Views
2 weeks ago

DEP MEX Q1 2018

ODA AL La elegancia

ODA AL La elegancia duradera de un clásico en Nueva York. POR JASON SHEELER NEGRO Fotografía de JAI ODELL Estilismo de MELISSA VENTOSA MARTIN 56 DEPARTURES-INTERNATIONAL.COM

Página izquierda: playera ajustada y pantalones anchos de Paco Rabanne; playera de tirantes de Vince; mules de piel de cordero de Balenciaga Arriba: abrigo, jeans y botines de Céline Entre la colección de sellos históricos que se expone en el Museo de la Ciudad de Nueva York, hay una fotografía de varias mujeres subiendo a un tren elevado en 1903. La imagen muestra a unas cuantas agolpadas en el andén de la Sexta Avenida y la calle 23, bien abrigadas para combatir el frío. Tal y como acostumbran a vestir las mujeres de Manhattan en invierno, van bien provistas de varias capas de ropa: gorros, guantes, bufandas, bolsas resistentes, botas de tacón, elegantes abrigos de invierno... La confección es impecable: hombros estructurados, profusos ribetes, solapas profundas y cinturas bien marcadas. ¿Y qué es lo que falta? El color. Todas visten completamente de negro. En aquella época, Times Square se llamaba Longacre Square y el puente de Williamsburg se acababa de construir. Bergdorf Goodman y Macy’s abrían sus puertas y el Flatiron Building era el nuevo rascacielos. El estilo de la ciudad pronto se convertiría en el “Estilo de Nueva York”, en gran medida gracias al aumento de millonarios que se produjo después de la Revolución industrial y que dio origen a la primera generación de la alta sociedad neoyorquina. Si bien el término “moda de la calle” no llegaría (o se publicaría en Instagram) hasta un siglo más tarde, la idea de que los neoyorquinos visten completamente de negro («All black everything», rapeaba en 2009 Jay-Z, originario de Brooklyn) ya empezaba a cobrar fuerza. Hasta finales del siglo XIX solo utilizaban este color los que guardaban luto. Los gobiernos regulaban las normas al respecto y, como el pigmento negro y los tintes eran muy costosos, el luto prácticamente quedaba reservado a las clases altas europeas. Sin embargo, la emergente clase adinerada de Estados Unidos –aunque entusiasmada por la revolución, no estaba dispuesta a deshacerse de su ascendencia aristocrática del otro lado del Atlántico– se saltó las leyes suntuarias y se vistió de luto. El negro del siglo XX se convirtió en el nuevo negro. En 1926 llegó el pequeño vestido negro de Coco Chanel (Vogue comparó su radical estética con el modelo T de Henry Ford). El look todo en negro que Givenchy diseñó para Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany’s (1961) definió el glamour sobrio. En 1985, las “seven easy pieces” de Donna Karan –siete prendas básicas negras intercambiables– fueron la salvación de las mujeres que se vestían para triunfar. » DEPARTURES-INTERNATIONAL.COM 57

Nuevos Espacios Arquitectónicos - Ayuntamiento de León
Un nuevo hotel Barceló Premium en el corazón ... - Barcelo.com
Un nuevo hotel Barceló Premium en el corazón ... - Barcelo.com
capitulo i movimiento punk - Universidad Tecnológica Equinoccial
Recibirá Jan Hendrix la condecoración Águila Azteca - La Caja Negra