Views
2 months ago

HÉLICE DE PROA; TRUCOS Y CONSEJOS PARA PAGAR LO JUSTO Y MEJORAR EL RENDIMIENTO - Fondear.org

ESCUELA

ESCUELA NÁUTICA LUIS MORENO APENR 79 E S C U E L A N Á U T I C A L U I S M O R E N O A P E N R 7 9 J u a n B r a v o , 6 6 – 2 8 0 0 6 M A D R I D T e l : 9 1 4 0 1 4 0 2 0 F a x : 9 1 4 0 2 9 7 3 5 HÉLICE DE PROA; TRUCOS Y CONSEJOS PARA PAGAR LO JUSTO Y MEJORAR EL RENDIMIENTO Fondear.com Durante las maniobras en puerto llevar una hélice de proa puede marcar la diferencia entre lograr controlar el barco o acabar estampados contra un vecino de pantalán y con los nervios destrozados. En realidad, se pueden conseguir por mucho menos de lo que creen y realmente marcan un antes y un después para controlar el barco a baja velocidad. Muchos barcos son difíciles de maniobrar a baja velocidad, entre otras causas debido a los diseños de las carenas modernas. Página 1 de 26

ESCUELA NÁUTICA LUIS MORENO APENR 79 E S C U E L A N Á U T I C A L U I S M O R E N O A P E N R 7 9 J u a n B r a v o , 6 6 – 2 8 0 0 6 M A D R I D T e l : 9 1 4 0 1 4 0 2 0 F a x : 9 1 4 0 2 9 7 3 5 HÉLICE DE PROA; TRUCOS Y CONSEJOS PARA PAGAR LO JUSTO Y MEJORAR EL RENDIMIENTO Cuanto más lento vaya el barco más difícil será su gobierno, especialmente si maniobramos marcha atrás, que es como la mayoría de los armadores finalizamos la maniobra de amarrada para dar la popa al muelle y facilitar el acceso al barco. Si ya estamos hartos del stress cada vez que vamos a amarrar, la solución pasa por instalar una hélice de proa o incluso también una de popa para conseguir domar el barco en puerto con las condiciones más complicadas, con vientos inesperados y racheados o corrientes indeseadas, o cuando la entrada al amarre es tan justa que no existe apenas hueco para poder maniobrar con un poco de velocidad de maniobra. Ya se sabe que, si no hay velocidad o arrancada, no hay gobierno. Esto se agrava si navegamos marcha atrás, pues la carena no está pensada para navegar de esta manera y por tanto el timón se muestra exasperadamente ineficaz. Si tenemos que maniobrar en marcha atrás la única manera de hacer las cosas bien y con garantías de éxito es llevar una buena velocidad de arrancada para que la pala del timón reciba una buena masa de agua y por tanto nos permita gobernar. 3 nudos son suficientes pero entrar en un hueco muy justo, esta velocidad entraña tener la maniobra muy clara para poder detener el barco en su justo momento. Existen amarradas en las que el espacio es tan justo que entrar a esa velocidad es tarea complicada y en este caso Página 2 de 26