo real, el mo<strong>del</strong>o y <strong>la</strong>s hipótesis<br />

La prueba positiva serviría para asegurar <strong>la</strong> aceptación de <strong>la</strong> teoría<br />

Sobre estas dos c<strong>la</strong>ses de prueba propusieron reemp<strong>la</strong>zar <strong>la</strong> verificación por el<br />

de gradual increm<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> confirmación estadística<br />

Es decir, contar con <strong>la</strong> ley probabilística de sus conclusiones sobre <strong>la</strong> base de <strong>la</strong><br />

acumu<strong>la</strong>ción de observaciones<br />

Además, los repres<strong>en</strong>tantes <strong>del</strong> Empirismo Lógico afirmaban que sólo <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias<br />

naturales t<strong>en</strong>drían el carácter de ci<strong>en</strong>cia<br />

Dec<strong>la</strong>raron que sólo su <strong>metodo</strong>logía era universal<br />

31


Que <strong>la</strong> lógica interna de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia sería aj<strong>en</strong>a a lo social y que <strong>la</strong> epistemología<br />

establecería normas que ava<strong>la</strong>rían a <strong>la</strong>s mismas<br />

3<br />

PRINCIPALES CORRIENTES<br />

EPISTEMOLÓGICAS<br />

En esta sección nos referiremos a <strong>la</strong>s percepciones de los epistemólogos contemporáneos<br />

más sobresali<strong>en</strong>tes<br />

Karl Popper<br />

K. R. Popper (1902-1994) fue un autor influy<strong>en</strong>te <strong>en</strong> <strong>la</strong> filosofía <strong>del</strong> siglo XX;<br />

su obra destacada es La lógica de <strong>la</strong> investigación ci<strong>en</strong>tífica<br />

Su método se d<strong>en</strong>omina “Falsacionismo”<br />

Desde <strong>en</strong>tonces, se ha convertido <strong>en</strong> un refer<strong>en</strong>te fundam<strong>en</strong>tal de <strong>la</strong> filosofía de<br />

<strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias sociales; de <strong>la</strong> Economía <strong>en</strong>tre el<strong>la</strong>s<br />

Critica el método inductivo y, <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, a cualquier método que postule un<br />

criterio de verificación empírica de <strong>la</strong>s teorías<br />

Postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias que emplean <strong>la</strong> inducción no son sino ci<strong>en</strong>cias empíricas;<br />

el Falsacionismo sería <strong>la</strong> antítesis <strong>del</strong> Inductivismo<br />

Según Popper, el error principal sería inferir <strong>en</strong>unciados universales parti<strong>en</strong>do<br />

de <strong>en</strong>unciados singu<strong>la</strong>res<br />

No importaría cuán elevado fuera el número de observaciones<br />

Según va su teoría, cualquier conclusión que logremos de este modo, corre siempre<br />

el riesgo de “resultar falsa algún día”<br />

32


B<strong>la</strong>ug apoya esa percepción; dec<strong>la</strong>ra que <strong>la</strong> inducción desde casos particu<strong>la</strong>res<br />

hasta <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción de <strong>una</strong> ley universal no es rigurosa<br />

Exigirían un salto de p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to que llevaría a conclusiones falsas, aunque <strong>la</strong>s<br />

premisas fueran ciertas.<br />

Popper y <strong>la</strong><br />

Verificabilidad<br />

Popper refuta <strong>la</strong> necesidad y <strong>la</strong> posibilidad de verificar <strong>la</strong>s teorías<br />

En sus obras dec<strong>la</strong>ra que nunca podemos estar seguros de que <strong>la</strong> sigui<strong>en</strong>te observación<br />

será incompatible con lo observado<br />

Dice que <strong>una</strong> contrastación favorable de observaciones puede no refutar <strong>la</strong> teoría,<br />

pero no demostraría que <strong>la</strong> teoría fuera cierta<br />

De acuerdo con su método, el avance <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico, sería para,<br />

Popper un proceso evolutivo basado sobre <strong>la</strong> fórmu<strong>la</strong>:<br />

PS1 → TT1 → EE1 → PS2<br />

En respuesta a <strong>una</strong> situación dada, repres<strong>en</strong>tada por PS1, habrá un número determinado<br />

de conjeturas o teorías t<strong>en</strong>tativas TT1,<br />

Éstas serían sujetas a procesos rigurosos de falsación<br />

Este proceso de eliminación de teorías no ci<strong>en</strong>tíficas funciona tal como <strong>la</strong> selección<br />

natural <strong>en</strong> <strong>la</strong> evolución biológica<br />

Las teorías que sobreviv<strong>en</strong> no son necesariam<strong>en</strong>te “<strong>la</strong>s mejores” sino <strong>la</strong>s más<br />

adecuadas, <strong>la</strong>s que explican mejor <strong>la</strong> situación PS1<br />

Pero se pres<strong>en</strong>tarán otros problemas, PS2, cuyas soluciones requerirán nuevas<br />

t<strong>en</strong>tativas <strong>en</strong> detrim<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s anteriores<br />

Popper afirma que <strong>la</strong> interacción <strong>en</strong>tre teorías o conjeturas t<strong>en</strong>tativas y <strong>la</strong> eliminación<br />

por error, produc<strong>en</strong> el conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

33


La solución de problemas seguiría un proceso muy parecido a <strong>la</strong> interacción <strong>en</strong>tre<br />

<strong>la</strong> variación g<strong>en</strong>ética y <strong>la</strong> selección natural<br />

Si <strong>la</strong> aptitud biológica de <strong>una</strong> especie no asegura su superviv<strong>en</strong>cia tampoco <strong>la</strong>s<br />

pruebas previ<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>la</strong> refutación futura de <strong>la</strong> teoría<br />

Pero <strong>la</strong> evolución biológica ha producido los rasgos adaptativos para tratar con<br />

más complejos problemas de <strong>la</strong> superviv<strong>en</strong>cia<br />

Así, <strong>la</strong> evolución de <strong>la</strong>s teorías a través <strong>del</strong> método ci<strong>en</strong>tífico podría reflejar un<br />

cierto tipo de curso hacia problemas más interesantes.<br />

El Criterio de<br />

Demarcación de Popper<br />

Karl Popper postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong> falsabilidad de los sistemas debe reemp<strong>la</strong>zar al de <strong>la</strong><br />

verificabilidad o contrastación<br />

Para que eso sea posible, no debe exigirse que un sistema ci<strong>en</strong>tífico sea seleccionado<br />

de <strong>una</strong> vez para siempre<br />

Pues, aunque <strong>una</strong> teoría no pueda ser verificada, sí, puede ser falsada por el descubrimi<strong>en</strong>to<br />

de un hecho que <strong>la</strong> refute<br />

Todo esto lleva a considerar que <strong>una</strong> teoría será ci<strong>en</strong>tífica si puede ser falsada,<br />

<strong>en</strong> caso contrario, no será ci<strong>en</strong>tífica<br />

“El criterio de demarcación” no es el de <strong>la</strong> verificabilidad, sino el de <strong>la</strong> falsabilidad<br />

de los sistemas, teorías, proposiciones, <strong>en</strong>unciados…<br />

Lo que significa que un sistema ci<strong>en</strong>tífico, empírico o cualquier otro deberá ser<br />

susceptible de refutación por <strong>la</strong> falsación <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad<br />

¿Cuándo se sustituye<br />

<strong>una</strong> teoría?<br />

Cuando <strong>la</strong> que vi<strong>en</strong>e <strong>en</strong> su reemp<strong>la</strong>zo explique más hechos que <strong>la</strong> primera y t<strong>en</strong>ga<br />

predicciones más detal<strong>la</strong>das<br />

34


También afirma que <strong>una</strong> teoría estará más cerca de <strong>la</strong> verdad que otra si, y sólo<br />

si se deduc<strong>en</strong> de el<strong>la</strong> <strong>en</strong>unciados más verdaderos<br />

También, si ti<strong>en</strong><strong>en</strong> igual número de <strong>en</strong>unciados verdaderos, pero m<strong>en</strong>os <strong>en</strong>unciados<br />

falsos<br />

El grado de verosimilitud se refiere a ponderar el cont<strong>en</strong>ido, verdadero y falso,<br />

de <strong>la</strong>s difer<strong>en</strong>tes teorías<br />

Para mejorar el conocimi<strong>en</strong>to sería necesario partir <strong>del</strong> problema, extraer conclusiones<br />

o teorías que d<strong>en</strong> <strong>una</strong> explicación al problema<br />

Mi<strong>en</strong>tras <strong>la</strong> teoría no sea falsada es admitida provisionalm<strong>en</strong>te; si es falsada, deberá<br />

abandonárse<strong>la</strong> para sustituir<strong>la</strong> por otra teoría<br />

Alg<strong>una</strong>s Características<br />

<strong>del</strong> falsacionismo<br />

La naturaleza ci<strong>en</strong>tífica de <strong>una</strong> teoría se determina únicam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> función de su<br />

capacidad de ser falsada<br />

Para ser aceptada debe t<strong>en</strong>er mayor cont<strong>en</strong>ido empírico que sus predecesoras y<br />

explicar los éxitos de <strong>la</strong>s teorías a <strong>la</strong>s que reemp<strong>la</strong>za<br />

Las teorías deberán ser falsadas y cualquier teoría refutada deberá ser rechazada<br />

y no ser tomada <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> <strong>una</strong> etapa posterior<br />

Las que sobreviv<strong>en</strong> al falsacionismo, serán aceptadas<br />

B<strong>la</strong>ug opina que <strong>la</strong> int<strong>en</strong>ción de Popper es <strong>en</strong>contrar un método que distinga <strong>la</strong><br />

difer<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre proposiciones ci<strong>en</strong>tíficas y no ci<strong>en</strong>tíficas<br />

Para ello establece su criterio de demarcación, ya analizado, el que se convertiría<br />

<strong>en</strong> un método de veracidad ci<strong>en</strong>tífica<br />

Una proposición será ci<strong>en</strong>tífica si es susceptible de ser falsada<br />

35


La ci<strong>en</strong>cia avanzaría por medio de <strong>la</strong> búsqueda de refutaciones, y por <strong>en</strong>sayos de<br />

prueba y error<br />

La ci<strong>en</strong>cia busca <strong>la</strong> verdad, incluso aunque nunca podamos estar seguros de haber<strong>la</strong><br />

<strong>en</strong>contrado.<br />

¿Es Popper Positivista?<br />

No. Los positivistas sosti<strong>en</strong><strong>en</strong> que <strong>la</strong> contrastación ha de ser probatoria de <strong>la</strong><br />

verdad o falsedad de <strong>una</strong> teoría<br />

Popper postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s teorías ci<strong>en</strong>tíficas no son verificables empíricam<strong>en</strong>te,<br />

pero sí, que son falsables<br />

Además, que el carácter ci<strong>en</strong>tífico de <strong>una</strong> teoría estribaría no <strong>en</strong> <strong>la</strong> posibilidad<br />

de ser verificada, sino <strong>en</strong> su capacidad de ser falsada.<br />

El Método<br />

de <strong>la</strong> Contrastación<br />

Popper establece que deb<strong>en</strong> elegirse <strong>en</strong>unciados singu<strong>la</strong>res para ser contrastados;<br />

<strong>en</strong>tre éstos, los no deducibles de <strong>la</strong> teoría vig<strong>en</strong>te<br />

Luego se los compararía con los resultados de <strong>la</strong>s aplicaciones prácticas y de<br />

experim<strong>en</strong>tos empíricos<br />

Si <strong>la</strong>s conclusiones singu<strong>la</strong>res resultan aceptables, <strong>la</strong> teoría habrá pasado con<br />

éxito <strong>la</strong> prueba de falsación<br />

No habrá razones para desechar<strong>la</strong><br />

Si <strong>la</strong>s conclusiones han sido falsadas, <strong>la</strong> teoría de <strong>la</strong> que se han deducido lógicam<strong>en</strong>te<br />

será también falsa<br />

Por ello, <strong>la</strong> validez de <strong>una</strong> teoría no se adquiere para siempre de <strong>la</strong>s observaciones<br />

que <strong>la</strong> preced<strong>en</strong><br />

Más bi<strong>en</strong>, esa validez ha de confirmarse con <strong>la</strong> falsación posterior<br />

Popper fijó su at<strong>en</strong>ción <strong>en</strong> <strong>la</strong>s teorías de Einstein, Marx, Freud y Newton<br />

36


Dedujo que <strong>la</strong> teoría newtoniana sobre <strong>la</strong> gravitación era c<strong>la</strong>ram<strong>en</strong>te contrastable<br />

y, por ello, falsable y refutable<br />

En cambio, el marxismo habría dev<strong>en</strong>ido dogmático; aunque fuera refutado,<br />

cambiaría arbitrariam<strong>en</strong>te de interpretación<br />

En cuanto al Psicoanálisis, Popper dec<strong>la</strong>ra que siempre se adecuaba a los hechos,<br />

ofreci<strong>en</strong>do <strong>una</strong> interpretación <strong>en</strong> todos los casos<br />

Por lo tanto, no era considerado ci<strong>en</strong>tífico<br />

No habría modo de falsarlo.<br />

La Inducción<br />

Tomemos un ejemplo concreto sobre <strong>la</strong> opinión de Popper, <strong>en</strong> el que se muestra<br />

alg<strong>una</strong>s rarezas <strong>en</strong> su percepción de <strong>la</strong> falsación<br />

El sol sale todos los días, pero, según Popper, estas repeticiones cotidianas no<br />

podrían ofrecer <strong>una</strong> deducción lógicam<strong>en</strong>te concluy<strong>en</strong>te<br />

No sería posible afirmar que mañana el sol aparecerá <strong>en</strong> el firmam<strong>en</strong>to, aún a<br />

riesgo de omitir <strong>la</strong> ley ci<strong>en</strong>tífica dada por Newton<br />

Según su percepción, no podríamos aceptar que <strong>la</strong>s premisas verdaderas, necesariam<strong>en</strong>te<br />

nos llev<strong>en</strong> a conclusiones verdaderas<br />

No es posible, debido a que no hay garantía alg<strong>una</strong> de que lo que hasta ahora<br />

hemos experim<strong>en</strong>tado persista <strong>en</strong> el futuro<br />

Hume dec<strong>la</strong>ró, hace 3 siglos, que el inferir sobre el futuro, sólo basándonos <strong>en</strong><br />

<strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia pasada, no es <strong>una</strong> forma lógica de inferir<br />

La pret<strong>en</strong>sión de inducir de <strong>la</strong> observación de casos particu<strong>la</strong>res <strong>una</strong> ley universal,<br />

requeriría un salto lógico <strong>en</strong> el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to<br />

Elem<strong>en</strong>to extra que bi<strong>en</strong> puede conducir de premisas verdaderas a conclusiones<br />

falsas<br />

37


Hume negó que tales infer<strong>en</strong>cias fueran lógicam<strong>en</strong>te justificables<br />

En esto se basó el problema de <strong>la</strong> inducción<br />

De inmediato pondremos <strong>en</strong> evid<strong>en</strong>cia <strong>la</strong> distinción <strong>en</strong>tre lo que es verficalidad,<br />

por un <strong>la</strong>do, y falsabilidad por el otro<br />

En el proceso, seguiremos a B<strong>la</strong>ug.<br />

El Silogismo Clásico y el<br />

Silogismo Hipotético<br />

El silogismo es un argum<strong>en</strong>to lógico <strong>del</strong> razonami<strong>en</strong>to deductivo para llegar a<br />

<strong>una</strong> conclusión basada <strong>en</strong> dos o más proposiciones<br />

Las que deb<strong>en</strong> ser ciertas o pret<strong>en</strong>didam<strong>en</strong>te ciertas<br />

Se compone de <strong>una</strong> premisa mayor, <strong>una</strong> premisa m<strong>en</strong>or y <strong>una</strong> conclusión; el<br />

sigui<strong>en</strong>te es un ejemplo de silogismo <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral.<br />

La tarea <strong>del</strong> empresario es maximizar los b<strong>en</strong>eficios de <strong>la</strong> empresa; Thomas<br />

Ke<strong>en</strong> es empresario, por lo tanto, su tarea es maximizar los b<strong>en</strong>eficios de <strong>la</strong><br />

empresa<br />

En el ejemplo, <strong>la</strong> conclusión sigue <strong>la</strong> lógica de <strong>la</strong>s dos premisas<br />

Por su <strong>la</strong>do, un silogismo hipotético es el que ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> sigui<strong>en</strong>te forma: "Si p<br />

<strong>en</strong>tonces q", es decir, <strong>la</strong> proposición está <strong>en</strong> condicional<br />

Como ejemplo, supongamos el silogismo hipotético: “Si A es cierto, <strong>en</strong>tonces B<br />

es cierto”<br />

La dec<strong>la</strong>ración hipotética <strong>en</strong> <strong>la</strong> premisa mayor puede dividirse <strong>en</strong> el anteced<strong>en</strong>te<br />

“A es verdad” y el consecu<strong>en</strong>te “B es cierto”<br />

Antes de continuar, recordemos que <strong>la</strong> verdad a <strong>la</strong> que nos referimos con el uso<br />

<strong>del</strong> silogismo formal es lógica, no objetiva<br />

38


Ahora alteremos <strong>la</strong> premisa m<strong>en</strong>or <strong>en</strong> el silogismo hipotético que habíamos citado:<br />

“Si A es verdad, <strong>en</strong>tonces B es cierto”<br />

La cambiemos con “B es verdadero, por lo tanto, A es verdadero”<br />

En este caso, <strong>en</strong> lugar de afirmar el anteced<strong>en</strong>te, estamos afirmando el consecu<strong>en</strong>te,<br />

lo que <strong>en</strong> lógica se d<strong>en</strong>omina un razonami<strong>en</strong>to fa<strong>la</strong>z<br />

Vaya el ejemplo.<br />

Si Alberto es bu<strong>en</strong>o <strong>en</strong> matemáticas t<strong>en</strong>drá <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a nota <strong>en</strong> el exam<strong>en</strong> de<br />

Estadística.<br />

Ésa es <strong>una</strong> hipótesis deductiva<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, tratemos de invertir <strong>la</strong>s premisas para afirmar:<br />

Alberto sacó <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a nota <strong>en</strong> Estadística, por lo tanto, Alberto es bu<strong>en</strong>o<br />

<strong>en</strong> Matemáticas<br />

Estaríamos afirmando el anteced<strong>en</strong>te, sobre <strong>la</strong> base <strong>del</strong> consecu<strong>en</strong>te<br />

Las características de este ejemplo, nos permit<strong>en</strong> concluir <strong>en</strong> que es lógicam<strong>en</strong>te<br />

correcto “afirmar el anteced<strong>en</strong>te”, modus pon<strong>en</strong>s<br />

Pero es <strong>una</strong> fa<strong>la</strong>cia lógica afirmar el consecu<strong>en</strong>te<br />

Lo que sí se puede hacer es recurrir a <strong>la</strong> negación <strong>del</strong> consecu<strong>en</strong>te (modus toll<strong>en</strong>s)<br />

para lograr <strong>una</strong> proposición correcta<br />

Si expresamos un silogismo hipotético negativo, t<strong>en</strong>dremos:<br />

Si A es verdadero, <strong>en</strong>tonces B es cierto<br />

B no es cierto, <strong>en</strong>tonces A no es verdadero.<br />

Ahora tomemos el sigui<strong>en</strong>te silogismo hipotético:<br />

Dijeron que si no llovía irían al partido<br />

No fueron al partido<br />

Por lo tanto, llovió.<br />

39


El silogismo hipotético citado ti<strong>en</strong>e <strong>una</strong> so<strong>la</strong> causa por <strong>la</strong> que no fueron al partido:<br />

el hecho de que no hubiera llovido<br />

Pero es posible que su inasist<strong>en</strong>cia se deba a otras causas para que los involucrados<br />

no fueran al partido, no necesariam<strong>en</strong>te <strong>la</strong> lluvia<br />

Modus pon<strong>en</strong>s<br />

En <strong>la</strong> lógica formal significa que <strong>la</strong> verdad de <strong>la</strong>s premisas se expresa <strong>en</strong> <strong>la</strong>s<br />

conclusiones, pero <strong>la</strong> falsedad de esas premisas, no<br />

Modus toll<strong>en</strong>s<br />

La falsedad de <strong>la</strong>s conclusiones es transmitida a <strong>la</strong>s premisas, pero no sucede lo<br />

mismo con <strong>la</strong> verdad<br />

Cuando se demuestra <strong>la</strong> falsedad de <strong>la</strong>s premisas, <strong>la</strong> verdad o falsedad de <strong>la</strong>s<br />

conclusiones es todavía <strong>una</strong> cuestión abierta<br />

El Modus toll<strong>en</strong>s nos hace saber que cuando <strong>la</strong>s conclusiones son falsas, <strong>una</strong> o<br />

más de <strong>la</strong>s premisas deb<strong>en</strong> ser falsas<br />

Pero, inclusive, si <strong>la</strong>s premisas fueran ciertas, aún no podríamos garantizar <strong>la</strong><br />

verdad de <strong>la</strong>s conclusiones.<br />

Recordemos que hab<strong>la</strong>mos de <strong>la</strong> lógica formal<br />

Asimetría <strong>en</strong>tre<br />

Verificación y Falsación<br />

Popper dec<strong>la</strong>ra que hay <strong>una</strong> asimetría <strong>en</strong>tre lo que es verificación, por <strong>una</strong> parte,<br />

y falsación, por <strong>la</strong> otra<br />

Desde <strong>la</strong> lógica no se podría afirmar que <strong>una</strong> hipótesis fuera necesariam<strong>en</strong>te<br />

cierta porque refleje adecuadam<strong>en</strong>te los hechos<br />

En el proceso que va de <strong>la</strong> verdad de los hechos a <strong>la</strong> verdad de <strong>la</strong> hipótesis, se<br />

pres<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> fa<strong>la</strong>cia lógica de afirmar el consecu<strong>en</strong>te<br />

40


Por el otro <strong>la</strong>do, podemos negar <strong>la</strong> veracidad de <strong>una</strong> hipótesis con refer<strong>en</strong>cia a<br />

los hechos<br />

Porque <strong>en</strong> el razonami<strong>en</strong>to que va de <strong>la</strong> aus<strong>en</strong>cia de hechos a <strong>la</strong> falsedad de <strong>la</strong><br />

hipótesis, usamos el proceso correcto de razonar<br />

Ese proceso se d<strong>en</strong>ominaría: “negando el consecu<strong>en</strong>te” o lo que conocemos<br />

como modus toll<strong>en</strong>s<br />

En síntesis, podemos decir que no hay <strong>una</strong> lógica que pruebe, pero, por el contrario,<br />

existe <strong>una</strong> que desaprueba.<br />

El Problema<br />

de <strong>la</strong> Inducción<br />

Popper dice que el orig<strong>en</strong> de <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización ci<strong>en</strong>tífica no provi<strong>en</strong>e de <strong>la</strong> inducción<br />

de observaciones particu<strong>la</strong>res<br />

La inducción sería un mito, pues tal como Hume propuso, no habría infer<strong>en</strong>cias<br />

inductivas, porque serían imposibles <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad<br />

No podríamos inducir g<strong>en</strong>eralizaciones desde <strong>una</strong> serie de observaciones, debido<br />

al paso <strong>del</strong> tiempo y de <strong>la</strong>s circunstancias<br />

En el mom<strong>en</strong>to <strong>en</strong> que se elige alg<strong>una</strong>s observaciones <strong>en</strong>tre el número infinito<br />

de <strong>la</strong>s posibles, ya hemos establecido un punto de vista<br />

Punto de vista que es, <strong>en</strong> realidad, <strong>una</strong> teoría, indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de lo ruda que<br />

pueda ser<br />

Esto es, no exist<strong>en</strong> “hechos <strong>en</strong> bruto”<br />

Todos los hechos son formateados bajo <strong>una</strong> teoría previa<br />

Popper continúa su alegato, dec<strong>la</strong>rando que <strong>en</strong> <strong>la</strong> vida ordinaria como <strong>en</strong> <strong>la</strong> dim<strong>en</strong>sión<br />

ci<strong>en</strong>tífica podemos lograr conocimi<strong>en</strong>to<br />

Que lo mejoramos a través de <strong>una</strong> constante sucesión de conjeturas y refutaciones,<br />

usando el método, tan familiar, de “<strong>en</strong>sayo-error”.<br />

41


Mark B<strong>la</strong>ug dice que para evitar ma<strong>la</strong>s interpretaciones es necesario tomar <strong>en</strong><br />

cu<strong>en</strong>ta el doble significado de <strong>la</strong> pa<strong>la</strong>bra “Inducción”<br />

Hasta el mom<strong>en</strong>to <strong>la</strong> habíamos usado <strong>en</strong> un s<strong>en</strong>tido estrictam<strong>en</strong>te lógico, como<br />

un argum<strong>en</strong>to que usa premisas<br />

Las que t<strong>en</strong>drían información sobre algunos elem<strong>en</strong>tos de <strong>una</strong> c<strong>la</strong>se para llegar<br />

a g<strong>en</strong>eralizaciones acerca de todo el grupo de elem<strong>en</strong>tos<br />

Para Popper y Hume, <strong>la</strong> inducción <strong>en</strong> ese s<strong>en</strong>tido no es un argum<strong>en</strong>to lógico<br />

válido y sólo <strong>la</strong> deducción puede logra <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización<br />

Lo hará cuando <strong>la</strong>s premisas verdaderas llev<strong>en</strong> a conclusiones ciertas; sin embargo,<br />

cada día <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tamos argum<strong>en</strong>tos “inductivos”<br />

Una hipótesis particu<strong>la</strong>r es ava<strong>la</strong>da por hechos particu<strong>la</strong>res<br />

Estos argum<strong>en</strong>tos serían “no-demostrables” <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de que <strong>la</strong>s conclusiones,<br />

aunque ava<strong>la</strong>das por sus premisas, no serían rigurosas<br />

Esto es, si <strong>la</strong>s premisas son reales, <strong>una</strong> infer<strong>en</strong>cia no-demostrativa no excluye<br />

lógicam<strong>en</strong>te <strong>la</strong> posibilidad de que <strong>la</strong> conclusión sea falsa.<br />

En este esc<strong>en</strong>ario Popper pone <strong>en</strong> <strong>la</strong> mesa su famoso ejemplo:<br />

He visto un gran número de cisnes b<strong>la</strong>ncos; nunca he visto uno negro, por lo<br />

tanto, todos los cisnes son b<strong>la</strong>ncos.<br />

Ésa sería <strong>una</strong> infer<strong>en</strong>cia no-demostrativa, porque no es ava<strong>la</strong>da por <strong>la</strong>s premisas<br />

mayor y m<strong>en</strong>or<br />

“Un argum<strong>en</strong>to no-demostrativo puede conv<strong>en</strong>cer, pero un argum<strong>en</strong>to demostrativo<br />

debe conv<strong>en</strong>cer a <strong>una</strong> persona obstinada”<br />

Así, se puede afirmar que <strong>la</strong> inducción y <strong>la</strong> deducción son operaciones m<strong>en</strong>tales<br />

complem<strong>en</strong>tarias<br />

En el proceso, <strong>la</strong> deducción nos lleva de lo g<strong>en</strong>eral a lo particu<strong>la</strong>r, y <strong>la</strong> inducción<br />

de lo particu<strong>la</strong>r a lo g<strong>en</strong>eral.<br />

42


El Contraste<br />

Relevante<br />

El contraste de relevancia no se produciría <strong>en</strong>tre ambos métodos<br />

Más bi<strong>en</strong>, surgiría de infer<strong>en</strong>cias demostrativas que son ciertas, por <strong>una</strong> parte, y<br />

el tipo de infer<strong>en</strong>cias no demostrativas por <strong>la</strong> otra<br />

La epistemología estaría ori<strong>en</strong>tada a establecer cómo <strong>la</strong>s conjeturas iniciales se<br />

conviert<strong>en</strong> <strong>en</strong> teorías ci<strong>en</strong>tíficas <strong>en</strong> un proceso deductivo<br />

Cómo estas teorías son falsadas o testadas con <strong>la</strong>s observaciones, para cuyo análisis<br />

usamos <strong>la</strong> inducción y <strong>la</strong> deducción<br />

En este s<strong>en</strong>tido, se dice que los ci<strong>en</strong>tíficos tratan de explicar los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os observados<br />

y derivar de ellos <strong>la</strong>s predicciones lógicas<br />

Finalm<strong>en</strong>te, falsar <strong>la</strong> teoría<br />

Pero, no debe perderse de vista, prosigue Popper, el hecho de que <strong>la</strong>s “teorías<br />

verdaderas” son siempre provisionales<br />

En este campo, G<strong>la</strong>ug cita a Pierre Duhem<br />

Duhem habría afirmado que al refutar o aceptar <strong>una</strong> teoría, lo hacemos siempre<br />

<strong>en</strong> compañía de sus complem<strong>en</strong>tos<br />

Por ejemplo, <strong>la</strong> teoría de <strong>la</strong> caída de los cuerpos de Galileo debe ser acompañada<br />

por <strong>la</strong>s condiciones que <strong>la</strong> hac<strong>en</strong> posible<br />

La exist<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> vacío es imprescindible para compr<strong>en</strong>der esa Ley y el método<br />

de Popper pondría límites a <strong>la</strong> <strong>propuesta</strong> falsacionista<br />

No sería <strong>la</strong> falsación per se lo que distinguiría <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> no-ci<strong>en</strong>cia<br />

Lo que demarcaría <strong>la</strong> frontera <strong>en</strong>tre ambos sería <strong>la</strong> Falsación más <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s <strong>metodo</strong>lógicas,<br />

<strong>la</strong>s que prohíb<strong>en</strong> los supuestos “ad-hoc”<br />

43


Así, el objetivo de Popper sería hacer conocer a los ci<strong>en</strong>tíficos cómo debe procederse<br />

para fortalecer el progreso ci<strong>en</strong>tífico<br />

Al mismo tiempo, sus reg<strong>la</strong>s <strong>metodo</strong>lógico-normativas.<br />

La Infer<strong>en</strong>cia<br />

Estadística<br />

Es un método que permite conclusiones sobre <strong>la</strong>s características de <strong>una</strong> pob<strong>la</strong>ción,<br />

infiri<strong>en</strong>do los rasgos de los elem<strong>en</strong>tos de <strong>una</strong> muestra<br />

Siempre, con un grado determinado de probabilidad<br />

En el proceso, se puede cometer dos c<strong>la</strong>ses de errores:<br />

El de tipo I, rechazar <strong>la</strong> hipótesis cuando ésta es cierta y el de Tipo II, aceptar <strong>la</strong><br />

hipótesis cuando es falsa<br />

El método id<strong>en</strong>tifica <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción de <strong>la</strong> cual se desea inferir aspectos incluidos<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> p<strong>la</strong>nificación de <strong>la</strong> muestra.<br />

La Muestra Aleatoria<br />

La teoría de <strong>la</strong>s muestras establece que de <strong>una</strong> pob<strong>la</strong>ción dada es posible extraer<br />

un número grande de muestras <strong>del</strong> mismo tamaño<br />

Si todas y cada <strong>una</strong> de esas muestras ti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>la</strong> misma probabilidad de ser escogidas,<br />

<strong>en</strong>tonces t<strong>en</strong>dremos <strong>una</strong> Muestra Aleatoria<br />

Todos los elem<strong>en</strong>tos de <strong>una</strong> muestra aleatoria también son aleatorios, es decir,<br />

todos ti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>la</strong> misma probabilidad de ser escogidos.<br />

La Hipótesis Nu<strong>la</strong><br />

Es <strong>la</strong> hipótesis que deseamos testar; se simboliza con Ho<br />

Supongamos que deseamos testar <strong>la</strong> hipótesis de que <strong>la</strong> media aritmética <strong>del</strong> ingreso<br />

de <strong>una</strong> pob<strong>la</strong>ción es de $500 semanales<br />

Escogemos <strong>una</strong> muestra aleatoria de esa pob<strong>la</strong>ción<br />

La hipótesis nu<strong>la</strong> será.<br />

44


Ho: μ = 500 = Hipótesis Nu<strong>la</strong><br />

Supongamos que hay algunos indicios para dudar de que <strong>la</strong> media sea 500, contrastamos<br />

<strong>la</strong> Ho. con otra, l<strong>la</strong>mada Hipótesis Alternativa<br />

La Hipótesis Alternativa<br />

Se simboliza como H1; puede pres<strong>en</strong>tarse de tres maneras:<br />

H1: μ > 500; <strong>la</strong> media es mayor que 500.<br />

H1: μ < 500; <strong>la</strong> media es m<strong>en</strong>or que 500.<br />

H1: μ ╪ 500; <strong>la</strong> media es difer<strong>en</strong>te de 500<br />

Una vez que t<strong>en</strong>emos p<strong>la</strong>nteadas <strong>la</strong>s hipótesis es preciso escoger un criterio que<br />

nos permita aceptar o no aceptar <strong>la</strong> hipótesis nu<strong>la</strong><br />

Ese requerimi<strong>en</strong>to exige un nivel adecuado de confianza.<br />

El Nivel de Significancia<br />

Recordemos que lo que estamos testando es <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia de dos medias: <strong>la</strong> p<strong>la</strong>nteada<br />

por <strong>la</strong> Ho y <strong>la</strong> que obt<strong>en</strong>emos de <strong>la</strong> muestra<br />

Es preciso aceptar que habrá un marg<strong>en</strong> de error <strong>en</strong> <strong>la</strong> estimación<br />

Ese marg<strong>en</strong> de error determina si se aceptará o no que <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s dos<br />

medias sea, estadísticam<strong>en</strong>te, significativa<br />

Supongamos que aceptamos un error <strong>del</strong> 5%<br />

Esto quiere decir que aceptamos <strong>la</strong> probabilidad teórica de que, de cada ci<strong>en</strong><br />

muestras, cinco estén fuera de los límites establecidos<br />

Los paquetes de Estadística, tales como el SPSS, incluy<strong>en</strong> también un <strong>valor</strong> p<br />

que seña<strong>la</strong> <strong>la</strong> probabilidad de cometer un error<br />

Si el <strong>valor</strong> p es m<strong>en</strong>or que, digamos, el 5%, <strong>en</strong>tonces podemos afirmar, con el<br />

5% de probabilidad, que <strong>la</strong> Ho. es falsa<br />

Karl Popper desestimó <strong>la</strong> Infer<strong>en</strong>cia Estadística <strong>en</strong> su <strong>propuesta</strong>, algo que es sumam<strong>en</strong>te<br />

extraño, pero es consecu<strong>en</strong>te con su método<br />

45


Popper establece que <strong>una</strong> teoría es corroborada si no es posible <strong>en</strong>contrar alg<strong>una</strong><br />

otra alternativa que <strong>la</strong> refute<br />

En este s<strong>en</strong>tido, carecería de importancia que dicha teoría esté o no respaldada<br />

por cualquier número de observaciones.<br />

La <strong>metodo</strong>logía de Popper es normativa, pues incluye prescripciones sobre cómo<br />

debe ser <strong>la</strong> práctica ci<strong>en</strong>tífica<br />

Pronto aparecerían dos p<strong>en</strong>sadores que complem<strong>en</strong>tarían alg<strong>una</strong>s percepciones<br />

de Popper.<br />

Tomas S. Kuhn<br />

(1922-1996)<br />

Fue un físico, historiador y filósofo de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia; escribió su famosa obra, La<br />

Estructura de <strong>la</strong>s Revoluciones Ci<strong>en</strong>tíficas, <strong>en</strong> 1962<br />

La Estructura de <strong>la</strong>s Revoluciones Ci<strong>en</strong>tíficas<br />

Habría dos dim<strong>en</strong>siones <strong>en</strong> el mundo de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia: <strong>la</strong> Normal y <strong>la</strong>s Revoluciones<br />

Ci<strong>en</strong>tíficas, <strong>la</strong>s que alterarían esa normalidad<br />

Las ci<strong>en</strong>cias progresarían cíclicam<strong>en</strong>te, com<strong>en</strong>zando por un paradigma aceptado<br />

por <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica<br />

Ese paradigma será investigado durante el período de <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia Normal, <strong>la</strong> que<br />

int<strong>en</strong>ta adecuar <strong>la</strong> teoría a <strong>la</strong> práctica<br />

Aunque pued<strong>en</strong> existir ciertas discrepancias<br />

Si <strong>la</strong>s discrepancias no son resueltas, se conviert<strong>en</strong> <strong>en</strong> anomalías, y si éstas se<br />

acumu<strong>la</strong>n, se produce <strong>una</strong> Crisis<br />

Es decir, <strong>la</strong> caída <strong>del</strong> antiguo paradigma y el surgimi<strong>en</strong>to de <strong>una</strong> revolución ci<strong>en</strong>tífica,<br />

que reemp<strong>la</strong>za el antiguo paradigma<br />

Kuhn recomi<strong>en</strong>da a <strong>la</strong> comunidad de ci<strong>en</strong>tíficos seguir los pasos<br />

46


1. Reconocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s anomalías.<br />

2. Período de inseguridad.<br />

3. Desarrollo de grupos de ideas alternativos.<br />

4. Id<strong>en</strong>tificación de escue<strong>la</strong>s de p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to.<br />

5. Dominación de <strong>la</strong>s nuevas ideas<br />

A difer<strong>en</strong>cia de Popper, Kuhn dec<strong>la</strong>ra que <strong>una</strong> teoría articu<strong>la</strong>da, aun habi<strong>en</strong>do<br />

sido descartada, puede seguir si<strong>en</strong>do ci<strong>en</strong>tífica<br />

En este s<strong>en</strong>tido, si <strong>una</strong> teoría no supera <strong>una</strong> prueba de congru<strong>en</strong>cia no debe ser<br />

necesariam<strong>en</strong>te rechazada<br />

Al contrario, se introduc<strong>en</strong> modificaciones o se ignoran <strong>la</strong>s anomalías<br />

Pero, al igual que Popper, rechaza el induccionismo<br />

Kuhn <strong>en</strong>ti<strong>en</strong>de el concepto de paradigma <strong>en</strong> dos s<strong>en</strong>tidos:<br />

En primer término, un hal<strong>la</strong>zgo exitoso tan importante que es capaz de convocar<br />

<strong>la</strong> at<strong>en</strong>ción de un grupo de ci<strong>en</strong>tíficos<br />

En segundo lugar, como un paso <strong>en</strong> el desarrollo ci<strong>en</strong>tífico que es capaz de dar<br />

solución a problemas no resueltos con anterioridad.<br />

La sustitución de<br />

Paradigmas<br />

En primer término, se t<strong>en</strong>dría <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia normal, que sería un conjunto de paradigmas<br />

aceptados por <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica<br />

La Ci<strong>en</strong>cia Normal t<strong>en</strong>dría <strong>la</strong> tarea de explicar <strong>la</strong>s teorías<br />

Luego v<strong>en</strong>dría el periodo de confusión, <strong>en</strong> el que se pres<strong>en</strong>taría <strong>la</strong> Crisis; por<br />

último, los periodos de innovación y de oposición<br />

La teoría de Kuhn no es <strong>la</strong> misma que <strong>la</strong> de Popper, pues apunta a <strong>una</strong> concepción<br />

difer<strong>en</strong>te <strong>del</strong> progreso ci<strong>en</strong>tífico<br />

47


Proceso que se realiza sobre <strong>la</strong> tarea de <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica, <strong>la</strong> que trabaja<br />

sobre un paradigma o teoría común indiscutida<br />

Los ci<strong>en</strong>tíficos se ocuparían de resolver los acertijos que p<strong>la</strong>ntea tal paradigma,<br />

no de buscar contraejemplos.<br />

La Anomalía<br />

Según <strong>la</strong> <strong>propuesta</strong> de Kuhn, <strong>la</strong> Anomalía es un hecho que no corresponde a lo<br />

predicho por el paradigma<br />

Sin embargo, <strong>la</strong>s anomalías se resuelv<strong>en</strong>, se archivan o se toman como muestra<br />

de <strong>la</strong> incapacidad <strong>del</strong> experim<strong>en</strong>tador<br />

La acumu<strong>la</strong>ción de varias anomalías crea <strong>una</strong> crisis <strong>en</strong> <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica<br />

Cuanto más se prolonga <strong>la</strong> crisis, se estructurará un nuevo paradigma, con cuyo<br />

adv<strong>en</strong>imi<strong>en</strong>to aparecerá otra época de ci<strong>en</strong>cia normal<br />

Kuhn no es partidario de descartar <strong>la</strong> teoría a <strong>la</strong> primera señal; <strong>en</strong> su criterio, los<br />

ci<strong>en</strong>tíficos ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> a mant<strong>en</strong>er<strong>la</strong><br />

Mi<strong>en</strong>tras tanto tratan de establecer el porqué de <strong>la</strong>s anomalías, hasta que aparezca<br />

otro paradigma más satisfactorio al cual acogerse<br />

El descubrimi<strong>en</strong>to comi<strong>en</strong>za con <strong>la</strong> certeza de que el antiguo paradigma ya no<br />

satisface <strong>la</strong>s expectativas de <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica<br />

El nuevo paradigma deberá cumplir tres importantes exig<strong>en</strong>cias:<br />

Ofrecer <strong>una</strong> solución a <strong>la</strong> crisis ci<strong>en</strong>tífica<br />

Proporcionar <strong>una</strong> nueva visión <strong>del</strong> mundo<br />

Brindar <strong>una</strong> ag<strong>en</strong>da de investigación alternativa<br />

Kuhn y Popper<br />

La percepción de Kuhn, <strong>en</strong> principio, estaba dirigida, <strong>en</strong> cierto modo, a criticar<br />

<strong>la</strong> <strong>metodo</strong>logía de Popper<br />

48


Dec<strong>la</strong>raba que <strong>la</strong>s experi<strong>en</strong>cias anóma<strong>la</strong>s no pued<strong>en</strong> id<strong>en</strong>tificarse con <strong>la</strong>s de falsación;<br />

por otra parte, dudaba que <strong>la</strong> falsación existiera<br />

Al rechazar un paradigma se tomará <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta tres elem<strong>en</strong>tos: los dos paradigmas<br />

<strong>en</strong> contraste y los elem<strong>en</strong>tos de juicio empíricos<br />

Después dijo que:<br />

...los puntos de vista de Popper acerca de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia y los míos son casi<br />

idénticos<br />

Por ejemplo, ambos estarían ori<strong>en</strong>tados a <strong>la</strong> dinámica <strong>del</strong> proceso mediante el<br />

cual se adquiere el conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

En cuanto a <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción de los hechos, dijo que:<br />

“Ambos ponemos énfasis, como datos legítimos, <strong>en</strong> los hechos y <strong>en</strong> el espíritu<br />

de <strong>la</strong> vida ci<strong>en</strong>tífica real”<br />

Prosigue <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de que los dos buscan <strong>en</strong> <strong>la</strong> historia los hechos que deb<strong>en</strong><br />

ser observados<br />

Al igual que Popper, Kuhn rechaza <strong>la</strong> percepción de que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia progresa por<br />

acumu<strong>la</strong>ción de teorías<br />

Más bi<strong>en</strong> pon<strong>en</strong> énfasis <strong>en</strong> <strong>la</strong> s<strong>en</strong>da por el que <strong>una</strong> vieja teoría es rechazada y<br />

sustituida por <strong>una</strong> nueva<br />

Con Popper, Kuhn se opone a varias tesis <strong>del</strong> positivismo lógico<br />

Esos elem<strong>en</strong>tos serían <strong>la</strong>s g<strong>en</strong>eralizaciones simbólicas aceptadas por el grupo y<br />

fácilm<strong>en</strong>te repres<strong>en</strong>tados <strong>en</strong> <strong>la</strong> lógica formal<br />

