Views
2 weeks ago

La-Insoportable-Levedad-del-ser

vacaciones. ¡Pero unas

vacaciones. ¡Pero unas vacaciones totales, en las que le dejaran en paz todos los imperativos, todos los «es muss sein!» Si había sido capaz de descansar (y para siempre) de la mesa de operaciones del hospital, ¿por qué no descansar de esa mesa de operaciones del mundo, sobre la cual abría con un escalpelo imaginario la funda en la que las mujeres guardaban la ilusoria millonésima diferencial? — ¡A ti te duele el estómago! —advirtió entonces Teresa. Asintió. — ¿Te has puesto la inyección? Hizo un gesto de negación: — Me olvidé de pedirlas. Se enfadó con él por su dejadez y le acarició la frente, en la que el dolor había hecho aparecer algunas gotas de sudor. — Ahora está un poco mejor —dijo. — Acuéstate —dijo ella y lo cubrió con la manta. Después fue al baño y al cabo de un momento se acostó a su lado. El giró hacia ella la cabeza, apoyada en la almohada, y se quedó asombrado: la tristeza que reflejaban sus ojos era insoportable. Dijo: — Teresa, dime, ¿qué te pasa? A ti te está pasando algo. Lo siento. Lo veo. Negó con la cabeza: — No, no me pasa nada. — ¡No lo niegues! — Es lo de siempre —dijo. «Lo de siempre» significaba los celos de ella y las infidelidades de él. Pero Tomás siguió insistiendo. — No, Teresa. Esta vez es otra cosa. Nunca habías estado tan mal. Teresa dijo: — Bien, te lo diré. Vé a lavarte la cabeza. No le entendía. Lo dijo con tristeza, sin agresividad, casi con ternura: — Hace ya varios meses que tu pelo huele intensamente. Huele al sexo de alguna mujer. No te lo quería decir. Pero hace ya muchas noches que tengo que respirar el perfume del sexo de alguna de tus amantes. En cuanto lo dijo el estómago volvió a dolerle. Estaba desesperado. ¡Se lava tanto! Se frota con tanto cuidado el cuerpo, las manos, la cara, para que no le quede ni una huella de olor ajeno. Evita los jabones perfumados en los cuartos de baño ajenos. Lleva a todas partes su propio jabón sin perfume. ¡Pero olvidó el pelo! ¡No, no se le ocurrió pensar en el pelo! Y recordó la mujer que se le sienta en la cara y quiere que le haga el amor con toda su cara y hasta con la nuca. Ahora la odiaba. ¡Qué ocurrencia más idiota! Sabía que ahora no era posible negar nada y que lo único que podía hacer era reír estúpidamente e ir al baño a lavarse la cabeza. Ella volvió a acariciarle la frente: — Quédate acostado. Ya no vale la pena. Ya estoy acostumbrada. Le dolía el estómago y anhelaba tranquilidad y paz. Dijo: — Le escribiré a aquel paciente mío que encontramos en el balneario. ¿Conoces la región donde está su aldea? — No —dijo Teresa. A Tomás le costaba mucho trabajo hablar. No logró decir más que: «Bosques... montes...». — Sí, lo haremos. Nos iremos de aquí. Pero deja de hablar —y seguía acariciándole la frente. Estaban los dos juntos, acostados, y ya no decían nada. El dolor desaparecía lentamente. Pronto se durmieron los dos. 22 En medio de la noche se despertó y recordó con sorpresa que no había tenido más que sueños

