Views
2 weeks ago

La red oscura - Eduardo Casas Herrer

¿Qué es la web profunda (deep web) o red oscura (dark net)? ¿Hay que tenerles miedo? ¿Es, acaso, como pasear por los bajos fondos de una ciudad? ¿Hemos de cuidar nuestra confianza en la red? No solemos pararnos a pensar cómo funciona un motor de búsqueda de Internet y, precisamente, en su manera de actuar se encuentra su punto débil: la araña. Por mucho que se esfuerce el robot, hay lugares a los que no es capaz de llegar porque no está diseñado para ello. Y de esa red oscura a la que no puede acceder solo es visible el uno por ciento, el resto está escondido, como si de un iceberg se tratara. Negocios ilegales, tráfico de armas y de productos, muertes retransmitidas, pornografía infantil… conforman el lado negativo de Internet; un pozo sin fondo que se abre desde nuestras pantallas. El autor de este libro, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, que lleva desde 2004 trabajando en la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), nos explica con notable claridad cómo persiguen sin tregua y sacan a la luz los delitos de ese universo desconocido de la red.

fortuna en las Américas

fortuna en las Américas ha muerto sin dejar descendencia directa y el incauto es el pariente más cercano. Como el señor daba la casualidad de que de verdad tenía un pariente en Venezuela, creyó la historia y lo puso en manos de un conocido bufete de abogados, los cuales aceptaron gestionar todo a cambio de un jugoso porcentaje. Las cantidades que iban reclamando los estafadores las adelantaron los letrados. Cuando se dieron cuenta, ya habían perdido mucho dinero y, lo que es peor, la confianza de su cliente. La versión de la Lotería Nacional, como decíamos antes, está formada a menudo por grupos que operan desde España. Se estima que envían seis millones de correos electrónicos al año, en los que ofrecen premios de alrededor de seiscientos mil euros por los que había que pagar entre medio y dos puntos porcentuales en concepto de impuestos. En 2007, el Cuerpo Nacional de Policía realizó una importante operación en la que se detuvo a ochenta y siete personas, todas ellas de nacionalidad nigeriana, veintiocho de las cuales ingresaron en prisión preventiva, por realizar este engaño. Se calcula que habían obtenido un beneficio de más de ciento setenta millones de euros. Tan solo se habían presentado mil doscientas denuncias, con una media de dieciocho mil euros por afectado. Es decir, que a pesar de su obviedad, el negocio funciona bien. Solo con un uno por mil de éxito en sus envíos ya estarán consiguiendo engañar a seis mil inocentes. Dentro de esta categoría, que no necesita especiales conocimientos informáticos, podemos incorporar todas las falsas ventas, en especial de vehículos (el conocido como «timo del coche inglés»), muy habituales en las páginas de compraventa entre particulares. En algunos momentos ha llegado a haber más anuncios falsos que verdaderos, a pesar de los esfuerzos de los administradores por detectarlos, eliminarlos y, si procede, denunciarlos. La mecánica es sencilla. Los rastreadores de la red descargan fotos de vehículos en óptimas condiciones de las propias páginas y, cuando estos son vendidos, vuelven a colocarlos como si fueran suyos, con unos precios mucho más baratos de lo que procedería incluso para un comerciante desesperado. Los incautos que preguntan recibirán un mensaje estándar, que suele estar en un español más decente que en otras especialidades, donde cuentan que es un automóvil matriculado en nuestro país por un británico que ha vuelto a casa. Allí no es capaz de venderlo al estar el volante al otro lado, de ahí la maravillosa oferta. Por supuesto, no pueden ofrecer más imágenes que las ya puestas y las respuestas a preguntas concretas suelen ser vagas en el mejor de los casos. Si el comprador cae en la trampa, algunos grupos incluso tienen un sistema de seguimiento en que se puede comprobar cuándo lo embarcan y en qué punto oceánico está el carguero que lo trae. Así pueden retrasar semanas o hasta meses la denuncia, tiempo suficiente para borrar todo rastro. En diciembre de 2015 la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional desarticuló una red formada por españoles que operaban con la enésima variante de este delito. En este caso eran diez individuos que anunciaban falsos www.lectulandia.com - Página 122

apartamentos para vacaciones en Gandía, Fuengirola o Benidorm. Para ello, como en el caso anterior, recurrían a fotos de verdaderos alquileres que extraían de Internet. A la víctima le solicitaban un giro de entre doscientos cincuenta y trescientos cincuenta euros en concepto de anticipo, que debía remitir por giro postal. Para recogerlos tenían contratado a un numeroso grupo de toxicómanos del madrileño barrio de San Blas. De esta forma, creían quedar a salvo de la acción policial, a la que tan solo exponían a los cabezas de turco. Lo que no sabían era que los agentes los habían detectado en febrero y llevaban monitorizando desde entonces sus movimientos, cada teléfono móvil que compraban y cada cuenta de correo que creaban para sus engaños. JUGANDO CON EL AMOR Y EL SEXO Los estafadores no tienen reparos en utilizar cualquier recurso para desplumar a sus víctimas, bien sea la avaricia… o el corazón de los más solitarios. Es bien conocida la existencia de unos sitios de Internet que ofrecen «novias rusas por catálogo». Alrededor de estas agencias matrimoniales legales se ha creado una serie de mitos sobre la belleza y accesibilidad de las mujeres eslavas que, desde al menos 2007, han derivado en el conocido como timo de la novia rusa, que es una variante más de las cartas nigerianas que merece un apartado especial. Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos, solo entre ese año y el siguiente estafaron más de ocho mil millones de dólares en todo el mundo. La diferencia con las anteriores estafas está en el gancho. No buscan el bolsillo, sino los sentimientos. Usan fotografías legítimas que encuentran en diferentes sitios de Internet, todas de muchachas guapas y solteras. Sirviéndose de ellas, nos cuentan que han tenido la suerte de encontrarnos «en Internet» y les parecemos de lo más interesante. Por supuesto, en posteriores correos se enamoran de nosotros con locura y su único deseo es venir a vernos. Ahí está la pega. Necesitan que les paguemos el visado, el soborno a los policías de aduanas, el billete y lo que se tercie hasta que la víctima desista. La ventaja de este tipo de estafa es que quien la sufre está poco dispuesto a denunciar ante el oprobio de reconocer lo que le ha pasado ante cualquier otra persona, policía incluida. Suelen ser personas sin muchas habilidades sociales para los que poner la denuncia formal representa una nueva humillación. En un paso más sofisticado, algunas mafias, en especial del norte de África, decidieron ampliar la escala y, en vez de buscar los sentimientos, van por las gónadas. Así nació la sextorsión organizada. El chantaje por motivos sexuales vergonzantes es tan antiguo como Internet, si bien lo habitual es que quien lo comete lo haga por motivos lúbricos, como vimos en el capítulo segundo; es decir, la violencia se dirige a obtener más imágenes sexuales una vez conseguidas las primeras o a mantener relaciones íntimas con el agraviado. La novedad la ha constituido construir verdaderas redes de agentes contratados que funcionan a comisión. www.lectulandia.com - Página 123

la red oscura