Por otra parte, postu<strong>la</strong>n <strong>la</strong> realización de acuerdos, mo<strong>del</strong>os o cre<strong>en</strong>cias que proporcionan<br />

al grupo analogías y metáforas preferidas<br />

Son acuerdos compartidos respecto de soluciones a problemas de interés por <strong>la</strong><br />

comunidad<br />

49


Esta re<strong>la</strong>ción surge cuando <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica debe id<strong>en</strong>tificar <strong>la</strong>s crisis o<br />

elegir <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s nuevas teorías y paradigmas<br />

Sobre el progreso ci<strong>en</strong>tífico, Kuhn opina que no puede establecerse <strong>en</strong> términos<br />

de búsqueda de <strong>la</strong> verdad última<br />

Más bi<strong>en</strong>, sugiere que <strong>la</strong> verdad se logra <strong>en</strong> sucesivas sustituciones de paradigmas<br />

o revoluciones que se dan con el tiempo<br />

Aquí no hay concordancia con Popper, pues éste último dice que <strong>la</strong> historia de<br />

<strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia es <strong>la</strong> historia de “conjeturas y refutaciones”.<br />

Kuhn continúa con su teoría, afirmando que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> un estado<br />

de revolución perman<strong>en</strong>te<br />

Mi<strong>en</strong>tras que Popper postu<strong>la</strong> que el proceso de investigación ci<strong>en</strong>tífica consiste<br />

<strong>en</strong> continuos int<strong>en</strong>tos de falsar hipótesis refutables<br />

Kuhn sosti<strong>en</strong>e que el progreso ci<strong>en</strong>tífico ti<strong>en</strong>e lugar sólo cuando esas hipótesis<br />

refutables se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> crisis y cambian<br />

Tal como se dijo, cambian a través de <strong>una</strong> revolución ci<strong>en</strong>tífica<br />

Kuhn dice que <strong>la</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica acepta <strong>la</strong> falsación sólo <strong>en</strong> ciertas circunstancias”,<br />

por lo g<strong>en</strong>eral <strong>la</strong>s toma como anomalías<br />

Postu<strong>la</strong> que los cambios de paradigmas durante <strong>una</strong> revolución ci<strong>en</strong>tífica no implican<br />

<strong>una</strong> discontinuidad absoluta <strong>en</strong> el debate ci<strong>en</strong>tífico<br />

Se debería tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que los argum<strong>en</strong>tos para solv<strong>en</strong>tar un nuevo paradigma,<br />

siempre incluy<strong>en</strong> elem<strong>en</strong>tos no racionales<br />

Los que van más allá de <strong>la</strong> lógica o de <strong>la</strong> prueba matemática<br />

También ha hecho conocer su criterio <strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido de que su teoría de <strong>la</strong>s revoluciones<br />

ci<strong>en</strong>tíficas fue mal interpretada<br />

50


Pues cree que se ha referido sólo a <strong>la</strong>s “revoluciones mayores” tales como <strong>la</strong><br />

Copernicana, <strong>la</strong> Newtoniana o <strong>la</strong> de Einstein<br />

Kuhn ac<strong>la</strong>ra que su esquema fue dirigido a los cambios m<strong>en</strong>ores <strong>en</strong> esferas particu<strong>la</strong>res<br />

de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

Los que podrían no parecer “revolucionarios” a qui<strong>en</strong>es no pert<strong>en</strong>ec<strong>en</strong> al círculo<br />

específico <strong>en</strong> el que <strong>la</strong>s revoluciones se realizan<br />

Al parecer, Kuhn fusionó <strong>la</strong>s directrices prescriptivas y <strong>la</strong>s positivas<br />

Así, habría deducido su epistemología directam<strong>en</strong>te desde <strong>la</strong> historia misma de<br />

<strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia.<br />

Imre Lakatos<br />

(1922-1974)<br />

Fue un filósofo de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia nacido <strong>en</strong> Hungría; su trabajo complem<strong>en</strong>ta los<br />

esfuerzos <strong>metodo</strong>lógicos de Popper y Kuhn<br />

Karl Popper estimaba que <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a parte de lo que se conoce como “ci<strong>en</strong>cia”<br />

debería ser desestimada<br />

Pues no respondería a los parámetros para merecer el título de tales<br />

Por su parte, Kuhn prefiere reivindicar <strong>la</strong> práctica ci<strong>en</strong>tífica<br />

La percepción de Lakatos podría ser un anc<strong>la</strong>je <strong>en</strong>tre <strong>la</strong> <strong>metodo</strong>logía anti-histórica<br />

de Popper y <strong>la</strong> def<strong>en</strong>sa re<strong>la</strong>tivista de Kuhn.<br />

Metodología e Historia<br />

Los metodólogos debat<strong>en</strong> sobre <strong>la</strong> posibilidad de escribir <strong>una</strong> historia de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

tal como fue y no como debió ser<br />

Esto es, sin juicios de <strong>valor</strong><br />

Este debate ya es <strong>una</strong> muestra de que <strong>la</strong> interpretación de <strong>la</strong> historia de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

está sujeta a un método<br />

51


Imre Lakatos, <strong>en</strong>tre 1968 y 1971 desarrolló un instrum<strong>en</strong>to de investigación histórica<br />

Tomó como refer<strong>en</strong>te <strong>la</strong> her<strong>en</strong>cia de Kant: “La Filosofía de <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia sin historia<br />

es vacía; <strong>la</strong> historia de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia sin filosofía es ciega”<br />

Lakatos niega que <strong>la</strong> <strong>metodo</strong>logía proporcione ci<strong>en</strong>tíficos con un catecismo de<br />

normas para resolver problemas ci<strong>en</strong>tíficos<br />

Más bi<strong>en</strong>, t<strong>en</strong>dría que ver con <strong>la</strong> lógica de <strong>la</strong> evaluación de reg<strong>la</strong>s no mecánicas<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea de lograr teorías pl<strong>en</strong>am<strong>en</strong>te articu<strong>la</strong>das<br />

Difiere de Popper, <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de que su evaluación va ligada a <strong>la</strong> teoría histórica<br />

para establecer <strong>la</strong>s formas <strong>del</strong> desarrollo ci<strong>en</strong>tífico<br />

Lakatos no cree que sea posible evadir <strong>la</strong> tarea de examinar <strong>la</strong> historia de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

<strong>en</strong> su evaluación <strong>metodo</strong>lógica<br />

Niega que <strong>la</strong>s teorías individuales sean unidades apropiadas para <strong>la</strong> evaluación<br />

ci<strong>en</strong>tífica<br />

En vez de ello, afirma que lo que debe evaluarse son conjuntos de teorías más o<br />

m<strong>en</strong>os interconectadas.<br />

Los Programas<br />

de Investigación Ci<strong>en</strong>tífica (PIC)<br />

Estos conjuntos de teorías más o m<strong>en</strong>os interconectadas <strong>en</strong>tre sí, recib<strong>en</strong> el nombre<br />

de “Programas de Investigación Ci<strong>en</strong>tífica” (PIC)<br />

Si un PIC <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra falsación, el ci<strong>en</strong>tífico deberá ocuparse de los cambios progresivos<br />

o deg<strong>en</strong>erativos <strong>en</strong> los supuestos adicionales<br />

Un PIC será teóricam<strong>en</strong>te progresivo si <strong>la</strong>s formu<strong>la</strong>ciones <strong>del</strong> programa ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

cont<strong>en</strong>ido empírico excesivo sobre sus predecesores<br />

Es decir, que predice un hecho no esperado<br />

52


Un programa también será empíricam<strong>en</strong>te progresivo si el exceso de cont<strong>en</strong>ido<br />

empírico es corroborado<br />

Un PIC será deg<strong>en</strong>erativo si está constituido por adiciones de ajustes ad hoc que<br />

se acomodan sin tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta nuevos hechos<br />

En resum<strong>en</strong>, Lakatos considera que un PIC progresivo es el que hace nuevas<br />

predicciones<br />

Esto es, hace algo más que contabilizar los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os para los que el PIC respectivo<br />

fue expresam<strong>en</strong>te diseñado<br />

En todo caso, <strong>la</strong> distinción <strong>en</strong>tre un PIC progresivo y uno regresivo es sólo re<strong>la</strong>tiva,<br />

no absoluta, dice B<strong>la</strong>ug<br />

Podría ser aplicado <strong>en</strong> un periodo de tiempo<br />

No sólo <strong>en</strong> un punto dado<br />

Hay difer<strong>en</strong>cias <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s estrategias de investigación de <strong>una</strong> teoría ais<strong>la</strong>da; Lakatos<br />

considera que un PIC no es ci<strong>en</strong>tífico para siempre<br />

Puede dejar de serlo a medida que nuevos programas lo reemp<strong>la</strong>c<strong>en</strong> y el estatus<br />

<strong>del</strong> anterior PIC cambie, de progresivo a regresivo<br />

Pero <strong>la</strong> inversa puede ser también verdadera<br />

Sobre <strong>la</strong> base de esto es que t<strong>en</strong>emos otro Criterio de Demarcación <strong>en</strong>tre lo que<br />

se considera ci<strong>en</strong>cia y no-ci<strong>en</strong>cia<br />

Criterio que es histórico y que incluye <strong>la</strong> evolución de ideas a medida que transcurre<br />

el tiempo.<br />

El Anarquismo Metodológico<br />

de Feyerab<strong>en</strong>d<br />

Enfr<strong>en</strong>ta a todo esquema <strong>metodo</strong>lógico; es opuesto a <strong>la</strong> racionalidad como guía<br />

para cada investigación<br />

Sosti<strong>en</strong>e que todas <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s epistemológicas son infringidas<br />

53


Afirma que <strong>la</strong> gran mayoría de los PIC’s nunca se han desarrol<strong>la</strong>do sigui<strong>en</strong>do<br />

un método racional<br />

Niega <strong>la</strong> refutación como vía para <strong>la</strong> formación de teorías porque impediría el<br />

desarrollo de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

Porque no permite el desarrollo de hipótesis hasta que se haya producido <strong>la</strong> refutación<br />

de <strong>la</strong> actual<br />

De esta manera, el método no debe cont<strong>en</strong>er reg<strong>la</strong>s que nos obligu<strong>en</strong> a elegir<br />

<strong>en</strong>tre teorías sobre <strong>la</strong> base de <strong>la</strong> falsación<br />

Las reg<strong>la</strong>s <strong>del</strong> método deb<strong>en</strong> hacer posible elegir <strong>en</strong>tre teorías que ya fueron<br />

contrastadas y falsadas<br />

Rechaza <strong>la</strong> sumisión a <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s; dice que más que <strong>una</strong> teoría <strong>del</strong> camino recto,<br />

traza <strong>una</strong> teoría <strong>del</strong> error<br />

En consecu<strong>en</strong>cia, <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s no deb<strong>en</strong> usarse como moldes previos a los que se<br />

ajuste <strong>la</strong> investigación<br />

Dado que se usará <strong>una</strong> reg<strong>la</strong> u otra e incluso se abandonarán <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s ya exist<strong>en</strong>tes<br />

para inv<strong>en</strong>tar <strong>una</strong> nueva<br />

Según Feyerab<strong>en</strong>d, <strong>la</strong> única reg<strong>la</strong> de contrastación de teorías consistirá <strong>en</strong> comparar<strong>la</strong>s<br />

<strong>en</strong>tre sí<br />

No con <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia pura, como Popper y Lakatos, sino con sistemas teóricos<br />

combinados con <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

La teoría de Feyerab<strong>en</strong>d es <strong>una</strong> negación de <strong>la</strong> epistemología como disciplina<br />

<strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

Podría, por eso, ser útil contra el dogmatismo, dic<strong>en</strong> los expertos<br />

Conclusiones<br />

54


Los metodólogos y epistemólogos se basan <strong>en</strong> <strong>una</strong> afirmación común<br />

Si no hay <strong>una</strong> lógica para descubrir un nuevo p<strong>la</strong>nteami<strong>en</strong>to, tampoco habrá <strong>una</strong><br />

lógica de justificación<br />

Arguy<strong>en</strong> que no hay un algoritmo formal, ni un procedimi<strong>en</strong>to mecánico de verificación<br />

o falsación; tampoco habrá confirmación<br />

A <strong>la</strong> pregunta: ¿Cómo se puede obt<strong>en</strong>er conocimi<strong>en</strong>to apodíctico, es decir, convinc<strong>en</strong>te,<br />

y que no admita contradicción, si sólo podemos apoyarnos <strong>en</strong> nuestra<br />

experi<strong>en</strong>cia única?<br />

Popper dirá que no hay conocimi<strong>en</strong>to empírico cierto que se base sólo <strong>en</strong> <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

personal, ni aun <strong>en</strong> <strong>la</strong> de <strong>la</strong> humanidad<br />

No habría un método que garantice que el conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong>deble que t<strong>en</strong>emos<br />

<strong>del</strong> mundo real es el mejor que se ti<strong>en</strong>e<br />

Un estudio sobre <strong>la</strong> filosofía de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia puede mejorar nuestra evaluación de<br />

lo que constituiría un conocimi<strong>en</strong>to empírico aceptable<br />

Pero, aun así, siempre t<strong>en</strong>dremos <strong>una</strong> evaluación provisional de ese conocimi<strong>en</strong>to.<br />

Opinión personal<br />

La percepción de Popper me parece que sufre de <strong>una</strong> consecu<strong>en</strong>cia extraña por<br />

<strong>la</strong> negatividad que <strong>en</strong>cierra<br />

Según dice, no podemos afirmar que lo que ocurre hoy puede que no ocurra<br />

mañana, por lo que cada teoría debe ser falsada<br />

Esa g<strong>en</strong>eralización incluiría <strong>la</strong> posibilidad de que dudemos de Newton y vivamos<br />

con <strong>la</strong> incertidumbre de que mañana el sol no salga<br />

A pesar de que durante los 4500 millones de años que ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> Tierra nunca se<br />

reportó un solo día <strong>en</strong> el que el sol no habría salido<br />

55


Es posible que al manipu<strong>la</strong>r el interruptor de luz el foco no se pr<strong>en</strong>da, pero eso<br />

no niega el hecho de que, cambiado el foco, habrá luz<br />

Ese sería un ejemplo de “anomalía” propio de Khun<br />

Si <strong>una</strong> ley g<strong>en</strong>eral se cumple, es porque exist<strong>en</strong> <strong>la</strong>s condiciones para que se cump<strong>la</strong>,<br />

<strong>en</strong> eso de basa el determinismo<br />

Si <strong>la</strong>s condiciones cambian, <strong>la</strong> Ley dejará de t<strong>en</strong>er vig<strong>en</strong>cia<br />

Popper fue absorbido por <strong>la</strong> Escue<strong>la</strong> Austriaca, a pesar de que sus puntos de vista<br />

son diametralm<strong>en</strong>te opuestos a <strong>la</strong> de los austriacos<br />

Para <strong>la</strong> corri<strong>en</strong>te austriaca un axioma no es contrastable ni mucho m<strong>en</strong>os, falsable<br />

con <strong>la</strong> realidad, puesto que existiría a priori<br />

No <strong>en</strong>ti<strong>en</strong>do cómo hizo Popper para es<strong>la</strong>bonar su percepción sobre <strong>la</strong> falsación<br />

de <strong>una</strong> teoría y <strong>la</strong> inmovilidad axiomática<br />

Apoyo el concepto de paradigma y <strong>la</strong> de <strong>una</strong> comunidad ci<strong>en</strong>tífica, nos recuerda<br />

que los estudios no se realizan <strong>en</strong> actos solitarios<br />

También otorgo a <strong>la</strong> conclusión de Feyarab<strong>en</strong>d el gran mérito de evitar que lo<br />

investigado sea deformado por el método<br />

Es decir, por un método rígido<br />

Por último, estamos de acuerdo al afirmar que los métodos expuestos <strong>en</strong> este<br />

capítulo son válidos <strong>en</strong> cuanto no se los tome ais<strong>la</strong>dos<br />

Es <strong>la</strong> interacción de los métodos y no <strong>la</strong> suma simple de sus cont<strong>en</strong>idos lo que,<br />

<strong>en</strong> mi concepto permite el conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

56


4<br />

EL MÉTODO EN<br />

LA ECONOMÍA<br />

Introducción<br />

En los anteriores capítulos nos referimos a los términos re<strong>la</strong>tivos a <strong>la</strong><br />

epistemología <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Ahora ingresamos al análisis de alg<strong>una</strong>s percepciones que los teóricos de Epistemología<br />

nos dejaron acerca <strong>del</strong> método <strong>en</strong> Economía<br />

La Visión de los Clásicos<br />

Adam Smith (1723 - 1790)<br />

El nacimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> Economía Política como <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia social, exigió <strong>la</strong> consideración<br />

de percepciones epistemológicas<br />

Así pudo establecer su campo <strong>metodo</strong>lógico<br />

Adam Smith, recurre a <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias naturales y, sobre todo, a <strong>la</strong>s leyes de Newton,<br />

para aplicar<strong>la</strong>s a <strong>la</strong> Economía<br />

Lo hace, poni<strong>en</strong>do de relieve el interés individual como base de <strong>la</strong> actividad económica,<br />

sujeta a leyes deterministas<br />

Lo dice <strong>en</strong> su obra “Investigación sobre <strong>la</strong> Riqueza de <strong>la</strong>s Naciones”<br />

También utiliza el principio de <strong>la</strong> Empatía <strong>en</strong> su obra anterior “La teoría de los<br />

S<strong>en</strong>timi<strong>en</strong>tos Morales”<br />

Proyecta <strong>una</strong> perspectiva típicam<strong>en</strong>te deductiva, que es el principio que singu<strong>la</strong>riza<br />

el método de los fundadores de <strong>la</strong> Economía<br />

John Stuart Mill (1806–1873)<br />

Su principal obra es “On the Definition of Political Economy”.<br />

57


Conocido como un gran def<strong>en</strong>sor <strong>del</strong> inductivismo <strong>en</strong> <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias naturales, escoge<br />

para <strong>la</strong> Economía un método hipotético-deductivo<br />

En el s<strong>en</strong>tido de que sus hipótesis reemp<strong>la</strong>zan a los axiomas y de los cuales deduce<br />

un conjunto de leyes económicas<br />

Mill afirma que <strong>la</strong> Economía no puede ser un manual para aum<strong>en</strong>tar <strong>la</strong> riqueza;<br />

por el contrario, sería <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

Debido a que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia no se <strong>en</strong>focaría a los fines, medios y reg<strong>la</strong>s sino más<br />

bi<strong>en</strong>, al conocimi<strong>en</strong>to de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os y sus leyes<br />

J. S. Mill se apoya <strong>en</strong> el d<strong>en</strong>ominador común de los clásicos, esto es, el reconocimi<strong>en</strong>to<br />

de que <strong>la</strong> Política Económica es <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

Ci<strong>en</strong>cia que se ocupa de leyes que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> vig<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> su propia dim<strong>en</strong>sión y que<br />

su objetivo es conocer<strong>la</strong>s<br />

Pero no por conocer<strong>la</strong>s, simplem<strong>en</strong>te, sino para ori<strong>en</strong>tar el comportami<strong>en</strong>to de<br />

los sujetos económicos<br />

Al igual que S<strong>en</strong>ior, postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s leyes de <strong>la</strong> producción y de <strong>la</strong> distribución<br />

se refier<strong>en</strong> a los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os físicos<br />

Aquéllos que se re<strong>la</strong>cionan con f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os m<strong>en</strong>tales que derivan de <strong>la</strong> conducta<br />

humana; <strong>la</strong> nueva definición de Economía Política será:<br />

La ci<strong>en</strong>cia que trata de <strong>la</strong> producción y distribución de riqueza <strong>en</strong> <strong>la</strong> medida<br />

<strong>en</strong> que dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong> de <strong>la</strong>s leyes de <strong>la</strong> naturaleza humana.<br />

El Método<br />

propuesto por Mill<br />

Nuevam<strong>en</strong>te nos <strong>en</strong>contramos con un int<strong>en</strong>to de combinar lo objetivo con lo<br />

subjetivo <strong>en</strong> <strong>la</strong> apreciación de <strong>la</strong> Economía Política<br />

58


Sobre todo, de sus f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os, a partir de un axioma que se podría considerar<br />

como el de <strong>la</strong> maximización de utilidad o de b<strong>en</strong>eficio<br />

La Economía Política derivaría conclusiones haci<strong>en</strong>do abstracción de cualquier<br />

otra consideración<br />

Asumiría que <strong>la</strong> obt<strong>en</strong>ción de <strong>la</strong> riqueza sería el único fin <strong>del</strong> hombre, lo que<br />

sería también <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a aproximación a <strong>la</strong> realidad<br />

Pero, <strong>en</strong> este s<strong>en</strong>tido, <strong>la</strong> Economía Política se desarrol<strong>la</strong>ría a partir de suposiciones<br />

y no de hechos; es decir, sería apriorística<br />

Se basaría <strong>en</strong> “verdades abstractas” a <strong>la</strong> que <strong>la</strong>s “circunstancias” convertirían <strong>en</strong><br />

concretas<br />

Por su parte, el método a posteriori no serviría para descubrir <strong>la</strong> verdad, sino<br />

para verificar<strong>la</strong><br />

Mill y S<strong>en</strong>ior compart<strong>en</strong> <strong>la</strong> concepción hipotético-deductiva a priori Los separa<br />

<strong>la</strong> consist<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong>s proposiciones iniciales<br />

Para S<strong>en</strong>ior, deberían ser “reales”, <strong>en</strong> cambio, para Mill serían hipotéticas; aunque<br />

también serían hipótesis verificables a posteriori<br />

En este s<strong>en</strong>tido, los analistas de <strong>la</strong> filosofía económica dic<strong>en</strong> que el apriorismo<br />

de Mill es, <strong>en</strong> realidad, el deductivismo hipotético<br />

Hay pues <strong>en</strong> Mill un punto intermedio <strong>en</strong>tre el conocimi<strong>en</strong>to empírico y el formal<br />

y <strong>una</strong> teoría <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

Postu<strong>la</strong> que puede obt<strong>en</strong>er conocimi<strong>en</strong>tos verdaderos de <strong>la</strong> realidad, aunque ellos<br />

se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tr<strong>en</strong> más allá de <strong>la</strong> verificación o <strong>del</strong> testeo<br />

En este punto, recordemos que <strong>la</strong> teoría de Einstein dice:<br />

“Si un cuerpo <strong>en</strong> movimi<strong>en</strong>to se acerca a <strong>la</strong> velocidad de <strong>la</strong> luz, su masa<br />

se volverá infinita”<br />

59


Afirmación que es apoyada por un sistema de ecuaciones no desm<strong>en</strong>tida por nadie,<br />

aunque no verificable con <strong>la</strong> realidad cotidiana.<br />

Algunos años después, J. S. Mill seguirá con at<strong>en</strong>ción el debate <strong>en</strong>tre Ricardo y<br />

Malthus sobre temas concerni<strong>en</strong>tes a <strong>la</strong> Economía Política<br />

Se sumarán a los debates que se <strong>en</strong>tab<strong>la</strong>n <strong>en</strong>tre los economistas y los reformadores<br />

sociales<br />

Pero, <strong>en</strong> su <strong>en</strong>sayo Mill, continúa <strong>la</strong> tradición que habían impuesto Jeremy B<strong>en</strong>tham<br />

y August Comte<br />

Esto es, basar sus percepciones <strong>en</strong> “<strong>la</strong> realidad positiva” y, de paso, desechar el<br />

apriorismo kantiano<br />

Considera como falsa <strong>la</strong> afirmación de que el conocimi<strong>en</strong>to pueda partir de <strong>la</strong><br />

intuición, indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Pero eso no significa que deje de <strong>la</strong>do algunos de los fundam<strong>en</strong>tos a priori <strong>en</strong> sus<br />

consideraciones sobre <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica<br />

Así, por ejemplo, cree que el nervio motor de <strong>la</strong> acción humana sería el deseo de<br />

<strong>la</strong> riqueza, limitada <strong>en</strong>tre dos extremos:<br />

El ocio y los deseos de consumir<br />

Pero, aunque estos principios partirían de observaciones de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia, no<br />

serían susceptibles de ser apropiadam<strong>en</strong>te verificados<br />

En este tr<strong>en</strong> de reflexiones, se dice que el principio abstracto, a priori, obt<strong>en</strong>ido<br />

por introspección, puede observarse <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad<br />

Pero sólo <strong>en</strong> alg<strong>una</strong>s ocasiones y por <strong>la</strong> pres<strong>en</strong>cia simultánea de muchas otras<br />

circunstancias<br />

De esta afirmación se deduciría que <strong>la</strong>s leyes económicas deb<strong>en</strong> y pued<strong>en</strong> ser<br />

verificadas<br />

60


Pero el hecho de que <strong>una</strong> circunstancia particu<strong>la</strong>r no <strong>la</strong> verifique, no implica que<br />

<strong>la</strong> ley deba ser descartada.<br />

Después<br />

de los Clásicos<br />

Alfred Marshall (1842 – 1924)<br />

En sus “Principios”, no se refiere con profundidad a <strong>la</strong>s cuestiones <strong>metodo</strong>lógicas<br />

ni a <strong>la</strong> comprobación de <strong>la</strong>s teorías<br />

Pero sigue <strong>una</strong> línea conciliadora con <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> histórica<br />

La economía que propone es <strong>una</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong> cual se parte de algunos principios básicos<br />

derivados de <strong>la</strong> introspección<br />

Los que son e<strong>la</strong>borados matemáticam<strong>en</strong>te, pero que pued<strong>en</strong> ser expuestos prescindi<strong>en</strong>do<br />

de <strong>la</strong>s matemáticas<br />

Todo lo dicho se verificará con ejemplos<br />

Sosti<strong>en</strong>e el principio de <strong>la</strong> unidad de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia, atribuye a <strong>la</strong>s leyes económicas<br />

el carácter de t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias<br />

Las que son mucho más imprecisas que <strong>en</strong> <strong>la</strong> física<br />

Se refiere al ejemplo de <strong>la</strong> ley de <strong>la</strong> gravedad, que dada <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de fricción<br />

y de otras fuerzas se transforma <strong>en</strong> <strong>una</strong> t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia<br />

Sosti<strong>en</strong>e, que lo mismo sucede con <strong>la</strong>s mareas, que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> un compon<strong>en</strong>te aleatorio;<br />

de este principio surge su método<br />

Atribuye a <strong>la</strong>s “leyes económicas” el carácter de simples t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias, uno de los<br />

aportes más bril<strong>la</strong>ntes a <strong>la</strong> disciplina económica<br />

Sobre todo, hoy, cuando los radicales pret<strong>en</strong>d<strong>en</strong> otorgar a <strong>la</strong> economía el rango<br />

de “ci<strong>en</strong>cia exacta” por el uso de <strong>la</strong>s matemáticas<br />

Wilfrido Pareto<br />

(1848 - 1923)<br />

61


No puede definirse como un continuador de <strong>la</strong> tradición clásica, pero realiza un<br />

análisis <strong>del</strong> rol de <strong>la</strong> comprobación empírica<br />

Análisis que resulta por demás interesante y útil; <strong>en</strong> su “Manual de Economía<br />

Política” sosti<strong>en</strong>e que hay tres formas de hacer economía<br />

La primera se refiere a <strong>la</strong> búsqueda <strong>del</strong> bi<strong>en</strong>estar de <strong>una</strong> persona<br />

La segunda, toma como c<strong>en</strong>tro de análisis <strong>la</strong> empresa<br />

La tercera, <strong>en</strong>focando como b<strong>en</strong>eficiaria <strong>del</strong> bi<strong>en</strong>estar a <strong>la</strong> Sociedad<br />

También dice que se puede dedicar:<br />

“…so<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te <strong>la</strong> búsqueda de uniformidades que pres<strong>en</strong>tan los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os,<br />

sin t<strong>en</strong>er como fin ning<strong>una</strong> utilidad práctica directa”<br />

En este último caso se persigue <strong>la</strong> finalidad exclusivam<strong>en</strong>te “ci<strong>en</strong>tífica” de aum<strong>en</strong>tar<br />

el conocimi<strong>en</strong>to por sí, tan def<strong>en</strong>dida por Pareto<br />

Se refiere a <strong>la</strong> comprobación empírica, de esta manera:<br />

Hay que añadir que <strong>la</strong>s teorías no son sino medios para conocer y estudiar<br />

los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os. Una teoría puede ser bu<strong>en</strong>a para alcanzar cierto fin. Otra<br />

puede serlo para alcanzar uno difer<strong>en</strong>te. Pero, de todas maneras, deb<strong>en</strong> estar<br />

de acuerdo con los hechos, de lo contrario, no t<strong>en</strong>drían ning<strong>una</strong> utilidad. El<br />

estudio cualitativo debe ser sustituido por el cuantitativo, y buscar <strong>en</strong> qué<br />

medida <strong>la</strong> teoría se aparta de <strong>la</strong> realidad. De dos teorías escogeremos <strong>la</strong> que<br />

se aparte m<strong>en</strong>os.<br />

John E. Cairnes<br />

(1823-1875)<br />

Fue un economista ir<strong>la</strong>ndés; su obra principal: The Character and Logical Method<br />

of Political Economy<br />

La riqueza, puede ser considerada desde el punto de vista físico como m<strong>en</strong>tal,<br />

no importa que esté constituida por objetos materiales<br />

62


Lo importante será que pose<strong>en</strong> <strong>valor</strong><br />

A su vez, el <strong>valor</strong> será <strong>una</strong> cualidad m<strong>en</strong>tal<br />

Se describirá hechos positivos, pero <strong>en</strong> condiciones de caeteris paribus, lo que<br />

no permite conclusiones con seguridad absoluta<br />

Debido a que el método le obliga a omitir circunstancias que son determinantes<br />

<strong>en</strong> los actos económicos, cualesquiera que éstos sean<br />

Este es todavía el método utilizado por el mo<strong>del</strong>o neoclásico<br />

Sin embargo, percibe el carácter t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cial de <strong>la</strong>s leyes económicas, aunque, no<br />

sería posible realizar procesos de inducción<br />

Por otro <strong>la</strong>do, tomará <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong>s causas institucionales, políticas, sociales…<br />

<strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, conclusiones de otras ci<strong>en</strong>cias<br />

Las que se constituirían <strong>en</strong> <strong>la</strong> fu<strong>en</strong>te de los procesos que crean y distribuy<strong>en</strong><br />

riqueza<br />

Por ello, el economista se <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>taría a causas últimas y confiaría más <strong>en</strong> <strong>la</strong> solidez<br />

de <strong>la</strong>s premisas que <strong>en</strong> los resultados deductivos<br />

Los Axiomas de Cairnes<br />

La naturaleza de los axiomas sería <strong>una</strong> mezc<strong>la</strong> de realismo y de un apriorismo<br />

racionalista, luego perfeccionado por los teóricos<br />

Los esfuerzos teóricos de los repres<strong>en</strong>tantes <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o clásico, constituy<strong>en</strong> un<br />

avance <strong>en</strong> <strong>la</strong> epistemología de <strong>la</strong> Economía Política<br />

Esto es así, por <strong>la</strong> introducción de <strong>la</strong> hipótesis deductiva<br />

Esta <strong>propuesta</strong> es <strong>una</strong> contraposición frontal al induccionismo exagerado que<br />

Francis Bacon había postu<strong>la</strong>do<br />

Induccionismo que había obnubi<strong>la</strong>do, casi por completo, <strong>la</strong> capacidad deductiva<br />

de los hombres de ci<strong>en</strong>cia<br />

63


Sería necesario aceptar <strong>la</strong> certeza de que ningún hecho o cosa, puesto a su conocimi<strong>en</strong>to,<br />

está libre de <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te humana<br />

C<strong>la</strong>ires permite deducir que <strong>la</strong>s percepciones sobre “<strong>la</strong> verdad” y “lo real” serán<br />

difer<strong>en</strong>tes por <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> ideología<br />

Tal como se postu<strong>la</strong> al comi<strong>en</strong>zo <strong>del</strong> pres<strong>en</strong>te capítulo<br />

Carl M<strong>en</strong>ger<br />

(1840-1921)<br />

Fue el fundador de <strong>la</strong> Escue<strong>la</strong> Austriaca y el que introdujo, de <strong>una</strong> manera sistemática,<br />

el concepto de marginalidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía<br />

Se apoyó <strong>en</strong> el Individualismo Metodológico y <strong>en</strong> <strong>la</strong> supuesta exactitud de <strong>la</strong>s<br />

leyes deductivas de <strong>la</strong> Economía, tal como <strong>la</strong>s id<strong>en</strong>tificó<br />

La teoría debe exponer el orig<strong>en</strong> último de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os, lo que, <strong>en</strong> <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias<br />

sociales, significaría <strong>la</strong> interacción de los individuos<br />

Afirmó que <strong>la</strong>s instituciones que sirv<strong>en</strong> al bi<strong>en</strong>estar humano surgieron <strong>en</strong> <strong>la</strong> historia<br />

sin <strong>una</strong> voluntad concertada de los individuos<br />

Hizo <strong>una</strong> distinción c<strong>la</strong>ra <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s leyes exactas y <strong>la</strong>s empíricas<br />

Las primeras no admitirían excepciones<br />

Las segundas derivarían de <strong>la</strong>s regu<strong>la</strong>ridades observadas: el intelecto abstrae lo<br />

es<strong>en</strong>cial de <strong>la</strong>s cosas<br />

Así, de <strong>la</strong>s observaciones repetidas sobre <strong>la</strong>s cualidades de los árboles, extrae <strong>la</strong><br />

“es<strong>en</strong>cia” de árbol<br />

Pero este conocimi<strong>en</strong>to “abstracto”, g<strong>en</strong>eral, no podría ser realizado sin el conocimi<strong>en</strong>to<br />

de varios árboles<br />

Una vez lograda <strong>la</strong> abstracción, es decir, cuando se hubiese establecido “<strong>la</strong> es<strong>en</strong>cia”,<br />

sería posible derivar sus propiedades inher<strong>en</strong>tes.<br />

64


La es<strong>en</strong>cia de los bi<strong>en</strong>es económicos<br />

M<strong>en</strong>ger afirma que <strong>la</strong>s es<strong>en</strong>cias captadas por <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te no provi<strong>en</strong><strong>en</strong> de ningún a<br />

priori; el fundam<strong>en</strong>to existe <strong>en</strong> <strong>la</strong> cosa real<br />

Concibe al mundo, apreh<strong>en</strong>dido desde <strong>la</strong> economía, de <strong>una</strong> manera abstracta o<br />

analítica, que sería lo mismo<br />

La ley exacta se cumpliría siempre, mi<strong>en</strong>tras que <strong>la</strong> ley empírica describiría <strong>la</strong>s<br />

regu<strong>la</strong>ridades <strong>en</strong>tre <strong>la</strong> sucesión de f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os<br />

Por otra parte, dice que es posible establecer leyes exactas <strong>en</strong> <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias naturales,<br />

pero no <strong>en</strong> <strong>la</strong>s sociales, por el “libre albedrío”<br />

El que serviría de marco <strong>la</strong> conducta de los individuos; así, <strong>la</strong> ley exacta <strong>en</strong> Economía,<br />

no estaría basada <strong>en</strong> suposiciones empíricas<br />

La mixtura de leyes exactas y empíricas, <strong>la</strong>s primeras como g<strong>en</strong>erales y <strong>la</strong>s segundas,<br />

como regu<strong>la</strong>ridades, es un aporte positivo<br />

Sobre todo, a <strong>la</strong> filosofía económica<br />

M<strong>en</strong>ger tuvo variados debates con los repres<strong>en</strong>tantes de <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> alemana histórica,<br />

especialm<strong>en</strong>te con Schmoller<br />

C<strong>en</strong>suraba <strong>la</strong> simple acumu<strong>la</strong>ción de hechos sin que éstos resultaran <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eralizaciones<br />

teóricas<br />

M<strong>en</strong>ger dio impulso al método deductivo de <strong>la</strong> Escue<strong>la</strong> Austríaca.<br />

Lionel Robbins<br />

(1898-1984)<br />

Seguimos con <strong>la</strong> secu<strong>en</strong>cia <strong>propuesta</strong> por Gabriel Zanotti <strong>en</strong> su obra “Los Caminos<br />

Abiertos”, <strong>una</strong> obra de refer<strong>en</strong>cia muy útil<br />

Robbins, economista inglés, continuó con el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to de Alfred Marshall,<br />

creador <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o neoclásico actual<br />

65


Los historiadores <strong>del</strong> P<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to Económico dic<strong>en</strong> que se le debe <strong>la</strong> definición<br />

más común de <strong>la</strong> Economía<br />

La que el mo<strong>del</strong>o neoclásico sosti<strong>en</strong>e hasta hoy y que se incluye <strong>en</strong> su obra:<br />

Essay on the Nature and Significance of Economic Sci<strong>en</strong>ce<br />

La ci<strong>en</strong>cia que estudia <strong>la</strong> conducta humana <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre<br />

fines y medios, estos últimos, escasos y con usos alternativos.<br />

Dada <strong>la</strong> naturaleza de su definición, se deduce <strong>la</strong> gran importancia que le asigna<br />

a <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

Basa su método <strong>en</strong> un conjunto de deducciones lógicas parti<strong>en</strong>do de “primeros<br />

principios” establecidos <strong>en</strong> <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

Este procedimi<strong>en</strong>to nos muestra, de antemano, el carácter axiomático-deductivo<br />

de Robbins, aunque, lo deriva de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Específicam<strong>en</strong>te, de <strong>la</strong>s esca<strong>la</strong>s de <strong>valor</strong>ación de los distintos sujetos económicos,<br />

pres<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> toda conducta humana<br />

Acude a los supuestos subsidiarios, tales como el marco jurídico <strong>del</strong> mercado, <strong>la</strong><br />

estructura de <strong>la</strong> propiedad, <strong>la</strong>s c<strong>la</strong>ses de mercado…<br />

Las otras leyes económicas: <strong>la</strong> de los r<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>tos decreci<strong>en</strong>tes, <strong>la</strong> demanda de<br />

dinero… pued<strong>en</strong> demostrarse a partir de los axiomas<br />

Pero no de cualquier axioma, sólo a los referidos a <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

Recurre a los postu<strong>la</strong>dos, “hechos simples e indiscutibles”, tales como <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia<br />

de más de un factor de producción”<br />

También el modo cómo los sujetos establec<strong>en</strong> sus esca<strong>la</strong>s <strong>valor</strong>ativas<br />

Niega que los postu<strong>la</strong>dos necesit<strong>en</strong> ser verificados, pero concede que los postu<strong>la</strong>dos<br />

subsidiarios ti<strong>en</strong><strong>en</strong> alg<strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción con <strong>la</strong> historia<br />

Rechaza <strong>la</strong> posición historicista de Schmoller mediante su mo<strong>del</strong>o lógico que se<br />

puede expresar <strong>en</strong> un conjunto de postu<strong>la</strong>dos básicos<br />

66


A los que añadiría los subsidiarios, los cuales serían de naturaleza m<strong>en</strong>os g<strong>en</strong>eral<br />

que los básicos.<br />

Las leyes económicas según Robbins<br />

Serían formu<strong>la</strong>das como previas a su aplicación a <strong>la</strong> realidad; pero su postura es<br />

débil ante <strong>la</strong> acusación de que sus postu<strong>la</strong>dos “evid<strong>en</strong>tes”<br />

Una simple muestra <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to sicológico de los sujetos<br />

Estas dec<strong>la</strong>raciones son posteriores inclusive a <strong>la</strong> publicación de “The Human<br />

Action” de Ludwig von Mises<br />

Qui<strong>en</strong> había afirmado que esos postu<strong>la</strong>dos eran de ord<strong>en</strong> praxiológico y no sicológico<br />

Con re<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong> verificación de <strong>la</strong>s proposiciones de <strong>la</strong> Economía, Robbins dice<br />

que no pued<strong>en</strong> ser observadas <strong>en</strong> forma empírica<br />

Pero que son evid<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> forma de introspección interna<br />

Con esta afirmación, Robbins se <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>ta a <strong>la</strong> visión <strong>del</strong> ultraempirismo, el que<br />

exige <strong>la</strong> verificación<br />

Las exige, tanto de <strong>la</strong>s hipótesis como de <strong>la</strong>s consecu<strong>en</strong>cias de el<strong>la</strong>s<br />

Ahora, especialm<strong>en</strong>te con Popper, sólo sería necesario testear <strong>la</strong>s consecu<strong>en</strong>cias<br />

y no <strong>la</strong>s hipótesis mismas<br />

Pero Robbins insiste <strong>en</strong> afirmar que <strong>la</strong> conducta <strong>del</strong> hombre no siempre es “racional”,<br />

lo que es un hom<strong>en</strong>aje a <strong>la</strong> realidad<br />

Por otra parte, el comportami<strong>en</strong>to humano estaría influido por otras variables<br />

subjetivas<br />

Para complem<strong>en</strong>tar sus <strong>propuesta</strong>s, dice que <strong>la</strong> racionalidad de <strong>la</strong> conducta no<br />

significa que sea siempre exitosa<br />

67


Que sólo significaría que está <strong>en</strong>caminada a un fin y que dispone y elige los<br />

medios, <strong>en</strong> función a ese determinado fin<br />

De allí surgiría <strong>la</strong> naturaleza económica de toda conducta<br />

Fiel a su método, postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong> validez de <strong>una</strong> teoría dep<strong>en</strong>de <strong>del</strong> hecho de que<br />

sea derivada lógicam<strong>en</strong>te de sus premisas<br />

Pero que su aplicabilidad dep<strong>en</strong>dería de <strong>la</strong>s circunstancias y de <strong>la</strong> capacidad de<br />

<strong>la</strong> teoría para reflejar<strong>la</strong><br />

Por ejemplo, el <strong>valor</strong> <strong>del</strong> dinero debe bajar si es que el monto de circu<strong>la</strong>ción<br />

monetaria aum<strong>en</strong>ta y los otros factores no varían<br />

No cree que sea posible predecir <strong>la</strong>s <strong>valor</strong>aciones humanas, pero sí <strong>la</strong>s consecu<strong>en</strong>cias<br />

de esas <strong>valor</strong>aciones.<br />

El Sistema de Robbins<br />

Los analistas dic<strong>en</strong> que el sistema de Robbins sería <strong>una</strong> mezc<strong>la</strong> de lo axiomático<br />

y lo empírico <strong>del</strong> modo (p.q)r<br />

Donde “p” significaría “si otros factores no varían”; “q”, “si se aplican tales supuestos<br />

auxiliares” y “r”, <strong>la</strong> ley económica respectiva<br />

Hay un dato curioso y relevante de Robbins<br />

Después de 40 años de <strong>la</strong> publicación de su libro, dijo que si hubiera leído <strong>en</strong>tonces<br />

a Popper sus percepciones habrían sido difer<strong>en</strong>tes.<br />

El Método<br />

Axiomático-Deductivo<br />

La percepción axiomático-deductiva, se lograría sobre axiomas (“Proposiciones<br />

evid<strong>en</strong>tes por sí mismas”)<br />

Luego sobre los Teoremas (proposiciones deducidas de los axiomas) después<br />

vi<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>la</strong>s definiciones y <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s<br />

68


La singu<strong>la</strong>ridad de este modo de conocer es que, <strong>en</strong> contraposición al positivismo,<br />

no requiere, necesariam<strong>en</strong>te, recurrir a <strong>la</strong> realidad<br />