eróticos. Sólo recordaba con claridad el último: en una piscina nadaba de espaldas una enorme mujer desnuda, al menos cinco veces mayor que él, con una barriga toda cubierta de espeso vello, desde la entrepierna hasta el ombligo, la miraba desde la orilla y estaba terriblemente excitado. ¿Cómo podía estar excitado cuando su cuerpo se hallaba debilitado por un ataque al estómago? ¿Y cómo pudo excitarse mirando a una mujer que, despierto, sólo hubiera podido producirle asco? Se dijo: En el sistema de relojería de la cabeza dan vueltas en sentido contrario dos ruedas dentadas. En una de ellas están las visiones, en la otra las reacciones del cuerpo. El diente en el que está la visión de una mujer desnuda toca el diente opuesto, en el que está inscrito el imperativo de la erección. Si por algún descuido las ruedas se desplazan y la rueda de la excitación se pone en contacto con el diente en el que está pintada la imagen de una golondrina volando, nuestro sexo se empinará al ver a una golondrina. Conocía además las investigaciones de un colega suyo que estudiaba el sueño de las personas y afirmaba que en el hombre se produce la erección con cualquier sueño. Eso quiere decir que la relación entre la erección y una mujer desnuda es sólo uno de los mil modos en que el Creador pudo haber ajustado el mecanismo de relojería de la cabeza del hombre. ¿Pero qué tiene que ver el amor con esto? Nada. Si en la cabeza de Tomás la rueda se desplaza por algún motivo y él, a partir de entonces, se excita al ver a una golondrina, nada cambia en su amor por Teresa. Si la excitación es el mecanismo mediante el cual se divierte nuestro Creador, el amor es, por el contrario, lo que nos pertenece sólo a nosotros y con lo que escapamos al Creador. El amor es nuestra libertad. El amor está al otro lado del «es muss sein!». Pero esto no es del todo cierto. Aunque el amor sea algo distinto a la maquinaria de relojería del sexo con el que se divierte el Creador, queda sin embargo amarrado a esa maquinaria. Está amarrado a ella como una tierna mujer desnuda al péndulo de un enorme reloj. Tomás piensa: Amarrar el amor al sexo ha sido una de las ocurrencias más extravagantes del Creador. Y después piensa esto también: La única manera de salvar el amor de la estupidez del sexo hubiese sido la de ajustar de otro modo el reloj de nuestra cabeza y excitarnos viendo una golondrina. Se durmió con aquella dulce idea. Y en el umbral del sueño, en ese mágico territorio de imágenes confusas, de pronto se sintió seguro de haber descubierto la solución de todos los misterios, la llave del secreto, la nueva utopía, el paraíso: un mundo donde el hombre se excita al mirar a una golondrina y donde puede querer a Teresa sin verse interrumpido por la agresiva estupidez del sexo. Se durmió. 23 Había varias mujeres semidesnudas, daban vueltas a su alrededor y él se sentía cansado. Para escapar de ellas, abrió la puerta de la habitación contigua. Vio en el sofá de enfrente a una muchacha. También estaba semides-nuda, sólo en bragas. Estaba reclinada de costado y se apoyaba en un codo. Le miraba con una sonrisa, como si supiera que iba a venir. Se acercó a ella. Recorrió su cuerpo una sensación de inmensa felicidad por haberla encontrado y poder estar con ella. Se sentó junto a ella, él le dijo algo y ella también le habló. Irradiaba serenidad. Los gestos de su mano eran lentos y acompasados. Toda la vida había anhelado aquellos gestos serenos. Era precisamente aquella serenidad femenina la que había echado en falta toda la vida. Pero en ese momento se produjo el deslizamiento del sueño al despertar. Se encontró en ese no man's land en el que el hombre ya no duerme y aún no está despierto. Le aterró que la muchacha desapareciera ante sus ojos y se dijo: ¡Por Dios, no debo perderla! Intentó desesperadamente recordar quién era la muchacha, dónde la había encontrado, qué experiencia había tenido con ella. ¿Cómo es posible que no lo sepa, conociéndola tanto? Se hizo la promesa de llamarla por teléfono en cuanto amaneciese. Pero nada más pensarlo se alarmó, porque había olvidado su nombre y no podía llamarla. ¿Pero cómo puede olvidar el nombre de alguien a quien conoce tanto? Estaba ya casi despierto del todo, tenía los ojos abiertos y se preguntaba: ¿Dónde estoy? Sí, estoy en Praga, pero y esa muchacha, ¿es de Praga?, ¿no la habré visto en otro sitio?, ¿no será una suiza? Tardó un rato en comprender que no

Por ser quien soy
Por ser mujer
Ser socialmente responsable en Paraguay: Nuestra ...
Instrucciones de uso SER Inteligente
Exposició "Ser dona. Avui"
DÉJAME SER TU AMIGO - Wikiblues
ser prota gonista de
Por - Tiempo de Ser Padres - Inicio
de ser avestruces - Observatorio de Migraciones
La euforia de ser - Circulo Mixup
Ser Empresario Julio 2017
Evite ser fumador pasivo - Anthem
198 SER SER - Funcas
La obra humana más bella es la de ser útil al prójimo.
ayudar a las PYME de hoy a ser líderes mañana
Presidente de Panamá Ricardo Martinelli arriba al país para ser ...
XXXIV Congreso de la SER - Sociedad Española de Reumatología
CATÁLOGO LÁSER - Topcon Positioning
XXXII Congreso de la SER - Sociedad Española de Reumatología
De lo conveniente de ser Feo - Lookinghelp.com h lookinghelp
“Ser esposas 'sumisas' responde a los deseos más profundos de ...
La etapa adulta, con sus cambios y transformaciones, no debe ser ...
Sabiduría del Ser 57 - Instituto Cultural Quetzalcoatl
Luis Fernando Haro Encinas. El reto de ser ... - InfoRural.com.mx
El derecho a ser NIÑO - Save the Children
MAXIMA GENERACION EOLICA A SER INSTALADA ... - Tech4CDM
Vam ser-hi...!! - Cardenal Spínola - Abat Oliba
Jorge A Ovando - Cómo Dejar de Ser Pobres
Luchando por ser incluidos: Inmigrantes LGBT - Lambda Legal
VENCIENDO GIGANTES Vol 1 - ¡El secreto para ser un vencedor!