Views
2 weeks ago

CEN MEX Q1 2018

En el sentido de las

En el sentido de las manecillas del reloj desde arriba: exterior del Musée Yves Saint Laurent en Marrakech; looks de inspiración marroquí expuestos en el museo; el Musée Yves Saint Laurent de París; la mesa del diseñador, actualmente expuesta en el museo; bocetos del diseñador para su colección primavera-verano de 1962; Saint Laurent y Pierre Bergé en su jardín de Marrakech en 1976 Durante la primera jornada de la semana de la moda de París, la tienda insignia de Yves Saint Laurent en la avenida Montaigne estuvo abarrotada de editores de moda y compradores vestidos como editores de moda. El monolito de mármol blanco fue diseñado por Hedi Slimane, antiguo director creativo de la casa. En 2012, Slimane dio el primer paso para renovar la marca eliminando el Yves de la denominación de la firma (lo que dio lugar a las camisetas reivindicativas «No somos Laurent sin Yves»). En la actualidad, la planta baja cuenta con un centenar de bolsas diferentes. ¿Lo más buscado? Una bolsa para llevar al hombro del tamaño de un monedero valorada en cerca de US$2,700. El diseñador actual Anthony Vaccarello la decoró con las iniciales del antiguo nombre de la maison en oro de casi ocho centímetros. «¿Qué Y-S-L debería comprarme?» era la frase más repetida. Esas iniciales –el monograma ondulante y fluido de Saint Laurent– fueron el primer logotipo de la empresa, diseñado por Adolphe Mouron Cassandre en 1961. Ese mismo año Saint Laurent y Pierre Bergé, su compañero de trabajo y pareja sentimental desde hacía mucho tiempo, habían fundado su negocio de alta costura tras el despido de Saint Laurent de la casa Christian Dior. Con una combinación de letra sans serif, en itálica y redonda, el branding ya estaba institucionalizado cuando Saint Laurent presentó su primera colección, que incluía la primera trenca con un estilo femenino. Posteriormente sentó otros muchos precedentes en el mundo de la moda, como “Le Smoking”, el primer esmoquin para mujer; la primera colección safari; el primer prêt-à-porter de diseñador... Fue el primero en incorporar la música a los desfiles y el primer modisto en aparecer en el anuncio y la campaña de su propio perfume. En 1983, Saint Laurent se convirtió en el primer diseñador vivo al que se le rindió homenaje con una exposición en solitario en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York. Saint Laurent y Bergé vendieron en 1999 su negocio al grupo Gucci de François-Henri Pinault (que después se convertiría en Kering) y organizaron su último desfile de moda en 2002. El diseñador falleció en 2008 a los 71, luego de varios años de declive como consecuencia de su batalla, conocida por todos, contra el alcohol y las drogas. Durante más de cinco décadas de trayectoria profesional, Saint Laurent creó un esquema en el que se basan la mayoría de las compañías de artículos de lujo: un diseñador superestrella que encarne todo lo que representa la casa. Una fórmula que parece muy difícil de reproducir dada la proliferación actual de puertas giratorias en las firmas de moda. Con la colaboración de Bergé, Saint Laurent traspasó la línea que separa la creatividad en estado puro y la sagacidad comercial. La moda, como dijo el propio Saint Laurent en su última rueda de prensa, «no es un arte, pero necesita un artista para existir». FOTOGRAFÍAS FONDATION JARDIN MAJORELLE; PÁGINA DE LA PORTADA: TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS; 66 CENTURION-MAGAZINE.COM

FOTOGRAFÍAS EN EL SENTIDO DE LAS MANECILLAS DEL RELOJ DESDE ARRIBA A LA IZQUIERDA: ANTONIO MARTINELLI; SIMON LAMBERT/HAYTHAM-REA/LAIF; FONDATION PIERRE BERGÉ–YVES SAINT LAURENT, PARÍS; PIERRE BOULAT/COSMOS/AGENTUR FOCUS Bergé, acérrimo defensor del legado del diseñador –incluso mucho después de que terminara su relación sentimental– y ampliamente reconocido por haber espoleado y en ocasiones metido el talento de Saint Laurent (literalmente) en una botella (hablamos de Opium, el mayor lanzamiento de una fragancia en la historia de los perfumes), falleció el año pasado, pocas semanas antes de que Saint Laurent fuera honrado con dos nuevos museos: el Musée Yves Saint Laurent de París y el Musée Yves Saint Laurent de Marrakech. En un tranquilo extremo de la parisina avenida Marceau, a diez minutos del establecimiento insignia de Saint Laurent, se encuentra la casa de costura del diseñador. El boceto original del logotipo de YSL realizado por Cassandre cuelga detrás de una fachada estilo Haussmann con puertas doradas de cristal, a la que se llega después de subir un pequeño tramo de una escalera alfombrada y pasar por varios retratos serigrafiados de Saint Laurent obra de Warhol. Se trata de una entrada acertadamente discreta que alberga en la actualidad el museo Yves Saint Laurent. «C’est beau, non ?», pregunta el director del museo Olivier Flaviano, cuando me reúno con él antes de la inauguración de la institución en octubre. Flaviano, de 32 años de edad y figura esbelta, recuerda mucho al joven Saint Laurent. Está de pie en la entrada delante del dibujo de 15 x 23 cm de Cassandre, unas dimensiones que quedan empequeñecidas por los techos

Introducción a la Arquitectura Contemporánea - Historia de la ...
Nuestros pueblos - El avisador malagueño
boletín - Archivo General de la Nación
Palma del Río “Lucha y vence entre dos ríos1” - ARTE ...