La adecuación de los axiomas estaría dada por el proceso <strong>del</strong> p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to lógico<br />

que lo sust<strong>en</strong>ta<br />

Lo mismo con sus resultados, pues confía <strong>en</strong> que <strong>la</strong>s reg<strong>la</strong>s y el uso adecuado de<br />

<strong>la</strong> deducción sistemática hab<strong>la</strong>rán por sí solos.<br />

Nassau W. S<strong>en</strong>ior<br />

1790-1864<br />

Ya nos referimos a él <strong>en</strong> el análisis sobre <strong>la</strong> abstin<strong>en</strong>cia<br />

Fue un economista influy<strong>en</strong>te <strong>en</strong>tre los clásicos y el primero que estableció un<br />

método formal para <strong>la</strong> Economía<br />

Dividió <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica <strong>en</strong> dos ramas: <strong>la</strong> positiva y <strong>la</strong> normativa<br />

En su “Introducción sobre Economía Política” (1827) postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong> “economía<br />

ci<strong>en</strong>tífica” deriva de muy pocas proposiciones g<strong>en</strong>erales<br />

Estas proposiciones serían el resultado de <strong>la</strong> observación y cada individuo <strong>la</strong>s<br />

admitiría como algo familiar a sus modos de p<strong>en</strong>sar<br />

No necesitan verificación con <strong>la</strong> realidad, dado que <strong>la</strong>s conclusiones, si fueron<br />

correctam<strong>en</strong>te razonadas, serán ciertas como <strong>la</strong>s premisas<br />

Es<strong>en</strong>cialm<strong>en</strong>te, <strong>la</strong> Economía sería un ejercicio de razonami<strong>en</strong>to, no <strong>una</strong> tarea<br />

de safari <strong>en</strong> busca de hechos<br />

S<strong>en</strong>ior redujo a cuatro el número de <strong>la</strong>s proposiciones<br />

Cada individuo desea maximizar su riqueza con el m<strong>en</strong>or esfuerzo<br />

La pob<strong>la</strong>ción se increm<strong>en</strong>ta más rápido que los medios de subsist<strong>en</strong>cia<br />

Los trabajadores que manipu<strong>la</strong>n máquinas produc<strong>en</strong> un bi<strong>en</strong> útil<br />

La Agricultura está sujeta a los r<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>tos decreci<strong>en</strong>tes<br />

69


No cree que <strong>la</strong> economía pueda predecir lo que sucederá <strong>en</strong> el futuro; más bi<strong>en</strong><br />

detectaría t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias<br />

En mi opinión, esa actitud que debería ser seguida por los char<strong>la</strong>tanes que escrib<strong>en</strong><br />

tratados sobre el supuesto determinismo absoluto de <strong>la</strong>s leyes económicas<br />

S<strong>en</strong>ior <strong>en</strong>t<strong>en</strong>día como Economía Política lo que hoy es Economía<br />

El término “Política” incluía <strong>la</strong> necesidad de que el gobierno tomara <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta<br />

los principios económicos <strong>en</strong> sus políticas económicas.<br />

Algunos p<strong>en</strong>saban que <strong>la</strong> economía era el arte de gobernar; <strong>en</strong>tre ellos, estaban<br />

los mercantilistas y el propio S<strong>en</strong>ior<br />

Para S<strong>en</strong>ior, <strong>la</strong> economía sería el arte de volverse ricos, sigui<strong>en</strong>do sus principios<br />

acerca de <strong>la</strong> producción y <strong>la</strong> distribución de <strong>la</strong> riqueza<br />

Será riqueza todo lo que el individuo posee y causa satisfacción o merma el dolor;<br />

<strong>la</strong> riqueza sería útil, transferible y escasa<br />

Su definición <strong>del</strong> <strong>valor</strong> es objetiva, existiría fuera de <strong>la</strong> subjetividad<br />

El <strong>valor</strong> d<strong>en</strong>ota <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre dos objetos, así como <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción precisa<br />

que expresa <strong>la</strong> cantidad de un objeto que puede ser obt<strong>en</strong>ido dando <strong>en</strong> cambio<br />

determinada cantidad de otro<br />

Gabriel Zanotti cita <strong>la</strong> obra de S<strong>en</strong>ior (An Introductory Lecture of Political<br />

Economy) de donde surg<strong>en</strong> los sigui<strong>en</strong>tes conceptos<br />

La ci<strong>en</strong>cia económica nos <strong>en</strong>seña <strong>en</strong> qué consiste <strong>la</strong> riqueza, qui<strong>en</strong>es <strong>la</strong> distribuy<strong>en</strong>,<br />

cuáles son <strong>la</strong>s instituciones y costumbres para dar <strong>la</strong> mayor riqueza<br />

a cada individuo.<br />

En el proceso, establece sus axiomas sobre <strong>la</strong> riqueza, <strong>la</strong> maximización <strong>del</strong> b<strong>en</strong>eficio,<br />

<strong>la</strong> formación <strong>del</strong> capital, <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

También se refiere a <strong>la</strong> ley de r<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>tos decreci<strong>en</strong>tes<br />

70


Posteriorm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> otro de sus tratados “Cuatro <strong>en</strong>sayos <strong>en</strong> Economía Política”<br />

dice que el objeto de <strong>la</strong> economía:<br />

No es el estudio de cosas materiales, sino de interacciones sociales, cuyo<br />

s<strong>en</strong>tido dep<strong>en</strong>de de <strong>la</strong> finalidad de los sujetos actuantes<br />

Una nueva visión de <strong>la</strong> Economía<br />

Tomamos nota de que S<strong>en</strong>ior considera <strong>la</strong> Economía como un estudio de interacciones<br />

sociales y no como el análisis de <strong>la</strong> riqueza<br />

También destaca <strong>en</strong> su análisis <strong>la</strong> división que realiza de los conceptos teóricos<br />

que estructuran <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica<br />

Reservan <strong>la</strong> categoría de “ideas m<strong>en</strong>tales” a <strong>la</strong> demanda, <strong>la</strong> utilidad, el <strong>valor</strong>…<br />

para <strong>la</strong>s demás establec<strong>en</strong> otro tipo de categorías<br />

Los objetos como: riqueza, capital, r<strong>en</strong>ta, sa<strong>la</strong>rios, ganancia” y otros parecidos,<br />

serían resultado de “afecciones” de <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te<br />

De esta división surge otra definición de Economía Política:<br />

La ci<strong>en</strong>cia que expresa <strong>la</strong>s leyes que regu<strong>la</strong>n <strong>la</strong> producción y <strong>la</strong> distribución<br />

de <strong>la</strong> riqueza, <strong>en</strong> <strong>la</strong> medida <strong>en</strong> que dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong> de <strong>la</strong> acción de <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te<br />

La definición se refiere a <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de leyes objetivas, aunque influidas por<br />

<strong>la</strong> subjetividad de los sujetos económicos<br />

Desde mi punto de vista, esa dec<strong>la</strong>ración repres<strong>en</strong>ta <strong>una</strong> percepción integral de<br />

<strong>la</strong> Economía Política<br />

También estima que los axiomas no son hipotéticos, sino verdaderos, porque<br />

ti<strong>en</strong><strong>en</strong> conexiones con hechos observados <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad<br />

Incluye <strong>la</strong> idea de “evid<strong>en</strong>cia m<strong>en</strong>tal”, que es otro acierto de S<strong>en</strong>ior, el que debe<br />

ser contabilizado <strong>en</strong> <strong>la</strong> gama de sus aportes<br />

Sin embargo, coincido con Zanotti: el axioma de <strong>la</strong> “maximización <strong>del</strong> b<strong>en</strong>eficio<br />

es <strong>una</strong> hipótesis asumida<br />

71


A pesar de ello, S<strong>en</strong>ior rechaza <strong>la</strong>s hipótesis no basadas <strong>en</strong> <strong>la</strong> observación, puesto<br />

que nadie querría <strong>una</strong> ci<strong>en</strong>cia sust<strong>en</strong>tada <strong>en</strong> hipótesis<br />

Sobre todo, si <strong>la</strong>s hipótesis son a priori, <strong>la</strong>s premisas arbitrarias y deformadas<br />

por <strong>la</strong> posibilidad de los errores lógicos <strong>en</strong> su desarrollo<br />

S<strong>en</strong>ior ti<strong>en</strong>e bi<strong>en</strong> ganada <strong>la</strong> fama de haber sido el primer p<strong>en</strong>sador que se ocupó<br />

de <strong>la</strong> sistematización de <strong>la</strong> filosofía económica<br />

Tuvo certeras observaciones sobre <strong>la</strong> objetividad y <strong>la</strong> subjetividad de <strong>la</strong> razón de<br />

ser de <strong>la</strong> Economía Política y de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os económicos.<br />

Ahora pasemos al análisis de <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s percepciones más debatida sobre el método<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía.<br />

La Tesis Marxista<br />

de <strong>la</strong> Práctica Histórica<br />

Desde mi punto de vista:<br />

T<strong>en</strong>emos <strong>la</strong> capacidad de estructurar categorías a priori o axiomas, prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes<br />

de los análisis <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to de los grupos<br />

Si no tuviéramos el conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s condiciones a priori <strong>del</strong> mundo, nuestra<br />

percepción cognitiva sería siempre a posteriori<br />

Se realizaría después de que todo hubiera sucedido, sin que el hombre hubiera<br />

t<strong>en</strong>ido <strong>la</strong> facultad de prever lo que habría de suceder<br />

No habría capacidad de pronóstico, dadas ciertas condiciones<br />

Ésa fue <strong>la</strong> trampa <strong>en</strong> <strong>la</strong> que cayó el historicismo, <strong>en</strong> su afán de recolectar hechos<br />

y más hechos, datos y más datos; unos, tras de otros<br />

No llegó al nivel de pronóstico que exige <strong>una</strong> dim<strong>en</strong>sión académica<br />

Por su parte, el Marxismo p<strong>la</strong>ntea <strong>la</strong> “Práctica Histórica” como el único refer<strong>en</strong>te<br />

para contrastar algún conocimi<strong>en</strong>to<br />

72


Minimiza <strong>la</strong> capacidad <strong>del</strong> ser humano de hacer pronósticos sobre el análisis <strong>del</strong><br />

comportami<strong>en</strong>to de los agregados sociales<br />

En este caso, ni <strong>la</strong> Economía ni ning<strong>una</strong> otra ci<strong>en</strong>cia social estaría <strong>en</strong> capacidad<br />

de prever el futuro ni a corto ni a mediano p<strong>la</strong>zo<br />

No lo estarían, porque no t<strong>en</strong>drían el aval dado por <strong>la</strong> práctica histórica; ésa es<br />

<strong>una</strong> contradicción con su percepción acerca de <strong>la</strong> caída <strong>del</strong> capitalismo<br />

Así, <strong>la</strong> Revolución Francesa podría haber sido conocida sólo “a posteriori”, es<br />

decir, <strong>una</strong> vez que el proceso se hubiera realizado<br />

No podría haber sido prevista, porque no habría existido “<strong>una</strong> práctica histórica”<br />

que <strong>la</strong> ava<strong>la</strong>ra <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad, antes de que sucediera<br />

Lo mismo se podría decir cualquier ev<strong>en</strong>to importante<br />

Muy pocos acontecimi<strong>en</strong>tos podrían ser previstos, dada <strong>la</strong> imposición que surgiría<br />

de contrastar todo con “<strong>la</strong> práctica histórica”<br />

La práctica histórica ofrecería al investigador <strong>una</strong> información acerca de dónde<br />

vi<strong>en</strong><strong>en</strong> los grupos humanos<br />

Pero nunca <strong>una</strong> guía sólida que nos haga saber a dónde van<br />

El “Che” Guevara, por ejemplo, hab<strong>la</strong> <strong>del</strong> Hombre Nuevo <strong>en</strong> el Socialismo Cubano,<br />

y lo id<strong>en</strong>tifica como trabajador, honesto<br />

El Che contabiliza cualidades abstractas que están desparramadas <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes<br />

hombres y <strong>la</strong>s reúne <strong>en</strong> <strong>una</strong> so<strong>la</strong>: “El Hombre Nuevo”<br />

Pero sucede que ese Hombre Nuevo no existía cuando el Che lo configuraba,<br />

como tampoco existe ahora<br />

Por lo tanto, no había ni hay <strong>la</strong> “práctica histórica” que avale <strong>la</strong> realidad de su<br />

concepción y de muchas otras simi<strong>la</strong>res<br />

73


La Minimización Marxista<br />

<strong>del</strong> papel <strong>del</strong> Individuo<br />

Otro rasgo <strong>del</strong> proceso cognitivo Marxista es el papel nimio que le otorga al<br />

Individuo, <strong>en</strong> los procesos y cambios históricos<br />

Bajo el principio de que “<strong>la</strong>s masas hac<strong>en</strong> <strong>la</strong> historia”, los marxistas olvidan los<br />

aportes individuales de los líderes, de los ci<strong>en</strong>tíficos<br />

Olvida los aportes de los académicos, empresarios, filósofos, y toda <strong>la</strong> gama de<br />

individuos que aportan a esos movimi<strong>en</strong>tos de masa<br />

Al respecto, podríamos preguntarnos, por ejemplo:<br />

¿Qué habría pasado si uno de los g<strong>en</strong>erales de Napoleón no se hubiera perdido<br />

<strong>en</strong> <strong>una</strong> operación de exterminio?<br />

¿Si hubiera v<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> auxilio <strong>del</strong> corso y de este modo, ganar <strong>la</strong> batal<strong>la</strong> <strong>en</strong> Waterloo?<br />

¿Sería el mundo de hoy el mismo que habría sido si Napoleón hubiera resultado<br />

triunfador?<br />

En el mismo rumbo de cosas:<br />

¿Qué habría pasado con <strong>la</strong> Revolución Industrial si Torricelli, D<strong>en</strong>is Papin, Thomas<br />

Newcom<strong>en</strong>, James Watts… no hubieran descubierto <strong>la</strong> máquina a vapor <strong>en</strong><br />

su mom<strong>en</strong>to?<br />

¿Si George Steph<strong>en</strong>son no hubiese inv<strong>en</strong>tado el ferrocarril cuando lo inv<strong>en</strong>tó?<br />

¿Si C<strong>la</strong>ude Francoise, John Finch y Robert Fulton no hubieran inv<strong>en</strong>tado el barco<br />

a vapor, cuando lo hicieron?<br />

¿Y si Thomas Alva Edinson, Tes<strong>la</strong> y Westinghose no hubieran inv<strong>en</strong>tado el control<br />

de <strong>la</strong> <strong>en</strong>ergía eléctrica y <strong>la</strong>s maneras de producirlo?...<br />

74


Todas estas preguntas apuntan a un solo fin: hacer notar <strong>la</strong> interre<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre<br />

el Individuo y el Grupo Social<br />

De ahí <strong>la</strong> necesidad de <strong>en</strong>fatizar que no es posible negar <strong>la</strong> importancia <strong>del</strong> Individuo<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> dirección de los procesos históricos<br />

Por supuesto, a condición de que aceptemos que <strong>la</strong> Sociedad no es <strong>la</strong> simple<br />

suma de los individuos que <strong>la</strong> compon<strong>en</strong><br />

Más bi<strong>en</strong>, que <strong>la</strong> percibamos como <strong>la</strong> interacción de los individuos<br />

Y que también es anterior y posterior a cualquiera de ellos.<br />

Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong> dec<strong>la</strong>ración de A. Smith de que el egoísmo individual es el que<br />

hace posible <strong>la</strong> felicidad de todos, es contradictoria<br />

En esa id<strong>en</strong>tificación, nos da <strong>la</strong> impresión de que A. Smith confunde los preceptos<br />

éticos con el comportami<strong>en</strong>to de los individuos reales<br />

Especialm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> un mundo donde <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia convierte a los individuos <strong>en</strong><br />

<strong>en</strong>emigos pot<strong>en</strong>ciales recíprocos<br />

Lo que inculca el afán de “t<strong>en</strong>er más que el otro”, pues el éxito, <strong>en</strong> el capitalismo,<br />

se id<strong>en</strong>tifica sólo y solo con <strong>la</strong> riqueza.<br />

El Individualismo<br />

Metodológico<br />

Jon Elster, noruego, nacido <strong>en</strong> 1940, es un teórico social y político que escribió<br />

sobre temas de <strong>la</strong> filosofía social y <strong>la</strong> elección racional<br />

También es un crítico de <strong>la</strong> concepción neoclásica de <strong>la</strong> elección desde ángulos<br />

sicológicos y de comportami<strong>en</strong>to<br />

Según este autor, el Individualismo no presupone el egoísmo ni <strong>la</strong> racionalidad<br />

de <strong>la</strong>s acciones individuales<br />

Se trataría de <strong>una</strong> consideración <strong>metodo</strong>lógica y no de <strong>una</strong> teoría acerca de <strong>la</strong><br />

naturaleza humana<br />

75


Habría ciertas propiedades <strong>en</strong> los individuos que harían que <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación de<br />

<strong>una</strong> de el<strong>la</strong>s <strong>en</strong> un individuo lleve necesariam<strong>en</strong>te a otro<br />

Existiría el error de explicar los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os sociales como resultados de motivaciones<br />

individuales, cuando lo opuesto sería lo verdadero<br />

El individualismo <strong>metodo</strong>lógico utilizaría <strong>la</strong>s explicaciones int<strong>en</strong>cionales para<br />

dar cu<strong>en</strong>ta de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os individuales.<br />

En el próximo capítulo t<strong>en</strong>dremos <strong>una</strong> visión más completa<br />

5<br />

EL MÉTODO AXIOMÁTICO<br />

DEDUCTIVO<br />

Es uno de los métodos que coadyuvan al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s condiciones <strong>del</strong><br />

mundo objetivo y es utilizado por <strong>la</strong> Escue<strong>la</strong> Austriaca<br />

El método axiomático-deductivo es <strong>una</strong> conquista <strong>del</strong> p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to <strong>en</strong> sus esfuerzos<br />

por conocer el mundo<br />

Sobre todo, si postu<strong>la</strong>mos, von Mises, que el axioma se logra por el conocimi<strong>en</strong>to<br />

intuitivo<br />

A pesar de ello, <strong>la</strong> Escue<strong>la</strong> Austriaca, que <strong>la</strong> sust<strong>en</strong>ta intransig<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te lo hace<br />

con dos desv<strong>en</strong>tajas muy nítidas.<br />

Primera<br />

Pret<strong>en</strong>de ser el único método para el conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> verdad; pret<strong>en</strong>sión exagerada<br />

y falsa desde cualquier punto crítico<br />

Los fundam<strong>en</strong>talistas de <strong>la</strong> deducción axiomática no <strong>en</strong>ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> que, al igual que<br />

los otros, el método axiomático es sólo uno más<br />

76


Uno más <strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea de conocer los procesos objetivos y subjetivos<br />

Segunda<br />

Postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong>s condiciones a priori son indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes <strong>del</strong> TiempoEspacio y,<br />

por lo tanto, serían válidas para todo lugar y fecha<br />

No importa que se refiera al pasado, al pres<strong>en</strong>te o al futuro <strong>del</strong> cal<strong>en</strong>dario mundial,<br />

<strong>la</strong> “Acción Humana” sería atemporal y activa<br />

Mi <strong>propuesta</strong><br />

Es fácil comprobar que <strong>la</strong> selección de los axiomas no es un producto extraído<br />

exclusivam<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> razón<br />

Surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia pasada <strong>del</strong> grupo al que se analiza, <strong>la</strong> que se registra <strong>en</strong><br />

lo que Jung l<strong>la</strong>maría <strong>la</strong> Memoria Colectiva<br />

La que ha sido establecida por los empresarios de <strong>la</strong>s grandes corporaciones, y<br />

registradas <strong>en</strong> sus respectivas Curvas de Apr<strong>en</strong>dizaje<br />

La descripción de los experim<strong>en</strong>tos realizados por esas empresas sobre <strong>la</strong> Memoria<br />

Colectiva va más allá de <strong>la</strong> ext<strong>en</strong>sión de esta obra<br />

Lo que sí se debe dejar establecido es que los axiomas no son <strong>en</strong>teram<strong>en</strong>te racionales;<br />

más bi<strong>en</strong> son Intuitivo-Racionales<br />

Tal como lo quiso Kant, <strong>la</strong> Razón por sí so<strong>la</strong> es insufici<strong>en</strong>te y los axiomas a priori<br />

de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia son provisionales<br />

En mi opinión, el proceso cognitivo ti<strong>en</strong>e a <strong>la</strong> dup<strong>la</strong> Razón-Intuición el instrum<strong>en</strong>to<br />

integral <strong>del</strong> Hombre, que le permite conocer<br />

Los “racionalistas” a ultranza se obstin<strong>en</strong> <strong>en</strong> negar <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia que <strong>la</strong> Intuición<br />

ti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> <strong>la</strong> percepción de <strong>la</strong> objetividad<br />

Pero, con los resultados de <strong>la</strong> mecánica cuántica y de <strong>la</strong> re<strong>la</strong>tividad, los racionalistas<br />

son cada vez m<strong>en</strong>os y los intuitivos, cada vez más<br />

77


Todo esto nos instruye que un axioma surge de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia y de <strong>la</strong> abstracción<br />

m<strong>en</strong>tal para percibir <strong>la</strong> síntesis de los comportami<strong>en</strong>tos<br />

En <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias sociales, comportami<strong>en</strong>tos que se refier<strong>en</strong> a los colectivos sociales,<br />

para g<strong>en</strong>eralizar <strong>la</strong>s t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias de cada grupo<br />

Esa g<strong>en</strong>eralización, lo repito, adopta <strong>la</strong> forma de T<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia Probabilística, con<br />

<strong>una</strong> probabilidad aceptada de error<br />

Ese método pert<strong>en</strong>ece a <strong>la</strong> disciplina Estadística, <strong>en</strong> su observación sistemática<br />

de cada grupo y <strong>en</strong> su interpretación de los hal<strong>la</strong>zgos<br />

Afirmo que <strong>la</strong> t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia probabilística emerge <strong>del</strong> análisis cuantitativo y cualitativo<br />

<strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong> grupo humano<br />

Comportami<strong>en</strong>to que cambia con <strong>la</strong>s circunstancias o condiciones<br />

La interacción de los individuos <strong>en</strong> el grupo puede cambiar y ofrecernos diversos<br />

ángulos y esferas <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to colectivo<br />

Los grupos cambi<strong>en</strong> cualitativam<strong>en</strong>te porque <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones Interactivas cambian<br />

cuando <strong>la</strong>s condiciones son nuevas<br />

Se int<strong>en</strong>sifican <strong>la</strong>s que eran poco significativas o se minimizan <strong>la</strong>s que parecían<br />

relevantes <strong>en</strong> el análisis de <strong>la</strong> situación original<br />

El Individuo<br />

Por su <strong>la</strong>do, el individuo no vive ni puede vivir fuera de <strong>la</strong> sociedad, ligazón que<br />

se expresa <strong>en</strong> cada uno de sus actos<br />

Come, se viste, disfruta… de todo lo que <strong>la</strong> sociedad ha creado con él o sin él,<br />

pero que el individuo ha sabido percibir<br />

Desde el comportami<strong>en</strong>to básico, hasta el apr<strong>en</strong>dizaje de <strong>la</strong> lectura; desde el conocimi<strong>en</strong>to<br />

<strong>del</strong> cal<strong>en</strong>dario, hasta <strong>la</strong>s leyes de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

Desde el modo de sembrar hasta el de cosechar… el individuo apr<strong>en</strong>de todo lo<br />

que sabe <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>o de <strong>la</strong> sociedad <strong>en</strong> <strong>la</strong> que vive<br />

78


Apr<strong>en</strong>dizaje que puede expandirse a medida que se tras<strong>la</strong>da de <strong>una</strong> sociedad determinada<br />

a otra, por razones objetivas o subjetivas<br />

En todo caso, <strong>la</strong> subjetividad <strong>del</strong> individuo lleva el sello que le imprime <strong>la</strong> sociedad<br />

donde vive o se ha criado<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, por supuesto que el individuo no es un <strong>en</strong>te que recibe pasivam<strong>en</strong>te<br />

<strong>la</strong>s lecciones que <strong>la</strong> sociedad le <strong>en</strong>seña<br />

Al contrario, es un ser que puede transformar lo apr<strong>en</strong>dido con <strong>la</strong> capacidad individual<br />

que ti<strong>en</strong>e<br />

Cuando transforma maneras de vivir o instrum<strong>en</strong>tos sociales, se realiza como<br />

ciudadano activo de <strong>la</strong> sociedad a <strong>la</strong> que pert<strong>en</strong>ece<br />

En otras pa<strong>la</strong>bras, objetiva su subjetividad transformadora y cuanto más aporta<br />

y transforma, más realizado se si<strong>en</strong>te como ser humano<br />

De ahí <strong>la</strong> incongru<strong>en</strong>cia de dos extremos perceptivos<br />

La marxista, que minimiza <strong>la</strong> importancia <strong>del</strong> individuo <strong>en</strong> pro de <strong>la</strong> omnipres<strong>en</strong>cia<br />

de <strong>la</strong> sociedad grupal, por <strong>una</strong> parte<br />

Y <strong>la</strong> percepción neoliberal, que niega <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> sociedad misma, definiéndo<strong>la</strong><br />

como <strong>una</strong> simple suma de individuos<br />

Con esa idea desconoce <strong>la</strong> importancia de los grupos sociales que conforman <strong>la</strong><br />

sociedad <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Y que lo hac<strong>en</strong>, <strong>en</strong> mi opinión, por medio de <strong>la</strong> interacción de <strong>la</strong>s instituciones,<br />

no por <strong>la</strong> suma de los individuos que <strong>la</strong> compon<strong>en</strong><br />

Ningún individuo puede existir si no es <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>o de <strong>la</strong> sociedad<br />

La que existe antes y después de que el individuo <strong>en</strong> particu<strong>la</strong>r ha cumplido su<br />

ciclo de vida.<br />

Principales Postu<strong>la</strong>dos<br />

de <strong>la</strong> Acción Humana (Von Mises)<br />

79


En el cont<strong>en</strong>ido de esa obra, el ser humano t<strong>en</strong>dría <strong>una</strong> naturaleza inmutable <strong>en</strong><br />

todas <strong>la</strong>s eras y <strong>en</strong> todos los lugares <strong>del</strong> mundo<br />

Desde su aparición <strong>en</strong> el p<strong>la</strong>neta como homo erectus<br />

G<strong>en</strong>eralizar de ese modo, lo que es históricam<strong>en</strong>te determinado y culturalm<strong>en</strong>te<br />

mo<strong>del</strong>ado, es un gran error<br />

Es cierto que el Axioma de <strong>la</strong> Acción Humana de von Mises, es real:<br />

Todos los seres humanos racionales tratan de pasar de <strong>una</strong> situación<br />

inferior, a <strong>una</strong> superior<br />

Pero, <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización <strong>del</strong> principio de racionalidad que sust<strong>en</strong>ta, es, falso; <strong>en</strong><br />

sus términos, diremos que es “irracional”<br />

No creo que toda acción realizada por el ser humano sea racional, inclusive el<br />

crim<strong>en</strong> pasional realizado bajo por un impulso de ira<br />

Por otra parte, tampoco es aceptable <strong>la</strong> afirmación de que todos los individuos<br />

<strong>del</strong> p<strong>la</strong>neta t<strong>en</strong>gan opciones para elegir<br />

Que todos t<strong>en</strong>gan <strong>la</strong> potestad de optar por <strong>la</strong> que le convi<strong>en</strong>e y dejar <strong>la</strong>s demás o<br />

retomar<strong>la</strong>s cuando <strong>la</strong>s condiciones cambi<strong>en</strong><br />

Esta g<strong>en</strong>eralización es otro error, pues margina de <strong>la</strong> Acción Humana a casi <strong>la</strong><br />

mitad de <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción mundial<br />

La que está <strong>en</strong> los umbrales de <strong>la</strong> pobreza, pues esas personas no ti<strong>en</strong><strong>en</strong> opciones<br />

para elegir “<strong>la</strong> que más le conv<strong>en</strong>ga”.<br />

El Individualismo Metodológico es un int<strong>en</strong>to de conocer <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones verdaderas<br />

<strong>en</strong>tre los seres humanos<br />

Concedido, pero pret<strong>en</strong>der conocer<strong>la</strong>s simplem<strong>en</strong>te por medio de lo que d<strong>en</strong>ominan<br />

el “libre albedrío” suma otro error al inv<strong>en</strong>tario<br />

En <strong>la</strong> realidad, el individuo está fuertem<strong>en</strong>te influido por el mom<strong>en</strong>to histórico<br />

<strong>en</strong> el que vive y por <strong>la</strong> cultura donde se ha criado<br />

80


Además de <strong>la</strong>s condiciones económicas, políticas y sociales <strong>en</strong> <strong>la</strong>s que el individuo<br />

se des<strong>en</strong>vuelve<br />

La ci<strong>en</strong>cia actual ha establecido que <strong>la</strong>s acciones y comportami<strong>en</strong>to cotidiano<br />

<strong>del</strong> individuo están determinadas por sus g<strong>en</strong>es <strong>en</strong> un 80%<br />

Este razonami<strong>en</strong>to nos muestra que no es posible determinar el comportami<strong>en</strong>to<br />

de cada individuo<br />

Pero sí, puede hacerlo a través de <strong>la</strong>s t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias de los grupos.<br />

Un Ejemplo<br />

de <strong>la</strong> Física<br />

Como un ejemplo de <strong>la</strong> relevancia <strong>del</strong> grupo sobre el Individuo, imaginemos que<br />

se ti<strong>en</strong>e un globo inf<strong>la</strong>do con aire<br />

Si <strong>la</strong> cantidad de aire rebasa <strong>la</strong> capacidad <strong>del</strong> globo, <strong>la</strong> ley física pronosticará que<br />

el globo habrá de rev<strong>en</strong>tar<br />

Así, se puede pronosticar <strong>la</strong> explosión <strong>del</strong> globo por el exceso de aire con re<strong>la</strong>ción<br />

a su capacidad de cont<strong>en</strong>ción<br />

Pero no se puede establecer <strong>la</strong> dirección que seguirá cada molécu<strong>la</strong> <strong>del</strong> aire, al<br />

ser expulsado por <strong>la</strong> explosión<br />

Quizá <strong>la</strong> trayectoria de cada molécu<strong>la</strong> expulsada sea de <strong>valor</strong> para <strong>la</strong> Física; no<br />

lo es para explicar el comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong> colectivo social<br />

Mi <strong>propuesta</strong> económica, publicada <strong>en</strong> “Eumed”, Principios de Economía Vital<br />

no toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta el comportami<strong>en</strong>to de cada individuo<br />

Más bi<strong>en</strong> recurre a <strong>la</strong>s t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias que expresan el comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong> grupo,<br />

por <strong>la</strong> interacción de los individuos que lo conforman<br />

En este ord<strong>en</strong> de cosas, el Individualismo Metodológico no tomará <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta los<br />

efectos de <strong>la</strong> explosión <strong>del</strong> globo<br />

81


Pret<strong>en</strong>derá <strong>en</strong>focar su análisis <strong>en</strong> <strong>la</strong> dirección y trayectoria de cada molécu<strong>la</strong>,<br />

después de que <strong>la</strong> explosión hubiera t<strong>en</strong>ido lugar<br />

Como no pued<strong>en</strong> y no les interesa observar directam<strong>en</strong>te estas trayectorias, simplem<strong>en</strong>te<br />

establecerán axiomas a priori<br />

Axiomas de los cuales int<strong>en</strong>tarán deducir los principios que usarán de base para<br />

sus postu<strong>la</strong>dos, sus teoremas, definiciones y conceptos<br />

De ahí <strong>la</strong> falsedad de <strong>la</strong>s predicciones y <strong>la</strong> imposibilidad de verificar <strong>la</strong>s premisas,<br />

segregadas por algún médium <strong>en</strong> mom<strong>en</strong>to de trance<br />

Von Mises, afirma que <strong>la</strong> Intuición apreh<strong>en</strong>de los axiomas exist<strong>en</strong>tes a priori <strong>en</strong><br />

el cerebro <strong>del</strong> hombre desde <strong>la</strong> ameba<br />

La importancia <strong>del</strong> grupo<br />

omitida por los individualistas<br />

Los análisis de <strong>la</strong>s t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to colectivo son mucho más útiles<br />

y reales que el estudio <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to individual<br />

Eso lo vimos <strong>en</strong> un capítulo referido a <strong>la</strong> Infer<strong>en</strong>cia Estadística<br />

Los grupos pued<strong>en</strong> estar repres<strong>en</strong>tados por <strong>la</strong>s pob<strong>la</strong>ciones de los municipios, de<br />

<strong>la</strong>s provincias y de países <strong>en</strong>teros<br />

Al int<strong>en</strong>tar conocer estas t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias, será necesario recurrir a <strong>la</strong> información que<br />

presta <strong>la</strong> Sociología, <strong>la</strong> Antropología…<br />

A <strong>la</strong>s que se añad<strong>en</strong> <strong>la</strong>s Ci<strong>en</strong>cias Políticas, <strong>la</strong> Religión, <strong>la</strong> Etnia y otras que complem<strong>en</strong>tan<br />

el retrato dinámico <strong>del</strong> grupo humano<br />

Su objetivo será prever los resultados de <strong>una</strong> medida, después de haber estudiado<br />

<strong>la</strong>s características de los grupos sociales<br />

Especialm<strong>en</strong>te, de los colectivos afectados por esa medida<br />

82


Para ello, no necesita averiguar <strong>la</strong> trayectoria de cada individuo, sino <strong>la</strong> <strong>del</strong> conjunto<br />

<strong>del</strong> grupo humano que se analiza <strong>en</strong> cada caso<br />

Pues sólo <strong>en</strong>tonces se puede establecer los axiomas congru<strong>en</strong>tes, <strong>la</strong> explicación<br />

y el a<strong>del</strong>anto <strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea <strong>del</strong> pronóstico<br />

Una fiesta como<br />

ejemplo<br />

Supongamos que asistimos a <strong>una</strong> gran fiesta pública <strong>en</strong> <strong>la</strong> que bai<strong>la</strong>n miles de<br />

personas de toda edad y nacionalidad<br />

Cada <strong>una</strong> bai<strong>la</strong>rá a su modo y hará los movimi<strong>en</strong>tos que le parezcan más expresivos,<br />

acorde con su personalidad<br />

Sin embargo, <strong>una</strong> vista panorámica nos mostrará que los miles de bai<strong>la</strong>rines se<br />

moverán al ritmo de <strong>la</strong> música que <strong>la</strong>s orquestas tocan<br />

Formarán un conjunto de personas que se mueve al mismo ritmo, aunque cada<br />

individuo ejercite sus movimi<strong>en</strong>tos personales<br />

Es posible que el sicólogo esté interesado <strong>en</strong> averiguar <strong>la</strong>s razones por <strong>la</strong>s que<br />

un individuo determinado se mueve como se mueve<br />

Incluso, <strong>del</strong> por qué no sigue el ritmo g<strong>en</strong>eral<br />

A <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica que deduce sus axiomas y postu<strong>la</strong>dos <strong>del</strong> mundo real no<br />

le interesa los comportami<strong>en</strong>tos psicológicos<br />

Al contrario, debe tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong>s costumbres, tradiciones, <strong>valor</strong>es que rig<strong>en</strong><br />

para el grupo, es decir, analizar el ritmo colectivo<br />

Otra de <strong>la</strong>s incongru<strong>en</strong>cias<br />

<strong>del</strong> Marxismo<br />

El concepto marxista de “C<strong>la</strong>se” toma a <strong>la</strong> persona como un simple sujeto económico,<br />

que ocupa “un lugar <strong>en</strong> <strong>la</strong> producción”<br />

83


Ese sujeto económico sólo <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>taría <strong>una</strong> contradicción antagónica: <strong>la</strong> que<br />

existe “<strong>en</strong>tre el proletariado y <strong>la</strong> burguesía”<br />

Con este precepto conceptual, un trabajador <strong>en</strong> <strong>una</strong> fábrica o <strong>en</strong> cualquier otra,<br />

será siempre proletario y nada más que proletario<br />

Ése es un error que ha traído muchos problemas y sufrimi<strong>en</strong>to a <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción<br />

pobre de los países subdesarrol<strong>la</strong>do<br />

Como ejemplo, tomemos el caso de Bolivia y <strong>la</strong> caducidad <strong>del</strong> concepto de<br />

“c<strong>la</strong>se” analizando <strong>la</strong> conducta individual y colectiva<br />

Escojamos a <strong>una</strong> persona repres<strong>en</strong>tativa <strong>del</strong> grupo, digamos <strong>la</strong> Señora Gabrie<strong>la</strong><br />

Cárd<strong>en</strong>as Aramayo<br />

La Señora Gabrie<strong>la</strong> Cárd<strong>en</strong>as Aramayo<br />

La señora es trabajadora fabril, miembro de <strong>la</strong> junta de vecinos de su barrio,<br />

paceña, católica, boliviana, militante de un partido político<br />

Cuando el sindicato de fabriles ti<strong>en</strong>e reivindicaciones con de <strong>la</strong> empresa, <strong>la</strong> señora<br />

Gabrie<strong>la</strong> forma parte de los fabriles<br />

Lucha junto a ellos<br />

Cuando <strong>la</strong> junta de vecinos hace <strong>una</strong> solicitud para lograr el servicio de alcantaril<strong>la</strong>do<br />

para el barrio, sus intereses ya no son fabriles<br />

Ahora está con <strong>la</strong> junta de vecinos para lograr el objetivo y <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tará a cualquier<br />

persona que pret<strong>en</strong>da oponerse: fabril, campesino…<br />

Cuando <strong>la</strong> contradicción es departam<strong>en</strong>tal, estará al <strong>la</strong>do <strong>del</strong> grupo paceño y luchará<br />

contra el que esté al fr<strong>en</strong>te<br />

Lo hará indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de que esa persona sea fabril o pert<strong>en</strong>ezca a <strong>la</strong> Junta<br />

de Vecinos de su barrio<br />

Si hay problemas <strong>en</strong> Bolivia y otra nación, <strong>la</strong> señora Cárd<strong>en</strong>as se <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tará a<br />

qui<strong>en</strong>es form<strong>en</strong> parte de un grupo antagónico al país<br />

84


Esto lo hará sin averiguar si el contrincante es fabril, de su junta de vecinos o de<br />

cualquier paceño que no defi<strong>en</strong>da a Bolivia<br />

Si <strong>la</strong> contradicción se pres<strong>en</strong>ta <strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s religiones, el<strong>la</strong> def<strong>en</strong>derá <strong>la</strong> católica, <strong>en</strong><br />

contra de cualquiera que no sea de ese Credo<br />

No importará que sean fabriles, que pert<strong>en</strong>ezca a <strong>la</strong> junta de vecinos, que sean<br />

paceños o bolivianos<br />

Cuando <strong>la</strong>s mujeres sal<strong>en</strong> a rec<strong>la</strong>mar sus derechos, el<strong>la</strong> forma parte <strong>del</strong> grupo y<br />

considerará <strong>en</strong>emigo a qui<strong>en</strong> se oponga a esos objetivos<br />

No t<strong>en</strong>drá importancia que esas personas son fabriles, de su junta de vecinos,<br />

paceños, católicos o bolivianos <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Si <strong>la</strong> lucha se realiza <strong>en</strong> <strong>la</strong> ar<strong>en</strong>a política, def<strong>en</strong>derá su partido contra todo aquél<br />

que sea antagónico a ese partido<br />

Lo hará con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia que los rivales políticos sean fabriles, de su junta de<br />

vecinos, mujeres, paceños, católicos o bolivianos<br />

Si <strong>la</strong> contradicción es cultural y si<strong>en</strong>te que, como aimara, sufre procesos de exclusión,<br />

luchará contra todos los que pret<strong>en</strong>dan excluir<strong>la</strong><br />

Aquí es oportuno hacer notar que, <strong>en</strong> realidad, su id<strong>en</strong>tidad de aimara primará<br />

sobre su pert<strong>en</strong><strong>en</strong>cia a cualquier otro grupo<br />

Podrá dejar <strong>la</strong> junta de vecinos o se convertirá <strong>en</strong> evangelista o campesina, pero<br />

nunca dejará de ser aimara<br />

La Id<strong>en</strong>tidad de <strong>la</strong> Señora Cárd<strong>en</strong>as<br />

La id<strong>en</strong>tidad de <strong>la</strong> señora Cárd<strong>en</strong>as se expresará <strong>en</strong> <strong>la</strong> interacción de sus acciones<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong>s actividades cotidianas que realiza<br />

En este actuar de todos los días, <strong>la</strong> señora Cárd<strong>en</strong>as recorre cotidianam<strong>en</strong>te dim<strong>en</strong>siones<br />

económicas, sociales, políticas y culturales<br />

Por ello es que <strong>la</strong> pret<strong>en</strong>sión de <strong>en</strong>casil<strong>la</strong>r<strong>la</strong> sólo como un sujeto económico <strong>en</strong><br />

su condición de “proletaria” queda rebasada<br />

85


Pues ti<strong>en</strong>e <strong>una</strong> actividad multifacética cada día de su vida<br />

La “c<strong>la</strong>se” <strong>del</strong> marxismo se convierte <strong>en</strong> un ataúd y <strong>la</strong> persona, <strong>en</strong> un cadáver<br />

vivi<strong>en</strong>te, que cobraría vida sólo como fabril<br />

De este pequeño análisis deducimos <strong>la</strong> pluralidad de cada individuo y <strong>la</strong> re<strong>la</strong>tividad<br />

de los intereses que debe def<strong>en</strong>der<br />

De acuerdo con el grupo al que debe <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tarse, excepto el grupo cultural al que<br />

pert<strong>en</strong>ece, cuyos intereses son absolutos<br />

Así, el grupo al que pert<strong>en</strong>ece <strong>la</strong> señora Cárd<strong>en</strong>as <strong>en</strong> un mom<strong>en</strong>to determinado,<br />

se conforma <strong>en</strong> re<strong>la</strong>ción al grupo que debe <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tar<br />

Su condición de “proletaria” surge sólo cuando debe hacer fr<strong>en</strong>te al empresario<br />

<strong>en</strong> busca de sus reivindicaciones económicas y sociales<br />

En todas <strong>la</strong>s otras esferas donde se des<strong>en</strong>vuelve, <strong>la</strong>s contradicciones que <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tará<br />

serán de todo tipo<br />

Esta <strong>propuesta</strong> pone de relieve <strong>la</strong> actividad multifacética de los individuos durante<br />

su vida<br />

No importa el grupo al que pert<strong>en</strong>ezca el individuo, su actitud estará determinada<br />

por los intereses <strong>del</strong> grupo al que repres<strong>en</strong>ta<br />

Su acción siempre será un reflejo de los deseos <strong>del</strong> grupo<br />

Sus percepciones de todo lo que es significativo, conformará <strong>la</strong> fuerza y <strong>la</strong> voluntad<br />

de su individualidad, propulsoras de su accionar<br />

Desde este punto de vista, reducir <strong>la</strong> acción social al individuo no sería sino <strong>una</strong><br />

descripción de cosas intrasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tes<br />

De ahí <strong>la</strong> necesidad de <strong>en</strong>fatizar que no es posible negar <strong>la</strong> importancia <strong>del</strong> Individuo<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> dirección de los procesos históricos<br />

A condición de que t<strong>en</strong>gamos <strong>una</strong> visión de <strong>la</strong> Sociedad que va más allá de <strong>la</strong><br />

simple suma de los individuos que <strong>la</strong> compon<strong>en</strong><br />

