Views
5 months ago

Desarrollo_emocional_0a3_simples

prólogo En UNICEF

prólogo En UNICEF priorizamos al desarrollo infantil que abarca, en una conceptualización amplia, a la infancia comprendida entre los cero y siete años. Pero así mismo, destacamos que los primeros años de vida constituyen una etapa sustantiva en la configuración de subjetividades, en potencialidad de oportunidades y de capacidades para un ejercicio pleno de derechos. En este sentido, la atención a la primera infancia es uno de los temas prioritarios de la cooperación en la Argentina. Pensar al desarrollo infantil temprano desde una perspectiva integral supone comprender que la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de los niños son aspectos interdependientes. Las familias y los adultos responsables -incluyendo también a funcionarios y actores comunitarios - que se relacionan con el niño y la niña asumen un rol determinante en su crianza proveyéndoles cuidado, afecto, estímulo, valores y la protección necesaria. Sostenemos que las oportunidades de desarrollo de los niños de nuestro país aumentan exponencialmente cuando son acompañadas y favorecidas por políticas públicas de carácter multidisciplinario e intersectorial que favorezcan el acceso de las familias a recursos, conocimientos y servicios de atención de calidad. El desarrollo infantil integral suele definirse a través de los cambios que los niños atraviesan en términos físicos, cognitivos, emocionales y sociales que los habilitan a una vida autónoma y plena. Muchas de estas dimensiones son por todos reconocidas y solemos encontrar abundante literatura sobre la mayoría de éstas (salud en primera infancia, desarrollo cognitivo, físico, entre otros). Sin embargo, es menos habitual contar con información relevante sobre un pilar del desarrollo infantil como lo es el desarrollo emocional. En esta publicación podrán encontrar las claves del desarrollo emocional, así como alertas y recomendaciones para la protección de esta dimensión en los primeros años de vida de los niños. Consideramos que difundir este conocimiento será de un gran valor para todos aquellos profesionales como así mismo las familias que están vinculados a la primera infancia. Por último, creemos que esta publicación abona a los decisores que asumen un rol clave en las políticas destinadas a las familias y a la infancia. Elena Duro Especialista 5

intro Este documento tiene el objetivo de plantear una nueva mirada sobre el desarrollo infantil. Aborda un tema de difícil percepción: las problemáticas relacionadas con el desarrollo emocional temprano* 1 , los signos de alarma* y de sufrimiento emocional, y todos aquellos modelos de intervención posibles vinculados a la promoción, la prevención y la asistencia. La concepción holística del desarrollo infantil integral es la mirada superadora en la que se incluye el desarrollo emocional y vincular como un aspecto jerarquizado, que se desarrollará en el presente escrito, y que solo adquiere sentido si se lo incorpora a la mirada ampliada sobre el desarrollo infantil que propone el documento “Para la vida” 2 . La perspectiva del trabajo intersectorial, base operativa de nuestra propuesta, implica integrar, sin descuidar las funciones específicas de cada sector, nuevos saberes e involucrar a personas e instituciones con independencia de relaciones jerárquicas, que dan por resultado una estructura organizacional abierta, flexible y funcional, con alta capacidad de adaptación a objetivos sociocomunitarios. Es necesario contar con la participación social como proceso inherente a la salud y el desarrollo, a través del cual los grupos comunitarios, las organizaciones, las instituciones, y los sectores y los actores sociales de todos los niveles intervienen en la identificación de necesidades o problemas de salud, y se unen para diseñar y poner en práctica las soluciones o acciones a seguir. En los últimos veinte años, ha crecido el conocimiento acerca de la salud mental y el desarrollo de los niños en la primera infancia*. Este conocimiento se logró gracias a la observación sistemática de bebés, a la investigación y a la intervención clínica con niños pequeños. De esta manera, sabemos hoy cuáles son los factores que permiten el surgimiento de modalidades de desarrollo esperables y cuáles determinan las dificultades en este proceso. El sustento teórico de los modelos de prevención toma en cuenta el modelo plurifactorial y la posición crítica respecto de las predicciones (medicina de la anticipación), que se basan en el modelo clásico de las acciones en salud mental (modelo monofactorial). Adherimos a esta mirada plurifactorial, compleja y abarcadora, integradora de conocimientos, que permitirá incluir a todos aquellos profesionales en contacto con la primera infancia, con sus perspectivas y propuestas, para no dejar de lado aquello que con tanta frecuencia se ve vulnerado: la salud mental en los primeros cinco años de vida. La formación y la capacitación de los agentes comunitarios en la detección temprana de orientadores de patología grave en esta etapa cronológica requerirán de un compromiso y una sensibilización, más allá de las jerarquías particulares; esto permitirá a toda una comunidad acompañar el proceso de crecimiento, aprendizaje y subjetivación. 6 1 Los términos o conceptos señalados con asterisco están incluidos en el Glosario. 2 Para la vida, 4ta Edición, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, New York, 2010