Views
1 month ago

La-Insoportable-Levedad-del-ser

hacerle daño a la

hacerle daño a la estudiante de las gafas. El culto a Sabina era para él más una cuestión de religión que de amor. Además, de la teología de esa religión se desprende que su joven amante le ha sido enviada por Sabina. Por eso entre su amor terrenal y su amor celestial reina una paz absoluta. Y si el amor celestial contiene necesariamente (por ser celestial) una elevada proporción de elementos inexplicables e incomprensibles (recordemos el diccionario de palabras incomprendidas, ¡esa larga lista de malentendidos!), su amor terrenal está basado en una verdadera comprensión. La estudiante es mucho más joven que Sabina, la composición musical de su vida está apenas esbozada y en ella incluye, agradecida, motivos tomados de Franz. La Gran Marcha de Franz también es su credo. La música es para ella una embriaguez dionisíaca, igual que para él. Van con frecuencia a bailar. Viven en la verdad, nada de lo que hacen ha de ser secreto para nadie. Frecuentan la compañía de amigos, compañeros y hasta personas desconocidas, disfrutan estando, bebiendo y charlando con ellos. Con frecuencia hacen excursiones a los Alpes. Franz se agacha, la muchacha salta sobre su espalda y él corre llevándola por los prados y recitando a gritos un largo poema alemán que le enseñó su mamá cuando era niño. La muchacha se ríe, se abraza a su cuello y admira sus piernas, su espalda y su torso. Lo único que a ella se le escapa es la particular simpatía que siente Franz por ese país ocupado por los rusos. En el aniversario de la ocupación, una especie de sociedad checa de Ginebra organiza una celebración conmemorativa. En la sala hay poca gente. El orador tiene el pelo cano ondulado, de peluquería. Lee un largo discurso que aburre hasta a los pocos entusiastas que han ido a oírlo. Habla en un francés sin faltas pero con un acento terrible. De vez en cuando, para subrayar una idea, levanta el dedo índice, como si amenazara a la gente que está en la sala. La chica de las gafas está sentada al lado de Franz, tratando de no bostezar. En cambio Franz sonríe feliz. Mira al hombre de pelo cano, que le resulta simpático con su curioso dedo índice y todo. Le parece que ese hombre es un mensajero secreto, un ángel, que mantiene la comunicación entre él y su diosa. Cierra los ojos tal como los cerraba encima del cuerpo de Sabina en quince hoteles europeos y uno norteamericano.

Cuarta Parte. El alma y el cuerpo.

Por ser mujer
Instrucciones de uso SER Inteligente
Exposició "Ser dona. Avui"
DÉJAME SER TU AMIGO - Wikiblues
Ser socialmente responsable en Paraguay: Nuestra ...
Evite ser fumador pasivo - Anthem
EL po DEr DE sEr mujEr
deber ser - UAM Azcapotzalco
Trata de seres 2012
ayudar a las PYME de hoy a ser líderes mañana
Presidente de Panamá Ricardo Martinelli arriba al país para ser ...
XXXIV Congreso de la SER - Sociedad Española de Reumatología
CATÁLOGO LÁSER - Topcon Positioning
XXXII Congreso de la SER - Sociedad Española de Reumatología
De lo conveniente de ser Feo - Lookinghelp.com h lookinghelp