86


Que también es anterior y posterior a cualquiera de ellos.<br />

La percepción de<br />

Ludwig von Mises<br />

En cualquier caso, el “Yo y nosotros, el Ego” es <strong>la</strong> unidad <strong>del</strong> ser que actúa;<br />

“el nosotros” es el resultado de <strong>una</strong> suma que pone juntos a dos o más egos.<br />

Si algui<strong>en</strong> dice “Yo”, no hay problema de id<strong>en</strong>tificación; lo mismo con “tú”<br />

“él” o “el<strong>la</strong>”, pero si algui<strong>en</strong> dice “nosotros” es necesario información adicional<br />

para saber quiénes son los que están incluidos <strong>en</strong> “nosotros”.<br />

Es preciso hacer notar que, <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad, el “yo”, “tú” “él” o “el<strong>la</strong>” no necesit<strong>en</strong><br />

información adicional para saber de quién se trata<br />

Pues cada uno está debidam<strong>en</strong>te id<strong>en</strong>tificado con el grupo al que se refiere<br />

cuando dice “Nosotros”<br />

Ese “Nosotros” hace que los interlocutores sepan a quiénes ti<strong>en</strong><strong>en</strong> al fr<strong>en</strong>te; esto<br />

se logra <strong>en</strong> el contexto de <strong>la</strong> conversación<br />

Cuando algui<strong>en</strong> dice “Yo”, por ejemplo, se está id<strong>en</strong>tificando con re<strong>la</strong>ción al<br />

otro, ya sea a “él”, a “el<strong>la</strong>” o a “ti”<br />

Puesto que, si <strong>en</strong> ese mom<strong>en</strong>to el individuo no estuviera con algui<strong>en</strong>, no necesitaría<br />

id<strong>en</strong>tificarse<br />

El “Yo” es <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación <strong>del</strong> individuo ante los demás <strong>en</strong> nombre de qui<strong>en</strong>es<br />

hab<strong>la</strong> <strong>en</strong> <strong>una</strong> reunión con repres<strong>en</strong>tantes de otros grupos<br />

El “Nosotros”<br />

Sigui<strong>en</strong>do con <strong>la</strong> exposición de mi percepción, afirmo que lo mismo sucede con<br />

el grupo<br />

Cuando algui<strong>en</strong> dice “nosotros”, está id<strong>en</strong>tificando al grupo al que pert<strong>en</strong>ece y<br />

<strong>en</strong> nombre <strong>del</strong> que hab<strong>la</strong><br />

87


“Nosotros” es <strong>la</strong> forma de id<strong>en</strong>tificarse con re<strong>la</strong>ción a los otros grupos: “ustedes”,<br />

“ellos, “el<strong>la</strong>s”<br />

Al id<strong>en</strong>tificarse de esta manera siempre lo hará d<strong>en</strong>tro de un contexto de re<strong>la</strong>ciones<br />

<strong>en</strong>tre los difer<strong>en</strong>tes grupos<br />

Sin embargo, cuando dos o más personas se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran d<strong>en</strong>tro <strong>del</strong> grupo, <strong>en</strong>tonces<br />

se id<strong>en</strong>tifican como “yo”, “él” o “el<strong>la</strong>”<br />

Por lo que, <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación no es privativa <strong>del</strong> “nosotros”, sino de todo individuo<br />

d<strong>en</strong>tro <strong>del</strong> grupo social que sirve de contexto<br />

Von Mises también dice que: es siempre el individuo el que dice “nosotros”;<br />

ésa es <strong>una</strong> verdad que carece por completo de cont<strong>en</strong>ido<br />

Bi<strong>en</strong> sabe que eso se debe simplem<strong>en</strong>te a <strong>la</strong> imposibilidad física de que todos los<br />

miembros <strong>del</strong> grupo puedan hab<strong>la</strong>r al mismo tiempo<br />

Pero el que hab<strong>la</strong> <strong>en</strong> nombre de “nosotros” no lo hace como <strong>una</strong> persona individual,<br />

sino como <strong>la</strong> <strong>en</strong>carnación de un colectivo social<br />

De <strong>una</strong> opinión que sintetiza <strong>la</strong>s de todos, incluy<strong>en</strong>do <strong>la</strong> de él<br />

Por eso, cuando hab<strong>la</strong> de “nosotros” no ti<strong>en</strong>e ningún derecho de hab<strong>la</strong>r de<br />

acuerdo con su opinión de individuo ais<strong>la</strong>do.<br />

Von Mises dice:<br />

“… es <strong>una</strong> muestra de colectivismo corporativo, el que mata toda individualidad<br />

y hace que el ser humano no pueda desarrol<strong>la</strong>rse sino bajo <strong>la</strong> presión<br />

<strong>del</strong> grupo<br />

Pero desde el punto de vista real, sería <strong>una</strong> muestra más de que el individuo<br />

ais<strong>la</strong>do no existe<br />

¿Un empresario<br />

s<strong>en</strong>tim<strong>en</strong>tal?<br />

Para <strong>una</strong> mejor compr<strong>en</strong>sión <strong>del</strong> concepto, supongamos que el presid<strong>en</strong>te de <strong>una</strong><br />

corporación transnacional debe tomar <strong>una</strong> decisión<br />

88


Una decisión que incluye un determinado comportami<strong>en</strong>to ético, aunque legal,<br />

para sacar <strong>del</strong> mercado a su rival<br />

El presid<strong>en</strong>te de esa compañía repres<strong>en</strong>ta a ci<strong>en</strong> mil accionistas que han puesto<br />

sus ahorros <strong>en</strong> su pericia para ganar mercados<br />

¿Ti<strong>en</strong>e el derecho de obrar de “acuerdo con su propia conci<strong>en</strong>cia”?<br />

¿Abst<strong>en</strong>erse de <strong>la</strong> jugada legal, con el objeto de dormir tranquilo?<br />

Algo más: <strong>una</strong> vez tomada esa decisión, legal pero poco ética:<br />

¿Podrá dormir tranquilo sabi<strong>en</strong>do que ha traicionado <strong>la</strong> confianza de miles de<br />

accionistas que confiaron <strong>en</strong> su capacidad empresarial?<br />

Para von Mises:<br />

El ego praxeológico está más allá de cualquier duda. No importa que es lo<br />

que un hombre es: <strong>en</strong> el acto de escoger, es un Ego<br />

En mi opinión, el bu<strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido y <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia nos hac<strong>en</strong> saber que <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad<br />

el dilema no existe<br />

La responsabilidad mayor que ti<strong>en</strong>e un empresario es ve<strong>la</strong>r por el interés de sus<br />

accionistas; si no lo hace, perderá su empleo<br />

Para conservarlo, su ética se basará <strong>en</strong> <strong>la</strong>s categorías de lo “bu<strong>en</strong>o” y lo “malo”,<br />

desde el punto de vista de los intereses de su empresa<br />

Bondad o maldad que son medidas <strong>en</strong> términos de ganancias<br />

En este s<strong>en</strong>tido, un empresario con “s<strong>en</strong>timi<strong>en</strong>tos” sería tan antinatural como <strong>una</strong><br />

angui<strong>la</strong> con abrigo de frisa<br />

El empresario de <strong>una</strong> corporación hab<strong>la</strong> y obra <strong>en</strong> nombre de “nosotros”, es decir,<br />

de <strong>la</strong> empresa y de los accionistas<br />

No ti<strong>en</strong>e ningún derecho a hab<strong>la</strong>r de su “yo”<br />

89


No lo ti<strong>en</strong>e porque repres<strong>en</strong>ta a un colectivo social: el conjunto de sus accionistas<br />

y de <strong>la</strong> empresa <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Por lo tanto, siempre hab<strong>la</strong>rá <strong>en</strong> nombre <strong>del</strong> grupo, no <strong>del</strong> individuo<br />

Von Mises, no sale de su remolino subjetivo para exc<strong>la</strong>mar:<br />

“…de cualquier manera, el que toma <strong>la</strong> decisión <strong>del</strong> grupo sigue si<strong>en</strong>do un Ego<br />

Pero se olvida que <strong>en</strong> su obra afirma:<br />

Hay casos <strong>en</strong> que el Ego se confunde con el colectivo social cuando, por<br />

ejemplo, un canadi<strong>en</strong>se dice, con orgullo: “somos los mejores jugadores de<br />

hockey <strong>del</strong> mundo” o un italiano afirma que “somos los pintores más emin<strong>en</strong>tes”<br />

… aceptando, explícita, aunque parcialm<strong>en</strong>te, que el “nosotros” es el modo de<br />

id<strong>en</strong>tificación <strong>del</strong> grupo con re<strong>la</strong>ción a los demás<br />

En estos casos, el individuo se da cu<strong>en</strong>ta, consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, de que es un reflejo<br />

<strong>del</strong> grupo al que pert<strong>en</strong>ece<br />

El Individuo y el grupo social<br />

(Mi percepción)<br />

En mi opinión, <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia nos dice que cuando el individuo llega al mundo,<br />

<strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>una</strong> sociedad ya conformada<br />

Lo <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra con sus sistemas de vida <strong>en</strong> proceso, a los que puede o no aportar<br />

<strong>en</strong> esca<strong>la</strong>s de gradación<br />

Simétricam<strong>en</strong>te, cuando el individuo se va, <strong>la</strong> sociedad sigue, no necesita de él<br />

para continuar con su evolución histórica<br />

Por supuesto, no es posible negar los aportes <strong>del</strong> individuo al grupo, los que<br />

pued<strong>en</strong> transformar incluso, los <strong>valor</strong>es <strong>del</strong> colectivo original<br />

También considero que <strong>la</strong> sociedad no es <strong>una</strong> suma de individuos ais<strong>la</strong>dos, es el<br />

resultado de sus interacciones <strong>en</strong> el colectivo social<br />

90


Participa de <strong>la</strong> interacción de los grupos humanos, cada uno, respectivam<strong>en</strong>te,<br />

luchando por sus propios intereses.<br />

Las Instituciones<br />

En un sistema capitalista de tipo democrático, estos grupos humanos se expresan<br />

a través de <strong>la</strong>s instituciones organizadas<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, <strong>la</strong>s instituciones se divid<strong>en</strong> <strong>en</strong> grupos más pequeños<br />

Esos grupos llegan al límite cuando su estructura ya no se descompone <strong>en</strong> otros<br />

subgrupos, sino <strong>en</strong> individuos<br />

Esto es, si <strong>la</strong> sociedad es el resultado de <strong>la</strong> interacción de grupos humanos organizados,<br />

cada grupo se conforma, de individuos<br />

Para ejemp<strong>la</strong>rizar lo seña<strong>la</strong>do, analicemos <strong>una</strong> institución repres<strong>en</strong>tativa: <strong>la</strong> Confederación<br />

Nacional de Empresarios Privados (CNEP)<br />

Esta institución está conformada por los repres<strong>en</strong>tantes de los empresarios de<br />

todas <strong>la</strong>s ramas congregados <strong>en</strong> <strong>la</strong>s filiales<br />

Los que repres<strong>en</strong>tan a los difer<strong>en</strong>tes sectores, zonas y conglomerados de <strong>la</strong> producción<br />

de bi<strong>en</strong>es y servicios de un país<br />

A su vez, <strong>una</strong> Federación regional se estructura sobre los repres<strong>en</strong>tantes de los<br />

sectores de <strong>la</strong> región<br />

Aquéllos que resultan de <strong>la</strong> agrupación de repres<strong>en</strong>tantes de <strong>la</strong>s empresas exist<strong>en</strong>tes<br />

<strong>en</strong> esas regiones<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, hasta el mom<strong>en</strong>to, todas <strong>la</strong>s estructuras de <strong>la</strong> CNEP se basan <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

reunión de personas que no se repres<strong>en</strong>tan a sí mismas<br />

No se repres<strong>en</strong>tan como individuos, sino que son <strong>la</strong> repres<strong>en</strong>tación de otros grupos<br />

humanos, cada vez más concretos<br />

Cuando se reún<strong>en</strong> <strong>en</strong>tre sí, para tomar decisiones, nunca lo hac<strong>en</strong> a nivel individual,<br />

sino como portadores de <strong>la</strong> voluntad de sus afiliados<br />

91


Sólo cuando se llega al nivel de <strong>una</strong> empresa concreta, <strong>la</strong> reunión se realiza a<br />

través de los individuos que <strong>la</strong> conforman.<br />

En este caso, cada empresario hab<strong>la</strong> individualm<strong>en</strong>te<br />

Pero, a partir de este nivel, todos los que vayan subi<strong>en</strong>do <strong>en</strong> <strong>la</strong> esca<strong>la</strong> repres<strong>en</strong>tarán<br />

a los grupos que los nombran para el efecto<br />

Cuando <strong>la</strong> CNEP al pres<strong>en</strong>tar un pliego de peticiones al gobierno, lo hac<strong>en</strong> <strong>en</strong> su<br />

calidad de repres<strong>en</strong>tantes de todos los empresarios<br />

Lo mismo sucede con <strong>la</strong> Unión de Trabajadores, el Sistema Universitario Nacional,<br />

<strong>la</strong> Confederación de Profesionales…<br />

Cada uno de estos grupos humanos se reúne <strong>en</strong> sus respectivas instituciones para<br />

salir <strong>en</strong> def<strong>en</strong>sa de los intereses de <strong>la</strong> institución<br />

Al hacerlo, interactúan con <strong>la</strong>s otras, conformando así, <strong>una</strong> red de interacciones<br />

que da lugar a <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> sociedad organizada<br />

El Estado, por su parte, resulta de <strong>la</strong> interacción de sus tres poderes:<br />

Legis<strong>la</strong>tivo, Ejecutivo y Judicial, instituciones que no repres<strong>en</strong>tan a ramas de<br />

actividad ni a sectores particu<strong>la</strong>res<br />

Más bi<strong>en</strong> repres<strong>en</strong>tan a todos los grupos humanos que conforman <strong>la</strong> sociedad de<br />

un país, para que sus intereses sean respetados<br />

De este modo, postulo que <strong>la</strong> sociedad está organizada a través de sus instituciones,<br />

no de individuos ais<strong>la</strong>dos<br />

Por eso es que <strong>la</strong> visión de los individualistas se podría aplicar a <strong>una</strong> horda, con<br />

algún Ati<strong>la</strong> como Jefe Supremo<br />

Horda que sí sería un conjunto de individuos ante <strong>la</strong> inexist<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong>s instituciones<br />

organizadas que singu<strong>la</strong>rizan a <strong>una</strong> sociedad actual<br />

92


El Singu<strong>la</strong>rismo<br />

Metodológico<br />

Al autor de “The Human Action” también dice que aparte <strong>del</strong> individualismo<br />

<strong>metodo</strong>lógico, existe el Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico,<br />

... el que no se ocupa de <strong>la</strong> acción humana <strong>en</strong> términos vagos, sino con <strong>la</strong><br />

acción concreta que un hombre definido ha desarrol<strong>la</strong>do determinado espacio<br />

y tiempo, sin que se interese con los rasgos accid<strong>en</strong>tales de su acción y<br />

con lo que <strong>la</strong> distingue de otras acciones; más bi<strong>en</strong> se preocupa de lo que es<br />

necesario y universal <strong>en</strong> su accionar.<br />

Para ello, se pregunta:<br />

¿Qué pasa cuando se acciona? ¿Qué significa que un individuo actúa, dondequiera<br />

que esté? ¿Qué resulta si escoge o rechaza algo?<br />

Al proponer el Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico, me pregunto si no se trata de <strong>una</strong><br />

simple sicología escondida bajo otro nombre<br />

Pero von Mises dice:<br />

Son dos cosas difer<strong>en</strong>tes <strong>una</strong> de otra, tal como lo comprobaremos de inmediato.<br />

El acto de escoger es siempre <strong>una</strong> decisión <strong>en</strong>tre varias oportunidades<br />

abiertas. El hombre nunca escoge <strong>en</strong>tre virtud y vicio, sino <strong>en</strong>tre dos modos<br />

de acción, que sí pued<strong>en</strong> ser virtuosas o viciosas. El hombre nunca escoge<br />

<strong>en</strong>tre oro y hierro <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, sino <strong>en</strong>tre <strong>una</strong> determinada cantidad de oro y<br />

de hierro. Cada acción es estrictam<strong>en</strong>te limitada <strong>en</strong> sus inmediatas consecu<strong>en</strong>cias;<br />

veamos estas limitaciones primero. La vida humana es <strong>una</strong> incesante<br />

secu<strong>en</strong>cia de acciones, pero <strong>la</strong> acción <strong>en</strong> sí no es ais<strong>la</strong>da, es <strong>una</strong> cad<strong>en</strong>a<br />

de acciones que conforman <strong>una</strong> acción de nivel más alto y que apunta a un<br />

fin más distante. El camino a <strong>la</strong> realización de grandes cosas siempre se realiza<br />

a través de <strong>la</strong> acción de tareas parciales. El único procedimi<strong>en</strong>to para<br />

construir <strong>una</strong> catedral es poni<strong>en</strong>do piedra <strong>en</strong>cima de piedra. Para el arquitecto,<br />

lo principal es el proyecto como un todo; para el albañil es <strong>una</strong> pared.<br />

Lo que cu<strong>en</strong>ta para <strong>la</strong> praxeología es el hecho de que el único método para<br />

lograr grandes tareas es construir desde los cimi<strong>en</strong>tos, paso a paso<br />

93


Su Praxeología se ocuparía de ese “paso a paso”, no de los fines<br />

Así, no estaría <strong>en</strong> su dim<strong>en</strong>sión analítica <strong>la</strong> catedral, sino el hecho de que ésta se<br />

edifica piedra sobre piedra<br />

Ejemplo propuesto para int<strong>en</strong>tar demostrar que <strong>una</strong> acción estaría siempre incluida<br />

<strong>en</strong> otra. Veamos<br />

El asesino mata de un solo reflejo anímico a su víctima con el objeto de robarle,<br />

así, poseer más dinero, adquirir más status<br />

Con ese razonami<strong>en</strong>to llegamos hasta el infinito, donde todo lo que hace el asesino<br />

está determinado por un fin previsto<br />

Una especie de p<strong>la</strong>nificación de <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia que no ti<strong>en</strong>e paralelo <strong>en</strong> ning<strong>una</strong><br />

otra que se haya dado, por lo m<strong>en</strong>os, no <strong>en</strong> el mundo real<br />

La Praxeología tomaría pues el camino <strong>del</strong> Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico para llegar<br />

a todo galope a <strong>la</strong> idea de lo teleológico<br />

Cada acción <strong>del</strong> individuo t<strong>en</strong>dría un fin predeterminado, aunque no de consolidación<br />

inmediata, sino <strong>en</strong> un tiempo más g<strong>en</strong>eroso<br />

En verdad, esto se hace difícil de soportar sin regateo, pero me imagino que más<br />

a<strong>del</strong>ante t<strong>en</strong>dremos ocasión de evaluar tu tesis<br />

Así comprobaremos si <strong>la</strong> rudeza <strong>del</strong> argum<strong>en</strong>to es anu<strong>la</strong>da por <strong>la</strong> c<strong>la</strong>ridad de<br />

criterio.<br />

Más sobre<br />

lo mismo<br />

No es un misterio que, si un individuo ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> posibilidad de escoger <strong>en</strong>tre hierro<br />

y oro, a igual peso, escogerá oro<br />

Entre ser millonario o no ser millonario, escogerá ser millonario, es decir, escogerá<br />

t<strong>en</strong>er más dinero que m<strong>en</strong>os dinero<br />

Por supuesto, si <strong>la</strong> opción está <strong>en</strong> su rango de alternativas<br />

94


Von Mises, por el contrario, afirmaría que un individuo no escogería <strong>en</strong>tre error<br />

y verdad; sería el acto el que estaría errado o cierto<br />

Es cierto que el “error” y <strong>la</strong> “verdad” son conceptos abstractos que deb<strong>en</strong> expresarse<br />

<strong>en</strong> acciones concretas<br />

En este caso, <strong>la</strong> alternativa sería <strong>en</strong>tre un acto erróneo y uno cierto<br />

La acción se realiza <strong>en</strong> consonancia de <strong>la</strong>s circunstancias y el b<strong>en</strong>eficio que recibirán<br />

de ello<br />

Si un empresario ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> idea de estafar a sus accionistas, se decidirá por robar<br />

o no robar, <strong>una</strong> elección sobre opciones dicotómicas<br />

Pero sabrá que robar es <strong>del</strong>ito, que está mal, por lo que, si se decide por el robo,<br />

se estará decidi<strong>en</strong>do consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te por el <strong>del</strong>ito<br />

Es decir, por el mal, por lo m<strong>en</strong>os, <strong>en</strong> esa acción concreta<br />

Precisam<strong>en</strong>te el acto de decidirse por el bi<strong>en</strong> o por el mal es <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s experi<strong>en</strong>cias<br />

exist<strong>en</strong>ciales que más abruma a los individuos<br />

Von Mises contesta:<br />

Esperemos que todo eso se vaya ac<strong>la</strong>rando pau<strong>la</strong>tinam<strong>en</strong>te; por el mom<strong>en</strong>to,<br />

me gustaría recordar que los medios y los fines de <strong>la</strong> acción están determinados<br />

por <strong>la</strong>s cualidades personales de cada hombre. Él es formado por <strong>la</strong><br />

cad<strong>en</strong>a biológica y el medio ambi<strong>en</strong>te donde crece <strong>en</strong> sus difer<strong>en</strong>tes facetas:<br />

hijo, miembro de <strong>una</strong> raza, edad, ciudadano…como un miembro de un grupo<br />

social, por lo que no crea su esca<strong>la</strong> de <strong>valor</strong>es, pues <strong>la</strong> toma de <strong>la</strong> sociedad y<br />

su ideología es lo que le impone su medio ambi<strong>en</strong>te. Sólo muy pocos ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

el privilegio de crear nuevas ideas y cambiar los credos y doctrinas de su<br />

grupo<br />

Mi impresión es que el ser humano: sus cualidades, percepciones, ideología, costumbres,<br />

<strong>valor</strong>es… están determinadas por <strong>la</strong> historia<br />

Como también por <strong>la</strong> cultura, el medio ambi<strong>en</strong>te, el idioma… <strong>en</strong> fin, por lo que<br />

singu<strong>la</strong>riza al grupo social al que pert<strong>en</strong>ece<br />

95


Queda establecido que el comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong> individuo ti<strong>en</strong>e como fondo <strong>la</strong>s<br />

tradiciones, costumbres y los <strong>valor</strong>es de su grupo<br />

También sabemos que por <strong>la</strong> Ley de <strong>la</strong> Acción y de <strong>la</strong> Reacción, el individuo<br />

puede transformar al grupo <strong>en</strong> el que vive<br />

De esa manera, puede transformar <strong>la</strong>s costumbres, tradiciones y <strong>valor</strong>es <strong>del</strong><br />

grupo, de acuerdo con su capacidad y temperam<strong>en</strong>to<br />

En esta tarea, a veces <strong>la</strong> atmósfera de su <strong>en</strong>torno está l<strong>la</strong>na y otras veces no está<br />

para andar sin tropiezos o sin <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos<br />

En este proceso, el fatalismo de pres<strong>en</strong>tar al individuo como un <strong>en</strong>te que sólo<br />

expresa los <strong>valor</strong>es <strong>del</strong> grupo, es un dogma fallido<br />

De todo esto, deducimos que el conocimi<strong>en</strong>to de todas <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias, siempre es<br />

un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o colectivo, no individual<br />

Es colectivo, debido a que el individuo utiliza libros, conceptos, definiciones,<br />

instrum<strong>en</strong>tos… producidos por <strong>la</strong> Sociedad<br />

La que existía con anterioridad a su llegada a este mundo<br />

No olvidamos que los aportes que el individuo hace a <strong>la</strong> sociedad, <strong>en</strong> <strong>la</strong>s áreas<br />

<strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to, como un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o social, no individual.<br />

Un ejemplo real: Inc<strong>en</strong>dio de <strong>una</strong> discoteca<br />

Si observamos el comportami<strong>en</strong>to cotidiano de los individuos reales llegaremos<br />

a <strong>una</strong> conclusión pavorosa<br />

La diaria coexist<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre ellos semeja <strong>una</strong> discoteca donde se ha producido<br />

un gran inc<strong>en</strong>dio y hay <strong>una</strong> so<strong>la</strong> vía de salida<br />

En <strong>la</strong> necesidad de salvar <strong>la</strong> vida propia a cualquier precio, los que pued<strong>en</strong>, pasan<br />

por los cuerpos de los caídos<br />

Los pisotean para lograr salir<br />

96


En actos como éste aparece <strong>la</strong> naturaleza humana y <strong>la</strong> incongru<strong>en</strong>cia de afirmar<br />

<strong>la</strong> tesis de <strong>la</strong> suma de los intereses individuales como interés g<strong>en</strong>eral<br />

Thomas Hobbes, t<strong>en</strong>ía razón; El hombre es el lobo <strong>del</strong> hombre<br />

Lo es, muy especialm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> el sistema capitalista no regu<strong>la</strong>do<br />

Pero salgamos de <strong>la</strong> esfera de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia para internarnos <strong>en</strong> <strong>la</strong> psique de <strong>la</strong> gran<br />

mayoría de <strong>la</strong> pob<strong>la</strong>ción pobre <strong>del</strong> mundo<br />

Comprobamos que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra tan abatida por el hambre que bi<strong>en</strong> podríamos<br />

decir que percibe el mundo con el estómago<br />

Este modo de conocer también deforma <strong>la</strong> realidad, aum<strong>en</strong>tando <strong>la</strong> brecha que<br />

separa al mundo objetivo <strong>del</strong> mundo subjetivo<br />

Aceptémoslo de <strong>una</strong> vez: <strong>la</strong> Razón, por sí so<strong>la</strong>, no ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad de conocer<br />

el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o <strong>en</strong> su versión integral<br />

Que el verdadero instrum<strong>en</strong>to cognitivo está conformado por <strong>la</strong> triada: Razón,<br />

Intuición y Experi<strong>en</strong>cia<br />

Por otra parte, <strong>la</strong> economía, como todas <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias sociales necesita de los axiomas<br />

y deducciones surgidas de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia histórica<br />

El “Ego” <strong>en</strong> Ludwig von Mises<br />

En cualquier caso, el “Yo y nosotros, el Ego” es <strong>la</strong> unidad <strong>del</strong> ser que actúa;<br />

“el nosotros” es el resultado de <strong>una</strong> suma que pone juntos a dos o más egos.<br />

Si algui<strong>en</strong> dice “Yo”, no hay problema de id<strong>en</strong>tificación; lo mismo con “tú”<br />

“él” o “el<strong>la</strong>”, pero si algui<strong>en</strong> dice “nosotros” es necesario información adicional<br />

para saber quiénes son los que están incluidos <strong>en</strong> “nosotros”.<br />

En mi opinión, <strong>la</strong> realidad concreta establece, el “yo”, “tú” “él”… y no necesita<br />

información adicional para saber de quién se trata<br />

Cada uno está debidam<strong>en</strong>te id<strong>en</strong>tificado con el grupo al que se refiere cuando<br />

dice “Nosotros”<br />

Lo que hace que los interlocutores sepan a quiénes ti<strong>en</strong><strong>en</strong> al fr<strong>en</strong>te<br />

97


Esto se logra <strong>en</strong> el contexto de <strong>la</strong> conversación<br />

Cuando algui<strong>en</strong> dice “Yo”, por ejemplo, se está id<strong>en</strong>tificando con re<strong>la</strong>ción al<br />

otro, ya sea a “él”, a “el<strong>la</strong>” o a “ti”<br />

Si el individuo no estuviera con algui<strong>en</strong>, no necesitaría id<strong>en</strong>tificarse: el “Yo” es<br />

<strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación <strong>del</strong> individuo ante los demás<br />

El “Nosotros” es el colectivo <strong>en</strong> nombre <strong>del</strong> cual hab<strong>la</strong> <strong>en</strong> <strong>una</strong> reunión con repres<strong>en</strong>tantes<br />

de otros grupos.<br />

Mi percepción<br />

<strong>del</strong> “Nosotros”<br />

A mi anterior refer<strong>en</strong>cia, añadiré que lo mismo sucede con el grupo<br />

Cuando algui<strong>en</strong> dice “Nosotros”, está id<strong>en</strong>tificando al grupo al que pert<strong>en</strong>ece <strong>en</strong><br />

nombre <strong>del</strong> que hab<strong>la</strong><br />

“Nosotros” es <strong>la</strong> forma de id<strong>en</strong>tificarse con re<strong>la</strong>ción a los otros grupos: “ustedes”,<br />

“ellos, “el<strong>la</strong>s”<br />

Al id<strong>en</strong>tificarse de esta manera siempre lo hará d<strong>en</strong>tro de un contexto de re<strong>la</strong>ciones<br />

<strong>en</strong>tre los difer<strong>en</strong>tes grupos<br />

Sin embargo, cuando dos o más personas se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran d<strong>en</strong>tro <strong>del</strong> mismo grupo,<br />

<strong>en</strong>tonces se id<strong>en</strong>tifican como “yo”, “él” o “el<strong>la</strong>”<br />

La id<strong>en</strong>tificación no es privativa <strong>del</strong> “Nosotros”, sino de todo individuo que repres<strong>en</strong>ta<br />

un colectivo ante otros grupos colectivos<br />

A Von Mises se le hace difícil <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der esa re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre el individuo y el “Nosotros”<br />

al que repres<strong>en</strong>ta o <strong>en</strong> el que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra<br />

Un ex abrupto Académico-emocional<br />

En un arranque de lealtad patriótica a su visión, recurre a un abrupto asombroso;<br />

dice; es siempre el individuo el que dice “nosotros”<br />

Esa es <strong>una</strong> verdad que carece por completo de cont<strong>en</strong>ido<br />

98


¿Espera von Mises que todo el grupo hable al mismo tiempo cuando debe <strong>en</strong>tab<strong>la</strong>r<br />

conversaciones con los otros colectivos sociales?<br />

Quizá le sea complicado percibir que el individuo que hab<strong>la</strong> <strong>en</strong> nombre de “nosotros”<br />

no lo hace como <strong>una</strong> persona individual<br />

Lo hace como <strong>la</strong> <strong>en</strong>carnación de un colectivo social<br />

Es decir, de <strong>una</strong> opinión que sintetiza <strong>la</strong>s de todos los repres<strong>en</strong>tados, incluy<strong>en</strong>do<br />

<strong>la</strong> de él<br />

Por eso, cuando hab<strong>la</strong> de “nosotros” no ti<strong>en</strong>e ningún derecho de hab<strong>la</strong>r de<br />

acuerdo con su opinión de individuo ais<strong>la</strong>do<br />

Von Mises dice que ésa es <strong>una</strong> muestra de colectivismo corporativo<br />

El que mataría toda individualidad y haría que el ser humano no pudiera desarrol<strong>la</strong>rse<br />

sino bajo <strong>la</strong> presión <strong>del</strong> grupo<br />

Sin embargo, se advierte que, desde el punto de vista real, sería <strong>una</strong> muestra más<br />

de que el individuo ais<strong>la</strong>do no existe<br />

Pero el autor de “The Human Action” no cede un micromilímetro <strong>en</strong> su cruzada<br />

<strong>en</strong> contra <strong>del</strong> grupo social<br />

Para reforzar su opinión, nos hace saber que:<br />

El Singu<strong>la</strong>rismo<br />

Metodológico<br />

“…aparte <strong>del</strong> individualismo <strong>metodo</strong>lógico, existe el Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico...<br />

el que no se ocupa de <strong>la</strong> acción humana <strong>en</strong> términos vagos,<br />

sino con <strong>la</strong> acción concreta que un hombre definido ha desarrol<strong>la</strong>do determinado<br />

espacio y tiempo, sin que se interese con los rasgos accid<strong>en</strong>tales<br />

de su acción y con lo que <strong>la</strong> distingue de otras acciones; más bi<strong>en</strong> se<br />

preocupa de lo que es necesario y universal <strong>en</strong> su accionar. Para ello, se<br />

99


pregunta: ¿Qué pasa cuando se acciona? ¿Qué significa que un individuo<br />

actúa, dondequiera que esté? ¿Qué resulta si escoge o rechaza algo?<br />

El Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico, parece que ti<strong>en</strong>e todo lo que es un punto de vista<br />

sicológico <strong>del</strong> individuo; pero von Mises dice:<br />

Son dos cosas difer<strong>en</strong>tes <strong>una</strong> de otra, tal como lo comprobaremos de inmediato.<br />

El acto de escoger es siempre <strong>una</strong> decisión <strong>en</strong>tre varias oportunidades<br />

abiertas. El hombre nunca escoge <strong>en</strong>tre virtud y vicio, sino <strong>en</strong>tre dos modos<br />

de acción, que sí pued<strong>en</strong> ser virtuosas o viciosas. El hombre nunca escoge<br />

<strong>en</strong>tre oro y hierro <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, sino <strong>en</strong>tre <strong>una</strong> determinada cantidad de oro y<br />

de hierro. Cada acción es estrictam<strong>en</strong>te limitada <strong>en</strong> sus inmediatas consecu<strong>en</strong>cias;<br />

veamos estas limitaciones primero. La vida humana es <strong>una</strong> incesante<br />

secu<strong>en</strong>cia de acciones, pero <strong>la</strong> acción <strong>en</strong> sí no es ais<strong>la</strong>da, es <strong>una</strong> cad<strong>en</strong>a<br />

de acciones que conforman <strong>una</strong> acción de nivel más alto y que apunta a un<br />

fin más distante. El camino a <strong>la</strong> realización de grandes cosas siempre se realiza<br />

a través de <strong>la</strong> acción de tareas parciales. El único procedimi<strong>en</strong>to para<br />

construir <strong>una</strong> catedral es poni<strong>en</strong>do piedra <strong>en</strong>cima de piedra. Para el arquitecto,<br />

lo principal es el proyecto como un todo; para el albañil es <strong>una</strong> pared.<br />

Lo que cu<strong>en</strong>ta para <strong>la</strong> praxeología es el hecho de que el único método para<br />

lograr grandes tareas es construir desde los cimi<strong>en</strong>tos, paso a paso<br />

Por lo que dijo antes, no estaría <strong>en</strong> su dim<strong>en</strong>sión analítica <strong>la</strong> catedral, sino el<br />

hecho de que ésta se edifica piedra sobre piedra<br />

Ejemplo propuesto para int<strong>en</strong>tar demostrar que <strong>una</strong> acción estaría siempre incluida<br />

<strong>en</strong> otra. Veamos<br />

El asesino mata de un solo reflejo anímico a su víctima con el objeto de robarle;<br />

así, poseer más dinero, adquirir status…<br />

Con ese razonami<strong>en</strong>to llegamos hasta el infinito, donde todo lo que hace el asesino<br />

está determinado por un fin previsto<br />

La Praxeología tomaría pues el camino <strong>del</strong> Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico para llegar<br />

a todo galope a <strong>la</strong> idea de lo teleológico<br />

Cada acción <strong>del</strong> individuo ti<strong>en</strong>e un fin predeterminado, aunque no de consolidación<br />

inmediata, sino <strong>en</strong> un tiempo más g<strong>en</strong>eroso<br />

100


En verdad, esto se hace difícil de soportar sin regateo<br />

Pero más a<strong>del</strong>ante t<strong>en</strong>dremos ocasión de evaluar tu tesis y comprobar si <strong>la</strong> rudeza<br />

<strong>del</strong> argum<strong>en</strong>to es anu<strong>la</strong>da por <strong>la</strong> c<strong>la</strong>ridad de criterio<br />

Mi impresión es que el ser humano: sus cualidades, percepciones, ideología, costumbres,<br />

<strong>valor</strong>es… están determinadas por <strong>la</strong> historia<br />

También por el medio ambi<strong>en</strong>te, su grupo social, <strong>la</strong> cultura, <strong>la</strong>s costumbres, el<br />

trato a los <strong>en</strong>emigos…<br />

Todo lo que singu<strong>la</strong>riza al grupo al que pert<strong>en</strong>ece<br />

Así t<strong>en</strong>emos <strong>una</strong> prueba determinista <strong>del</strong> comportami<strong>en</strong>to <strong>del</strong> individuo, como<br />

expresión de los <strong>valor</strong>es <strong>del</strong> su grupo<br />

También sabemos que, por <strong>la</strong> Ley de <strong>la</strong> Acción y de <strong>la</strong> Reacción, ese individuo<br />

ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad de transformar los <strong>valor</strong>es que recibe<br />

Así pueda transformar <strong>la</strong>s costumbres y <strong>valor</strong>es <strong>del</strong> grupo mismo<br />

En esta tarea a veces <strong>la</strong> atmósfera de su <strong>en</strong>torno está l<strong>la</strong>na y otras veces no está<br />

para andar sin tropiezos ni <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos<br />

El fatalismo pres<strong>en</strong>ta al individuo como un <strong>en</strong>te que sólo expresa los <strong>valor</strong>es <strong>del</strong><br />

grupo y que no ti<strong>en</strong>e ning<strong>una</strong> capacidad para cambiarlo<br />

Hay pruebas innumerables de que eso no es así<br />

De todo esto deducimos que el conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias naturales, exactas o<br />

sociales, siempre es un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o social, no individual<br />

Es social, debido a que el individuo utiliza conceptos, instrum<strong>en</strong>tos… producidos<br />

por <strong>la</strong> Sociedad con anterioridad a su llegada al mundo<br />

Por lo que ya determinamos, esta afirmación no niega el aporte que el individuo<br />

hace a <strong>la</strong> sociedad <strong>en</strong> todas <strong>la</strong>s áreas <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

Aunque éste también es un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o social, no individual.<br />

101


La Necesaria Complem<strong>en</strong>tación<br />

de <strong>la</strong>s <strong>propuesta</strong>s<br />

Hay dicotomías <strong>en</strong> el campo de <strong>la</strong> Epistemología, como <strong>en</strong> todas <strong>la</strong>s otras áreas<br />

de conocimi<strong>en</strong>to, que pued<strong>en</strong> ser mejor utilizadas<br />

Sería un gran avance si <strong>en</strong> vez de rechazarse mutuam<strong>en</strong>te, se complem<strong>en</strong>taran<br />

<strong>en</strong> un solo cuerpo cognitivo<br />

Sost<strong>en</strong>go que el conocimi<strong>en</strong>to es posible gracias a <strong>la</strong>s propiedades de lo axiomático-deductivo,<br />

estructurado sobre <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Pero, <strong>en</strong> sinergia con el proceso de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Aquél que lleva de lo concreto-s<strong>en</strong>sible <strong>del</strong> pasado a <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción de un nuevo<br />

concreto-s<strong>en</strong>sible a través de <strong>la</strong> abstracción<br />

Una vez diseñado el nuevo concreto, se canaliza el nuevo dev<strong>en</strong>ir que <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones<br />

Interactivas tomarán <strong>en</strong> el futuro<br />

La dec<strong>la</strong>ración de A. Smith de que el egoísmo individual es el que hace posible<br />

<strong>la</strong> felicidad de todos, contradice <strong>una</strong> <strong>propuesta</strong> anterior<br />

“La Teoría de los S<strong>en</strong>timi<strong>en</strong>tos Morales”; <strong>en</strong> esa obra postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong> suma de<br />

intereses individuales coincide con el interés g<strong>en</strong>eral.<br />

Con esa id<strong>en</strong>tificación, da <strong>la</strong> impresión de que A. Smith confunde los preceptos<br />

éticos con el comportami<strong>en</strong>to de los individuos reales<br />

Que lo hace <strong>en</strong> un mundo donde <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia convierte a los individuos <strong>en</strong><br />

<strong>en</strong>emigos pot<strong>en</strong>ciales recíprocos<br />

En el afán de “t<strong>en</strong>er más que el otro”, pues el éxito se id<strong>en</strong>tifica sólo y solo con<br />

<strong>la</strong> riqueza.<br />

102


6<br />

LA PERCEPCIÓN EMPÍRICA<br />

DE LA ECONOMÍA<br />

En los anteriores capítulos analizamos <strong>la</strong>s percepciones que <strong>en</strong>fatizaban el aspecto<br />

apriorístico <strong>del</strong> método <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía<br />

También, <strong>la</strong>s difer<strong>en</strong>cias de gradación <strong>en</strong>tre <strong>una</strong>s y otras<br />

Ahora citaremos a qui<strong>en</strong>es aceptan <strong>la</strong> posibilidad de que, <strong>en</strong> ciertas condiciones,<br />

se puede aplicar el testeo a los principios abstractos<br />

Van dos autores que pon<strong>en</strong> el ac<strong>en</strong>to <strong>en</strong> el testeo empírico y niegan los aspectos<br />

analíticos si éstos no respond<strong>en</strong> a ese testeo.<br />

T.W. Hutchison<br />

El p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to de T.W Hutchison está p<strong>la</strong>smado <strong>en</strong> su obra principal The Significance<br />

and Basic Postu<strong>la</strong>tes of Economic Theory<br />

Postu<strong>la</strong> que habría dos formas lógicas para concebir y expresar <strong>una</strong> proposición<br />

teórica: <strong>una</strong> de teoría pura y otra de teoría aplicada<br />

La primera forma adquiriría <strong>la</strong> forma de “si p <strong>en</strong>tonces q” mi<strong>en</strong>tras que <strong>la</strong> segunda<br />

adoptaría <strong>la</strong> forma “dado que p, por lo tanto q”<br />

De estas dos, sólo <strong>la</strong> segunda podría ser testeada empíricam<strong>en</strong>te<br />

Esto, debido a que sería necesario testear si “p” es <strong>una</strong> premisa verdadera; si así<br />

lo fuera “q” sería <strong>la</strong> aplicación de <strong>la</strong> primera<br />

Una vez que se hubiera establecido <strong>la</strong> verdad de <strong>la</strong> premisa “p”<br />

Las proposiciones con cont<strong>en</strong>ido empírico serían falsables y se difer<strong>en</strong>ciarían de<br />

<strong>la</strong>s proposiciones incondicionalm<strong>en</strong>te necesarias<br />

103


Estas últimas pert<strong>en</strong>ecerían al mundo de <strong>la</strong> lógica, al de <strong>la</strong>s matemáticas y al de<br />

<strong>la</strong>s proposiciones de <strong>la</strong> teoría pura.<br />

Antes de seguir, recordemos que <strong>la</strong>s proposiciones incondicionalm<strong>en</strong>te necesarias<br />

son vacías de cont<strong>en</strong>ido empírico<br />

Así, <strong>la</strong> necesidad de <strong>la</strong>s proposiciones de <strong>la</strong> teoría pura derivaría sólo de <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones<br />

<strong>en</strong>tre definiciones sin cont<strong>en</strong>ido empírico<br />

Al respecto, recordemos que, <strong>en</strong> M<strong>en</strong>ger, <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones necesarias <strong>en</strong>tre los conceptos<br />

de <strong>la</strong> teoría económica eran re<strong>la</strong>ciones reales<br />

Re<strong>la</strong>ciones que se daban <strong>en</strong> el mundo real<br />

Bajo estas condiciones, Hutchison se id<strong>en</strong>tifica con los neopositivistas<br />

Pues <strong>la</strong> distinción que hac<strong>en</strong> éstos sobre <strong>la</strong>s proposiciones fácticas y <strong>la</strong>s formales,<br />

se basan <strong>en</strong> dos distinciones muy c<strong>la</strong>ras:<br />

Las primeras nos informarían sobre hechos y serían empíricam<strong>en</strong>te verificables<br />

probabilísticam<strong>en</strong>te<br />

Mi<strong>en</strong>tras que <strong>la</strong>s segundas no informarían sobre nada real, pero serían lógicam<strong>en</strong>te<br />

necesarias<br />

Hutchison dice que <strong>la</strong> utilidad de <strong>la</strong>s proposiciones lógicas nos permite pasar de<br />

<strong>una</strong> proposición empírica a otra<br />

Cuanto más c<strong>la</strong>ros fueran los conceptos, más c<strong>la</strong>ras serían <strong>la</strong>s respuestas de <strong>la</strong>s<br />

investigaciones empíricas, <strong>la</strong>s que serán contratadas<br />

El Análisis Empírico<br />

Es posible que Hutchison estuviera limitando <strong>la</strong> aplicación <strong>del</strong> método deductivo-hipotético<br />

al análisis empírico<br />

Destaca, por otra parte, que el análisis a priori de los postu<strong>la</strong>dos fundam<strong>en</strong>tales<br />

no ti<strong>en</strong>e ningún resultado útil<br />

No los t<strong>en</strong>dría, dado que los resultados re<strong>la</strong>tivos al comportami<strong>en</strong>to humano,<br />

sólo pued<strong>en</strong> ser aceptados por <strong>la</strong> investigación empírica<br />

104


No queda c<strong>la</strong>ro si el testeo que propone Hutchison deb<strong>en</strong> aplicarse a los supuestos<br />

de <strong>la</strong> teoría o a sus consecu<strong>en</strong>cias<br />

Hutchison, rechaza cualquier tipo de p<strong>la</strong>nteo a priori y exige <strong>la</strong> verificación para<br />

<strong>la</strong>s premisas y <strong>la</strong>s conclusiones a <strong>la</strong>s que se arriban<br />

Hutchison es el repres<strong>en</strong>tante más <strong>en</strong>focado al empirismo <strong>metodo</strong>lógico <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

ci<strong>en</strong>cia económica.<br />

Milton Friedman<br />

(The Methodology of Positive Economics)<br />

En su opinión, <strong>la</strong> economía positiva es indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te de todo juicio de <strong>valor</strong>;<br />

no se ocuparía de lo que debe ser, sino de lo que es<br />

La teoría debe proveer un sistema de g<strong>en</strong>eralizaciones que puedan usarse para<br />

hacer predicciones correctas<br />

Friedman no reconoce <strong>una</strong> difer<strong>en</strong>cia sustancias <strong>en</strong>tre ci<strong>en</strong>cias sociales y ci<strong>en</strong>cias<br />

naturales<br />

Pero, <strong>la</strong> predicción es un asunto muy importante para Friedman<br />

La hipótesis será aceptada si <strong>la</strong> evid<strong>en</strong>cia empírica no contradice sus predicciones<br />

y rechazada si sucede lo contrario<br />

El criterio de s<strong>en</strong>cillez que recomi<strong>en</strong>da se refiere a <strong>la</strong> necesidad de reducir al<br />

mínimo el conocimi<strong>en</strong>to inicial para el acto de pronóstico<br />

La “fecundidad” sería <strong>la</strong> mayor precisión <strong>en</strong> el pronóstico; pero <strong>la</strong> evid<strong>en</strong>cia<br />

empírica no probaría <strong>la</strong> hipótesis<br />

Sólo dejaría de desaprobar<strong>la</strong><br />

Dice que <strong>la</strong> imposibilidad de experim<strong>en</strong>tos contro<strong>la</strong>dos marcaría únicam<strong>en</strong>te<br />

<strong>una</strong> difer<strong>en</strong>cia de grado con <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias naturales<br />

Cuanto más significativa sea <strong>la</strong> teoría, más irrealistas serán los supuestos,<br />

debido a que <strong>una</strong> teoría será cierta si explica mucho a través de poco. Así,<br />

105


se aceptará <strong>una</strong> hipótesis falsa <strong>en</strong> sus supuestos, lo que es <strong>una</strong> condición<br />

para su idoneidad porque se excluye hechos irrelevantes<br />

De este modo, llega a su conocida afirmación de que <strong>una</strong> teoría debe juzgarse<br />

<strong>en</strong> función a su idoneidad para dar predicciones ajustadas<br />

Alg<strong>una</strong>s analogías<br />

<strong>del</strong> método de Friedman<br />

Los ejemplos serían muchos; v.g, <strong>en</strong> <strong>la</strong> ley física, <strong>la</strong> caída de los cuerpos presupone<br />

un vacío que <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad no existiría<br />

También dice que se podría suponer que <strong>la</strong>s hojas de los árboles se colocan<br />

como si buscaran consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te maximizar <strong>la</strong> luz so<strong>la</strong>r<br />

El jugador de bil<strong>la</strong>r se comporta como si conociera <strong>la</strong>s leyes matemáticas que<br />

rig<strong>en</strong> los golpes que da a <strong>la</strong> bo<strong>la</strong><br />

Del mismo modo, afirma que <strong>la</strong>s empresas se comportan como si buscaran maximizar<br />

sus b<strong>en</strong>eficios y tuvieran información perfecta<br />

En síntesis, el <strong>valor</strong> <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o de compet<strong>en</strong>cia perfecta no radica <strong>en</strong> que describa<br />

adecuadam<strong>en</strong>te <strong>la</strong> realidad<br />

Radica <strong>en</strong> <strong>la</strong> capacidad de lograr acertadas predicciones<br />

La validez de <strong>una</strong> teoría se aqui<strong>la</strong>ta según el método hipotético-deductivo, testeando<br />

<strong>la</strong>s consecu<strong>en</strong>cias de <strong>la</strong>s hipótesis<br />

En todo caso, no se contrastaría directam<strong>en</strong>te <strong>la</strong>s hipótesis mismas<br />

Las percepciones de Friedman nos llevan a <strong>la</strong> conclusión de que <strong>la</strong> teoría económica<br />

no vale por lo que explica, sino por lo que predice<br />

Esto ha causado cierta disconformidad <strong>en</strong> varios de sus críticos, qui<strong>en</strong>es consideran<br />

que <strong>una</strong> teoría que nada explica no es útil<br />

106


Sería sólo un instrum<strong>en</strong>to que no está ori<strong>en</strong>tado al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> verdad<br />

sino sólo a los resultados de <strong>una</strong> acción<br />

A continuación, mostraré un ejemplo de lo absurdo de <strong>la</strong> teoría de Friedman <strong>en</strong><br />

su int<strong>en</strong>to de anu<strong>la</strong>r <strong>la</strong> veracidad de <strong>la</strong>s hipótesis<br />

Un ejemplo <strong>del</strong> absurdo<br />

De <strong>la</strong> Percepción de Friedman<br />

Supongamos que Friedman quiere demostrar que los sa<strong>la</strong>rios actuales son más<br />

que sufici<strong>en</strong>tes para el trabajador<br />

Para lograr sui propósito, acudirá a su afirmación de que <strong>la</strong> premisa, mi<strong>en</strong>tras<br />

más irreal es, más certero será el pronóstico<br />

En este s<strong>en</strong>tido, usaría <strong>la</strong> sigui<strong>en</strong>te premisa:<br />

Los trabajadores y sus familias sólo necesitan<br />

comer <strong>una</strong> vez a <strong>la</strong> semana.<br />

Con esa premisa, demostrará que los sa<strong>la</strong>rios de mercado son más que sufici<strong>en</strong>tes<br />

para <strong>la</strong> sobreviv<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> trabajador<br />

Por supuesto, no sólo para él, sino también para el sust<strong>en</strong>to de su familia; éste<br />

será un pronóstico “revolucionario”<br />

El problema de los bajos sa<strong>la</strong>rios será eliminado y todos los neoclásicos quedarán<br />

conv<strong>en</strong>cidos de que el sa<strong>la</strong>rio debe ser reducido.<br />

UN APORTE EPISTEMOLÓGICO<br />

El Ser Interactivo, <strong>una</strong> de mis obras, percibe el mundo real de los s<strong>en</strong>tidos y el<br />

mundo ideal que <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te forja sobre esa base<br />

Por ello, mi <strong>propuesta</strong> epistemólogica es <strong>una</strong> síntesis de ambos<br />

Parte de <strong>la</strong> gnoseología de Kant, de <strong>la</strong> visión marxista y de <strong>la</strong> epistemología<br />

analizada <strong>en</strong> los capítulos anteriores<br />

107


Las Categorías<br />

Tomaré dos concepciones sobre el significado de Categorías<br />

La de Inmanuel Kant y <strong>la</strong> de Karl Marx<br />

Inmanuel Kant (Crítica de <strong>la</strong> Razón Pura)<br />

De acuerdo con lo que dice Kant, el <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to no es <strong>una</strong> facultad pasiva<br />

que se limita a recoger los datos de los objetos reales<br />

Al contrario, sería <strong>una</strong> configuradora de <strong>la</strong> realidad<br />

Kant difiere de los racionalistas y los empiristas “puros” qui<strong>en</strong>es sust<strong>en</strong>taban<br />

razón y <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia, como fu<strong>en</strong>tes de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Dice que el conocimi<strong>en</strong>to es el resultado de <strong>la</strong> interacción de ambos<br />

Pues, por <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sibilidad recibiríamos los objetos reales y por el <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to,<br />

los c<strong>la</strong>sificaríamos<br />

La s<strong>en</strong>sibilidad es, para Kant <strong>la</strong> capacidad de recibir repres<strong>en</strong>taciones <strong>del</strong><br />

mundo real, por lo que, sería meram<strong>en</strong>te receptiva<br />

También se refiere a <strong>la</strong> Intuición como el instrum<strong>en</strong>to cognitivo que conoce<br />

algo directam<strong>en</strong>te, sin mediación <strong>del</strong> análisis<br />

La s<strong>en</strong>sación sería <strong>la</strong> que produce un efecto de lo real sobre nuestra repres<strong>en</strong>tación<br />

y no podrían ser ord<strong>en</strong>adas por <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sación misma<br />

La forma pura de <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sibilidad se da si despojemos <strong>del</strong> proceso de conocimi<strong>en</strong>to<br />

todo elem<strong>en</strong>to proced<strong>en</strong>te <strong>del</strong> <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to<br />

El <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to sería <strong>la</strong> facultad de p<strong>en</strong>sar, de formar conceptos, de crear formas<br />

para ord<strong>en</strong>ar <strong>la</strong>s repres<strong>en</strong>taciones<br />

Cuando decimos, por ejemplo, “árbol”, el <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to ha unificado todas <strong>la</strong>s<br />

características principales que une a todos los árboles<br />

De esa unificación de los elem<strong>en</strong>tos s<strong>en</strong>sibles y conceptuales es que provi<strong>en</strong>e el<br />

conocimi<strong>en</strong>to de “árbol”<br />

108


Los conceptos empíricos son resultados de <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización tomados totalm<strong>en</strong>te<br />

de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Los conceptos puros conforman <strong>la</strong>s categorías a <strong>la</strong>s que nos referimos <strong>en</strong> el<br />

acápite respectivo <strong>del</strong> pres<strong>en</strong>te capítulo<br />

No habrá posibilidad de conocer objeto alguno si no es sometido a <strong>la</strong> acción de<br />

<strong>la</strong>s categorías; no será posible conocer <strong>la</strong> “cosa <strong>en</strong> sí”<br />

Sólo conocemos los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os que captamos a través de <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sibilidad y <strong>del</strong><br />

<strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to<br />

Se <strong>en</strong>t<strong>en</strong>derá como f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o el objeto tal como es percibido<br />

Una vez que los cont<strong>en</strong>idos de <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sación han sido sometidos a <strong>la</strong>s formas<br />

trasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tales <strong>del</strong> espacio y <strong>del</strong> tiempo<br />

En lo que se refiere al <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to, ese conocimi<strong>en</strong>to s<strong>en</strong>sible es sometido a<br />

<strong>la</strong>s categorías<br />

Las categorías <strong>del</strong> <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to pued<strong>en</strong> ser aplicadas únicam<strong>en</strong>te a cont<strong>en</strong>idos<br />

proced<strong>en</strong>tes de <strong>la</strong> intuición s<strong>en</strong>sible<br />

No habría <strong>la</strong> posibilidad de <strong>una</strong> intuición intelectual<br />

Los conceptos de <strong>la</strong> razón pura serían vacíos<br />

Cont<strong>en</strong>drían so<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te <strong>la</strong> función unificadora, pero estrían privados de ofrecer<br />

conocimi<strong>en</strong>to<br />

Los conceptos puros, lo mismo que <strong>la</strong>s categorías, prescind<strong>en</strong> de toda experi<strong>en</strong>cia<br />

y no ti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>valor</strong> cognoscitivo sino unificador.<br />

En síntesis, t<strong>en</strong>emos <strong>en</strong> Kant <strong>la</strong>s categorías s<strong>en</strong>soriales, <strong>la</strong>s que ord<strong>en</strong>an <strong>la</strong>s s<strong>en</strong>saciones<br />

y <strong>la</strong>s categorías <strong>del</strong> <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to<br />

Las últimas, ord<strong>en</strong>an los p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>tos<br />

Las Categorías Marxistas<br />

109


Las categorías marxistas son formas de conci<strong>en</strong>tización de los modos universales<br />

de <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>del</strong> hombre con el mundo<br />

Estas percepciones se transforman <strong>en</strong> conceptos<br />

Los que reflejan <strong>la</strong>s propiedades y leyes más g<strong>en</strong>erales y es<strong>en</strong>ciales de <strong>la</strong> naturaleza,<br />

<strong>la</strong> sociedad y el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to<br />

Desde <strong>la</strong> percepción marxista, <strong>la</strong>s categorías se forman <strong>en</strong> el proceso de desarrollo<br />

histórico <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to y de <strong>la</strong> práctica social<br />

Su base no sería <strong>la</strong> actividad <strong>del</strong> espíritu, sino el desarrollo de los métodos de<br />

actividad material y de los modos de Producción<br />

Las principales categorías <strong>del</strong> materialismo dialéctico son:<br />

Materia y movimi<strong>en</strong>to; tiempo y espacio; calidad y cantidad; medida; singu<strong>la</strong>r,<br />

particu<strong>la</strong>r, y universal; contradicción, es<strong>en</strong>cia y f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o;<br />

Cont<strong>en</strong>ido y forma; necesidad y casualidad, posibilidad y realidad; lo lógico y<br />

lo histórico; concreto y abstracto, Idea y materia<br />

En total, sobrepasan <strong>la</strong>s 10 categorías kantianas y aristotélicas<br />

Una interpretación de <strong>la</strong> percepción<br />

marxista <strong>del</strong> proceso de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Sobre <strong>la</strong> base de lo expuesto, voy a despegar mi interpretación personal de <strong>la</strong><br />

percepción marxista <strong>del</strong> proceso de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Luego <strong>la</strong> compararé con <strong>la</strong> visión de Kant y <strong>la</strong>s percepciones citadas <strong>en</strong> los capítulos<br />

respectivos<br />

Para hacerlo, voy a transcribir parte de un <strong>en</strong>sayo literario de mi libro “Re<strong>la</strong>tos,<br />

Filosofía y Borges” publicado <strong>en</strong> 1989<br />

El re<strong>la</strong>to se l<strong>la</strong>ma “Las Categorías Filosóficas de lo Concreto y lo Abstracto y<br />

un cu<strong>en</strong>to de Mario B<strong>en</strong>edetti”; va <strong>la</strong> primera parte.<br />

110


El re<strong>la</strong>to se basa sobre el prólogo al primer volum<strong>en</strong> de “El Capital”<br />

“En el análisis de <strong>la</strong>s formas económicas, de nada sirve el microscopio ni<br />

los reactivos químicos: el único medio de que disponemos es <strong>la</strong> capacidad<br />

de abstracción.”<br />

Ahora va el cuerpo <strong>del</strong> re<strong>la</strong>to<br />

La autoridad filosófica marxista define <strong>la</strong> Abstracción como uno de los aspectos<br />

o formas <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

Consiste <strong>en</strong> prescindir de <strong>una</strong> serie de propiedades de los objetos<br />

El conocimi<strong>en</strong>to está necesariam<strong>en</strong>te ligado a los procesos de abstracción,<br />

sin los cuales no se podría conocer <strong>la</strong> es<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> objeto.<br />

Debe advertirse que, según <strong>la</strong> tesis marxista, sólo <strong>la</strong> práctica es el criterio de<br />

<strong>la</strong> ci<strong>en</strong>tificidad de cada abstracción.<br />

Este <strong>en</strong>sayo es un int<strong>en</strong>to de interpretar los anteriores párrafos<br />

Aun corri<strong>en</strong>do el riesgo de que algunos dialécticos diplomados <strong>en</strong> <strong>la</strong> escue<strong>la</strong><br />

<strong>del</strong> dogmatismo <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tr<strong>en</strong> herejías <strong>metodo</strong>lógicas<br />

Empezaré con <strong>la</strong> pregunta fundam<strong>en</strong>tal: ¿cómo se prescinde m<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te de<br />

<strong>una</strong> o de varias propiedades de los objetos reales?<br />

Tal como se dijo <strong>en</strong> el acápite re<strong>la</strong>tivo al conocimi<strong>en</strong>to teórico, el modo de<br />

reproducción m<strong>en</strong>tal de un objeto como un todo <strong>en</strong> <strong>la</strong> conci<strong>en</strong>cia está constituido<br />

por el movimi<strong>en</strong>to concreto-abstracto-concreto<br />

Esto es, hay el concreto objetivo, que es el punto de partida de <strong>la</strong> investigación<br />

y el concreto m<strong>en</strong>tal, que es el resultado de <strong>la</strong> misma<br />

Incluye el conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s partes fundam<strong>en</strong>tales <strong>del</strong> objeto, su interacción<br />

mutua y <strong>la</strong> ley que rige esa conexión interna<br />

El proceso m<strong>en</strong>tal que lleva de un concreto a otro es <strong>la</strong> Abstracción<br />

111


Este proceso es común al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> realidad objetiva, <strong>la</strong> historia y<br />

el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to.<br />

Con estos instrum<strong>en</strong>tos conceptuales nos es posible hacer preguntas e int<strong>en</strong>tar<br />

respuestas de compleja contextura teórica<br />

Imaginemos un concreto inicial, supongamos <strong>una</strong> piedra; <strong>la</strong>s partes constitutivas<br />

de <strong>la</strong> piedra son muchas: peso, tamaño, forma, color…<br />

Estas propiedades no exist<strong>en</strong> indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de un concreto objetivo,<br />

real, <strong>en</strong> este caso, no exist<strong>en</strong> indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> piedra<br />

Al mismo tiempo, sabemos que otros conceptos objetivos también ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

peso, tamaño, color… digamos un mono<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, si deseamos saber <strong>en</strong> qué se difer<strong>en</strong>cian ambos será muy fácil<br />

decir, v.g, que el mono come bananas y <strong>la</strong> piedra no<br />

Lo mismo nos sucederá si deseamos saber <strong>en</strong> qué se parec<strong>en</strong><br />

Entonces, haci<strong>en</strong>do un esfuerzo m<strong>en</strong>tal de gran <strong>en</strong>vergadura diremos que se<br />

parec<strong>en</strong> <strong>en</strong> que ambos ti<strong>en</strong><strong>en</strong> peso, color, tamaño…<br />

Aunque estas características no son iguales <strong>en</strong> los dos<br />

Eso formaría parte de un int<strong>en</strong>to infantil de analizar<br />

Pero es un comi<strong>en</strong>zo, pues el objetivo fundam<strong>en</strong>tal que buscamos es lograr<br />

<strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia y <strong>la</strong> semejanza específicas <strong>en</strong>tre ambos<br />

Para ello recurriremos a <strong>la</strong> abstracción de <strong>la</strong>s propiedades de muchos monos<br />

y de muchas piedras hasta llegar a <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia específica<br />

Esto es, a <strong>la</strong> conclusión de que <strong>la</strong> piedra ti<strong>en</strong>e tres c<strong>la</strong>ses de movimi<strong>en</strong>to:<br />

químico, físico y mecánico, <strong>en</strong> tanto que el mono ti<strong>en</strong>e cuatro<br />

Las tres anteriores y el movimi<strong>en</strong>to biológico; es decir, el mono ti<strong>en</strong>e vida y<br />

<strong>la</strong> piedra no; esa sería <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia específica <strong>en</strong> este caso.<br />

112


Luego de un ejercicio tan fructífero, debemos averiguar <strong>en</strong> qué se parec<strong>en</strong><br />

específicam<strong>en</strong>te<br />

Podríamos decir que ambos ocupan lugar <strong>en</strong> el espacio<br />

Por mi parte, dec<strong>la</strong>ro que, <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia específica y <strong>la</strong> semejanza específica<br />

<strong>en</strong>tre ambos no es absoluta<br />

Dep<strong>en</strong>de <strong>del</strong> objetivo que buscamos: <strong>en</strong> todo caso, este proceso se realiza a<br />

través <strong>del</strong> análisis y de <strong>la</strong> síntesis<br />

Los que incluy<strong>en</strong>, a su vez, <strong>la</strong> exist<strong>en</strong>cia de un concreto inicial, un proceso<br />

de abstracción y un resultado: el concreto m<strong>en</strong>tal.<br />

Una vez id<strong>en</strong>tificados el proceso y <strong>la</strong> razón de ser de <strong>la</strong> abstracción, bi<strong>en</strong><br />

podemos hacernos varias preguntas<br />

Una Abstracción<br />

de otra Abstracción<br />

Por ejemplo: ¿es posible hacer <strong>una</strong> abstracción de otra abstracción? ¿Es<br />

posible separar alg<strong>una</strong>s propiedades <strong>del</strong> color azul? C<strong>la</strong>ro que sí<br />

Sabemos que el color azul no existe fuera de <strong>una</strong> sustancia (defini<strong>en</strong>do sustancia<br />

como principio activo que se g<strong>en</strong>era a sí mismo)<br />

Pero acudimos a <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia para <strong>en</strong>terarnos que el color es <strong>la</strong> s<strong>en</strong>sación<br />

producida por los rayos luminosos al impresionar los órganos visuales<br />

Esa impresión responde a <strong>la</strong> longitud de onda específica <strong>del</strong> azul<br />

Luego nos <strong>en</strong>teraremos que el color azul, específicam<strong>en</strong>te, responde a <strong>una</strong><br />

frecu<strong>en</strong>cia de onda que lo singu<strong>la</strong>riza de los demás colores<br />

Una vez conocido el concepto, lo separamos m<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te y analizamos sus<br />

propiedades: int<strong>en</strong>sidad, luminosidad…<br />

113


Lo mismo podemos hacer con abstracciones como <strong>la</strong> categoría “<strong>valor</strong>”<br />

Para ello acudo a mi propia definición<br />

Valor es <strong>la</strong> capacidad que ti<strong>en</strong>e un bi<strong>en</strong> económico de ser intercambiado <strong>en</strong><br />

el mercado, porque si<strong>en</strong>do útil y escaso, conti<strong>en</strong>e conocimi<strong>en</strong>to objetivado,<br />

pres<strong>en</strong>te y pasado<br />

El <strong>valor</strong> no es un concreto, es un abstracto que no existe fuera de <strong>la</strong> mercancía,<br />

pero puede ser definido al igual que un concreto<br />

De este modo, postulo que es posible definir tanto lo concreto como lo abstracto<br />

<strong>en</strong> sus partes constitutivas a través de los procesos m<strong>en</strong>tales<br />

El requisito ineludible para que haya <strong>una</strong> abstracción ci<strong>en</strong>tífica es que se<br />

muestre <strong>la</strong> conexión interna de los elem<strong>en</strong>tos que compon<strong>en</strong> <strong>la</strong> cosa<br />

Si es que no hay <strong>la</strong> conexión interna, <strong>la</strong> abstracción de abstracciones se<br />

convierte <strong>en</strong> <strong>una</strong> especu<strong>la</strong>ción metafísica<br />

En <strong>una</strong> imaginación artística o de ci<strong>en</strong>cia ficción<br />

El Proceso<br />

Supongamos que <strong>del</strong> concreto s<strong>en</strong>sible A abstraemos m<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te <strong>la</strong>s propiedades<br />

principales que lo singu<strong>la</strong>rizan, tales como a1, a2, a3 ... an.<br />

Hagamos lo mismo con <strong>la</strong>s propiedades es<strong>en</strong>ciales <strong>del</strong> concreto B, esto es,<br />

con <strong>la</strong>s que lo singu<strong>la</strong>rizan como concreto B<br />

Al hacerlo, obt<strong>en</strong>dremos b1, b2, b3, … bn.<br />

Sigamos el mismo procedimi<strong>en</strong>to hasta el concreto Z para obt<strong>en</strong>er z1, z2, z<br />

… zn<br />

Ahora bi<strong>en</strong>, <strong>una</strong> vez que dichas propiedades están reflejadas <strong>en</strong> nuestra<br />

m<strong>en</strong>te, tratemos de mezc<strong>la</strong>r<strong>la</strong>s <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes combinaciones<br />

Por ejemplo: a1, b3, x8, m6 …<br />

114


Hecho esto, nos preguntamos: ¿podrían estas combinaciones de propiedades<br />

abstractas conformar un concreto real?<br />

Antes de responder, recordemos que, para ser real, un concreto no sólo<br />

debe cont<strong>en</strong>er<strong>la</strong>s<br />

Debe existir <strong>la</strong> ley que expresa <strong>la</strong> interacción interna <strong>en</strong>tre el<strong>la</strong>s<br />

En el mundo de <strong>la</strong>s probabilidades podríamos decir que no podemos afirmar<br />

que exista, pero tampoco podríamos afirmar que no exista<br />

En este caso, estaremos <strong>en</strong> <strong>la</strong> dim<strong>en</strong>sión de <strong>la</strong>s antinomias kantianas:<br />

Como no es posible afirmar ni negar esa exist<strong>en</strong>cia, <strong>en</strong>tonces podemos afirmar<br />

y negar<strong>la</strong> al mismo tiempo<br />

Pero, para <strong>la</strong>s cuestiones <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to, ningún cerebro ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad<br />

de dar movimi<strong>en</strong>to a esta mezc<strong>la</strong> arbitraria de propiedades<br />

Pues nunca logrará <strong>la</strong> interconexión de los elem<strong>en</strong>tos al azar que estructuraron<br />

un concreto m<strong>en</strong>tal que no parte de un concreto real<br />

La m<strong>en</strong>te no crea concretos s<strong>en</strong>sibles; sólo puede reflejarlos, con <strong>la</strong> deformación<br />

que impregnan los s<strong>en</strong>tidos, <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te y <strong>la</strong> ideología<br />

La imaginación es <strong>la</strong> combinación aleatoria de <strong>la</strong>s propiedades de difer<strong>en</strong>tes<br />

f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os o cosas concretas para obt<strong>en</strong>er <strong>una</strong> nueva creación<br />

Pero no llega a crear <strong>la</strong> ley que rige su interacción interna<br />

De esa acumu<strong>la</strong>ción de propiedades que conforman <strong>en</strong>tes abstractos es que<br />

derivo <strong>la</strong>s sigui<strong>en</strong>tes definiciones:<br />

El conocimi<strong>en</strong>to es producto de <strong>la</strong> unidad Razón-Intuición<br />

En <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia actual, <strong>la</strong> primera ti<strong>en</strong>e supremacía sobre <strong>la</strong> segunda<br />

En <strong>la</strong> filosofía hay <strong>una</strong> especie de equilibrio <strong>en</strong>tre ambas<br />

En el arte, <strong>la</strong> Intuición ti<strong>en</strong>e supremacía sobre <strong>la</strong> Razón.<br />

115


***<br />

Así, sabemos que ning<strong>una</strong> m<strong>en</strong>te puede crear un concreto s<strong>en</strong>sible por sí so<strong>la</strong>,<br />

su interacción interna está regida por <strong>una</strong> ley<br />

La m<strong>en</strong>te no puede crear concretos reales, juntando arbitrariam<strong>en</strong>te propiedades<br />

arbitrarias de varios concretos objetivos<br />

Aunque deformados, <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te percibe, no crea esos concretos<br />

Los Marginalistas<br />

Sin embargo, los neoclásicos y marginalistas <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral acud<strong>en</strong> a <strong>la</strong>s abstracciones<br />

para formar un concreto m<strong>en</strong>tal “real”<br />

Toman un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o y dec<strong>la</strong>ran que cada sucesiva porción de un bi<strong>en</strong> produce<br />

<strong>una</strong> satisfacción m<strong>en</strong>or a <strong>la</strong> anterior<br />

A ese f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o le pon<strong>en</strong> el nombre de “La Ley de <strong>la</strong> Utilidad Marginal Decreci<strong>en</strong>te”;<br />

“ley” que g<strong>en</strong>eralizan a toda c<strong>la</strong>se de bi<strong>en</strong>es<br />

Esta “ley” puede ser verdadera cuando hab<strong>la</strong>mos de alim<strong>en</strong>tos <strong>en</strong> un tiempo<br />

dado<br />

Pero, tomemos el caso de un médico que receta cinco inyecciones de antibióticos<br />

a un <strong>en</strong>fermo, de tal manera que se ponga <strong>una</strong> diaria<br />

Para los neoclásicos y marginalistas de todo cuño, <strong>la</strong> primera inyección será<br />

más importante que <strong>la</strong> segunda y ésta más que <strong>la</strong> tercera…<br />

No tomarán <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que todas y cada <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s inyecciones t<strong>en</strong>drán <strong>la</strong><br />

misma importancia hasta que el mal sea curado<br />

También afirmarán que el primer año de estudios universitarios será más útil<br />

que el segundo y éste, más que el tercero<br />

Éstos y otros ejemplos muestran <strong>la</strong> arbitrariedad de abstraer propiedades de los<br />

alim<strong>en</strong>tos y adjudicar<strong>la</strong>s a cualquier c<strong>la</strong>se de bi<strong>en</strong>es<br />

116


El objetivo de ir a <strong>la</strong> universidad es lograr un título profesional; para obt<strong>en</strong>erlo,<br />

el candidato debe cumplir todos los requisitos necesarios<br />

Si no cumple alguno de ellos, no t<strong>en</strong>drá el título<br />

Pero, lo peor está por v<strong>en</strong>ir<br />

El segundo trabajador contratado por <strong>una</strong> empresa será m<strong>en</strong>os productivo que<br />

el primero, y el tercero, m<strong>en</strong>os que el segundo…<br />

Por esa s<strong>en</strong>da fantasmal de proposiciones llegan a <strong>la</strong> conclusión de que el último<br />

trabajador contratado será el m<strong>en</strong>os productivo<br />

El sa<strong>la</strong>rio que debe pagarse a todos será el que corresponde al último trabajador,<br />

“el m<strong>en</strong>os productivo de <strong>la</strong> empresa”<br />

Ésta es <strong>la</strong> c<strong>la</strong>se de “ci<strong>en</strong>cia determinista” que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> los repres<strong>en</strong>tantes <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o<br />

neoclásico y todos los marginalistas <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral<br />

Recomponer<br />

un suceso real<br />

Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te no puede “recomponer” un concreto real, aun t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do<br />

<strong>la</strong> repres<strong>en</strong>tación <strong>del</strong> f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o; veamos por qué<br />

Nuestros s<strong>en</strong>tidos percib<strong>en</strong> un concreto real, un árbol y deseamos conceptualizar<br />

o definir qué es un árbol<br />

Primero, analizaremos muchos árboles y establecer <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia y <strong>la</strong> semejanza<br />

específica que los vincu<strong>la</strong> con otros concretos.<br />

Del concreto inicial, <strong>en</strong> bruto, que nuestros s<strong>en</strong>tidos han percibido, <strong>la</strong> abstracción<br />

nos ayuda a mo<strong>del</strong>ar el concreto ideal de “árbol”<br />

Ahora actuaremos sobre este concreto ideal, <strong>del</strong> cual conocemos sus propiedades,<br />

sus conexiones internas y <strong>la</strong> ley que <strong>la</strong>s rige<br />

Pero, recordemos que <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te nunca podrá reproducir el árbol, dado que el<br />

mismo árbol, cualquier árbol concreto, sólo es un símbolo de sí mismo<br />

117


Lo es, debido a que, si bi<strong>en</strong> podemos llegar a conocer algunos de sus rasgos<br />

más es<strong>en</strong>ciales, nunca podremos conocerlo <strong>en</strong> toda su integridad<br />

Por ejemplo, no podremos conocerlo <strong>en</strong> su estructura molecu<strong>la</strong>r, <strong>en</strong> <strong>la</strong> circu<strong>la</strong>ción<br />

de <strong>la</strong> savia, <strong>en</strong> <strong>la</strong> disposición de sus hojas…<br />

Sobre todo, por lo p<strong>la</strong>nteado por Heráclito<br />

Hace 2500 años, dec<strong>la</strong>ró que nadie puede bañarse dos veces <strong>en</strong> el mismo río,<br />

pues éste nunca es el mismo<br />

Podemos ext<strong>en</strong>der <strong>la</strong> analogía al árbol que analizamos<br />

Una vez apreh<strong>en</strong>dido, ya no será el que era un segundo antes<br />

“La cosa <strong>en</strong> sí” nunca aparece ni a los s<strong>en</strong>tidos ni a <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te<br />

Es aquí donde <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro <strong>en</strong> Kant <strong>la</strong> base fundam<strong>en</strong>tal para postu<strong>la</strong>r con él, que<br />

sólo podemos conocer el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o<br />

El que es transformado por <strong>la</strong>s categorías, tanto s<strong>en</strong>soriales, como <strong>la</strong>s <strong>del</strong> <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to<br />

Si esto es así con el árbol, imaginemos lo que habrá de ser el int<strong>en</strong>to de conocer<br />

al individuo.<br />

La Ci<strong>en</strong>cia<br />

La ci<strong>en</strong>cia es un modo de conocimi<strong>en</strong>to que pret<strong>en</strong>de <strong>en</strong>contrar <strong>la</strong>s leyes objetivas<br />

que rig<strong>en</strong> los difer<strong>en</strong>tes f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os<br />

Las ci<strong>en</strong>cias naturales observan, experim<strong>en</strong>tan y predic<strong>en</strong> con pret<strong>en</strong>dido rigor<br />

determinista<br />

Las ci<strong>en</strong>cias sociales lo hac<strong>en</strong> a través de leyes estadísticas, introduci<strong>en</strong>do el<br />

concepto de probabilidad<br />

Lo mismo con <strong>la</strong> mecánica cuántica<br />

118


El grado de comprobación y de predicción dep<strong>en</strong>de también <strong>del</strong> método que se<br />

emplea <strong>en</strong> cada disciplina ci<strong>en</strong>tífica<br />

El instrum<strong>en</strong>to fundam<strong>en</strong>tal <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico es <strong>la</strong> Razón<br />

Sin embargo, <strong>la</strong> percepción que <strong>la</strong> Razón ti<strong>en</strong>e <strong>del</strong> mundo objetivo es siempre<br />

fragm<strong>en</strong>taria y estática<br />

Por lo tanto, considerablem<strong>en</strong>te deformada y errónea<br />

Es que <strong>la</strong> Razón, por su propia estructura, procede a través de observaciones de<br />

fragm<strong>en</strong>tos ais<strong>la</strong>dos <strong>del</strong> mundo objetivo<br />

El que, <strong>en</strong> <strong>la</strong> realidad, está <strong>en</strong> per<strong>en</strong>ne movimi<strong>en</strong>to<br />

Al proceder de este modo, los conocimi<strong>en</strong>tos logrados semejan pequeños “f<strong>la</strong>shes”<br />

de <strong>una</strong> realidad hecha artificialm<strong>en</strong>te estática<br />

Los conocimi<strong>en</strong>tos que nos proporciona <strong>la</strong> Razón, semejan <strong>la</strong>s lucesitas intermit<strong>en</strong>tes<br />

que adornan los arbolitos de Navidad:<br />

Cada <strong>una</strong> bril<strong>la</strong> por sí, sin que exista <strong>una</strong> luz g<strong>en</strong>eral y homogénea<br />

En este s<strong>en</strong>tido, el conocimi<strong>en</strong>to racional <strong>del</strong> mundo objetivo es <strong>la</strong> contraparte<br />

<strong>del</strong> f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o que nos permite ver <strong>una</strong> pelícu<strong>la</strong><br />

En efecto, <strong>la</strong> magia <strong>del</strong> cine se basa <strong>en</strong> <strong>una</strong> debilidad <strong>del</strong> ojo humano<br />

Por esa defici<strong>en</strong>cia, un conjunto de figuritas estáticas parec<strong>en</strong> cobrar vida y<br />

movimi<strong>en</strong>to, al ser expuestas <strong>en</strong> <strong>una</strong> sucesión sincrónica<br />

El f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o inverso sucede <strong>en</strong> el proceso cognoscitivo, cuando es guiado exclusivam<strong>en</strong>te<br />

por <strong>la</strong> Razón<br />

Su incapacidad de abarcar <strong>la</strong> totalidad <strong>del</strong> f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o, <strong>la</strong> obliga a segm<strong>en</strong>tar <strong>la</strong><br />

realidad y realizar <strong>una</strong> especie de autopsia de un cuerpo artificialm<strong>en</strong>te muerto<br />

De esta manera, hace que <strong>la</strong> información apreh<strong>en</strong>dida aparezca como <strong>una</strong> suma<br />

de fragm<strong>en</strong>tos que refleja un mundo hecho estático<br />

119


Así, <strong>la</strong> Razón convierte un mundo que está <strong>en</strong> eterno movimi<strong>en</strong>to, <strong>en</strong> un conjunto<br />

de observaciones fragm<strong>en</strong>tadas y estáticas<br />

Por supuesto, con un <strong>valor</strong> cognoscitivo muy pequeño<br />

En cambio, <strong>la</strong> Intuición, es decir, <strong>la</strong> capacidad <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to sin mediación<br />

<strong>del</strong> análisis, apreh<strong>en</strong>de <strong>la</strong> totalidad <strong>del</strong> f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o<br />

Lo hace de “un solo golpe holístico”<br />

Lo apreh<strong>en</strong>de <strong>en</strong> toda su continuidad, <strong>en</strong> su eterno movimi<strong>en</strong>to y <strong>en</strong> el total de<br />

sus re<strong>la</strong>ciones con los otros f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os.<br />

C<strong>la</strong>ro está que nuestra capacidad intuitiva, no ha evolucionado como lo ha hecho<br />

<strong>la</strong> capacidad racional<br />

Por lo tanto, aún no está sufici<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te capacitada para darnos un conocimi<strong>en</strong>to<br />

mucho más integral <strong>del</strong> mundo<br />

Necesita <strong>del</strong> proceso evolutivo <strong>del</strong> cerebro para lograr, con el dueto que constituye<br />

el instrum<strong>en</strong>to cognitivo por excel<strong>en</strong>cia<br />

En otras pa<strong>la</strong>bras, <strong>la</strong> especie todavía no está lista, como tal, para un conocimi<strong>en</strong>to<br />

así estructurado<br />

Pero, lo están algunos seres humanos, a qui<strong>en</strong>es <strong>la</strong> naturaleza les ha dotado <strong>en</strong><br />

mayor proporción esa capacidad intuitiva<br />

Entre ellos, están los filósofos, los artistas y, sobre todo, los poetas qui<strong>en</strong>es ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

<strong>la</strong> facultad de “ver el mundo” con <strong>la</strong> Intuición<br />

Lo hac<strong>en</strong> de <strong>una</strong> manera que no es <strong>del</strong> todo compr<strong>en</strong>sible para <strong>la</strong> filosofía y<br />

que es totalm<strong>en</strong>te incompr<strong>en</strong>sible para <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia<br />

La Filosofía<br />

Desde mi punto de vista, <strong>la</strong> Filosofía quiso hacer sólo con <strong>la</strong> Razón lo que hubiera<br />

podido hacer exitosam<strong>en</strong>te con ayuda de <strong>la</strong> Intuición<br />

120


Sobre esa base postulo que tanto <strong>la</strong> Razón como <strong>la</strong> Intuición, son los instrum<strong>en</strong>tos<br />

cognitivos por excel<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> ser humano<br />

Pero, <strong>la</strong> Razón evolucionó a un ritmo más rápido que <strong>la</strong> Intuición<br />

Algún día el cerebro humano se desarrol<strong>la</strong>rá de tal modo, que su capacidad Intuitiva<br />

aum<strong>en</strong>tará asombrosam<strong>en</strong>te<br />

Esta capacidad será lograda sobre <strong>la</strong> base <strong>del</strong> desarrollo actual de <strong>la</strong> Razón, <strong>la</strong><br />

misma que, <strong>en</strong> el proceso, se convertirá <strong>en</strong> Intuición pura<br />

Mi<strong>en</strong>tras tanto, el hombre racional seguirá conoci<strong>en</strong>do el cosmos de un modo<br />

fragm<strong>en</strong>tario y estático<br />

Algún día, <strong>la</strong> m<strong>en</strong>te <strong>del</strong> ser humano estará debidam<strong>en</strong>te evolucionada y existirá<br />

<strong>la</strong> armonía perfecta <strong>en</strong>tre Razón e Intuición<br />

Será <strong>en</strong>tonces cuando todos nosotros seremos capaces de percibir más de cerca<br />

<strong>la</strong> “realidad” <strong>del</strong> mundo real<br />

T<strong>en</strong>dremos el privilegio de acercarnos, asintóticam<strong>en</strong>te, al conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong><br />

“cosa <strong>en</strong> sí” kantiana.<br />

Conclusiones<br />

La Epistemología y con el<strong>la</strong>, el Método <strong>en</strong> Economía, ti<strong>en</strong><strong>en</strong> derivaciones de<br />

variada contextura<br />

En mi opinión, tomar un método <strong>en</strong> reemp<strong>la</strong>zo de otro, es un error<br />

Los aportes teóricos pued<strong>en</strong> ser mejor utilizadas, si <strong>en</strong> vez de rechazarse mutuam<strong>en</strong>te,<br />

se complem<strong>en</strong>tan <strong>en</strong> un solo cuerpo cognitivo<br />

Por ejemplo, el conocimi<strong>en</strong>to es posible gracias a <strong>la</strong>s propiedades de lo axiomático-deductivo,<br />

estructurado sobre <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia<br />

Lo es, <strong>en</strong> sinergia con el proceso de conocimi<strong>en</strong>to que lleva de un concretos<strong>en</strong>sible<br />

a <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción de un nuevo concreto-s<strong>en</strong>sible<br />

121


Cuyas propiedades son mejor conocidas que el concreto original<br />

Todo esto, a través de <strong>la</strong> abstracción,<br />

Una vez diseñado este nuevo concreto, se toma <strong>la</strong>s medidas para canalizar el<br />

nuevo dev<strong>en</strong>ir de <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones Interactivas<br />

Por otra parte, <strong>la</strong> Razón, por sí so<strong>la</strong>, no ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad de conocer integralm<strong>en</strong>te<br />

el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o <strong>en</strong> su versión integral<br />

Ejemplo: los ci<strong>en</strong>tíficos han afirmado que <strong>la</strong> razón aporta sólo el 20% de <strong>la</strong>s<br />

facultades <strong>en</strong> <strong>la</strong> decisión de tomar <strong>una</strong> acción determinada<br />

El otro 80% está constituido pos <strong>la</strong>s demás facultades humanas<br />

Sobre esa base, considero que el verdadero instrum<strong>en</strong>to cognitivo está conformado<br />

por <strong>la</strong> triada: Razón, Intuición y Experi<strong>en</strong>cia<br />

La Economía, como todas <strong>la</strong>s ci<strong>en</strong>cias sociales necesita de los axiomas y deducciones<br />

surgidas de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia histórica<br />

De otra manera, el método axiómatico-deductivo no t<strong>en</strong>dría ning<strong>una</strong> posibilidad,<br />

ni de explicación ni de pronóstico<br />

La Economía también necesita de <strong>la</strong> inducción sistemática, pues sin <strong>la</strong> observación<br />

de los hechos, ningún conocimi<strong>en</strong>to es posible<br />

El axioma y <strong>la</strong> inducción ti<strong>en</strong><strong>en</strong> que contrastar sus hal<strong>la</strong>zgos con <strong>la</strong> realidad; sin<br />

esa contrastación no hay posibilidad de conocimi<strong>en</strong>to<br />

Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong> hipótesis, como <strong>una</strong> proposición de <strong>una</strong> realidad conocida, es<br />

tan legítima como cualquiera de <strong>la</strong>s anteriores formas.<br />

122


7<br />

LA TEORÍA DEL VALOR<br />

CONOCIMIENTO<br />

(Una Propuesta)<br />

Ésta es <strong>una</strong> <strong>propuesta</strong> que surge <strong>del</strong> análisis <strong>del</strong> proceso histórico que siguió el<br />

concepto de Valor y de <strong>la</strong> investigación sobre <strong>la</strong> importancia <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

como el requisito indisp<strong>en</strong>sable para explicar el porqué de los precios y <strong>del</strong> intercambio;<br />

también forma parte de uno de los capítulos de mi libro, <strong>en</strong> preparación,<br />

La Voluntad de Ser <strong>en</strong> el que postulo <strong>la</strong> incongru<strong>en</strong>cia de considerar a <strong>la</strong><br />

sociedad como un simple conjunto de individuos, cada uno tratando de ser más<br />

que el otro y, <strong>en</strong> el proceso, devini<strong>en</strong>do antagónicos <strong>en</strong>tre sí. Por otro <strong>la</strong>do, se<br />

basa <strong>en</strong> <strong>la</strong> premisa fundam<strong>en</strong>tal de que <strong>la</strong> “verdad objetiva”, aj<strong>en</strong>a por completo<br />

a <strong>la</strong> subjetividad <strong>del</strong> hombre, no es asequible ni a los s<strong>en</strong>tidos ni a <strong>la</strong> razón<br />

per se. No es asequible a los s<strong>en</strong>tidos debido a que éstos son instrum<strong>en</strong>tos<br />

de conocimi<strong>en</strong>to y como tales, como instrum<strong>en</strong>tos, deb<strong>en</strong> transformar lo que<br />

percib<strong>en</strong>. No es asequible a <strong>la</strong> Razón per se, debido a que <strong>la</strong> Razón sin ayuda<br />

de <strong>la</strong> Intuición es un instrum<strong>en</strong>to cognoscitivo incompleto y está, a su vez, influido<br />

por <strong>la</strong> Ideología. Postulo que no existe un solo ser humano que sea completam<strong>en</strong>te<br />

puro; indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de que sea filósofo, ci<strong>en</strong>tífico u hombre<br />

de cotidianeidad, nunca estará libre de <strong>la</strong> contaminación ideológica y de <strong>la</strong>s<br />

prefer<strong>en</strong>cias personales. Sobre este particu<strong>la</strong>r, no creo que nadie pueda decir<br />

“que ni un rayo de l<strong>una</strong> filtrado me ha”. Por último, tomo al poema como un<br />

medio cognoscitivo porque permite <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tros intuitivos con Estados Puros<br />

<strong>del</strong> Ser, a los que los filósofos l<strong>la</strong>man “es<strong>en</strong>cia” y, además, porque ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad<br />

de deve<strong>la</strong>r <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones <strong>del</strong> ser con el Ser. Expresa <strong>en</strong> muy pocas pa<strong>la</strong>bras<br />

lo que no cabe <strong>en</strong> ci<strong>en</strong>tos de tratados “racionales”.<br />

Las percepciones<br />

Empiezo citando a dos grandes poetas de hab<strong>la</strong> hispana. El primero nos define<br />

<strong>en</strong> tres pequeños versos su rechazo implícito a <strong>la</strong> subjetividad y su id<strong>en</strong>tificación<br />

pl<strong>en</strong>a con <strong>la</strong> percepción objetiva, con <strong>una</strong> autoridad que nunca he <strong>en</strong>contrado<br />

<strong>en</strong> ningún filósofo ni hombre de ci<strong>en</strong>cia:<br />

“El ojo que ves no es/ojo porque tú lo veas/<br />

123


es ojo porque te ve”<br />

El principio de <strong>la</strong> Re<strong>la</strong>ción Interactiva se basa <strong>en</strong> estos versos, aunque los modifica<br />

<strong>en</strong> algo para que reflej<strong>en</strong> adecuadam<strong>en</strong>te mi percepción, <strong>en</strong> el tema <strong>del</strong><br />

objetivismo y <strong>del</strong> subjetivismo epistemológico (con el permiso <strong>del</strong> gran Antonio<br />

Machado, por supuesto)<br />

El ojo que ves, es ojo<br />

porque lo ves y porque te ve<br />

Mi percepción de <strong>la</strong> verdad es objetiva y subjetiva al mismo tiempo, <strong>en</strong> <strong>una</strong><br />

síntesis que, a difer<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> negación de alguno de sus términos, resulta de <strong>la</strong><br />

complem<strong>en</strong>tariedad de ambos. Es sobre esa percepción que modulo <strong>la</strong> materia<br />

prima para esculpir el método de mi filosofía: La Dialéctica de Complem<strong>en</strong>tos,<br />

<strong>la</strong> que complem<strong>en</strong>ta, a su vez, a <strong>la</strong> Dialéctica de Opuestos Antagónicos. Con <strong>la</strong><br />

Dialéctica de Complem<strong>en</strong>tos percibo también <strong>la</strong> posibilidad de <strong>una</strong> lógica que<br />

tome <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta el Tercero Incluido a difer<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> lógica formal actual. He<br />

aquí dos percepciones de dos grandes poetas; <strong>la</strong> primera, también de Antonio<br />

Machado:<br />

Al andar se hace camino,<br />

y al volver <strong>la</strong> vista atrás<br />

se ve <strong>la</strong> s<strong>en</strong>da que nunca<br />

se ha de volver a pisar.<br />

Caminante, no hay camino,<br />

sino este<strong>la</strong>s <strong>en</strong> <strong>la</strong> mar<br />

Comparemos esta visión con <strong>la</strong> de Jorge Luis Borges, <strong>en</strong> su re<strong>la</strong>to El Inmortal:<br />

No hay cosa que no esté perdida <strong>en</strong> innumerables espejos.<br />

Nada puede ocurrir <strong>una</strong> so<strong>la</strong> vez, nada es preciosam<strong>en</strong>te precario<br />

¿De dónde surge esta gran difer<strong>en</strong>cia de percepciones de dos in dividuos que<br />

abarcan el infinito con <strong>la</strong> misma facilidad con que pued<strong>en</strong> detectar <strong>una</strong> motita<br />

de emoción que transfigura el defecto <strong>del</strong> ser amado <strong>en</strong> pequeña virtud? Pues<br />

de <strong>la</strong>s percepciones. Nunca son <strong>la</strong>s mismas <strong>en</strong>tre los seres humanos; a veces, ni<br />

siquiera son <strong>la</strong>s mismas <strong>en</strong> uno solo de ellos cuando el tiempo-espacio cambia<br />

y, con él, <strong>la</strong>s circunstancias. Para ampliar esta apreciación, imaginemos un partido<br />

de fútbol <strong>en</strong>tre el Real Madrid y el Barcelona <strong>en</strong> España. El réferi cobra<br />

un p<strong>en</strong>al a favor <strong>del</strong> segundo. Todos los de <strong>la</strong> barra <strong>del</strong> Real Madrid jurarán<br />

124


que no hubo tal p<strong>en</strong>al. Todos los de <strong>la</strong> barra <strong>del</strong> Barcelona dirán que a sus ojos<br />

el p<strong>en</strong>al fue tan c<strong>la</strong>ro como un día de primavera <strong>en</strong> <strong>la</strong> cima de <strong>una</strong> montaña.<br />

¿Quién t<strong>en</strong>drá razón? Nunca lo sabremos.<br />

Por supuesto que, <strong>una</strong> vez que cada uno vea <strong>la</strong> jugada repetida <strong>en</strong> cámara l<strong>en</strong>ta<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> TV, <strong>la</strong> mayor parte de simpatizantes de ambos equipos, por igual, se darán<br />

cu<strong>en</strong>ta que deformaron <strong>la</strong> realidad sin t<strong>en</strong>er conci<strong>en</strong>cia de que <strong>la</strong> deformaron.<br />

Lo habrán hecho así, inconsci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, impelidos por <strong>la</strong> fuerza que les da<br />

el cariño que si<strong>en</strong>t<strong>en</strong> por sus respectivos equipos, es decir, lo habrán hecho<br />

guiados por sus respectivas ideologías. Esos serán los seres normales; los que<br />

deforman <strong>la</strong> realidad sin saberlo, sin quererlo. Sin embargo, también estarán los<br />

que deforman <strong>la</strong> realidad consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> virtud de sus intereses; ese será<br />

el Ser político; el Ser empresario y, desgraciadam<strong>en</strong>te, el Ser deportista, es decir,<br />

los que basan sus exist<strong>en</strong>cias <strong>en</strong> <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia, <strong>en</strong> <strong>la</strong> necesidad de eliminar<br />

al rival: el primero, de <strong>la</strong> ar<strong>en</strong>a política; el segundo, <strong>del</strong> mercado y el tercero,<br />

de <strong>la</strong> tab<strong>la</strong> de posiciones.<br />

El neoliberalismo trata de convertir al individuo normal, el que deforma <strong>la</strong><br />

realidad inconsci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> el homo economicus, es decir, <strong>en</strong> el que <strong>la</strong> deforma<br />

consci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te para maximizar sus b<strong>en</strong>eficios como empresario o para<br />

maximizar su utilidad como consumidor. En este int<strong>en</strong>to, el neoliberalismo<br />

transforma al hombre <strong>en</strong> un sujeto ais<strong>la</strong>do, receloso de todos los demás, a qui<strong>en</strong>es<br />

considera como <strong>en</strong>emigos naturales y sociales a <strong>la</strong> par, debido al miedo que<br />

si<strong>en</strong>te de ser v<strong>en</strong>cido <strong>en</strong> <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia cotidiana <strong>en</strong> que ha convertido su vida,<br />

maratón titánico de compet<strong>en</strong>cia diaria, <strong>en</strong> <strong>la</strong> que percibe que el mismo aire<br />

que respira, el de “su propiedad”, le es arrebatado por el prójimo.<br />

Lo que es, existe indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> conci<strong>en</strong>cia humana. Pero, <strong>una</strong> vez<br />

que empieza el proceso de conocimi<strong>en</strong>to de lo que es y qué es si<strong>en</strong>do lo que es,<br />

no puede sustraerse de <strong>la</strong> influ<strong>en</strong>cia que <strong>la</strong> conci<strong>en</strong>cia ti<strong>en</strong>e sobre él y <strong>la</strong> deformación<br />

que sufre <strong>en</strong> el acto de conocer. Ningún acto de conocimi<strong>en</strong>to está libre<br />

de <strong>la</strong> subjetividad <strong>del</strong> que conoce, por lo tanto, jamás está libre de <strong>la</strong> ideología<br />

con que se conoce. Por otro <strong>la</strong>do, debemos t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> dec<strong>la</strong>ración de<br />

Protágoras, <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de que “El hombre es el c<strong>en</strong>tro de <strong>la</strong>s cosas”, de donde<br />

provi<strong>en</strong>e <strong>la</strong> principal debilidad de los “racionales” cuando pret<strong>en</strong>d<strong>en</strong> separar<br />

como <strong>en</strong>tes indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes, uno <strong>del</strong> otro, al supuesto “sujeto-que-conoce” <strong>del</strong><br />

“objeto-que-es-conocido”. Ya es hora de <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der que el ser es <strong>una</strong> parte de <strong>la</strong><br />

naturaleza, como lo es un río, <strong>una</strong> piedra o un cocodrilo; que <strong>la</strong> parte no puede<br />

125


ser separada <strong>del</strong> Todo; que <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción hombre-naturaleza es <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción de <strong>la</strong><br />

parte con re<strong>la</strong>ción al todo y a <strong>la</strong>s otras partes, respectivam<strong>en</strong>te.<br />

A continuación, se resumirá <strong>la</strong>s principales concepciones sobre <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong><br />

Valor <strong>en</strong> <strong>la</strong> historia <strong>del</strong> p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to económico, tratando de citar, críticam<strong>en</strong>te,<br />

<strong>la</strong>s ideas más importantes <strong>en</strong> cada caso.<br />

Los Objetivistas clásicos<br />

Adam Smith<br />

Al comparar el <strong>valor</strong> de cambio de un bi<strong>en</strong> con su precio, Smith observó que el<br />

precio fluctuaba como <strong>una</strong> respuesta a los cambios monetarios de los bi<strong>en</strong>es,<br />

por lo que reemp<strong>la</strong>za el <strong>valor</strong> “nominal monetario” de cada bi<strong>en</strong> con un precio<br />

real, <strong>en</strong> el mismo s<strong>en</strong>tido que hoy le damos, v.g. al sa<strong>la</strong>rio real a difer<strong>en</strong>cia <strong>del</strong><br />

sa<strong>la</strong>rio nominal o monetario. Este “<strong>valor</strong> real” es expresado <strong>en</strong> términos re<strong>la</strong>tivos<br />

con <strong>la</strong> cantidad de trabajo que costó producirlo. De este modo, <strong>en</strong> vez de<br />

escoger <strong>una</strong> mercancía tal como el oro o <strong>la</strong> p<strong>la</strong>ta, Smith recurre más bi<strong>en</strong> a otra<br />

mercancía d<strong>en</strong>ominada trabajo. Queda <strong>en</strong>tonces determinado que el <strong>valor</strong> de un<br />

bi<strong>en</strong> está determinado por <strong>la</strong> cantidad de trabajo que conti<strong>en</strong>e, por lo que el trabajador<br />

sería el creador de <strong>valor</strong>. Sin embargo, ac<strong>la</strong>ra que el <strong>valor</strong> creado por el<br />

trabajador debe repartirse también <strong>en</strong>tre el dueño <strong>del</strong> capital y el de <strong>la</strong> tierra.<br />

De este modo, el sa<strong>la</strong>rio, el b<strong>en</strong>eficio y <strong>la</strong> r<strong>en</strong>ta se conviert<strong>en</strong> <strong>en</strong> compon<strong>en</strong>tes<br />

<strong>del</strong> costo de producción <strong>del</strong> bi<strong>en</strong>. Smith supone que <strong>la</strong> nueva medida de <strong>valor</strong>,<br />

el trabajo, es invariable, pues su costo de producción, <strong>la</strong> <strong>del</strong> trabajo, es el sa<strong>la</strong>rio<br />

de subsist<strong>en</strong>cia que el trabajador recibe por el <strong>valor</strong> creado, sa<strong>la</strong>rio que, por<br />

ser de subsist<strong>en</strong>cia, hace que el trabajo sea el m<strong>en</strong>os invariable de todos los<br />

medidores <strong>del</strong> <strong>valor</strong>. De esta manera, el precio se divide <strong>en</strong> tres compon<strong>en</strong>tes:<br />

los sa<strong>la</strong>rios, el interés y <strong>la</strong> r<strong>en</strong>ta. Cuando <strong>en</strong> el <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo el precio de mercado<br />

igua<strong>la</strong> <strong>la</strong> suma de estos tres retornos, t<strong>en</strong>dremos el precio natural. En el corto<br />

p<strong>la</strong>zo, el precio de mercado puede no igua<strong>la</strong>r <strong>la</strong> suma de los tres compon<strong>en</strong>tes,<br />

debido a que, <strong>en</strong> ese caso, el precio es determinado por <strong>la</strong>s fuerzas de <strong>la</strong> oferta<br />

y <strong>la</strong> demanda. Smith dec<strong>la</strong>ra que <strong>la</strong>s tasas de b<strong>en</strong>eficio se determinan por <strong>la</strong>s<br />

condiciones g<strong>en</strong>erales imperantes <strong>en</strong> <strong>la</strong> sociedad, <strong>en</strong> un proceso que el fundador<br />

de <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica define como de progreso, estancami<strong>en</strong>to y decad<strong>en</strong>cia.<br />

Finalm<strong>en</strong>te, define el precio natural como aquél al que ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> los precios<br />

de todas <strong>la</strong>s mercancías. Aunque Adam Smith propone <strong>una</strong> solución adecuada<br />

a <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong> época de los clásicos, el hecho de que el <strong>valor</strong><br />

creado por el trabajo se divida <strong>en</strong> tres retornos: sa<strong>la</strong>rio, b<strong>en</strong>eficio y r<strong>en</strong>ta, convierte<br />

a su <strong>propuesta</strong> <strong>en</strong> <strong>una</strong> teoría <strong>del</strong> costo de producción, donde el precio<br />

126


“natural” no es sino el equival<strong>en</strong>te a ese costo de producción, disfrazado bajo<br />

<strong>una</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong> trabajo.<br />

David Ricardo<br />

Ricardo se apoya <strong>en</strong> <strong>la</strong> visión de Smith, pero va un paso más a<strong>del</strong>ante, pues<br />

llega al concepto de “exced<strong>en</strong>te” para definirlo como <strong>la</strong> difer<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre <strong>la</strong> cantidad<br />

de trabajo requerida para producir los bi<strong>en</strong>es de subsist<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> trabajador,<br />

es decir, los sa<strong>la</strong>rios, y <strong>la</strong> cantidad producida por esa fuerza de trabajo.<br />

Así, Ricardo explica el b<strong>en</strong>eficio y <strong>la</strong> r<strong>en</strong>ta como productos derivados <strong>del</strong> exced<strong>en</strong>te<br />

creado por el trabajador. Su teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong> trabajo deja de <strong>la</strong>do <strong>la</strong> contradicción<br />

<strong>del</strong> “costo de producción” de Smith, puesto que esa contradicción<br />

hacía que el precio de un bi<strong>en</strong> se midiera, <strong>en</strong> el fondo, “por el precio de ese<br />

bi<strong>en</strong>” y postu<strong>la</strong> que <strong>la</strong> única causa de <strong>una</strong> alteración <strong>del</strong> <strong>valor</strong> de cambio es el<br />

aum<strong>en</strong>to o disminución de <strong>la</strong> cantidad de trabajo que cont<strong>en</strong>ga, agrega que <strong>una</strong><br />

variación <strong>del</strong> sa<strong>la</strong>rio t<strong>en</strong>drá un efecto inversam<strong>en</strong>te proporcional al b<strong>en</strong>eficio.<br />

Por otro <strong>la</strong>do, <strong>una</strong> variación <strong>del</strong> b<strong>en</strong>eficio afectará a todos los sectores por igual<br />

y <strong>en</strong> el intercambio de bi<strong>en</strong>es a través de sus precios re<strong>la</strong>tivos <strong>en</strong>tre sí, el efecto<br />

de <strong>la</strong> variación <strong>del</strong> b<strong>en</strong>eficio será nulo.<br />

"El carácter determinante <strong>del</strong> tipo de b<strong>en</strong>eficio agríco<strong>la</strong> sobre el tipo g<strong>en</strong>eral de<br />

b<strong>en</strong>eficio consiste <strong>en</strong> que, dado que <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia igua<strong>la</strong> a todos los tipos de<br />

b<strong>en</strong>eficio, <strong>la</strong> t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia a <strong>la</strong> disminución <strong>del</strong> tipo de b<strong>en</strong>eficio agríco<strong>la</strong> debe<br />

transmitirse al tipo g<strong>en</strong>eral de b<strong>en</strong>eficio, el cual, por lo tanto, debe manifestar<br />

él mismo <strong>una</strong> t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia a <strong>la</strong> caída progresiva". De este modo habrá <strong>una</strong> tasa de<br />

ganancia única congru<strong>en</strong>te con los r<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>tos decreci<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> <strong>la</strong> agricultura.<br />

Por otro <strong>la</strong>do, suponi<strong>en</strong>do que el trigo es un bi<strong>en</strong> que todos los sectores utilizan<br />

como insumo, <strong>la</strong> dificultad de producción para esos sistemas debe ser igual a <strong>la</strong><br />

dificultad de producción hal<strong>la</strong>da <strong>en</strong> <strong>la</strong> producción de trigo, pues <strong>la</strong> tasa de ganancia<br />

es única.<br />

De aquí nace uno de los compon<strong>en</strong>tes de su teoría <strong>del</strong> exced<strong>en</strong>te, según <strong>la</strong> cual<br />

"<strong>la</strong> dificultad o facilidad de <strong>la</strong> producción de <strong>la</strong> mercancía regu<strong>la</strong>rá <strong>en</strong> último<br />

término su <strong>valor</strong> <strong>en</strong> cambio". Pero, lo que más nos interesa de <strong>la</strong> teoría ricardiana<br />

es <strong>la</strong> afirmación de que no sólo el trabajo pres<strong>en</strong>te sino el trabajo pasado<br />

incorporado <strong>en</strong> <strong>la</strong> maquinaria produce el <strong>valor</strong> de <strong>la</strong> mercancía. Como veremos<br />

después, éste fue un postu<strong>la</strong>do que Marx criticó <strong>en</strong> “El Capital” y que yo considero<br />

que, por el contrario, esa afirmación se constituye <strong>en</strong> uno de los más grandes<br />

aportes que Ricardo hace a <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong>.<br />

127


John Stuart Mill<br />

Postu<strong>la</strong> que el <strong>valor</strong> es <strong>una</strong> función de los costos reales de producción. Lo que<br />

más o m<strong>en</strong>os coincide con Smith; pero lo que asombra es su percepción de que<br />

los costos monetarios repres<strong>en</strong>tan lo que l<strong>la</strong>ma los costos reales de <strong>la</strong>s desutulidades<br />

<strong>del</strong> trabajo, por <strong>una</strong> parte, y de <strong>la</strong> abstin<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> consumo de los capitalistas,<br />

por <strong>la</strong> otra. Es por esta c<strong>la</strong>se de afirmaciones, <strong>la</strong>s que serían respaldadas<br />

más tarde por Weber, que Marx expresaría su admiración por lo que él d<strong>en</strong>ominó<br />

los “Clásicos”, esto es, Adam Smith y David Ricardo, debido a su interés<br />

“verdaderam<strong>en</strong>te” ci<strong>en</strong>tífico de <strong>en</strong>contrar <strong>la</strong>s “leyes que rig<strong>en</strong> el proceso económico<br />

de <strong>la</strong>s sociedades”. Particu<strong>la</strong>rm<strong>en</strong>te yo guardo mucho respeto por <strong>la</strong><br />

obra <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral de J.S Mill, especialm<strong>en</strong>te por sus contribuciones al “utilitarismo”,<br />

pero su teoría de <strong>la</strong> “abstin<strong>en</strong>cia” me parece realm<strong>en</strong>te <strong>una</strong> muestra <strong>del</strong><br />

gran peso ideológico <strong>en</strong> su percepción, por lo que no t<strong>en</strong>dría ningún derecho a<br />

criticar <strong>la</strong> posición ideológica con que Marx p<strong>la</strong>ntea sus opiniones. Si <strong>la</strong> aplicáramos<br />

<strong>la</strong> visión de Mill al caso de <strong>la</strong>s grandes corporaciones mundiales de <strong>la</strong><br />

actualidad, por ejemplo, a <strong>la</strong> de Billy Gates, llegaríamos a <strong>la</strong> conclusión de que<br />

habría logrado <strong>una</strong> fort<strong>una</strong> de 100 mil millones de dó<strong>la</strong>res, ahorrándose <strong>en</strong> los<br />

almuerzos. Esto es s<strong>en</strong>cil<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te absurdo, sin embargo, <strong>la</strong> “teoría de <strong>la</strong> abstin<strong>en</strong>cia”<br />

ti<strong>en</strong>e seguidores ilustres, como es el caso de Max Weber.<br />

Jeremy Betham: La Utilidad, principio de <strong>valor</strong><br />

Fue, con J.S. Mil, uno de los principales fundadores <strong>del</strong> utilitarismo. Bajo este<br />

sistema, los seres humanos huy<strong>en</strong> <strong>del</strong> dolor y buscan el p<strong>la</strong>cer. Sus aportes al<br />

concepto de utilidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía se concretan <strong>en</strong> su int<strong>en</strong>ción de realizar<br />

<strong>una</strong> compasión <strong>en</strong>tre dolor y p<strong>la</strong>cer que el individuo obti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> su actividad cotidiana.<br />

Por estas razones, fue considerado un hedonista, pero, sobre todo, fue<br />

un “utilitarista objetivo” pues definía <strong>la</strong> utilidad como “<strong>la</strong> facultad de un bi<strong>en</strong><br />

para producir un b<strong>en</strong>eficio o alegría, o suprimir un dolor o adversidad”. El método<br />

utilizado para ello fue un apriorismo intuitivo, pero no logró <strong>una</strong> solución<br />

g<strong>en</strong>eral para asignar un <strong>valor</strong> cardinal a <strong>la</strong>s dim<strong>en</strong>siones de p<strong>la</strong>cer y dolor que<br />

se había p<strong>la</strong>nteado originalm<strong>en</strong>te. Sin embargo, logró dar cierta consist<strong>en</strong>cia a<br />

su teoría recurri<strong>en</strong>do al dinero como <strong>una</strong> guía para <strong>la</strong> medición de <strong>la</strong>s satisfacciones,<br />

idea que fue retomada luego por Marshall.<br />

Jean Baptist Say<br />

Su principal objetivo fue el de liberar al concepto de utilidad de cualquier cont<strong>en</strong>ido<br />

material. Para él, el <strong>valor</strong> es algo emin<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te subjetivo y dep<strong>en</strong>de de<br />

128


<strong>la</strong> utilidad, que es su fundam<strong>en</strong>to, por lo que es también fundam<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> riqueza.<br />

Pero <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra dificultades <strong>en</strong> <strong>la</strong> medición <strong>del</strong> <strong>valor</strong> utilizando <strong>la</strong>s apreciaciones<br />

variables y fluctuantes de los individuos, por lo que abandona este<br />

método y acude a los gastos de producción y de los movimi<strong>en</strong>tos de <strong>la</strong> demanda<br />

y oferta para cuantificar el <strong>valor</strong>. En realidad, ni Betham ni Say alcanzan<br />

a dilucidar <strong>la</strong> es<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> utilidad; ésa tarea sería cumplida con el adv<strong>en</strong>imi<strong>en</strong>to<br />

de los marginalistas.<br />

H.H. Goss<strong>en</strong><br />

El nuevo concepto de utilidad marginal <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> Goss<strong>en</strong> un desarrollo decisivo,<br />

sobre todo por su visión de fundam<strong>en</strong>tar el <strong>valor</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong> “utilidad <strong>del</strong> último<br />

átomo”, <strong>la</strong> ley de saturación de necesidades y ley de comp<strong>en</strong>sación de <strong>la</strong>s<br />

utilidades. Por otra parte, querrá explicar el proceso de cambio sobre <strong>la</strong> base de<br />

<strong>la</strong> teoría subjetiva <strong>del</strong> <strong>valor</strong>, postu<strong>la</strong>ndo que el cambio es posible <strong>en</strong>tre dos personas<br />

debido a que cada <strong>una</strong> recibe de <strong>la</strong> otra más de lo que da, algo simi<strong>la</strong>r a<br />

<strong>la</strong> visión de Condil<strong>la</strong>c, que databa de muchas décadas atrás. El aporte de Goss<strong>en</strong>,<br />

es sin embargo, id<strong>en</strong>tificable, pues propone que habrá cambio de equival<strong>en</strong>te<br />

cuando el último átomo <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> recibido por cada uno de los sujetos proporcione<br />

a cada uno <strong>una</strong> utilidad marginal igual, lo que equivale a decir, que<br />

cada uno recibe el máximo de <strong>valor</strong> posible; esto, es: el cambio de <strong>valor</strong>es<br />

equival<strong>en</strong>tes que es el cambio de cantidades matemáticam<strong>en</strong>te iguales, permite<br />

que los dos sujetos reciban más de lo que cada uno da, <strong>en</strong> otras pa<strong>la</strong>bras, <strong>la</strong>s<br />

cantidades matemáticam<strong>en</strong>te iguales se conviert<strong>en</strong> <strong>en</strong> cantidades matemáticam<strong>en</strong>te<br />

desiguales, afirmación que es intuitivam<strong>en</strong>te captada por cualquier persona<br />

que observe un proceso de cambio.<br />

Sus principales descubrimi<strong>en</strong>tos serían los mismos que <strong>en</strong>contrarían los marginalistas<br />

treinta años más tarde, esto es, <strong>la</strong> noción de que <strong>la</strong> utilidad es naturaleza<br />

subjetiva y está asociada a <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción de bi<strong>en</strong>es y necesidades. También<br />

conforma su teoría <strong>la</strong>s nociones de que <strong>la</strong> base <strong>del</strong> <strong>valor</strong> de los bi<strong>en</strong>es no es <strong>la</strong><br />

utilidad total, sino <strong>la</strong> que corresponde a <strong>la</strong> última unidad de un bi<strong>en</strong> cualquiera,<br />

es decir, lo que después se conoció como utilidad marginal; <strong>la</strong> de que <strong>la</strong> utilidad<br />

marginal es medible y, por último, <strong>la</strong> de que el intercambio de productos es<br />

un intercambio de utilidades <strong>en</strong> el marg<strong>en</strong>, que es el determinante de <strong>la</strong> equival<strong>en</strong>cia<br />

de los <strong>valor</strong>es. Goss<strong>en</strong> dec<strong>la</strong>ró que él había hecho <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía lo que<br />

Copérnico <strong>en</strong> <strong>la</strong> dim<strong>en</strong>sión <strong>del</strong> universo.<br />

129


Los Marginalistas<br />

Goss<strong>en</strong> no fue el único que realizaría <strong>una</strong> “revolución coperniqueana” <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

Economía, pues los marginalistas le atribuyeron a Jevons y a M<strong>en</strong>ger, <strong>la</strong> responsabilidad<br />

de <strong>una</strong> nueva revolución derivada de Copérnico. Definieron <strong>la</strong><br />

utilidad como <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre el hombre y un bi<strong>en</strong> por <strong>la</strong> cual este última satisface<br />

<strong>una</strong> necesidad. Para que esto se realice, debían tomarse <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta los sigui<strong>en</strong>tes<br />

aspectos: <strong>la</strong> propiedad de satisfacer <strong>una</strong> necesidad no es inher<strong>en</strong>te al<br />

bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> cuestión, no está <strong>en</strong> <strong>la</strong> materialidad corpórea <strong>del</strong> bi<strong>en</strong>; <strong>la</strong> utilidad, por<br />

ello, será de carácter subjetiva y, para que los bi<strong>en</strong>es t<strong>en</strong>gan <strong>valor</strong>, <strong>la</strong> utilidad<br />

de cada uno de ellos debe ser unida a <strong>la</strong> escasez. Al problema de <strong>la</strong> id<strong>en</strong>tificación<br />

de <strong>la</strong> utilidad y <strong>la</strong> escasez, se sumó <strong>la</strong> necesidad de cuantificar <strong>la</strong> utilidad<br />

de un bi<strong>en</strong>; para ello, los repres<strong>en</strong>tantes de <strong>la</strong> escue<strong>la</strong> subjetiva a principios de<br />

1870, retomaron el concepto de utilidad marginal, para afirmar que ésa era <strong>la</strong><br />

que medía el <strong>valor</strong> de un bi<strong>en</strong>.<br />

Karl M<strong>en</strong>ger<br />

Fue el que propuso por primera vez <strong>la</strong> nueva concepción, postu<strong>la</strong>ndo que es el<br />

consumidor qui<strong>en</strong> otorga <strong>valor</strong> a <strong>la</strong>s mercancías, a <strong>la</strong>s que recurre para satisfacer<br />

necesidades individuales. De este modo concibe su definición <strong>en</strong> los sigui<strong>en</strong>tes<br />

términos: “<strong>valor</strong> es <strong>la</strong> importancia que <strong>la</strong>s mercancías concretas o determinadas<br />

cantidades de el<strong>la</strong>s adquier<strong>en</strong> para nosotros por el hecho de que sabemos<br />

que <strong>la</strong> satisfacción de nuestras necesidades dep<strong>en</strong>de de que dispongamos<br />

de el<strong>la</strong>s.” M<strong>en</strong>ger quería descubrir <strong>la</strong> ley que regía <strong>en</strong> <strong>la</strong> formación de los<br />

precios, para lo que basó su <strong>propuesta</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong>s necesidades <strong>en</strong> re<strong>la</strong>ción con <strong>la</strong>s<br />

mercancías, rechazando <strong>la</strong> percepción objetiva <strong>del</strong> <strong>valor</strong>. De este modo formu<strong>la</strong>rá<br />

el principio de <strong>la</strong> utilidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> dim<strong>en</strong>sión marginal.<br />

Para empezar, dijo que un consumidor racional buscará obt<strong>en</strong>er <strong>la</strong> mayor satisfacción<br />

de los bi<strong>en</strong>es que desea consumir, distribuy<strong>en</strong>do su dinero de modo tal<br />

que su última unidad monetaria gastada <strong>en</strong> un bi<strong>en</strong> le brinde <strong>la</strong> misma satisfacción<br />

que <strong>la</strong> unidad monetaria gastada <strong>en</strong> cualquier otro. Esto se complem<strong>en</strong>ta<br />

con <strong>la</strong> afirmación de que el consumidor, <strong>en</strong> su afán de aum<strong>en</strong>tar su satisfacción,<br />

tras<strong>la</strong>dará algo <strong>del</strong> gasto <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> m<strong>en</strong>os importante a otro que considere<br />

de mayor importancia. Este es el principio de “marginalidad” o marginal, principio<br />

bajo el cual el consumidor participa <strong>en</strong> <strong>la</strong> estructuración de <strong>la</strong> demanda de<br />

mercado. Pero aún quedaba por realizar <strong>la</strong> g<strong>en</strong>eralización de <strong>la</strong> solución al problema<br />

de <strong>la</strong> <strong>valor</strong>ación, lo que se expresaría <strong>en</strong> su “teoría de <strong>la</strong> imputación”.<br />

130


Wiliam Stanley Jevons<br />

Hace tres aportes de valía a <strong>la</strong> teoría de <strong>la</strong> utilidad: considera que <strong>la</strong> utilidad no<br />

debe ser tratada como <strong>una</strong> magnitud absoluta, a difer<strong>en</strong>cia de Meger, sino bajo<br />

el concepto de “grado final de utilidad”; quiere recurrir a procedimi<strong>en</strong>tos técnicos<br />

para medir <strong>la</strong> utilidad y pone al <strong>valor</strong> de uso como base <strong>del</strong> <strong>valor</strong> de cambio,<br />

por lo que llega a <strong>la</strong> vincu<strong>la</strong>ción <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> con el individuo. En otras pa<strong>la</strong>bras,<br />

consolida <strong>la</strong> utilidad marginal <strong>en</strong> <strong>una</strong> tarea simultánea con M<strong>en</strong>ger,<br />

Walras y Marshall, aunque todos ellos trabajan de modo indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te.<br />

Los Neoclásicos:<br />

Alfred Marshall<br />

El debate sobre el <strong>valor</strong> es relegado a segundo término por los economistas a<br />

partir <strong>del</strong> marginalismo, para ocuparse por <strong>la</strong> medición de <strong>la</strong> utilidad a través<br />

<strong>del</strong> consumidor y <strong>la</strong> estructura de su demanda. Alfred Marshall es el que sistematiza<br />

<strong>la</strong> nueva concepción y lo hace bajo los sigui<strong>en</strong>tes aspectos: <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong><br />

consumidor, el exced<strong>en</strong>te <strong>del</strong> consumidor, <strong>la</strong> noción de e<strong>la</strong>sticidad, <strong>la</strong>s curvas<br />

de demanda y oferta parciales… La <strong>propuesta</strong> de Marshall sobre el punto que<br />

ahora nos interesa es que el <strong>valor</strong> de un bi<strong>en</strong> se fija <strong>en</strong> el equilibrio de su oferta<br />

y su demanda. Con esto g<strong>en</strong>eralizó el concepto de <strong>la</strong> utilidad marginal d<strong>en</strong>tro<br />

de <strong>la</strong> teoría de <strong>la</strong> demanda y tomó el dinero como <strong>una</strong> medida, no de los deseos,<br />

pero sí <strong>del</strong> móvil de <strong>la</strong> acción para satisfacerlos. De este modo, <strong>la</strong> determinación<br />

de los precios <strong>del</strong> mercado sustituye a análisis <strong>del</strong> <strong>valor</strong> como categoría<br />

de importancia <strong>en</strong> lo que ya no es Economía Política, sino, Teoría Económica.<br />

Con Marshall, se consolida también el estudio especializado, empírico y<br />

axiomático <strong>del</strong> consumidor, los precios y el mercado<br />

Un resum<strong>en</strong> a modo de conclusión sobre <strong>la</strong> teoría subjetiva <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

A difer<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> corri<strong>en</strong>te objetiva, el <strong>valor</strong> de un bi<strong>en</strong> dep<strong>en</strong>de no <strong>del</strong> trabajo<br />

objetivado <strong>en</strong> él sino de <strong>la</strong> utilidad que brinda, con lo que el <strong>valor</strong> de uso cobra<br />

preemin<strong>en</strong>cia sobre el <strong>valor</strong> de cambio; éste último es <strong>una</strong> expresión cuantitativa<br />

<strong>del</strong> cambio de <strong>valor</strong>es de uso, a través de <strong>la</strong>s respectivas utilidades marginales<br />

de los bi<strong>en</strong>es intercambiados. De aquí se deduce que el <strong>valor</strong> de uso es <strong>la</strong><br />

utilidad, que es <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción de alg<strong>una</strong> cualidad de algún bi<strong>en</strong> para satisfacer<br />

<strong>una</strong> necesidad. La medida <strong>del</strong> <strong>valor</strong> está dada por <strong>la</strong> prefer<strong>en</strong>cia <strong>del</strong> consumidor<br />

hacia ese bi<strong>en</strong> determinado, mi<strong>en</strong>tras que <strong>la</strong> demanda de un bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> el mercado<br />

se convierte <strong>en</strong> <strong>la</strong> concreción de <strong>la</strong>s prefer<strong>en</strong>cias <strong>del</strong> consumidor desde el punto<br />

131


de vista de <strong>la</strong> utilidad marginal que <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> el bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> cuestión. Los precios<br />

desp<strong>la</strong>zan al <strong>valor</strong> como categoría de análisis al estudiar <strong>la</strong>s prefer<strong>en</strong>cias<br />

<strong>del</strong> consumidor por un bi<strong>en</strong>, prefer<strong>en</strong>cias reve<strong>la</strong>das a través <strong>del</strong> conteo empírico<br />

<strong>del</strong> método positivista, lo que hace que <strong>la</strong> utilidad sea ahora considerada<br />

como <strong>una</strong> categoría que no es necesaria al análisis de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os económicos,<br />

cuando se los trata como fuerzas que ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> al equilibrio: <strong>la</strong> “prefer<strong>en</strong>cia<br />

reve<strong>la</strong>da”, objetivam<strong>en</strong>te observada <strong>en</strong> el mercado, ha hecho que el <strong>valor</strong> y <strong>la</strong><br />

utilidad, por igual, fueran anu<strong>la</strong>das <strong>del</strong> esc<strong>en</strong>ario económico neoclásico. El<br />

concepto “<strong>valor</strong>” ha pasado a ser <strong>una</strong> <strong>en</strong>tidad “metafísica”. Pero hay impulsos<br />

académicos que ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> a revivir el debate sobre <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong>. Tomemos<br />

como ejemplo, a D<strong>en</strong>is Robertsosn <strong>en</strong> sus “Lecciones sobre los principios de <strong>la</strong><br />

economía” que toma el <strong>valor</strong> como base <strong>del</strong> análisis de <strong>la</strong> demanda. En mi obra<br />

La Acción Recíproca <strong>en</strong> preparación, el debate sobre el <strong>valor</strong> es uno de los<br />

puntos principales de su estructura; lo es, bajo el principio de que los problemas<br />

no pued<strong>en</strong> ser ignorados. Tres cuartas partes <strong>del</strong> mundo se debat<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

miseria por un sistema capitalista radicalizado que <strong>en</strong> vez de solucionar los<br />

problemas teóricos de <strong>la</strong> economía, simplem<strong>en</strong>te los ignora. Eso es algo que no<br />

puede continuar.<br />

El análisis marxista <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

Empezaremos esta sección con <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s preguntas más importantes que Marx<br />

hace <strong>en</strong> su análisis <strong>del</strong> sistema capitalista: ¿qué sucede cuando el producto no<br />

se consume de inmediato, cuando para llegar a ser consumido debe pasar por <strong>la</strong><br />

etapa <strong>del</strong> cambio? En otras pa<strong>la</strong>bras, ¿qué sucede cuando el bi<strong>en</strong> concreto, que<br />

es un <strong>valor</strong> de uso, se convierte <strong>en</strong> mercancía? En ese instante el producto <strong>del</strong><br />

trabajo ha cambiado cualitativam<strong>en</strong>te. Esta pregunta recurrió a un apoyo conceptual:<br />

toda mercancía es un <strong>valor</strong> de uso, pero no todo <strong>valor</strong> de uso es <strong>una</strong><br />

mercancía. Por lo tanto, el sistema capitalista, al producir bi<strong>en</strong>es concretos para<br />

ser intercambiados, produce mercancías, no simples <strong>valor</strong>es de uso.<br />

De inmediato hace <strong>la</strong> sigui<strong>en</strong>te consideración: si el <strong>valor</strong> de <strong>la</strong>s mercancías descansa<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> utilidad subjetiva, si esto hace posible el cambio ¿cómo se mide <strong>la</strong>s<br />

proporciones <strong>en</strong> que <strong>la</strong>s mercancías se cambian? ¿cuál es <strong>la</strong> unidad de medida<br />

<strong>en</strong> este caso? Marx analiza esos conceptos <strong>en</strong> el primer tomo de “El Capital”.<br />

En su visión, todas <strong>la</strong>s mercancías ti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>valor</strong> porque son producidos por el<br />

trabajo; esto es, <strong>la</strong> sustancia <strong>del</strong> <strong>valor</strong> es el trabajo, expresado <strong>en</strong> el tiempo de<br />

trabajo socialm<strong>en</strong>te necesario para producir<strong>la</strong>s. Este indicador, el tiempo socialm<strong>en</strong>te<br />

necesario de producción, no sólo mide cuantitativam<strong>en</strong>te el <strong>valor</strong> de<br />

132


cada mercancía, sino que los uniría a todas <strong>la</strong>s mercancías a pesar de sus difer<strong>en</strong>cias<br />

específicas que <strong>la</strong>s singu<strong>la</strong>rizan <strong>una</strong>s a otras. Si <strong>la</strong>s mercancías no tuvieran<br />

ese “algo” que <strong>la</strong>s une, no podrían intercambiarse <strong>en</strong>tre sí. El análisis<br />

marxista incluye <strong>la</strong>s subcategorías “<strong>valor</strong> de uso” y “<strong>valor</strong> de cambio”, el primero,<br />

se d<strong>en</strong>ominará “trabajo concreto”, mi<strong>en</strong>tras que el segundo se l<strong>la</strong>mará<br />

“trabajo abstracto” (trabajo social <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral). Con <strong>la</strong> ayuda de estas sub categorías,<br />

Marx definirá <strong>la</strong> mercancía como <strong>la</strong> unidad que conti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> sí el <strong>valor</strong><br />

de uso y el <strong>valor</strong>, por eso es que se definirá <strong>una</strong> mercancía por <strong>la</strong> propiedad que<br />

ti<strong>en</strong>e de ser útil y porque puede intercambiarse <strong>en</strong> el mercado con otros <strong>valor</strong>es<br />

concretos, a través <strong>del</strong> “<strong>valor</strong>”, esto es, <strong>la</strong> cantidad de trabajo abstracto que ambas<br />

conti<strong>en</strong><strong>en</strong> <strong>en</strong> sí. De este modo, <strong>la</strong> mercancía será un “<strong>valor</strong> de uso” como<br />

manifestación concreta y material de sí misma; será un “<strong>valor</strong> de cambio”<br />

como portador de tiempo de trabajo abstracto, es decir, como “Valor”.<br />

Marx afirma que el intercambio se lleva a cabo por que igua<strong>la</strong> <strong>la</strong>s cantidades<br />

difer<strong>en</strong>tes de <strong>valor</strong>es de uso de <strong>la</strong>s mercancías de que se trata; <strong>en</strong> este proceso,<br />

el <strong>valor</strong> de uso ya no <strong>en</strong>tre <strong>en</strong> el análisis <strong>del</strong> intercambio, dado que ahora ya<br />

son los <strong>valor</strong>es de cambio los que se intercambian, dado que, <strong>en</strong> este proceso,<br />

<strong>la</strong>s singu<strong>la</strong>ridades concretas de cada bi<strong>en</strong> intercambiado se abstra<strong>en</strong> a favor de<br />

sus <strong>valor</strong>es de cambio. Ahora bi<strong>en</strong>, <strong>en</strong> el trueque directo, cada mercancía es el<br />

equival<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> otra con <strong>la</strong> que se intercambia, pero con el adv<strong>en</strong>imi<strong>en</strong>to <strong>del</strong><br />

dinero, éste se convierte <strong>en</strong> el equival<strong>en</strong>te g<strong>en</strong>eral de <strong>valor</strong>es para todas <strong>la</strong>s<br />

mercancías, con lo que el análisis cualitativo <strong>del</strong> <strong>valor</strong> <strong>en</strong> <strong>valor</strong> de uso y de<br />

cambio, se transforma <strong>en</strong> el análisis cuantitativo, donde el dinero es el equival<strong>en</strong>te<br />

g<strong>en</strong>eral.<br />

A pesar de lo expuesto, los marxistas dic<strong>en</strong> que no hay <strong>una</strong> “teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong>”<br />

propiam<strong>en</strong>te dicha <strong>en</strong> el marxismo, lo que existiría sería “un análisis de <strong>la</strong> génesis<br />

de <strong>la</strong> mercancía” <strong>en</strong> el que “el <strong>valor</strong>” no es <strong>la</strong> categoría que se analiza,<br />

pues lo que se estudia es <strong>la</strong> “mercancía” como síntesis <strong>del</strong> <strong>valor</strong> de uso y de<br />

cambio (<strong>valor</strong>) Con esta ac<strong>la</strong>ración, Marx pret<strong>en</strong>de refutar <strong>la</strong> acusación de que<br />

usa categorías “metafísicas” <strong>en</strong> su análisis y cuyos misterios deb<strong>en</strong> ser deve<strong>la</strong>dos<br />

por <strong>la</strong> Intuición intelectual o <strong>la</strong> Razón, id<strong>en</strong>tificando al <strong>valor</strong> como uno de<br />

esos misterios. Sobre este particu<strong>la</strong>r no olvidemos que, <strong>en</strong> el fondo, <strong>la</strong> epistemología<br />

marxista está d<strong>en</strong>tro de un racionalismo exacerbado y de un positivismo<br />

<strong>en</strong> el que <strong>la</strong> “práctica social” sería el verificador <strong>del</strong> “concreto ideal” al<br />

que nos referimos <strong>en</strong> el acápite respectivo de este artículo. Sin embargo, esto<br />

no quita que Marx haya <strong>la</strong>nzado su famosa conclusión acerca de que el <strong>valor</strong><br />

133


era creado por el trabajador, el mismo que producía no sólo el <strong>valor</strong> de su propia<br />

subsist<strong>en</strong>cia, sino un exced<strong>en</strong>te que era apropiado por el capitalista <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

forma de plus valía, <strong>la</strong> misma que surgía <strong>del</strong> aum<strong>en</strong>to de <strong>la</strong> explotación de que<br />

el obrero era víctima por parte <strong>del</strong> empresario. Así, <strong>en</strong> su afán de extraer más<br />

plus valía de cada uno de sus trabajadores, el empresario aum<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> jornada de<br />

trabajo para crear más plus valía “absoluta”, por <strong>una</strong> parte; por <strong>la</strong> otra, aum<strong>en</strong>ta<br />

<strong>la</strong> int<strong>en</strong>sidad <strong>del</strong> trabajo para crear más plus valía “re<strong>la</strong>tiva”. La plus valía extraída<br />

<strong>del</strong> trabajo no remunerado se repartirían <strong>en</strong>tre el empresario, el capitalista,<br />

el banquero y el Estado. La proporción de plus valía que el empresario<br />

obti<strong>en</strong>e dep<strong>en</strong>de de <strong>la</strong> proporción que existe <strong>en</strong>tre el “capital constante”, esto<br />

es, <strong>la</strong> maquinaria y el equipo, por <strong>una</strong> parte, y el capital variable, que se destina<br />

a <strong>la</strong> contratación y <strong>la</strong> fuerza viva de trabajo. A esa proporción es que Marx<br />

l<strong>la</strong>ma <strong>la</strong> “composición orgánica <strong>del</strong> capital”. Ahora bi<strong>en</strong>, <strong>en</strong> virtud de que esta<br />

composición orgánica evoluciona de tal manera que fortalece <strong>la</strong> primacía <strong>del</strong><br />

capital sobre <strong>la</strong> fuerza viva de trabajo, <strong>la</strong> tasa de ganancia, es decir, <strong>la</strong> plus valía,<br />

se va haci<strong>en</strong>do cada vez m<strong>en</strong>or, lo que da lugar a <strong>la</strong> aparición y vig<strong>en</strong>cia de<br />

<strong>la</strong> t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia decreci<strong>en</strong>te de <strong>la</strong> tasa de ganancia, pues el capitalista sólo puede<br />

vivir de <strong>la</strong> plus valía y ésta sólo puede ser extraída <strong>del</strong> trabajo vivo, actual, de<br />

los obreros. Con esta afirmación, Marx participa, aunque desde un ángulo difer<strong>en</strong>te,<br />

de <strong>la</strong>s percepciones de Adam Smith y David Ricardo acerca de un capitalismo<br />

que crece, se estanca y luego decae.<br />

La Teoría y <strong>la</strong> Ideología<br />

El pequeño recorrido que hicimos <strong>en</strong> los capítulos anteriores nos muestra <strong>una</strong><br />

verdad concluy<strong>en</strong>te: todas <strong>la</strong>s teorías están teñidas de ideología. Esto, que<br />

puede g<strong>en</strong>eralizarse a todo el conocimi<strong>en</strong>to humano, se hace mucho más pat<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica. En verdad, podemos afirmar que <strong>la</strong> ci<strong>en</strong>cia económica<br />

es <strong>la</strong> más contradictoria de cuantas el ser humano conoce. Al respecto,<br />

recordemos lo que decía un com<strong>en</strong>tarista: <strong>la</strong> Economía es <strong>la</strong> única ci<strong>en</strong>cia que<br />

permite que dos académicos, v.g. Samuelson y Friedman, sean acreedores al<br />

Premio Nobel por el hecho de que el segundo afirmara lo contrario de lo que<br />

motivó el premio que se le concedió al primero. Esta observación no es casual.<br />

Recordemos a Nixon cuando durante su periodo presid<strong>en</strong>cial, los EE.UU sintió<br />

por primera vez lo que los países subdesarrol<strong>la</strong>dos ya t<strong>en</strong>íamos como algo crónico:<br />

<strong>la</strong> aparición y exist<strong>en</strong>cia simultánea de altos índices de inf<strong>la</strong>ción y desempleo.<br />

Con el objeto de <strong>en</strong>contrar <strong>una</strong> salida a este <strong>la</strong>berinto tan extraño, con-<br />

134


vocó a Paul Samuelson, Premio Nobel de Economía <strong>en</strong> ese <strong>en</strong>tonces y le preguntó<br />

que debía hacer al respecto. Samuelson, neokeynesiano por excel<strong>en</strong>cia,<br />

le dijo que no se preocupara, que dedicara toda su at<strong>en</strong>ción a resolver el problema<br />

<strong>del</strong> desempleo y que <strong>una</strong> vez resuelto, el de <strong>la</strong> inf<strong>la</strong>ción desaparecería<br />

automáticam<strong>en</strong>te. Eso significaba ejecutar programas de creación de empleos,<br />

increm<strong>en</strong>to de inversiones <strong>en</strong> infraestructura, reducción de impuestos, <strong>una</strong> política<br />

monetaria expansiva y los consigui<strong>en</strong>tes increm<strong>en</strong>tos <strong>del</strong> déficit fiscal. Nixon,<br />

que no se cont<strong>en</strong>taba con <strong>una</strong> so<strong>la</strong> opinión, solicitó <strong>la</strong> pres<strong>en</strong>cia de Milton<br />

Friedman, líder de <strong>la</strong> corri<strong>en</strong>te monetarista y, por <strong>en</strong>de, <strong>del</strong> sector más conservador<br />

<strong>del</strong> neoliberalismo, el mismo que algunos años más tarde recibiría también<br />

su respectivo Premio Nobel (“por haber sost<strong>en</strong>ido lo contrario de Samuelson”)<br />

La respuesta que le dio al Presid<strong>en</strong>te fue tan categórica como <strong>la</strong> de Samuelson.<br />

Era preciso ori<strong>en</strong>tar todas <strong>la</strong>s <strong>en</strong>ergías para anu<strong>la</strong>r <strong>la</strong> inf<strong>la</strong>ción, <strong>una</strong><br />

vez v<strong>en</strong>cida, el desempleo desaparecería como por <strong>en</strong>canto. Para alcanzar esta<br />

dim<strong>en</strong>sión era preciso reducir <strong>la</strong>s inversiones, aum<strong>en</strong>tar los impuestos, recurrir<br />

a <strong>una</strong> política monetaria restrictiva y, sobre todo, reducir el déficit fiscal. Esa y<br />

no otra eran <strong>la</strong> manera de luchar contra <strong>la</strong> estanf<strong>la</strong>ción y el desempleo.<br />

En cuanto al método que <strong>la</strong> actual Teoría Económica usa, el <strong>del</strong> famoso caeteris<br />

paribus, Harry Truman sintió <strong>en</strong> carne propia lo que eso significaba. Se dirigió<br />

a <strong>la</strong> Asociación de Economistas de los EE.UU para rogarles que por favor<br />

le mandaran un economista manco para cumplir con <strong>la</strong>s tareas de asesor económico<br />

de <strong>la</strong> Casa B<strong>la</strong>nca. Lo quería manco, porque estaba cansado, dijo, de oír<br />

respuestas ambiguas cuando preguntaba algo a un economista, pues éste g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te<br />

decía: <strong>en</strong> une han, podría suceder esto; pero, <strong>en</strong> the otero han, podría<br />

pasar lo contrario. Con el humor rústico que Truman t<strong>en</strong>ía, vio que <strong>la</strong> mejor<br />

manera de solucionar el problema era t<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do a su disposición, c<strong>la</strong>ro está, un<br />

economista manco. Por último, no olvidemos que un com<strong>en</strong>tarista social definió<br />

al economista como aquél individuo que nos dice qué va a suceder mañana<br />

y luego nos explica con detalles impresionantes, <strong>la</strong>s razones por <strong>la</strong>s que no sucedió<br />

de ese modo.<br />

Crítica a <strong>la</strong> teoría de masas marxista<br />

Uno de los rasgos más importantes <strong>del</strong> proceso cognitivo que proc<strong>la</strong>ma el Materialismo<br />

Dialéctico y que convoca mi interés, es el papel casi inexist<strong>en</strong>te que<br />

le da al individuo <strong>en</strong> los grandes procesos y cambios históricos. Bajo el principio<br />

de que “<strong>la</strong>s masas hac<strong>en</strong> <strong>la</strong> historia”, los marxistas olvidan los aportes individuales<br />

de los líderes de esos movimi<strong>en</strong>tos de masa. ¿Qué habría pasado si<br />

135


uno de los g<strong>en</strong>erales de Napoleón no se hubiera perdido <strong>en</strong> <strong>una</strong> operación de<br />

exterminio de <strong>una</strong> bu<strong>en</strong>a parte <strong>del</strong> ejército inglés y hubiera v<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> auxilio de<br />

corso para terminar con el ejército <strong>en</strong>emigo <strong>en</strong> Waterloo? ¿Sería el mundo de<br />

hoy el mismo que habría sido si Napoleón hubiera resultado triunfador <strong>en</strong> esa<br />

batal<strong>la</strong>? En el mismo rumbo de cosas ¿Qué s<strong>en</strong>das habría tomado <strong>la</strong> Revolución<br />

Francesa si Napoleón no hubiera restaurado <strong>la</strong> monarquía, coronándose<br />

emperador? ¿Qué habría pasado con <strong>la</strong> Revolución Industrial si Torricelli, D<strong>en</strong>is<br />

Papin, Thomas Newcom<strong>en</strong> y James Watts no hubieran descubierto <strong>la</strong> máquina<br />

a vapor <strong>en</strong> el mom<strong>en</strong>to <strong>en</strong> que <strong>la</strong> descubrieron? ¿Si George Steph<strong>en</strong>son<br />

no hubiese inv<strong>en</strong>tado el ferrocarril cuando lo inv<strong>en</strong>tó? ¿si C<strong>la</strong>ude Francoise,<br />

John Finch y Robert Fulton no hubieran inv<strong>en</strong>tado el barco a vapor, cuando lo<br />

hcieron? ¿Y si Niko<strong>la</strong> Tes<strong>la</strong>, Thomas Alva Edinson y George Westinghose no<br />

hubieran inv<strong>en</strong>tado el control de <strong>la</strong> <strong>en</strong>ergía eléctrica y <strong>la</strong>s maneras de producirlo,<br />

cuando lo hicieron?... Todas estas preguntas apuntan a un solo fin: hacer<br />

notar <strong>la</strong> interre<strong>la</strong>ción <strong>en</strong>tre el individuo y el grupo social. Por supuesto que<br />

apoyo <strong>la</strong> afirmación de que <strong>la</strong> sociedad es más que <strong>la</strong> suma de los individuos<br />

que <strong>la</strong> compon<strong>en</strong> y que también es anterior y posterior a cualquiera de ellos y<br />

que el individuo ais<strong>la</strong>do no existe; pero también es cierto que <strong>la</strong>s masas no harían<br />

nada si no fuera por <strong>la</strong> acción de los líderes políticos, académicos, los<br />

hombres de teoría, los intelectuales <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral. La verdad es que hay mucho<br />

que decir sobre estos y otros temas, y los traigo a co<strong>la</strong>ción con el propósito de<br />

dar <strong>una</strong> muestra de que <strong>la</strong> ideología de contrarios nos lleva siempre a dicotomías<br />

forzadas, <strong>en</strong> <strong>la</strong>s que cada uno de los elem<strong>en</strong>tos no puede, por sí solo, lograr<br />

<strong>una</strong> repres<strong>en</strong>tación más o m<strong>en</strong>os adecuada de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os objetivos.<br />

Un aporte epistemológico<br />

Hay muchas dicotomías <strong>en</strong> el campo de <strong>la</strong> epistemología, como <strong>en</strong> todos los<br />

demás re<strong>la</strong>tivos al conocimi<strong>en</strong>to, que pued<strong>en</strong> ser mejor utilizados si <strong>en</strong> vez de<br />

rechazarse mutuam<strong>en</strong>te, se complem<strong>en</strong>tan <strong>en</strong> un solo cuerpo cognitivo. Desde<br />

este punto de vista, postulo que <strong>la</strong> integración de lo axiomático-deductivo con<br />

el proceso de conocimi<strong>en</strong>to que lleva de lo concreto s<strong>en</strong>sible a lo concreto ideal<br />

a través de <strong>la</strong> abstracción, se habrá de constituir <strong>en</strong> <strong>una</strong> manera mucho más<br />

efectiva de lograr el conocimi<strong>en</strong>to de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os y de <strong>la</strong>s leyes que rig<strong>en</strong> su<br />

exist<strong>en</strong>cia y proceso evolutivo. Afirmo que el individuo ais<strong>la</strong>do no es <strong>una</strong> unidad<br />

de análisis para conocer <strong>la</strong> interacción social de los seres, por lo que rechazo<br />

el Individualismo Metodológico y remp<strong>la</strong>zo al individuo con el grupo<br />

social como esa unidad de análisis y que, bajo el d<strong>en</strong>ominativo <strong>del</strong> Ser social,<br />

136


expresa <strong>la</strong> interacción <strong>en</strong>tre los difer<strong>en</strong>tes grupos y <strong>la</strong> interacción interna <strong>en</strong><br />

cada grupo, de acuerdo a <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción parte-todo <strong>en</strong> vez de sujeto-objeto. Al observar<br />

<strong>la</strong> cotidianidad de los sujetos que viv<strong>en</strong> <strong>en</strong> los países desarrol<strong>la</strong>dos, nos<br />

asalta <strong>la</strong> certeza de que el individualismo ha hecho de ellos seres que viv<strong>en</strong><br />

sólo con <strong>la</strong> idea de t<strong>en</strong>er más que el otro; que <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia empresarial se refleja<br />

ya <strong>en</strong> <strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones humanas, <strong>en</strong> <strong>la</strong>s que los individuos compit<strong>en</strong> para t<strong>en</strong>er<br />

más y, al hacerlo, los ganadores adoptan niveles de consumo que traspasan<br />

los límites de <strong>la</strong>s necesidades humanas, rasgo característico <strong>del</strong> f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o <strong>del</strong><br />

consumismo, que <strong>en</strong> su afán de t<strong>en</strong>er más y más, ha hecho que <strong>la</strong> sociedades de<br />

capitalismo maduro empiec<strong>en</strong> a devorarse el p<strong>la</strong>neta, porque <strong>la</strong> tasa de explotación<br />

<strong>del</strong> medio ambi<strong>en</strong>te está superando <strong>la</strong> tasa de reposición. En esta compet<strong>en</strong>cia<br />

por lograr más y más bi<strong>en</strong>es materiales, el individuo occid<strong>en</strong>tal ha sido<br />

atrapado <strong>en</strong> <strong>una</strong> soledad exist<strong>en</strong>cial que no es comparable a ning<strong>una</strong> otra <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

historia misma de <strong>la</strong> humanidad y el miedo, un miedo también exist<strong>en</strong>cial lo<br />

obliga a asumir actitudes agresivas con <strong>la</strong>s sociedades que no compart<strong>en</strong> sus<br />

puntos de vista. El progresivo increm<strong>en</strong>to <strong>del</strong> armam<strong>en</strong>tismo <strong>en</strong> esos países es<br />

<strong>una</strong> prueba de que el miedo colectivo se hace cada vez más agresivo, <strong>en</strong> un sistema<br />

<strong>en</strong> el que sólo puede estar cierto de su propia incertidumbre. Sost<strong>en</strong>go que<br />

el individuo es importante, <strong>en</strong> cuanto se considera parte de un todo, con re<strong>la</strong>ción<br />

al grupo al que circunstancialm<strong>en</strong>te pert<strong>en</strong>ece. Exti<strong>en</strong>do este concepto a<br />

<strong>la</strong>s re<strong>la</strong>ciones intergrupales, <strong>en</strong> <strong>la</strong>s que cada grupo es parte <strong>del</strong> Todo que conforman,<br />

es decir, <strong>del</strong> grupo mayor que los acoge <strong>en</strong> su s<strong>en</strong>o. Dec<strong>la</strong>ro que <strong>la</strong> Razón<br />

por sí so<strong>la</strong> no ti<strong>en</strong>e <strong>la</strong> capacidad de conocer el f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o <strong>en</strong> su versión integral<br />

y que el verdadero instrum<strong>en</strong>to cognitivo es <strong>la</strong> dup<strong>la</strong> Razón-Intuición, a<br />

<strong>la</strong> que, intuitivam<strong>en</strong>te recurr<strong>en</strong> los objetivistas, subjetivistas y materialistas por<br />

igual. Pero dec<strong>la</strong>ro también que, por razones históricas, <strong>la</strong> Intuición aún no ha<br />

desarrol<strong>la</strong>do al mismo paso que <strong>la</strong> Razón, lo que no permite al ser humano conocer<br />

ni siquiera <strong>la</strong> interacción de los elem<strong>en</strong>tos que conforman <strong>la</strong> estructura de<br />

un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o. Es necesario aún que haya <strong>una</strong> evolución no so<strong>la</strong>m<strong>en</strong>te histórica,<br />

sino también biológica <strong>del</strong> cerebro <strong>del</strong> Ser para que éste pueda aprovechar de<br />

sus facultades racional-intuitivas con gran v<strong>en</strong>taja sobre el modo <strong>en</strong> que conoce<br />

ahora.<br />

LA TEORÍA DEL VALOR CONOCIMIENTO<br />

(Una Propuesta)<br />

La experi<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> ex URSS, <strong>en</strong> <strong>la</strong> que tres g<strong>en</strong>eraciones fueron inútilm<strong>en</strong>te<br />

sacrificadas, debe servirnos de refer<strong>en</strong>te obligado antes de int<strong>en</strong>tar av<strong>en</strong>turas<br />

simi<strong>la</strong>res. Lo mismo debo decir de Cuba. Postulo que ning<strong>una</strong> g<strong>en</strong>eración debería<br />

sacrificarse por ning<strong>una</strong> otra; al contrario, cada <strong>una</strong> debe gozar de <strong>la</strong>s<br />

137


v<strong>en</strong>tajas que le ofrece un sistema <strong>en</strong> el que pueda realizar sus objetivos de vivir<br />

<strong>una</strong> vida amable, ser<strong>en</strong>a, con <strong>la</strong> incertidumbre reducida al mínimo, sobre <strong>la</strong><br />

base de los privilegios que le otorga <strong>la</strong> tecnología y el proceso de desarrollo vig<strong>en</strong>te.<br />

Sólo hay <strong>una</strong> limitante que debemos respetar: <strong>la</strong> conservación <strong>del</strong> medio<br />

ambi<strong>en</strong>te, objetivo que será alcanzado, evitando por todos los medios que <strong>la</strong><br />

tasa de explotación de los recursos naturales sea mayor que <strong>la</strong> tasa de reposición.<br />

Con esas pequeñas ac<strong>la</strong>raciones, ingreso <strong>en</strong> materia.<br />

Las Principales Teorías <strong>del</strong> Valor<br />

La Economía Vital considera que <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción de <strong>una</strong> Teoría <strong>del</strong> Valor es <strong>la</strong><br />

que está más impregnada de ideología que cualquier otra, debido a <strong>la</strong>s consecu<strong>en</strong>cias<br />

teóricas que se deduce <strong>en</strong> <strong>la</strong> distribución de los exced<strong>en</strong>tes. De esta<br />

manera, si aceptamos <strong>la</strong> teoría de <strong>la</strong> plusvalía, <strong>en</strong>tonces debemos reconocer que<br />

todo el exced<strong>en</strong>te producido debe pert<strong>en</strong>ecer a “su creador”, esto es, al obrero.<br />

Por otra parte, si aceptaríamos <strong>la</strong> teoría subjetiva <strong>del</strong> <strong>valor</strong>, estaríamos <strong>en</strong> <strong>una</strong><br />

de <strong>la</strong>s corri<strong>en</strong>tes tradicionales, <strong>la</strong>s que niegan al empresario <strong>la</strong> capacidad de ser<br />

un sujeto activo <strong>en</strong> el proceso productivo con <strong>la</strong> capacidad de transmitir conocimi<strong>en</strong>to,<br />

al igual que los demás participantes, al bi<strong>en</strong> que se produce. Por último,<br />

si anu<strong>la</strong>mos los debates sobre el Valor, <strong>en</strong>tonces estamos obviando uno<br />

de los puntos más importantes <strong>del</strong> análisis económico. Empecemos con <strong>la</strong> formu<strong>la</strong>ción<br />

de los clásicos.<br />

La Teoría <strong>del</strong> Valor Trabajo<br />

Adam Smith, inició el análisis sobre <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Valor, afirmando que un bi<strong>en</strong><br />

se <strong>valor</strong>a de acuerdo con <strong>la</strong> cantidad de trabajo que ti<strong>en</strong>e incorporado, esto es,<br />

el trabajo es el creador <strong>del</strong> <strong>valor</strong>. Cuando le preguntaron <strong>la</strong>s razones que primaban<br />

para que el trabajador no recibiera todo el exced<strong>en</strong>te producido, pues él sería<br />

el que lo habría creado, Smith salió <strong>del</strong> paso afirmando que hay tres factores<br />

de producción que participan <strong>en</strong> el proceso productivo a saber: el trabajo, el capital<br />

y <strong>la</strong> tierra. Por esta razón, cada uno debe recibir el retorno que le correspondía:<br />

sa<strong>la</strong>rio, tasa de interés y r<strong>en</strong>ta. De esta manera, Smith dejó <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong><br />

<strong>valor</strong> trabajo para adoptar <strong>la</strong> <strong>del</strong> Costo de Producción, <strong>la</strong> que determinaría el<br />

precio <strong>en</strong> el <strong>la</strong>rgo p<strong>la</strong>zo, bajo el nombre de Precio Natural <strong>del</strong> bi<strong>en</strong>. David Ricardo.<br />

Ricardo tomó <strong>la</strong> visión de A. Smith, pero <strong>la</strong> complem<strong>en</strong>tó con <strong>la</strong> contabilización<br />

no sólo <strong>del</strong> trabajo, también <strong>del</strong> pasado. El trabajo pres<strong>en</strong>te era desgaste<br />

de <strong>en</strong>ergía física que los trabajadores aplicaban <strong>en</strong> el proceso productivo.<br />

El trabajo pasado era el que estaba “conge<strong>la</strong>do” <strong>en</strong> <strong>la</strong>s máquinas, los equipos y<br />

todo el capital producido por el hombre y que participaba <strong>en</strong> <strong>la</strong> actividad pro-<br />

138


ductiva. Como el capitalista era dueño de <strong>la</strong> maquinaria, equipo y otros exist<strong>en</strong>tes<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> empresa, t<strong>en</strong>ía el derecho de recibir <strong>la</strong> retribución que le correspondía.<br />

Por otra parte, los trabajos se difer<strong>en</strong>ciaban <strong>en</strong>tre sí por su calidad y el uso que<br />

se hacía de ellos <strong>en</strong> determinada rama productiva.<br />

Carlos Marx<br />

Marx apoyó <strong>la</strong> idea <strong>en</strong> principio, pero expresó su desacuerdo <strong>en</strong> introducir el<br />

trabajo pasado <strong>en</strong> <strong>la</strong> creación de <strong>valor</strong> que se obt<strong>en</strong>ía <strong>en</strong> el proceso de producción.<br />

Dijo que el trabajo de <strong>la</strong>s máquinas no era sino trabajo “incorporado” y<br />

que lo único que hacían era transmitir al bi<strong>en</strong> producido el <strong>valor</strong> que ya t<strong>en</strong>ían<br />

almac<strong>en</strong>ado <strong>en</strong> sí, pero que no añadían nuevo <strong>valor</strong>. Afirmaba que sólo <strong>la</strong><br />

“fuerza de trabajo” <strong>del</strong> obrero vivo y <strong>en</strong> acción productiva creaba el <strong>valor</strong>; el<br />

capital sólo transmitía un <strong>valor</strong> ya creado. Para salvar <strong>la</strong> cuestión re<strong>la</strong>tiva a <strong>la</strong><br />

calidad de <strong>la</strong> fuerza de trabajo, Marx pret<strong>en</strong>dió reducir el trabajo a un común<br />

d<strong>en</strong>ominador. Concibió <strong>una</strong> calidad básica a <strong>la</strong> que d<strong>en</strong>ominó “trabajo simple”,<br />

de tal manera que podría servir para medir todos los bi<strong>en</strong>es como <strong>una</strong> especie<br />

de unidad de cu<strong>en</strong>ta. Cada bi<strong>en</strong> t<strong>en</strong>ía <strong>una</strong> cantidad de trabajo simple que resultaba<br />

más o m<strong>en</strong>os <strong>del</strong> promedio de tiempo que existía para producir bi<strong>en</strong>es simi<strong>la</strong>res<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> industria al que ese bi<strong>en</strong> pert<strong>en</strong>ecía. A esto es que d<strong>en</strong>ominó:<br />

“tiempo de trabajo socialm<strong>en</strong>te necesario”. De esta forma, si un bi<strong>en</strong> t<strong>en</strong>ía 8<br />

horas de “trabajo simple socialm<strong>en</strong>te necesario” y otro bi<strong>en</strong> t<strong>en</strong>ía 4 horas, <strong>una</strong><br />

unidad <strong>del</strong> primero debía cambiarse por dos unidades <strong>del</strong> segundo. De acuerdo<br />

con esa teoría, <strong>una</strong> computadora que conti<strong>en</strong>e 50 horas de trabajo vale 50 veces<br />

lo que vale un ábaco, cuya producción requirió sólo <strong>una</strong> hora de trabajo por<br />

unidad. Por supuesto que esto implica que 50 ábacos equivaldrán a <strong>una</strong> computadora.<br />

Es raro decirlo, pero Marx, <strong>en</strong> su <strong>propuesta</strong> sobre el Valor Trabajo cae<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> misma trampa que él critica a los teóricos no dialécticos. Veamos. Olvida<br />

el principio de <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s leyes de <strong>la</strong> Dialéctica Materialista, esto es, <strong>la</strong> que establece<br />

que <strong>la</strong> síntesis resultante de los procesos de negación y de negación de<br />

<strong>la</strong> negación hace que los procesos vuelvan al estado original, desde <strong>una</strong> situación<br />

“superior” a <strong>la</strong> original. En el caso de <strong>la</strong>s horas objetivadas <strong>en</strong> los bi<strong>en</strong>es,<br />

Marx, <strong>en</strong> vez de tomar <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> interacción complem<strong>en</strong>taria de <strong>la</strong>s horas de<br />

trabajo cont<strong>en</strong>idas <strong>en</strong> <strong>la</strong> máquina, simplem<strong>en</strong>te <strong>la</strong>s suma. Si <strong>en</strong> vez de sumar<br />

<strong>la</strong>s horas de trabajo hubiera intuido <strong>la</strong> interacción perman<strong>en</strong>te que hay cuando<br />

están juntas, objetivadas <strong>en</strong> <strong>la</strong> máquina, sus conclusiones habrían sido más consist<strong>en</strong>tes.<br />

En este caso, <strong>la</strong> interacción de <strong>la</strong>s horas de trabajo conge<strong>la</strong>das le otorgaría<br />

a <strong>la</strong> máquina <strong>una</strong> cualidad nueva con re<strong>la</strong>ción a <strong>la</strong> simple suma de <strong>la</strong>s<br />

mismas: <strong>la</strong> capacidad de satisfacer <strong>una</strong> necesidad de mercado, capacidad que <strong>la</strong><br />

simple suma de cantidades de trabajo nunca podría lograr. En síntesis: <strong>la</strong> teoría<br />

139


de Marx acerca <strong>del</strong> Valor postu<strong>la</strong> que el <strong>valor</strong> es producido por el trabajo pres<strong>en</strong>te<br />

y cuantificado por <strong>la</strong> suma de horas de trabajo simple y socialm<strong>en</strong>te necesario,<br />

objetivado <strong>en</strong> el bi<strong>en</strong>. Al mismo tiempo, excluye de <strong>la</strong> creación de <strong>valor</strong><br />

al trabajo “intelectual” y con esa exclusión margina por completo <strong>la</strong> tarea productiva<br />

que cumple el empresario, de acuerdo con <strong>la</strong> definición que <strong>la</strong> Economía<br />

Vital ti<strong>en</strong>e para él. Por último, excluye también los servicios como portadores<br />

de <strong>valor</strong>, algo que no es ni remotam<strong>en</strong>te p<strong>en</strong>sable <strong>en</strong> <strong>la</strong> era de <strong>la</strong> Informática<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> que ahora vivimos.<br />

Crítica a <strong>la</strong> Teoría Marxista<br />

<strong>del</strong> Valor Trabajo<br />

De acuerdo con esa teoría, un ta<strong>la</strong>dro eléctrico para hacer agujeros <strong>en</strong> el metal,<br />

que conti<strong>en</strong>e 500 horas de “trabajo simple socialm<strong>en</strong>te necesario” t<strong>en</strong>dría un<br />

<strong>valor</strong> cuar<strong>en</strong>ta y nueve veces superior al de un destornil<strong>la</strong>dor común, cuya producción<br />

requirió sólo <strong>una</strong> hora de trabajo por unidad; por lo tanto, los dos bi<strong>en</strong>es<br />

pued<strong>en</strong> ser intercambiados <strong>en</strong> esa pro-porción. Lo que Marx no toma <strong>en</strong><br />

cu<strong>en</strong>ta es que el ta<strong>la</strong>dro eléctrico ha adquirido <strong>una</strong> nueva cualidad, <strong>la</strong> de perforar<br />

el metal, cualidad que ni cincu<strong>en</strong>ta ni un millón de destornil<strong>la</strong>dores podrán<br />

realizar. Quizá quiera poner <strong>en</strong> fi<strong>la</strong> a todos los trabajadores <strong>del</strong> sindicado, dándoles<br />

un destornil<strong>la</strong>dor a cada uno para hacer <strong>la</strong> prueba: no importa cuántas veces<br />

lo int<strong>en</strong>t<strong>en</strong>, nunca lograrán perforar <strong>la</strong> p<strong>la</strong>ncha de metal. La <strong>propuesta</strong> de<br />

reducir cualquier bi<strong>en</strong> a horas “de trabajo simple socialm<strong>en</strong>te necesarias” me<br />

parece sólo un int<strong>en</strong>to, muy ing<strong>en</strong>uo, de justificar <strong>la</strong> explotación <strong>del</strong> trabajo por<br />

el capital.<br />

La Teoría <strong>del</strong> Marginalismo<br />

Neoclásico <strong>del</strong> Valor<br />

Los Neoclásicos afirman que el Valor de un bi<strong>en</strong> o servicio está dado por <strong>la</strong><br />

Utilidad y <strong>la</strong> Escasez. El <strong>valor</strong> así definido, se expresaría <strong>en</strong> el precio que el<br />

Mercado de Compet<strong>en</strong>cia Perfecta determina. En este caso, el precio sería “<strong>la</strong><br />

<strong>valor</strong>ación que <strong>la</strong> sociedad otorga a un bi<strong>en</strong>”. Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong> mayor parte de<br />

sus teóricos concib<strong>en</strong> <strong>la</strong> Utilidad como <strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción que el consumidor t<strong>en</strong>dría<br />

con el bi<strong>en</strong> o servicio que adquiere, esto es, <strong>la</strong> Utilidad para <strong>la</strong> mayor parte de<br />

los neoclásicos sería subjetiva, aunque también hay <strong>en</strong>tre ellos, algunos que defi<strong>en</strong>d<strong>en</strong><br />

<strong>la</strong> utilidad como <strong>una</strong> cualidad objetiva <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> económico.<br />

140


Crítica a <strong>la</strong> teoría<br />

subjetiva <strong>del</strong> <strong>valor</strong><br />

La dec<strong>la</strong>ración subjetivista afirma que <strong>la</strong> utilidad es <strong>una</strong> re<strong>la</strong>ción que se establece<br />

<strong>en</strong>tre un bi<strong>en</strong> determinado y el que lo consume. El principal expon<strong>en</strong>te de<br />

esta tesis es Georg Simmel (1858-1918) qui<strong>en</strong> postu<strong>la</strong> que es <strong>la</strong> subjetividad<br />

<strong>del</strong> consumidor <strong>la</strong> que otorga un <strong>valor</strong> a los bi<strong>en</strong>es y servicios. Su teoría se basa<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> gran influ<strong>en</strong>cia que t<strong>en</strong>dría el deseo de cada individuo <strong>en</strong> su disposición<br />

para consumir. De este modo, <strong>la</strong> int<strong>en</strong>sidad <strong>del</strong> deseo definiría el <strong>valor</strong>. En este<br />

tr<strong>en</strong> de razonami<strong>en</strong>to, lo más importante sería <strong>la</strong> satisfacción <strong>del</strong> impulso, no el<br />

objeto deseado. Los subjetivistas dic<strong>en</strong> también que lo que se intercambia <strong>en</strong> el<br />

mercado son utilidades subjetivas, desde el punto de vista de <strong>la</strong> <strong>valor</strong>ación que<br />

los sujetos dan a <strong>la</strong>s utilidades marginales de los bi<strong>en</strong>es respectivos. Esta es<br />

otra visión extraña sobre <strong>la</strong> utilidad y el <strong>valor</strong>, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> <strong>la</strong> actual época<br />

<strong>del</strong> capitalismo oligopólico de compet<strong>en</strong>cia salvaje. Por el b<strong>en</strong>eficio <strong>del</strong> análisis,<br />

concedamos que <strong>en</strong> <strong>la</strong> era <strong>del</strong> trueque directo los sujetos intercambiaban<br />

utilidades <strong>en</strong>tre sí, al intercambiar directam<strong>en</strong>te los exced<strong>en</strong>tes respectivos.<br />

Pero, debemos tomar nota de que <strong>en</strong> <strong>la</strong> actualidad, <strong>la</strong>s empresas no produc<strong>en</strong><br />

bi<strong>en</strong>es para ser intercambiados por otros. La empresa que produce automóviles<br />

no los fabrica con <strong>la</strong> int<strong>en</strong>ción de cambiarlos con terr<strong>en</strong>os o tractores, no señor;<br />

los produc<strong>en</strong> para ser v<strong>en</strong>didos <strong>en</strong> el mercado, <strong>en</strong> el cual, <strong>la</strong> operación de compra-v<strong>en</strong>ta<br />

es cualitativam<strong>en</strong>te difer<strong>en</strong>te a <strong>la</strong> <strong>del</strong> intercambio de utilidades de <strong>la</strong>s<br />

épocas <strong>del</strong> trueque. Si tomáramos <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta <strong>la</strong> visión subjetiva de <strong>la</strong> utilidad<br />

nos imaginaríamos a un Billy Gates, por ejemplo, produci<strong>en</strong>do millones de unidades<br />

de los programas de software para “intercambiarlos” con motocicletas o<br />

caña de azúcar. La tesis subjetivista de que se produce bi<strong>en</strong>es económicos para<br />

intercambiar esas utilidades con otras <strong>en</strong> el mercado, ambas <strong>valor</strong>adas por <strong>la</strong><br />

subjetividad de los que <strong>la</strong>s intercambian, no es aceptable, ni <strong>en</strong> <strong>la</strong> teoría ni <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

práctica. Por otra parte, <strong>la</strong> afirmación de que <strong>la</strong> utilidad no existe <strong>en</strong> el bi<strong>en</strong>,<br />

sino que resulta de “<strong>la</strong> re<strong>la</strong>ción <strong>del</strong> consumidor con el bi<strong>en</strong>” es absurda. Lo es,<br />

porque <strong>la</strong> percepción subjetiva de <strong>la</strong> utilidad está muy re<strong>la</strong>cionada con el individualismo<br />

<strong>metodo</strong>lógico. En consecu<strong>en</strong>cia, si unimos los dos conceptos <strong>en</strong><br />

uno, resultaría que, si <strong>en</strong> el mundo hubiera seis mil quini<strong>en</strong>tos millones de individuos,<br />

habrá otros tantos mercados para un solo bi<strong>en</strong>, cada mercado satisfaría<br />

“el deseo” de cada individuo, el que sería “único e irrepetible”.<br />

Hacia el Valor<br />

Conocimi<strong>en</strong>to<br />

141


La Economía Vital p<strong>la</strong>ntea un nuevo concepto de Valor, al que d<strong>en</strong>omina <strong>la</strong><br />

Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to, <strong>en</strong> reemp<strong>la</strong>zo a <strong>la</strong>s teorías actuales <strong>del</strong> Valor.<br />

El aval teórico está dado por <strong>la</strong> observación de <strong>la</strong> realidad actual, <strong>en</strong> <strong>la</strong> que los<br />

precios de los bi<strong>en</strong>es y servicios no osci<strong>la</strong>n alrededor <strong>del</strong> <strong>valor</strong>, sino de <strong>la</strong> capacidad<br />

<strong>del</strong> oligopolista de fijar precios, de acuerdo con sus expectativas y experi<strong>en</strong>cia.<br />

Para empezar este alegato, por un mom<strong>en</strong>to, sólo por un mom<strong>en</strong>to, asumiré<br />

que el <strong>valor</strong> está dado por <strong>la</strong> cantidad de “trabajo simple” conge<strong>la</strong>do <strong>en</strong><br />

<strong>una</strong> máquina. Tomemos <strong>una</strong> firma moderna, digamos, <strong>la</strong> Hewlett Packard, <strong>la</strong><br />

que produce, <strong>en</strong>tre otros, computadoras. La mano de obra de esta compañía se<br />

compone de ing<strong>en</strong>ieros electrónicos, ing<strong>en</strong>ieros de sistemas, ing<strong>en</strong>ieros de informática…<br />

todos ellos con títulos de postgrado. Por lo tanto, el trabajo que<br />

realizan esos profesionales nada ti<strong>en</strong>e que ver con el que realizaba el obrero de<br />

<strong>la</strong> fábrica de los tiempos de Marx. La calidad de trabajo de los “obreros” de <strong>la</strong><br />

“Hewlett Packard” se basa más <strong>en</strong> <strong>la</strong> parte intelectual que <strong>en</strong> <strong>la</strong> física. En un futuro<br />

no lejano, todas <strong>la</strong>s empresas grandes y medianas <strong>del</strong> mundo serán de ese<br />

tipo. Por otra parte, <strong>la</strong> pret<strong>en</strong>sión de reducir esa cualidad de trabajo calificado,<br />

conge<strong>la</strong>do <strong>en</strong> <strong>una</strong> computadora, con su equival<strong>en</strong>te, número de horas de “trabajo<br />

simple”, digamos mil, que fueron invertidas <strong>en</strong> producir<strong>la</strong>, es un desacierto.<br />

Lo es, debido a que no toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que esas mil horas juntas <strong>en</strong> el<br />

computador terminado estarían sujetas a un Principio establecido por <strong>la</strong> Dialéctica<br />

de <strong>la</strong> Voluntad, que es <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to de mi percepción filosófica<br />

La Voluntad de Ser. Este principio se l<strong>la</strong>ma <strong>la</strong> Re<strong>la</strong>ción Interactiva Complem<strong>en</strong>taria<br />

<strong>del</strong> todo con <strong>la</strong>s partes y de <strong>la</strong>s partes <strong>en</strong>tre sí. En el caso hipotético<br />

de que <strong>la</strong> maquinaria productiva tuviera incorporada horas de trabajo, sería<br />

ese Principio de Interacción Complem<strong>en</strong>taria, <strong>la</strong> que concedería a <strong>la</strong> computadora<br />

<strong>una</strong> cualidad que antes no t<strong>en</strong>ía y que <strong>la</strong> simple suma de esas horas de<br />

trabajo conge<strong>la</strong>das <strong>en</strong> el<strong>la</strong>, no t<strong>en</strong>drá jamás: <strong>la</strong> de realizar los fantásticos cálculos<br />

y recabar <strong>la</strong> increíble información que proporciona <strong>en</strong> cuestión de segundos.<br />

En este s<strong>en</strong>tido, si <strong>la</strong> teoría <strong>del</strong> <strong>valor</strong> trabajo fuera cierta, <strong>la</strong> visión de Ricardo<br />

t<strong>en</strong>dría <strong>una</strong> v<strong>en</strong>taja sobre Marx, pues toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta el trabajo pres<strong>en</strong>te y<br />

pasado <strong>en</strong> <strong>la</strong> composición <strong>del</strong> <strong>valor</strong> <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> producido. Ese “trabajo conge<strong>la</strong>do”<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> máquina sería lo que hoy l<strong>la</strong>mamos “capital”. En cambio, Marx<br />

sólo toma <strong>la</strong> “fuerza de viva de trabajo” pres<strong>en</strong>te y excluye el que ha sido incorporado<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> maquinaria. En verdad, t<strong>en</strong>go <strong>la</strong> impresión de que lo excluye<br />

para negar al empresario cualquier derecho de participar de los exced<strong>en</strong>tes producidos.<br />

Además, no toma <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta los servicios como portadores <strong>del</strong> <strong>valor</strong> y<br />

también excluye como productores de <strong>valor</strong> el aporte de los ejecutivos de <strong>la</strong><br />

empresa <strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea de incorporar conocimi<strong>en</strong>to al bi<strong>en</strong> <strong>la</strong> empresa produce.<br />

142


Sólo el “desgaste de <strong>la</strong> <strong>en</strong>ergía <strong>del</strong> trabajador” pres<strong>en</strong>te sería el creador <strong>del</strong> <strong>valor</strong>.<br />

Pero, el ejemplo de <strong>la</strong> Hewlett Packard y, con el<strong>la</strong>, de <strong>una</strong> cantidad muy<br />

grande de empresas modernas, nos instruye que hay <strong>una</strong> nueva variable que se<br />

impone <strong>en</strong> el mundo de <strong>la</strong> producción, <strong>la</strong> que no fue debidam<strong>en</strong>te tomada <strong>en</strong><br />

cu<strong>en</strong>ta por los economistas tradicionales y que es progresivam<strong>en</strong>te <strong>valor</strong>ada por<br />

los economistas de hoy: el Conocimi<strong>en</strong>to<br />

La Economía Vital:<br />

El Valor Conocimi<strong>en</strong>to<br />

El Valor de un bi<strong>en</strong> o de un servicio está determinado por el grado y <strong>la</strong> calidad<br />

de conocimi<strong>en</strong>to que ti<strong>en</strong>e objetivado <strong>en</strong> él.<br />

Ese conocimi<strong>en</strong>to le fue incorporado <strong>en</strong> el proceso productivo. Para que el bi<strong>en</strong><br />

compita exitosam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el mercado, debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> sí el conocimi<strong>en</strong>to específico<br />

adecuado, tanto <strong>en</strong> calidad como <strong>en</strong> cantidad, conocimi<strong>en</strong>to que ha sido incorporado<br />

al bi<strong>en</strong> con el mínimo de costo <strong>en</strong> cada caso. Por supuesto que un<br />

bi<strong>en</strong> producido para el mercado debe ser portador de conocimi<strong>en</strong>to útil, es decir,<br />

que permita <strong>la</strong> satisfacción de <strong>la</strong> necesidad que el empresario ha id<strong>en</strong>tificado<br />

<strong>en</strong> el mercado. El factor trabajo, manual e intelectual, pres<strong>en</strong>te y pasado,<br />

es el que objetiva ese Conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> el bi<strong>en</strong> o servicio que se produce; no es<br />

el que crea el <strong>valor</strong>.<br />

El Conocimi<strong>en</strong>to al que se refiere <strong>la</strong> definición anterior es posible por <strong>la</strong> vig<strong>en</strong>cia<br />

<strong>del</strong> Principio de <strong>la</strong> Re<strong>la</strong>ción Interactiva Complem<strong>en</strong>taria <strong>en</strong>tre los sujetos<br />

que participan <strong>en</strong> el proceso de <strong>la</strong> producción y <strong>en</strong>tre éstos con <strong>la</strong> maquinaria,<br />

el <strong>en</strong>torno físico y psicológico y, <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, de <strong>la</strong> interacción de <strong>la</strong>s distintas<br />

formas de conocimi<strong>en</strong>to que pose<strong>en</strong> los sujetos participantes <strong>en</strong> dicho proceso,<br />

a <strong>la</strong> que debe sumarse <strong>la</strong> calidad de <strong>la</strong> innovación empresarial. Marx dividía al<br />

<strong>valor</strong> <strong>en</strong> dos dim<strong>en</strong>siones: el <strong>valor</strong> de uso y el <strong>valor</strong> de cambio; el primero era<br />

producido por el “trabajo concreto” y el segundo por el “trabajo abstracto”. El<br />

primero serviría para satisfacer <strong>una</strong> necesidad y el segundo, para que el bi<strong>en</strong><br />

fuera intercambiado <strong>en</strong> el mercado de Compet<strong>en</strong>cia Perfecta. Al pres<strong>en</strong>te, el<br />

“<strong>valor</strong> de cambio” no ti<strong>en</strong>e s<strong>en</strong>tido, pues <strong>la</strong> empresa no produce bi<strong>en</strong>es o servicios<br />

para ser intercambiados con otros. Produce <strong>valor</strong>es ori<strong>en</strong>tados a brindar satisfacibilidad<br />

o utilidad al consumidor, los que serán v<strong>en</strong>didos <strong>en</strong> el mercado,<br />

no intercambiados <strong>en</strong>tre sí.<br />

143


El dinero, como unidad de cu<strong>en</strong>ta, es el que expresa, <strong>en</strong> el precio, el Valor Conocimi<strong>en</strong>to<br />

de un bi<strong>en</strong> o servicio. En los mercados imperfectos actuales, el Precio<br />

no osci<strong>la</strong> alrededor <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to, más bi<strong>en</strong> es fijado por factores<br />

institucionales exist<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> esc<strong>en</strong>arios de Compet<strong>en</strong>cia Imperfecta acorde con<br />

<strong>la</strong>s previsiones <strong>del</strong> empresario sobre <strong>la</strong> demanda, sus variaciones cíclicas, estacionarias<br />

o coyunturales; el status <strong>del</strong> comprador (precios de los bi<strong>en</strong>es suntuosos)<br />

<strong>la</strong> legis<strong>la</strong>ción impositiva, el poder de los sindicatos, <strong>la</strong> capacidad competitiva<br />

de los ev<strong>en</strong>tuales rivales…. Una vez analizados estos y otros aspectos y si<br />

el empresario se percata de que su producto ti<strong>en</strong>e aceptación, <strong>en</strong>tonces jugará<br />

con el precio o <strong>la</strong> cantidad, de acuerdo con su visión y habilidad empresarial.<br />

Ésa es <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s formas por <strong>la</strong>s que incorpora su conocimi<strong>en</strong>to al bi<strong>en</strong> que se<br />

produce <strong>en</strong> <strong>la</strong> empresa.<br />

La Tarea <strong>del</strong> Trabajador<br />

Consiste <strong>en</strong> aplicar su conocimi<strong>en</strong>to, ejerci<strong>en</strong>do su capacidad personal,<br />

tanto física como m<strong>en</strong>tal, para incorporar, a su vez, transferir el conocimi<strong>en</strong>to<br />

objetivado <strong>en</strong> <strong>la</strong> maquinaria, el equipo y <strong>la</strong>s herrami<strong>en</strong>tas que usa,<br />

al bi<strong>en</strong> que produce <strong>la</strong> empresa, <strong>en</strong> continua Re<strong>la</strong>ción Interactiva Complem<strong>en</strong>taria<br />

con los otros trabajadores y ejecutivos y con <strong>la</strong> misma maquinaria<br />

y equipo.<br />

El trabajador siempre está <strong>en</strong> Re<strong>la</strong>ción Interactiva Complem<strong>en</strong>taria con los demás;<br />

si no fuera así, no t<strong>en</strong>dría <strong>la</strong> oportunidad de participar <strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea colectiva<br />

de producir <strong>en</strong> <strong>la</strong> empresa.<br />

La Productividad<br />

La productividad consiste <strong>en</strong> <strong>la</strong> cantidad y <strong>la</strong> calidad de conocimi<strong>en</strong>to que el<br />

trabajador y los ejecutivos de <strong>la</strong> empresa incorporan al bi<strong>en</strong> por unidad de<br />

tiempo al costo mínimo para esa cantidad de producción, <strong>en</strong> continua Re<strong>la</strong>ción<br />

Interactiva Complem<strong>en</strong>taria <strong>en</strong>tre todos ellos, <strong>en</strong>tre ellos y <strong>la</strong> maquinaria, los<br />

insumos utilizados y el <strong>en</strong>torno físico y psicológico <strong>en</strong> el que realizan <strong>la</strong> tarea<br />

productiva.<br />

Esta definición pone al descubierto que <strong>la</strong> productividad <strong>del</strong> trabajador no es un<br />

resultado de su esfuerzo ais<strong>la</strong>do, sino de <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones Interactivas Complem<strong>en</strong>tarias<br />

<strong>en</strong>tre <strong>la</strong>s personas y los medios de producción que se tej<strong>en</strong> <strong>en</strong> el proceso<br />

productivo. A difer<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> percepción de los neoclásicos, <strong>la</strong> Economía<br />

Vital no cree que el empresario contrate a cada trabajador por el método de <strong>la</strong><br />

144


“fi<strong>la</strong> india”, esto es, contratar un trabajador por vez para “medir su productividad<br />

marginal”. La idea de <strong>la</strong> fi<strong>la</strong> india, tal como <strong>la</strong> pon<strong>en</strong> los neoclásicos, es ridícu<strong>la</strong>.<br />

La Función Tradicional <strong>del</strong> Empresario<br />

Tradicionalm<strong>en</strong>te, se ha considerado al empresario como el sujeto económico<br />

que ti<strong>en</strong>e responsabilidades tales como <strong>la</strong> de organizar, administrar, contro<strong>la</strong>r y<br />

evaluar los resultados de <strong>una</strong> gestión empresarial. Desde otro punto de vista, se<br />

le ha asignado <strong>la</strong> tarea de combinar los factores de producción para optimizar<br />

el b<strong>en</strong>eficio de <strong>la</strong> empresa, minimizando los costos. Finalm<strong>en</strong>te, se le ha atribuido<br />

<strong>la</strong> capacidad de innovar, <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido de abrir nuevos mercados, utilizar<br />

<strong>la</strong>s tecnologías más adecuadas y ejecutar estrategias que maximic<strong>en</strong> los b<strong>en</strong>eficios.<br />

Economía Vital: La Tarea Específica <strong>del</strong> Empresario<br />

La tarea <strong>del</strong> Empresario es tomar <strong>la</strong> iniciativa <strong>en</strong> el mercado, id<strong>en</strong>tificando sus<br />

exig<strong>en</strong>cias pres<strong>en</strong>tes y anticipándose a sus requerimi<strong>en</strong>tos futuros por medio<br />

<strong>del</strong> acopio y <strong>la</strong> creación de conocimi<strong>en</strong>to, tanto <strong>en</strong> sus equipos de capital como<br />

<strong>en</strong> el personal de <strong>la</strong> empresa, incluy<strong>en</strong>do su propia persona, para objetivarlo<br />

<strong>en</strong> el bi<strong>en</strong> o servicio que se produce.<br />

Su aspiración debe ser liderar <strong>la</strong>s acciones y, <strong>en</strong> su caso, contro<strong>la</strong>r el mercado.<br />

Para lograr su cometido, el empresario convoca <strong>la</strong>s voluntades de sus trabajadores<br />

y empleados y determina el grado y <strong>la</strong> calidad de conocimi<strong>en</strong>to que deb<strong>en</strong><br />

t<strong>en</strong>er. Este grado de conocimi<strong>en</strong>to incluye el propio. Por otra parte, debe<br />

coordinar <strong>la</strong>s Re<strong>la</strong>ciones de Interacción Complem<strong>en</strong>taria de todos ellos <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

tarea común de llevar a<strong>del</strong>ante el proceso productivo. También debe recurrir a<br />

<strong>la</strong> adopción de <strong>la</strong>s tecnologías que le permitan competir, id<strong>en</strong>tificar <strong>la</strong>s exig<strong>en</strong>cias<br />

pres<strong>en</strong>tes y anticipar los requerimi<strong>en</strong>tos futuros <strong>del</strong> mercado. En esa definición<br />

están implícitas todas <strong>la</strong>s actividades tradicionales que deber llevar a<br />

cabo como el responsable de <strong>una</strong> empresa efici<strong>en</strong>te.<br />

El empresario como fijador de precios<br />

En el capitalismo actual, los bi<strong>en</strong>es y servicios <strong>la</strong>nzados al mercado mundial<br />

son producidos <strong>en</strong> mercados de Compet<strong>en</strong>cia Imperfecta <strong>en</strong>tre oligopolios vincu<strong>la</strong>dos<br />

<strong>en</strong>tre sí por un alto grado de compet<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> esc<strong>en</strong>arios donde <strong>la</strong> acción<br />

de uno de ellos activa <strong>la</strong> reacción de los demás. En este proceso, no es el<br />

mercado ni <strong>la</strong> “intersección de <strong>la</strong>s curvas de oferta y demanda” por los bi<strong>en</strong>es y<br />

145


servicios producidos los que determinan el precio. Más bi<strong>en</strong>, a pesar de lo que<br />

dic<strong>en</strong> los textos académicos, <strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido de que “el empresario maximiza sus<br />

ganancias cuando produce <strong>una</strong> cantidad <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> que permite <strong>la</strong> igualdad <strong>en</strong>tre<br />

el costo marginal y el ingreso marginal”, que ya nadie cree, <strong>en</strong> <strong>la</strong> práctica, el<br />

establecimi<strong>en</strong>to de los precios es <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s tareas más importantes de los ejecutivos<br />

de <strong>una</strong> empresa, pues son ellos los que fijan los precios de los bi<strong>en</strong>es<br />

que produc<strong>en</strong>. El mercado de compet<strong>en</strong>cia perfecta ya no ti<strong>en</strong>e importancia relevante<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong>s nuevas condiciones creadas por el capitalismo actual. Por eso es<br />

que los precios no “osci<strong>la</strong>n alrededor de su <strong>valor</strong>”; más bi<strong>en</strong> son fijados sobre<br />

<strong>la</strong> base de <strong>la</strong>s percepciones <strong>del</strong> empresario sobre <strong>la</strong>s condiciones <strong>del</strong> mercado,<br />

percepciones que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> como aval su conocimi<strong>en</strong>to y su experi<strong>en</strong>cia.<br />

La Escasez y <strong>la</strong> Teoría<br />

<strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to<br />

Los teóricos <strong>del</strong> mo<strong>del</strong>o neoclásico afirman que un bi<strong>en</strong> ti<strong>en</strong>e precio sólo y<br />

sólo cuando es útil y es escaso. En el caso de <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

<strong>la</strong> escasez está implícita <strong>en</strong> <strong>la</strong> definición, pues ningún empresario compet<strong>en</strong>te,<br />

consci<strong>en</strong>te de su responsabilidad y habilidad, va a producir bi<strong>en</strong>es <strong>en</strong><br />

cantidades astronómicas que lo conviertan <strong>en</strong> un bi<strong>en</strong> no escaso. Incluir <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

definición <strong>del</strong> <strong>valor</strong> de un bi<strong>en</strong> su escasez, es redundante. Es negarle al empresario<br />

su capacidad de estimar <strong>la</strong>s cantidades que debe <strong>la</strong>nzar al mercado, sobre<br />

<strong>la</strong> base de su conocimi<strong>en</strong>to, su experi<strong>en</strong>cia y, permítanme decirlo de <strong>una</strong> vez:<br />

su Intuición. Un empresario sin capacidad intuitiva nunca t<strong>en</strong>drá éxito como<br />

empresario. La deducción racional, per se, es importante pero no basta para<br />

cumplir <strong>la</strong>s tareas que lo habilitan para desempeñar su papel de incorporar conocimi<strong>en</strong>to,<br />

el de los demás y el objetivado <strong>en</strong> <strong>la</strong>s insta<strong>la</strong>ciones de <strong>la</strong> empresa,<br />

al bi<strong>en</strong> que se produce.<br />

La Visión <strong>del</strong> Empresario<br />

Supongamos que <strong>una</strong> empresa produce sil<strong>la</strong>s. Esas sil<strong>la</strong>s podrán ser usadas para<br />

trancar <strong>una</strong> puerta, para subirse <strong>en</strong>cima de el<strong>la</strong> y alcanzar un libro, para depositar<br />

temporalm<strong>en</strong>te un paquete… <strong>en</strong> fin, <strong>la</strong> sil<strong>la</strong> podrá ser usada de cualquier<br />

manera requerida por el consumidor, <strong>en</strong> circunstancias ev<strong>en</strong>tuales, pero el empresario<br />

ha producido sil<strong>la</strong>s con el objeto de que sirvan de asi<strong>en</strong>to a <strong>la</strong>s personas,<br />

no para que tranqu<strong>en</strong> <strong>la</strong>s puertas. El servir de asi<strong>en</strong>to para <strong>la</strong>s personas<br />

es <strong>la</strong> utilidad que <strong>la</strong> sil<strong>la</strong> ti<strong>en</strong>e impregnada <strong>en</strong> sí, por medio de <strong>la</strong> objetivación<br />

146


<strong>del</strong> grado de conocimi<strong>en</strong>to que porta, el que fue objetivado por el trabajo intelectual<br />

y físico <strong>del</strong> personal de <strong>la</strong> empresa, así como por el trabajo pasado. De<br />

esta manera, <strong>la</strong> int<strong>en</strong>ción <strong>del</strong> empresario es crear bi<strong>en</strong>es satisfaci<strong>en</strong>tes o útiles<br />

para el mercado, con finalidades específicas <strong>en</strong> cada caso, a través <strong>del</strong> proceso<br />

productivo. Para ac<strong>la</strong>rar este punto, voy a citar algunos párrafos de un diálogo<br />

virtual que escribí sobre el particu<strong>la</strong>r.<br />

La visión de Jean Francois Lyotard<br />

Jean Francoise Lyotard es uno de los principales promotores de <strong>la</strong> corri<strong>en</strong>te intelectual<br />

l<strong>la</strong>mada el “Postmodernismo” y su libro, “La Condición Posmoderna”<br />

expresa los fundam<strong>en</strong>tos de esa percepción. En el<strong>la</strong> dice:<br />

El saber es y será producido para ser v<strong>en</strong>dido, y es y será consumido para<br />

ser <strong>valor</strong>ado <strong>en</strong> <strong>una</strong> nueva producción: <strong>en</strong> los dos casos, para ser cambiado.<br />

Deja de ser <strong>en</strong> sí mismo su propio fin, pierde su «<strong>valor</strong> de uso»<br />

Esta afirmación es algo confusa, pues Lyotard cree que un bi<strong>en</strong> o servicio<br />

puede t<strong>en</strong>er “Valor de Cambio” sin t<strong>en</strong>er un <strong>valor</strong> de uso para el usuario. Supongamos<br />

que un bi<strong>en</strong>, portador de “saber”, se <strong>la</strong>nza al mercado y que los compradores<br />

lo adquieran. Con toda seguridad que no lo adquirirán “para ser v<strong>en</strong>dido”,<br />

sino para aprovechar <strong>la</strong> utilidad que el conocimi<strong>en</strong>to objetivado <strong>en</strong> el<br />

bi<strong>en</strong> les ofrece. Es que el comprador adquiere el “saber” porque le sirve de<br />

algo; es decir, ese “saber” que compra, le es útil. Los empresarios produc<strong>en</strong><br />

bi<strong>en</strong>es y servicios útiles por medio de <strong>la</strong> producción de Valores Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

los que se expresan <strong>en</strong> el precio, sólo <strong>en</strong> <strong>la</strong> medida <strong>en</strong> que los Valores Conocimi<strong>en</strong>to<br />

satisfac<strong>en</strong> necesidades concretas <strong>del</strong> consumidor. La producción <strong>del</strong><br />

“saber” únicam<strong>en</strong>te como un <strong>valor</strong> de cambio, esto es, para que circule y circule<br />

<strong>en</strong>tre los consumidores, sin que ninguno <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tre el él un <strong>valor</strong> de uso,<br />

tal como lo pone Lyotard, me parece un desacierto. La Economía Vital conceptualiza<br />

un bi<strong>en</strong> económico <strong>del</strong> sigui<strong>en</strong>te modo, acorde con el cont<strong>en</strong>ido <strong>del</strong> Valor<br />

Conocimi<strong>en</strong>to que propone:<br />

Economía Vital: Bi<strong>en</strong> Económico<br />

Es el bi<strong>en</strong> portador de grados variables de cantidad y de calidad de Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

los que determinan su Valor <strong>en</strong> cada caso y que ha sido producido<br />

para el mercado, con <strong>la</strong> int<strong>en</strong>ción de satisfacer <strong>una</strong> necesidad exigida <strong>en</strong><br />

ese mercado.<br />

147


El Conocimi<strong>en</strong>to objetivado concreto dio al bi<strong>en</strong> producido <strong>una</strong> cualidad específica<br />

para satisfacer <strong>una</strong> necesidad, por lo tanto, esa cualidad es objetiva.<br />

Ti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> sí <strong>la</strong> capacidad de satisfacer <strong>una</strong> necesidad, de otra manera, el empresario<br />

no lo produciría. El consumidor puede o no <strong>en</strong>contrar satisfacción <strong>en</strong> ese<br />

bi<strong>en</strong>. Si no <strong>la</strong> <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra, <strong>en</strong>tonces lo reemp<strong>la</strong>zará por otro que t<strong>en</strong>drá incorporado,<br />

a su vez, el Conocimi<strong>en</strong>to concreto que otorgará al bi<strong>en</strong> <strong>la</strong> capacidad de<br />

satisfará su necesidad o su “deseo” concreto. Si el “deseo” <strong>del</strong> consumidor no<br />

es satisfecho con ninguno de los bi<strong>en</strong>es que exist<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el mercado, se morirá<br />

de hambre o por falta de techo o de vestido. En todo caso, no hay re<strong>la</strong>ción metafísica<br />

alg<strong>una</strong> <strong>en</strong>tre el consumidor y el bi<strong>en</strong> de que se trate. Por otro <strong>la</strong>do, <strong>la</strong><br />

Economía Vital que postulo le otorga al Conocimi<strong>en</strong>to <strong>una</strong> importancia tan<br />

grande, que anticipa <strong>la</strong> creación de empresas Súpertransnacionales que se dedicarán<br />

únicam<strong>en</strong>te a <strong>la</strong> producción de Conocimi<strong>en</strong>to y de Tecnologías a pedido,<br />

por lo que, <strong>en</strong> un futuro no lejano, habrá un mercado de Tecnologías y de Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

como ahora exist<strong>en</strong> los de zapatos o los de computadoras. Esa evolución<br />

de los mercados nos lleva hacia <strong>la</strong> Sociedad Futura <strong>del</strong> Conocimi<strong>en</strong>to.<br />

Los Bi<strong>en</strong>es Naturales<br />

En <strong>la</strong>s primeras etapas <strong>del</strong> hombre, <strong>la</strong> naturaleza fue <strong>la</strong> primera <strong>en</strong> ofrecerle alim<strong>en</strong>tos,<br />

material de vivi<strong>en</strong>da y de vestido. Pero <strong>en</strong> esas épocas no había aún los<br />

conceptos de <strong>valor</strong> ni de utilidad. El ser humano hacía acopio de ellos utilizando<br />

destrezas (destrezas que ya supon<strong>en</strong> un grado de conocimi<strong>en</strong>to) <strong>en</strong> <strong>la</strong> tarea<br />

de recolección de frutos, <strong>en</strong> <strong>la</strong> de pesca y <strong>en</strong> otros simi<strong>la</strong>res. Más tarde conseguiría<br />

alim<strong>en</strong>tos más completos, carne, por ejemplo, después de haber fabricado<br />

instrum<strong>en</strong>tos de caza, tales como el arco y <strong>la</strong> flecha y <strong>una</strong> variedad de <strong>la</strong>nzas,<br />

a los que les incorporó <strong>la</strong>s destrezas y habilidades que requerían su fabricación,<br />

<strong>en</strong> un proceso de objetivar su conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> ellos. Posteriorm<strong>en</strong>te, los<br />

exced<strong>en</strong>tes fueron destinados al intercambio. Pero <strong>la</strong> creación de exced<strong>en</strong>tes<br />

exige ya <strong>una</strong> división <strong>del</strong> trabajo <strong>en</strong> áreas de especialización que se basan <strong>en</strong><br />

<strong>la</strong> c<strong>la</strong>se de conocimi<strong>en</strong>to que ti<strong>en</strong>e cada grupo. Los sed<strong>en</strong>tarios se dedicarán a<br />

<strong>la</strong> siembra de productos agríco<strong>la</strong>s, de acuerdo con <strong>la</strong>s condiciones de <strong>la</strong> geografía,<br />

<strong>del</strong> clima y <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to que han logrado <strong>en</strong> estas actividades. Los nómades<br />

se dedicarán al pastoreo de animales, lo cual requiere también el conocimi<strong>en</strong>to<br />

específico acumu<strong>la</strong>do <strong>en</strong> el grupo. El intercambio de productos bajo <strong>la</strong><br />

modalidad de trueque es un intercambio de diversas cantidades y calidades de<br />

conocimi<strong>en</strong>to de <strong>la</strong>s tareas de <strong>la</strong> siembra, <strong>la</strong> elección de semil<strong>la</strong>s, de <strong>la</strong> cosecha<br />

y <strong>del</strong> transporte, por <strong>una</strong> parte; y <strong>en</strong> <strong>la</strong> mejora de los instrum<strong>en</strong>tos de caza, <strong>la</strong>s<br />

formas de fa<strong>en</strong>ear <strong>la</strong>s presas y <strong>la</strong> conservación de <strong>la</strong> carne, por <strong>la</strong> otra.<br />

148


Ahora bi<strong>en</strong>, poco a poco ese intercambio de bi<strong>en</strong>es se va consolidando, pues<br />

cada grupo produce no sólo para el consumo interno, sino con miras al intercambio<br />

de lo producido ¿En qué proporciones se realizará este intercambio?<br />

Pues, <strong>en</strong> <strong>la</strong> proporción <strong>del</strong> grado de dificultad para producir el bi<strong>en</strong> dado, es decir,<br />

<strong>en</strong> el grado <strong>en</strong> que sean portadores de Valor Conocimi<strong>en</strong>to de difer<strong>en</strong>te calidad.<br />

Con <strong>la</strong> evolución de <strong>la</strong> producción aparece el “Mercado”, <strong>en</strong> el que los<br />

bi<strong>en</strong>es ya se intercambian por medio de <strong>una</strong> unidad de cu<strong>en</strong>ta que <strong>en</strong> <strong>la</strong> actualidad<br />

conocemos como “Dinero”. Será <strong>en</strong> esa etapa que los bi<strong>en</strong>es transados con<br />

ayuda de <strong>una</strong> unidad monetaria, se transforman <strong>en</strong> bi<strong>en</strong>es económicos: los grupos<br />

humanos ya produc<strong>en</strong> para el mercado, interno o externo; lo producido<br />

para el intercambio no es un sobrante, al contrario, es <strong>la</strong> razón de <strong>la</strong> producción.<br />

Los precios osci<strong>la</strong>n alrededor <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to que cada uno<br />

porta, aunque esa valuación aparece dada por trabajo, <strong>la</strong> escasez o <strong>la</strong> utilidad.<br />

La Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to, cuya síntesis expongo <strong>en</strong> este apartado,<br />

también id<strong>en</strong>tifica al factor trabajo como el que objetiva <strong>en</strong> el bi<strong>en</strong> producido el<br />

conocimi<strong>en</strong>to de “cómo se hac<strong>en</strong> <strong>la</strong>s cosas”. En el proceso, han impregnado <strong>en</strong><br />

el bi<strong>en</strong> respectivo <strong>una</strong> cualidad distintiva: <strong>la</strong> capacidad de satisfacer alg<strong>una</strong> necesidad,<br />

algún “deseo” id<strong>en</strong>tificado por el empresario <strong>en</strong> el mercado respectivo.<br />

Cuando me refiero al factor “Trabajo” considero oportuno ac<strong>la</strong>rar que incluyo<br />

el realizado por los obreros de p<strong>la</strong>nta y por los ejecutivos y empleados de <strong>la</strong><br />

empresa, <strong>en</strong> cuanto su actividad coadyuva a <strong>la</strong> producción <strong>del</strong> bi<strong>en</strong> o servicio<br />

de que se trate, a través de transmitir conocimi<strong>en</strong>to al proceso productivo. En<br />

esas primeras épocas de mercados incipi<strong>en</strong>tes, los recursos naturales eran considerados<br />

“libres”, debido a que <strong>la</strong> tasa de explotación de los mismos nunca se<br />

acercaba a <strong>la</strong> tasa de reposición: <strong>la</strong> primera siempre era m<strong>en</strong>or.<br />

En <strong>la</strong> actualidad, los recursos naturales ya no son libres, pues <strong>la</strong> tasa de explotación<br />

<strong>del</strong> aire, <strong>del</strong> agua, de <strong>la</strong> biodiversidad y otros simi<strong>la</strong>res, se acerca peligrosam<strong>en</strong>te<br />

a <strong>la</strong> tasa de reposición de esos recursos. Lam<strong>en</strong>tablem<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> <strong>la</strong><br />

práctica actual, <strong>la</strong> gran mayoría de <strong>la</strong>s empresas y de los países continúan considerándolos<br />

como bi<strong>en</strong>es libres, precisam<strong>en</strong>te a los bi<strong>en</strong>es de cuya exist<strong>en</strong>cia<br />

dep<strong>en</strong>de <strong>la</strong> sobreviv<strong>en</strong>cia de <strong>la</strong> especie misma. Hecho el alegato, surge <strong>la</strong> pregunta<br />

lógica: ¿Cómo se adecúa <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to a <strong>la</strong> <strong>valor</strong>ación<br />

de los Recursos Naturales?<br />

La Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to<br />

y <strong>la</strong> Valoración de los RR.NN<br />

149


Los Recursos Naturales y el Medio Ambi<strong>en</strong>te se <strong>valor</strong>an por los costos <strong>en</strong><br />

que <strong>la</strong> sociedad incurre para reponerlos, luego de haber utilizados <strong>en</strong> el<br />

proceso productivo, a través <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to de sus propiedades<br />

Los costos de reposición de los Recursos Naturales y <strong>del</strong> Medio Ambi<strong>en</strong>te incluy<strong>en</strong><br />

los que <strong>la</strong> sociedad <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>ta para anu<strong>la</strong>r los efectos negativos derivados<br />

de <strong>la</strong> producción y <strong>del</strong> consumo, efectos que se expresan <strong>en</strong> <strong>la</strong> deforestación,<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> pérdida de diversidad, <strong>en</strong> <strong>la</strong> desertificación, <strong>la</strong> salinización, <strong>la</strong> contaminación<br />

<strong>del</strong> suelo, <strong>del</strong> aire y <strong>del</strong> agua y, <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, <strong>en</strong> los daños que se hace a <strong>la</strong><br />

Naturaleza. Por otro <strong>la</strong>do, los recursos no r<strong>en</strong>ovables, tales como el petróleo, el<br />

gas, los metales, son explotados sobre <strong>la</strong> base de <strong>la</strong> aplicación <strong>del</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

<strong>en</strong> los respectivos procesos, con los que se objetiva <strong>en</strong> ellos el Valor Conocimi<strong>en</strong>to,<br />

al igual que cualquier otro bi<strong>en</strong>.<br />

El Estatus de los Servicios<br />

Carlos Marx negaba que los servicios tuvieran <strong>la</strong> capacidad de producir <strong>valor</strong>,<br />

por lo tanto, los excluía de su análisis <strong>del</strong> Valor. En cambio, <strong>la</strong> Economía Vital<br />

considera que un Servicio producido para el mercado es <strong>una</strong> categoría económica<br />

para designar a un tipo específico de bi<strong>en</strong> que porta Valor Conocimi<strong>en</strong>to.<br />

Hay servicios que se consum<strong>en</strong> <strong>en</strong> el mom<strong>en</strong>to de ser producidos: por ejemplo,<br />

el ll<strong>en</strong>ado <strong>del</strong> tanque de gasolina de un vehículo; otros pued<strong>en</strong> ser almac<strong>en</strong>ados,<br />

lo que sucede con <strong>la</strong> información y el conocimi<strong>en</strong>to. No existe ningún motivo<br />

para excluir a los servicios de <strong>la</strong> Teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to.<br />

El Conocimi<strong>en</strong>to <strong>del</strong> Ejecutivo de <strong>la</strong> Empresa<br />

Pero, <strong>una</strong> de <strong>la</strong>s características de <strong>la</strong> teoría que propongo es que <strong>en</strong> <strong>la</strong> determinación<br />

<strong>del</strong> <strong>valor</strong> incluye el trabajo de los ejecutivos de <strong>la</strong> empresa, los que son<br />

portadores de conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> diversas formas, ya teóricas, ya dadas por <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia.<br />

Detectan <strong>la</strong>s necesidades pres<strong>en</strong>tes <strong>del</strong> mercado y se anticipan a <strong>la</strong>s<br />

mismas para satisfacer al consumidor y <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tar exitosam<strong>en</strong>te <strong>la</strong> compet<strong>en</strong>cia.<br />

Están al día con los avances ci<strong>en</strong>tíficos, algunos de los cuales serán aplicados<br />

al proceso productivo, <strong>en</strong> forma de tecnología, por medio de <strong>la</strong> innovación.<br />

Analizan <strong>la</strong>s reacciones que causará <strong>en</strong> otras empresas <strong>la</strong> adopción de <strong>una</strong> estrategia<br />

dada; concib<strong>en</strong> y ejecutan iniciativas empresariales <strong>en</strong> <strong>una</strong> amplia<br />

gama de acciones pot<strong>en</strong>ciales… <strong>en</strong> fin, pon<strong>en</strong> al servicio de <strong>la</strong> empresa el conocimi<strong>en</strong>to<br />

organizativo, administrativo que pose<strong>en</strong>, como <strong>en</strong> <strong>la</strong> formación y<br />

capacitación que realizan <strong>en</strong> b<strong>en</strong>eficio de los trabajadores y <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia y <strong>la</strong><br />

intuición que pose<strong>en</strong>.<br />

150


Por lo g<strong>en</strong>eral, <strong>la</strong>s definiciones anteriores <strong>del</strong> <strong>valor</strong> sólo se <strong>en</strong>focaban a id<strong>en</strong>tificarlo<br />

<strong>en</strong> el bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> sí, pero no <strong>en</strong> <strong>la</strong> capacidad de qui<strong>en</strong>es incorporan <strong>en</strong> ese<br />

bi<strong>en</strong> el conocimi<strong>en</strong>to que lo hace apto para su circu<strong>la</strong>ción <strong>en</strong> el mercado. Por<br />

supuesto, lo mismo que decimos de un bi<strong>en</strong>, se aplica, por igual a un servicio.<br />

El Conocimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> el Trabajador<br />

El trabajador de p<strong>la</strong>nta o de cualquier otra índole <strong>en</strong> <strong>la</strong> empresa, expresa su conocimi<strong>en</strong>to<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> correcta manipu<strong>la</strong>ción de <strong>la</strong> maquinaria y <strong>del</strong> equipo que utiliza;<br />

<strong>en</strong> el uso de <strong>la</strong>s herrami<strong>en</strong>tas adecuadas para realizar <strong>una</strong> tarea específica;<br />

<strong>en</strong> <strong>la</strong> transmisión de conocimi<strong>en</strong>to que ha derivado de <strong>la</strong> experi<strong>en</strong>cia. Por ejemplo,<br />

<strong>en</strong> el caso de <strong>la</strong> construcción: si el arquitecto imprime <strong>valor</strong> conocimi<strong>en</strong>to<br />

al edificio que se está construy<strong>en</strong>do, por medio <strong>del</strong> diseño de los p<strong>la</strong>nos, <strong>del</strong><br />

cálculo de <strong>la</strong> resist<strong>en</strong>cia de los materiales… el albañil usa <strong>la</strong> plomada para colocar<br />

correctam<strong>en</strong>te los <strong>la</strong>drillos; conoce <strong>la</strong> mezc<strong>la</strong> de cem<strong>en</strong>to que debe ser<br />

utilizada <strong>en</strong> cada caso….<br />

ÍNDICE<br />

1. conceptos y comparaciones….. 5<br />

Vocabu<strong>la</strong>rio.- Ejemplo de G<strong>en</strong>eralización Empírica.- Ci<strong>en</strong>cia y Filosofía.- Método<br />

ci<strong>en</strong>tífico.- El Análisis.- La Síntesis.- El Método Inductivo.- El Proceso de<br />

<strong>la</strong> Inducción.- El problema de <strong>la</strong> Inducción.- El método Deductivo.- El Método<br />

Axiomático-deductivo. El método Hipotético Deductivo.- El Discurso <strong>del</strong> Método.-<br />

La Duda Cartesiana.- El Empirismo Inglés.- La Tesis de Simetría.- Los<br />

Mo<strong>del</strong>os.- La Acumu<strong>la</strong>ción Originaria <strong>del</strong> Capital: Nassau S<strong>en</strong>ior.- Postu<strong>la</strong>do<br />

de <strong>la</strong> abstin<strong>en</strong>cia.- Karl Marx (1818-1883) La Expropiación de los terr<strong>en</strong>os com<strong>una</strong>les.-<br />

Las parroquias.- Reemp<strong>la</strong>zo de <strong>la</strong>s tierras de cultivo como tierras de<br />

pastoreo de ovejas.- La caza.- Las Condiciones de Trabajo.- La Legis<strong>la</strong>ción.-<br />

Los Sa<strong>la</strong>rios.- Nuevas formas de expoliación.- La tortura a los niños.- El trabajo<br />

nocturno.- La Trata de Esc<strong>la</strong>vos.- Com<strong>en</strong>tario<br />

2. Sobre el Método….. 25<br />

Inmanuel Kant:- Juicios Analíticos, Juicios Sintéticos, Juicios Sintéticos a Posteriori,<br />

Juicios Sintéticos a Priori.- Las ideas innatas.- El Significado de “A<br />

Priori”. Conocimi<strong>en</strong>to a priori.- Una nueva <strong>propuesta</strong>: El Juicio Sintético a Priori<br />

Condicional.- Lo Universal.- Lo G<strong>en</strong>eral.- Lo Particu<strong>la</strong>r.- Lo Singu<strong>la</strong>r.- Catego-<br />

151


ía Filosófica.- La Necesidad.- La Necesidad <strong>en</strong> <strong>la</strong> Ci<strong>en</strong>cia Económica.- Conting<strong>en</strong>cia.-<br />

El Mo<strong>del</strong>o.- Hipotético-Deductivo.- La Ley Universal.- Explicación y<br />

Predicción.- La Concepción Fatalista.- La Concepción Determinista.- El Monocausalismo.-<br />

La Tesis de <strong>la</strong> Simetría.- Desacuerdo con los Críticos.- Difer<strong>en</strong>cia<br />

<strong>en</strong>tre Corre<strong>la</strong>ción y Regresión.-Pronóstico sin Explicación.- Rudolf Carnap y<br />

Otto Neurath.- Síntesis.<br />

3. Principales Corri<strong>en</strong>tes Epistemológicas… 42<br />

El Falsacionismo de Popper.- Popper y <strong>la</strong> Verificabilidad.- El Criterio de Demarcación<br />

de Popper.- Alg<strong>una</strong>s Características <strong>del</strong> Falsacionismo. El Método de<br />

Contrastación.- La Inducción.- El Silogismo y el Silogismo Hipotético.- Modus<br />

pon<strong>en</strong>s.- Modus toll<strong>en</strong>s.- Asimetría <strong>en</strong>tre Verificación y Falsación. El Problema<br />

de <strong>la</strong> Inducción.- El contraste Relevante.- La Infer<strong>en</strong>cia Estadística: La Muestra<br />

Aleatoria. La Hipótesis Nu<strong>la</strong>.- La Hipótesis Alternativa.- El Nivel de Significancia.-<br />

Tomas S. Kuhn.- La Estructura de <strong>la</strong>s Revoluciones Ci<strong>en</strong>tíficas.- La sustitución<br />

de Paradigmas.- La Anomalía.- Kuhn y Popper.- Imre Lakatos.- Metodología<br />

e Historia.- Los Programas de Investigación Ci<strong>en</strong>tífica (PIC’s).- El Anarquismo<br />

Metodológico de Feyerab<strong>en</strong>d.- Conclusiones.- Percepción personal.<br />

4. El Método <strong>en</strong> <strong>la</strong> Economía… 65<br />

Introducción.- La Visión de los Clásicos: Adam Smith, John Stuart Mill<br />

El Método propuesto por Mill.- Después de los Clásicos.- Alfred Marshall Vilfrido<br />

Pareto John E. Cairnes Los Axiomas de Cairnes.- Carl M<strong>en</strong>ger.- La es<strong>en</strong>cia<br />

de los bi<strong>en</strong>es económicos.- Lionel Robbins: Las leyes económicas según Robbins.-<br />

El Sistema de Robbins.- Nassau W. S<strong>en</strong>ior, 1790-1864.- Una nueva visión<br />

de <strong>la</strong> Economía.- La Tesis Marxista de <strong>la</strong> Práctica Histórica.- La Minimización<br />

Marxista <strong>del</strong> papel <strong>del</strong> Individuo.- El Individualismo Metodológico.<br />

5. El Método axiomático-Deductivo… 85<br />

El Axioma Puro.- Principales Postu<strong>la</strong>dos de <strong>la</strong> Acción Humana.- Un Ejemplo de<br />

<strong>la</strong> Física.- La importancia <strong>del</strong> grupo omitida por los individualistas.- Una fiesta<br />

como ejemplo. Otra de <strong>la</strong>s incongru<strong>en</strong>cias Marxistas.- La Señora Francisca Mamani<br />

Ticona.- La Id<strong>en</strong>tidad de <strong>la</strong> Señora Mamani.- La percepción de Ludwig<br />

von Mises.- El “Nosotros”.- ¿Un empresario con S<strong>en</strong>timi<strong>en</strong>tos?- Las Instituciones.-<br />

Más sobre lo mismo.- Un ejemplo real: Inc<strong>en</strong>dio de <strong>una</strong> discoteca.- La percepción<br />

de Ludwig von Mises.- Mi percepción <strong>del</strong> “Nosotros”.- Un ex abrupto<br />

Académico-emocional.- El Singu<strong>la</strong>rismo Metodológico.- La Necesaria Complem<strong>en</strong>tación<br />

de <strong>la</strong>s <strong>propuesta</strong>s<br />

152


6. La percepción empírica de <strong>la</strong> economía… 113<br />

T.W. Hutchison: El Análisis Empírico.- Milton Friedman.- Alg<strong>una</strong>s analogías<br />

<strong>del</strong> método de Friedman.- Un ejemplo <strong>del</strong> absurdo <strong>del</strong> P<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to de Friedman.<br />

- Un Aporte Epistemológico.- Las Categorías: Inmanuel Kant, Las Categorías<br />

Marxistas.- Una interpretación de <strong>la</strong> percepción marxista <strong>del</strong> proceso de conocimi<strong>en</strong>to.-<br />

El Proceso.- Los Marginalistas.- La Ci<strong>en</strong>cia.- La Filosofía.- Conclusiones.<br />

7. La teoría <strong>del</strong> Valor Conocimi<strong>en</strong>to (Una <strong>propuesta</strong>)… 123<br />

153

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!